Semblanzas: 309

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda


TEJADA, DON SANTIAGO.[editar]

Por Alcañices, provincia de Zamora.


Está en el círculo de la mayoría y es uno de los vice-presidentes del Congreso, no obstante que S. S. es partidario de ciertas bases de gobierno muy diversas de las que hoy tiene el sistema constitucional de España. La política de S. S. es muy profunda; y tanto que no le ha podido nadie descubrir bien su fondo.

Se horripila S. S. entre otras cosas de que la Constitución actual exija la convocatoria anual de las Cortes y de que también guarde el mismo periodo la discusión y aprobación de los presupuestos; de que los senadores y diputados tengan la iniciativa de las leyes, de que puedan... examinar en la tribuna pública todos los actos del gobierno, y de que haya libertad ilimitada de imprenta (figura retórica).

En contraposición de tales principios propuso S. S. en noviembre de 1844 que el Rey estuviese obligado á mandar con arreglo á las leyes; que la Nación en uso de su antiguo derecho interviniese en todos los asuntos del Estado; que los cuerpos colegisladores tuvieran el derecho de examinar y moderar los gastos públicos y de votar las contribuciones; y por último, dijo S. S.: «deberá confiarse la formación de todas las leyes al Rey con los cuerpos colegisladores.»

Como entre el espíritu de la Constitución y el proyecto constitucional del señor Tejada no han descubierto diferencia alguna nuestros doctores del día, estamos tentados por creer que S. S. quiso dorar la píldora. ¡Quién sabe si en la estudiada colocación de alguna coma y á la sombra de una Constitución escrita, se propondría el señor Tejada regalar á España un sistema absoluto, revestido de fórmulas parlamentarias!

Siempre ha tenido gran reputación como orador forense, pero al entrar en el Congreso hubo de dejar á la puerta sus dotes oratorias, porque se ve que S. S. escribe los discursos que debe pronunciar oralmente, conforme á reglamento.

No es empleado ni depende del gobierno; pero S. S. tampoco es ajeno á los gajes de la situación, porque como apoderado general de los duques de Montpensier disfrutará 50 o 60,000 reales de emolumentos.


◄  Anterior
Siguiente  ►