Sesiones de los Cuerpos Lejislativos de la República de Chile/1824/Sesión del Senado Conservador, en 6 de mayo de 1824

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
SENADO CONSERVADOR
SESION 66, EN 6 DE MAYO DE 1824
PRESIDENCIA DE DON JUAN EGAÑA


SUMARIO. —Cuenta. —Aprobación del acta precedente. —Establecimiento de almacenes francos en Valparaíso. —Devolución de derechos del azúcar i yerba mate. —Discusión del proyecto de Constitución Militar. —Representación de los oficiales del Ministerio de Gobierno. —Acta. —Anexos.

CUENTA[editar]

Se da cuenta:

De un oficio con que el Supremo Director Delegado acompaña una representación de los oficiales del Ministerio de Gobierno i Relaciones Esteriores, en demanda de que se les mande pagar sus sueldos con el aumento que les corresponde según un decreto que citan. (Anexo núm. 496. V. sesión del 16 de Setiembre de 1822.)

ACUERDOS[editar]

Se acuerda:

  1. Aprobar, en la forma que consta en el acta, el proyecto de almacenes francos propuesto por el Gobierno. (Anexo núm. 497. V. sesiones del 5 i del 22.)
  2. Dejar a la discreción del Cobierno el decidir si no seria conveniente prohibir la devolución de derechos del azúcar i la yerba-mate, artículos que no tienen consumo fuera de Chile. (V. sesión del 26 Febrero)
  3. Despues de alguna discusión, dejar pendiente la del proyecto de Constitución Militar. (V. sesiones del 5 i del 28.)
  4. Dejar para otra sesión la representación de los oficiales del Ministerio de Gobierno i Relaciones Esteriores. (V. sesión del 7.)

ACTA[editar]

Se abrió con la asistencia de los señores Eyzaguirre, Ovalle i Vivar, Egaña,'Prieto i Ovalle Bezanilla.

Leida el acta de la anterior, fué aprobada i rubricada por el señor Presidente.

Entró a tercera discusión el proyecto sobre almacenes francos, propuesto por el Supremo Gobierno, i fué aprobado en los términos siguientes, con la adición que le sigue:

Artículo primero. Establécense en Valparaíso almacenes francos desde el primero de Mayo próximo.

Art. 2.º Miéntras se edifican los almacenes proyectados, servirán a este destino los que posee actualmente el Estado i aquéllos de particulares que estén mas próximos a la aduana, que se tomarán en arriendo i pagarán relijiosamente por su justo valor. Art. 3.º Los almacenes arrendados serán entregados a los alcaides bajo responsabilidad, i sin intervención de los propietarios en ellos, sus patios ni puertas principales.

Art. 4.º El término de los almacenes francos será de ocho meses.

Art. 5.º Se pagará de almacenaje dos reales al mes por cada bulto.

Art. 6.º La carga que quiera espenderse en el país se podrá estraer de almacenes en el todo o parte; i para el adeudo de los derechos se considerará como si acabasen de desembarcar.

Art. 7.º Las mercaderías que se estraigan de los almacenes francos para reembarcar, pagarán el derecho del tres por ciento.

Art. 8.º Siendo los almacenes poco capaces, no se admitirán en ellos los efectos de mucho volúmen i poco valor, como son, mueblería, licores, alquitranes, carnes saladas, harinas, brea, fierro en barras, algodon en rama, azucares fuera de cajones o cajas, yerba-mate en tércios, jabas de loza descubiertas, maderas, járcias, anclas, amarras, pipería abatida, duelas, flejes, arroces en sacos, sebos, clavazón, menestras i granos sueltos, campeche, brasil, sal, mieles en botijas o pipas, cacao en sacos, cobre, estaño, plomo en barras, aceite de pescados; los líquidos serán barrenados i los sólidos confrontados por el peso del diez por ciento.

Art. 9.º Los dueños de los efectos anteriores, los podrán depositar en almacenes particulares, pero estarán sujetos a las visitas de un alcaide i un vista, que se pasarán cada mes en cualquier día.

ART 10. Los comerciantes que lleven a sus almacenes los efectos indicados en el artículo 8.º, firmarán un pagaré de la cantidad que ascenderían los derechos si hubiese internación, para lo que serán avaluadas anticipadamente. Si en el término fijado por el artículo 4.º no se reembarcasen, o si en las visitas prevenidas no se encontrasen existentes, tendrá lugar el pagaré.

Art. 11. Los efectos que se reembarquen por almacenes francos, si están fuera de ellos, serán presentados en los mismos para ser reconocidos prolijamente, i que se confronte su identidad, i tanto éstos como los que se hallen dentro del almacén franco, serán acompañados hasta el bote o barco en que se condujesen a bordo por comandante o cabo del resguardo, el alcaide de almacén franco i un oficial que, por cada embarque nombre la administración, que firmarán la dilijencia de embarque con el escribano de la renta en la misma póliza.

