Sesiones de los Cuerpos Lejislativos de la República de Chile/1827/Sesión del Congreso Nacional, en 5 de marzo de 1827

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
CONGRESO NACIONAL
SESION 155, EN 5 DE MARZO DE 1827
PRESIDENCIA DE DON SANTIAGO PEREZ I SALAS


SUMARIO. —Cuenta. —Aprobacion del acta de la sesion precedente. —Division del partido de San Cárlos. —Querella de don Pedro Barnachea contra el comandante jeneral de la frontera. —Recurso de don Santiago Muñoz de Bezanilla. —Informes sobre la licencia del señor Arce i la renuncia del señor Fernández. —Eleccion de los señores Benavente i Benavides para Presidente i Vice-Presidente del Congreso. —Rechazo de la renuncia del secretario señor Fernández. —Licencia a los señores Arce i Ojeda. —Suspension de las dietas despues del primer mes de licencia. —Fijacion de la tabla. —Acta. —Anexos.

CUENTA[editar]

Se da cuenta:

  1. De un oficio en que don Santiago Muñoz de Bezanilla comunica que el Gobierno le ha destinado a la plaza de Coquimbo, dándole de baja en la de Santiago, i en consecuencia, pide que, o se le admita la renuncia del cargo de diputado, o se mande que, desde el dia en que se le dió de baja, se le pase revista como presente en aquella provincia. (Anexo núm. 251. V. sesion del 5 de Agosto de 1826.)
  2. De un informe de la Comision de Policía Interior sobre la licencia pedida por don Estanislao de Arce; la Comision propone que se acceda a esta solicitud. (Anexo núm. 252. V. sesion del 3.)
  3. De otro informe de la misma Comision sobre la renuncia del secretario señor Fernández; la Comision propone que se admita dicha renuncia. (Anexo núm. 253. V. sesion del 3.)
  4. De un oficio con que el Ilustre Cabildo de San Cárlos acompaña varios documentos i se querella contra la Asamblea de Maule porque pretende dividir aquel partido. (Anexos núms. 254. a 260. V. sesiones del 27 de Setiembre de 1826 i del 77 de Enero de 1827.)
  5. De otro oficio con que don Pedro Barnachea, diputado a la Asamblea de Concepcion, acompaña unas dos cartas; i se querella contra el comandante jeneral de la frontera. (V. sesion del 3.)

ACUERDOS[editar]

Se acuerda:

  1. Sobre la representacion del Cabildo de San Cárlos, tenerla presente para cuando se discutan i fijen las atribuciones de las Asambleas. (V. sesiones del 17 de Marzo, del 16 i del 17 de Abril de 1827.)
  2. Pasar al Ejecutivo, para que tome las medidas convenientes, la querella de don Pedro Barnachea contra el comandante jeneral de la frontera.
  3. Que la Comision de Policía Interior informe sobre la solicitud del señor diputado don Santiago Muñoz de Bezanilla. (V. sesion del 13.)
  4. Tener presentes los informes de la misma Comision sobre la licencia pedida por el señor Arce i la renuncia hecha por el secretario señor Fernández.
  5. Elejir para Presidente i Vice-Presidente del Congreso, respectivamente, a don Diego José Benavente i a don Juan Manuel Benavides. (Anexo núm. 261. V. sesiones del 3 i del 7.)
  6. No admitir la renuncia que el señor Fernández ha hecho del cargo de secretario.
  7. Conceder a los señores Arce i Ojeda una licencia de tres meses, i llamar a sus suplentes.
  8. Que el diputado que pida licencia no goce de dietas despues del primer mes. (V. sesiones del 13 de Febrero i del 10 de Marzo de 1827.)
  9. Dejar en tabla la mocion del señor Benavente para disolver el Congreso una vez aprobados el proyecto de Constitucion, (V. sesiones del3 i del 6), i el de atribuciones de las Asambleas. (V. sesiones del 2 i del 7.)

ACTA[editar]

Se abrió con los señores Albano, Aguirre, Arce, Balbontín, Benavides, Benavente don Diego, Benavente don Mariano, Bilbao, Campos, Casanova, Carvallo, Donoso, Eyzaguirre, Elizondo, Fariñas, Fernández, González, Huidobro, Infante, Irarrázaval, Lazo, López, Meneses don Juan Francisco, Mena, Molina, Montt don José Santiago, Montt don Lorenzo, Muñoz Bezanilla, Novoa, Olivos, Ojeda, Prats, Pradel, Prado, Pérez, Sapiain, Santa María, Tapia, Vicuña don Francisco Ramon i Vera.

Leida el acta anterior, fué aprobada.

Leyóse un oficio del Cabildo de San Cárlos, oponiéndose a la division de partido que ha hecho la Asamblea de Cauquénes. Acompaña documentos, i se mandaron tener presentes para cuando se trate de las atribuciones de las Asambleas.

Se leyó un oficio de don Pedro Barnachea, diputado en la Asamblea de Concepción, acompañando dos cartas i quejándose de los procedimientos del comandante jeneral de frontera, i se mandaron pasar al Ejecutivo para que tome las medidas convenientes.

Leyóse la solicitud del señor diputado Muñoz Bezanilla para que, o se le admita su renuncia o, en caso contrario, se prevenga al Poder Ejecutivo noticie al gobierno de Coquimbo para que, desde la fecha que aquí se dió de baja i hasta concluir su diputación, se dé allí en revista como presente; se mandó pasar a la Comision de Policía Interior.

