Samuel Quevedo y el Museo Antropológico Andalgalá

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Esta página forma parte de los Documentos históricos contenidos en Wikisource.



Extracto de la 5ta Sesión Ordinaria de la Camara de Senadores de Catamarca, Argentina donde se refieren sobre Samuel A. Lafone Quevedo

SR. SENADOR LUNA (FCyS).- Señor presidente, señores legisladores: viene a este recinto para su tratamiento el proyecto caratulado bajo expediente N°111 letra “O” del año 2003, iniciado por el senador mandato cumplido, Amadeo de Jesús Olivera.

En ese sentido, señor presidente, señores legisladores, debo destacar que la comisión de Instrucción Pública, Cultura, Arte y Tecnología, le ha dado, de forma unánime después de un exhaustivo análisis, el despacho favorable para el tratamiento en este recinto, habida cuenta de los fundamentos que el ex senador ha dado para este proyecto.

También, hay que destacar el fundamento a la imposición del nombre de “Samuel Alejandro Lafone Quevedo” al Museo Arqueológico Provincial Andalgalá, ubicado en la misma ciudad, que fue refrendado por un amplio sector de la comunidad andalgalense. También ha sido iniciativa originada en el Concejo Deliberante de la Municipalidad de Andalgalá, mediante resolución N°094 del año 2001 de fecha 30 de octubre de ese año, promoviendo la gestión de imponer el nombre mencionado.

Señor presidente, Samuel Alejandro Lafone Quevedo nació en Montevideo, Uruguay el 28 de febrero de 1835, hijo de Samuel Fisher Lafone y de María Alsina y Quevedo.

En el año 1848, cuando Samuel Alejandro cumplía 13 años de edad, sus padres lo envían a Inglaterra para cursar sus estudios en el Colegio y en la Universidad de Cambridge, durante el período comprendido entre los años 1848 y 1857. Regresando a Buenos Aires a fines de 1857, con el título de Maestro de Artes.

Los conocimientos básicos adquiridos en Inglaterra le permiten una sólida formación literaria, histórica, filosófica, humanística, de sobrios y finos modales, que lo distinguían como un hombre culto, que le sirvieron en sus estudios del origen de las lenguas de América.

Las actividades comerciales e industriales, especialmente la actividad minera, lo inicia en el año 1858. Con este propósito llega a radicarse en Andalgalá a fines de 1859, para conocer las minas y el ingenio de fundición de cobre “Victoria”.

Al finalizar el año 1860, vendieron el ingenio “Victoria” y compraron las “Minas Capillitas” y una extensa región de campo de algarrobo “Pilciao”, que en lengua kakan significa “algarrobo”, lugar elegido para la instalación de la fundición de cobre, ubicado aproximadamente a 15km al Sur de la hoy ciudad de Andalgalá.

La organización de la empresa del ingenio de fundición de cobre de Pilciao, desarrolló un proyecto de edificación de viviendas para 500 obreros con sus respectivas familias, en un área de 800 metros de diámetro, rodeada de bosques de algarrobos. En el centro, hizo construir los edificios para la iglesia católica, la escuela, la farmacia y almacenes, conformando una pequeña monarquía.

En la escuela de Pilciao, además de las materias reglamentarias, se enseñó piano, armonio, violín y otros instrumentos para orquesta y, también algo para destacar, latín. Cabe destacar que en estas materias extras, el único profesor era Lafone Quevedo.

Su vinculación con hombres de ciencia de la época como Bartolomé Mitre, Vicente Fidel López, Andrés Lamas y Francisco Perito Moreno, lo estimularon en la investigación de diferentes áreas, como Antropología, Etnografía, Arqueología, Lingüística e Historia Americana.

El destacado aporte científico señaló el camino que siguieron los destacados investigadores de la época, como Juan Ambrosetti, Salvador Debenedetti, Adán Quiroga, Gunardo Lange, Carlos Brush, el padre Antonio Larreguy, etc.

Lafone Quevedo fue considerado como pionero de las investigaciones arqueológicas de Catamarca, especialmente en el departamento Andalgalá y también en algunos departamentos vecinos recolectando numerosas e importantes piezas valiosas que hoy forman parte de la colección que se encuentra en el Museo de La Plata.

Entre los numerosos aportes a la ciencia arqueológica de la época, en 1890, es sin duda la pieza denominada “Aguada”, que fuera profusamente ilustrada en toda la historia arqueológica argentina del arte denominado, precolombino, como fue el “disco de bronce” que describiera Lafone Quevedo en 1890 y que hoy justicieramente lleva su nombre.

La muerte de este ilustre catamarqueño de adopción acaecida el 19 de junio de 1920, señala un hito histórico en la historia de nuestra provincia de Catamarca.

En síntesis, señor presidente, señores legisladores, se fundamenta el nombre de Samuel Lafone Quevedo para imponer al Museo Arqueológico Provincial de Andalgalá, en honor a su labor en las ciencias Antropológicas y Arqueológicas en nuestra provincia.

Por todo esto, señor presidente, señores legisladores, solicitamos en nombre del autor del proyecto e indudablemente de toda la comunidad de Andalgalá el voto afirmativo al presente proyecto de ley.

Nada más, muchas gracias señor presidente.

SR. PRESIDENTE (AGÜERO).- Por Secretaría se dará lectura al proyecto.

- Sr. secretario Zafe, lee:

EL SENADO Y LA CÁMARA DE DIPUTADOS DE LA PROVINCIA DE CATAMARCA SANCIONAN CON FUERZA DE

LEY:

ARTÍCULO 1°.- Impónese el nombre de “Samuel Alejandro Lafone Quevedo” al Museo Arqueológico Provincial Andalgalá, ubicado en la ciudad de Andalgalá en el departamento homónimo.

ARTÍCULO 2°.- De forma.

- A esta altura de la sesión se retira del recinto el senador Pedro Rodolfo Casas.

SR. PRESIDENTE (AGÜERO).- A consideración del Cuerpo el proyecto de resolución, en general y en particular. Los que estén por la afirmativa, sírvanse expresarlo.

- APROBADO POR UNANIMIDAD.