Sesiones de los Cuerpos Lejislativos de la República de Chile/1811/Sesión del Congreso Nacional, en 25 de octubre de 1811

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
LXVII
SESION DEL CONGRESO NACIONAL, EN 25 DE OCTUBRE DE 1811
PRESIDENCIA DE DON JUAN PABLO FRETES


SUMARIO. —Presta juramento el diputado suplente por el Huasco don José Jimenez de Guzman. —Cuenta. —Se otorga el derecho de ciudadanía a don Mateo Arnaldo Hoevel, natural de los Estados Unidos. —Acta. —Anexos.

CUENTA[editar]

Se da cuenta de una solicitud de don Mateo Arnaldo Hoevel, orijinario de los Estados Unidos, para que se le otorgue el derecho de ciudadanía, en consideracion a su notoria buena conducta i a poseer en Chile bienes raices, rústicos i urbanos.

ACUERDOS[editar]

Se acuerda acceder a la solicitud de don Mateo Arnaldo Hoevel. (Anexo A.)


ACTA[editar]

Se presentó a prestar juramento don José Jimenez de Guzman como diputado suplente del partido del Huasco. Don Mateo Arnaldo Hoevel, natural de los Estados Unidos de América, i residente largo tiempo en este reino, pidió, en una representacion, que se le concediesen los derechos de los nacidos en el pais, en consideracion a poseer en él bienes raices, rústicos i urbanos, i a su notoria buena conducta. Por estos i otros motivos que en cualesquiera circunstancias le harán acreedor de la gracia que solicita, i porque en las actuales es el del interes del reino el aumento de un vecino que ha manifestado amor a la patria, i que puede concurrir a su bien sin los recelos que inducen los vasallos de potercias que puedan tener miras sobre estas tierras, se acordó otorgarle la declaracion a que aspira de un modo que sirva de atractivo.


Anexo A[editar]


Documentos relativos a la ciudadanía por privelejio otorgada por el Congreso a don Mateo Arnaldo Hoevel.
Solicitud de don Mateo Arnaldo Hoevel

Señor: —Don Mateo Arnaldo Hoevel, ciudadano de los Estados Unidos de América, ante V. A., con mi mayor respeto, espongo: Que desde el instante mismo que vi instalarse en este reino el gohierno que hoi rije, comencé a presentir unas ideas lisonjeras, capaces de satisfacer el corazon de un homhre que ama la rectitud, la benignidad, el patriotismo, i por haber tenido la dicha por largo tiempo de respirar el aire puro de una bien ordenada i virtuosa libertad, nunca pudo acomodarse a sufrir los horrores del despotismo. —En este concepto, i en el de quizás ser útil en las ocurrencias que se ofrezcan a la patria, con algunos conocimientos que me han hecho adquirir mis viajes entre las mas naciones cultas estranjeras, de las costumbres, industria, idiomas de ellas, me he resuelto hoi a solicitar de V.A. la gracia de ser asociado a los ciudadanos de este reino i naturalizarme en él. —Pongo por mayor mérito mio mi amor i voluntad a estos naturales i a este reino, donde ya he adquirido en cierto modo el titulo de vecino respecto de poseer fundos rústicos i urbanos en él. —Esto supuesto, i ofreciéndome grato a los servicios de la patria, espero de la poderosa munificencia de V.A. me honre con una carta de naturalizacion que me coloque en el gremio de los felices chilenos, i que disponga de mi lealtad como del mas adicto de sus conciudadanos. —Es gracia que espero de la justificacio de V. A. —Mateo Arnaldo Hoevel.

Contestacion del Congreso

El Congreso de los representantes del reino oyó con gusto la solicitud de Ud. para que se le naturalice en él. El conocimiento anticipado que se tiene de sus virtudes bastará para hacer una declaracion que le lisonjea. Si el acaso, que designa ordinariamente el nacimiento, fija en los hombres aquel instinto indeleble que los obliga a amar i a procurar el bien posible a sus conciudadanos, debe esperarse con mas razon del que elije para su patria el pais que le mereció preferencia despues de comparado con el nativo i aun con otros en que adquirió la fortuna i conocimiento, que desea emplear en la prosperidad de éste. Puede Ud. contarse como hijo suyo, estar seguro de la proteccion de las leyes i de todas las prerrogativas de que es digno por su mérito i en fuerza de esta solemne adopcion. —Dios guarde a Ud. muchos años. —Sala del Congreso i octubre 28 de 1811. —El Congreso. —A don Mateo Arnaldo Hoevel.