Sentencias del inca Pachacutec

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Sentencias del inca Pachacutec
de Clemente Althaus



Sobre el que envidia al bueno

El que tiene envidia al bueno
saca mal del bien ajeno
con que a sí mismo se daña,
como la asquerosa araña
saca de la flor veneno.


(O más libremente:)

El que tiene envidia al bueno
saca para sí mal dél,
como en un jardín ameno
el áspid saca veneno
de donde la abeja miel.


Sobre el que a un tiempo envidia y es envidiado

Aquel que, envidiado, envidia
con doble tormento lidia:
¡feliz aquel solamente
a quien en doble reposo
el cielo vivir consiente
ni envidiado ni envidioso!


Sobre los jueces venales

Los jueces sin conciencia que a escondidas
las dádivas reciben de las partes,
pues son ladrones, por justicia sean
castigados con muerte como tales.


Sobre la embriaguez, la ira y la locura

La ira, la embriaguez y la locura
corren parejas: más las dos primeras
voluntarias son siempre y pasajeras,
y la tercera, involuntaria, dura:
si a todos ves portarse de igual modo,
merézcante, por causa diferente,
tierna piedad el infeliz demente,
y desprecio el airado y el beodo.


Sobre los médicos o herbolarios

El herbolario o médico que sólo
de algunas yerbas la virtud alcanza
y saber no procura la de todas,
ese tal sabe poco, o sabe nada:
porfiar conviene hasta saberlas todas,
como las que aprovechan las que dañan,
para alcanzar el codiciado nombre
y entera ciencia, no imperfecta y vana.


Sobre el que aspira a saber lo superfluo, no sabiendo lo necesario

Digna es de befa y risa la manía
del que contar presumo las estrellas,
no sabiendo contar en su ignorancia
ni los ñudos y tantos de sus cuentas.


Sobre los adúlteros

Si al que la ajena hacienda a hurtar se atreve
justa ley al patíbulo condena,
con más justicia sentenciar se debe
a la postrera irreparable pena
al adúltero vil que roba aleve
la honra, la fama y la quietud ajena:
pues, si riqueza aquél y éste honra y calma,
el uno roba al cuerpo, el otro a el alma.


(1866)


Esta poesía forma parte del libro Obras poéticas (1872)