Art. 12. La alcaidía tendrá un libro en que asiente clara i distintamente los efectos que en tren i salgan de los almacenes francos, i otro de aquéllos que se llevan a almacenes particulares.

Se acordó: que a las visitas del alcaide i vista prevenidas una vez al mes en la lei anterior, se agregue otra del jefe de aquella renta en un tiempo medido, de suerte que los efectos que pasan a almacenes particulares sean visitados dos veces por distintas personas, tomando todas ellas conocimiento de los efectos i sus marcas i demas signos, ántes de su pase a dichos almacenes, para que se pueda confrontar su identidad, con evidencia, cuando quieran reembarcarse, en cuyo caso deberá también probarse ser el reembarque de cuenta misma del introductor.

Se acordó igualmente se haga presente al Gobierno que la aztícar i yerba mate, atendiendo que no tiene consumo en otros países, examine si convendrá o nó exceptuarse de devolución para salir fuera,entendiendo que por parte del Senado no hai inconveniente para que corra la lei, como se propone i adiciona por la inspección.

Tomada en consideración la Constitución Militar, se hicieron observaciones hasta el artículo 36 inclusive, como quedan apuntados en la minuta de deliberaciones.

Se reservó para otra sesión la representación de los oficiales del Ministerio de Gobierno, i en este estado, se levantó la sesión. —Juan Egaña. —Doctor Gabriel Ocampo.

ANEXOS[editar]

Núm. 496[editar]

El Director Supremo acompaña al Senado Conservador la representación que le han elevado los oficiales de su Ministerio de Gobierno i Relaciones Esteriores que la suscriben, con referencia al supremo decreto, publicado en el Boletin, que también me acompañaron, e igualmente lo ofrezco a su alto conocimiento. En fuerza del citado decreto publicado i del que se ha tomado razón por el Tribunal de Cuentas i Tesorería Jeneral debían entrar los individuos reclamantes en posesion de los sueldos que le designan; mas, el Ministro de Gobierno, don Mariano Egaña, hizo suspender el necesario efecto por su órden verbal comunicada al Ministro Contador de la Tesorería, don Ramón Vargas; i en su consecuencia, han carecido estos funcionarios hasta el dia del corto aumento que se les designa. Atento este mérito, era el Gobierno obligado a ordenar sil cumplimiento, i procedió a espedir el decreto que aparece al pié de la citada representación. Al tomarse razón de él en el Tribunal de Cuentas opuso el Ministro Contador, don Rafael Correa, la observación de que creia correspondía remitirse a la sanción del Senado Conservador, por si tenia tendencia con el proyecto de lei de 23 de Marzo del año actual; i aunque al conocimiento de este Gobierno se ofrecía la poderosa razón de que el tal proyecto de posterior fecha, ni lei alguna puede tener efecto retroactivo, empezó por el fácil adíto al Senado Conservador, i proceder en consonancia con sus supe riores luces, el Director Supremo lo se mete a su sanción i le hace presente la miserable dotacion de estos empleados, que es reducida a solo quinientos pesos las de los oficiales primeros, notándose la desproporción comparativa a la que disfrutan los de igual clase en todos los otros Ministerios, que gozan mil pesos anuales.

Con este motivo, el Director reproduce al Senado Conservador sus sentimientos de alta consideración. —Palacio Directorial, Santiago, Mayo 6 de 1824. —Fernando Errázuriz. —D.J. Benavente. —Al Senado Conservador.


Núm. 497[editar]

Tengo el honor de incluir a V. E. el proyecto sobre almacenes francos, que ha sido de la aprobación del Senado, con la sola adición de que a las visitas del alcaide i vista, prevenida una vez al mes, se agregue otra del jefe de aquella renta en un tiempo medio, de suerte que los efectos que pasan a almacenes particulares sean visitados dos veces por distintas personas, tomando todas ellas conocimiento de los efectos i sus marcas i demás signos, ántes de su pase a dichos almacenes, para que se pueda confrontar su identidad con evidencia, cuando quieran reembarcarse, en cuyo caso deberá también probarse ser el reembarque de cuenta misma del introductor.

El Senado, con este motivo, pone en consideración de V. E. que, en atención a que la azúcar i yerba-mate no tiene en otros países el gran consumo que en Chile, podia exceptuarse de devolución, anunciándole sin embargo que, con esta modificación o sin ella, es de su aprobación el proyecto que se devuelve. --Sala del Senado, Santiago, i Mayo 10 de 1824. —Al Supremo Director Delegado.