Dióse cuenta de los informes de la Comision de Policía en la licencia que pide el señor Arce i la dimision que hace el secretario Fernández, i se mandaron tener presente.

Conforme a la órden del dia, entró la eleccion de Presidente i Vice, resultando para el primero veintiún sufrajios a favor del señor Benavente, dieziocho para el señor Elizondo i uno para el señor Huidobro; fué proclamado Presidente de la Sala el señor Benavente, por haber obtenido mayoría absoluta. No resultando ésta en la eleccion de Vice, por haber obtenido el señor Benavides diezisiete votos, el señor Lazo, diezisiete, el señor Balbontin, tres, el señor Bilbao, dos, i el señor Vicuña, uno, se procedió a nueva votacion conforme al reglamento, en la que obtuvo el señor Lazo dieziocho, i el señor Benavides veintidós, a quien se proclamó, en consecuencia, Vice-Presidente.

Tomóse en consideracion la renuncia que hizo de secretario el señor Fernández, i no fué admitida. Pasóse luego a la licencia pedida por el señor Arce i Ojeda, concediéndoseles por el término de tres meses i que se llamen a sus suplentes, pudiendo usar de ella desde el dia de la fecha.

Inmediatamente, por punto jeneral, se acordó la proposicion siguiente:

"El diputado que con licencia se ausente de la Sala mas de un mes, no percibirá las dietas en las faltas que continuase haciendo.

En este estado i siendo ya próxima la hora de suspender las sesiones, se levantó, anunciándose en la órden del dia siguiente la continuacion del proyecto para que, discutida la Constitucion i lo demás que espresa, se disuelva el Congreso. —Pérez.


ANEXOS[editar]

Núm. 251[editar]

Soberano Señor:

El diputado que suscribe, a Vuestra Soberanía hago presente que, siendo mi empleo efectivo en la República el de oficial del Ejército, he solicitado i conseguido del Gobierno Supremo pasar a continuar mis servicios a la plaza de Coquimbo, habiéndome, en su virtud, dádoseme de baja el 15 del próximo pasado Febrero en el cuerpo que mandaba; en atencion a esto, sírvase Vuestra Soberanía admitirme la renuncia que hago de la diputacion que ejerzo para representar por este pueblo, o en caso de no ser asequible, se prevenga al Poder Ejecutivo se noticie al gobierno de Coquimbo para que, desde la fecha que aquí se me dió de baja hasta concluir mi diputacion, se me pase allí en revista como presente. —Santiago de Chile, Marzo 5 de 1827. —Soberano Señor. — Santiago Muñoz de Bezanilla.


Núm. 252[editar]

La Comision de Policía no encuentra embarazo para que se conceda la licencia, como quede funcionando el suplente. — Santiago, Marzo 5 de 1827. —Pérez. —Molina. — J. S. Montt. —Fernández.


Núm. 253[editar]

La Comision, penetrada de las circunstancias que espone el diputado secretario, se ve obligada a acceder a la renuncia que interpone. Por lo tanto propone a la Sala el siguiente



proyecto de decreto:

Artículo primero. Por las poderosas razones que espresa el diputado secretario, se le admite la dimision del cargo que hace. Art. 2.º Procédase a nuevo nombramiento de secretario. —Santiago, Marzo 3 de 1827. —Pérez. ——J. S. Montt.


Núm. 254[editar]

Al Soberano Congreso:

El Cuerpo Municipal de esta villa, por el órgano de sus diputados, respetuosamente, i según derecho ante Vuestra Soberanía, parece i dice: que habiendo traslucido que la Honorable Asamblea departamental intentaba hacer mas estensas nuestras angustias, cercenando al partido la parte mas pingüe i floreciente para la institucion de la nueva villa de Ninhue, que sirviendo una servilidad, espusimos oportunamente cuantas razones supusimos de congruencia para embarazar un proyecto tan destructor.

El resultado ya lo patentiza la nota oficial del diputado i demás obrados a la materia, que con la solemnidad debida elevamos a Vuestra Soberanía. No nos queda otro recurso que el impetrar que por título alguno se apruebe una tan intempestiva desmembración, cuya ilegal ejecucion nos es en estremo damnificante. En ninguna época se ha visto San Cárlos mas desprovisto de auxilios, ni con su poblacion mas diminuta.

Las irrupciones diarias del vandalaje i los golpes mortíferos con que nos agovian i aniquilan, nos han reducido a un grado de languidez insoportable. ¿I será un remedio para nuestros males el duplicar la estenuacion de este cuerpo que yace cadavérico?

Un método curativo semejante lo tenemos por peregrino, i creemos firmemente, no sufrague otros frutos que el de nuestro absoluto esterminio. A la Soberanía de la Nacion le incumbe el evitar nuestra ruina.

Este conocimiento nos impulsa a hacer la narracion espresada de nuestra afliccion i creemos firmemente no hayan de quedar burladas nuestras fundadas esperanzas.

Mas adelante, en mejorando el tiempo, esto es, en cimentándose la razón, estirpándose los desvelos o sometiéndose a vivir bajo el vínculo social los bandidos, ya se podrán hacer divisiones i subdivisiones, sin que de ella resulte una monstruosa desorganización, que es la que por medio de este recurso se intenta evadir.

Este Cuerpo Representativo, creyéndose autorizado por la lei para elaborar en el sosten el todo de donde emana su poder, dirijió a la Honorable Asamblea una representacion, invalidando lo hecho i retirando sus poderes a los diputados; pero, desgraciadamente, fueron ménos preciados sus conatos, i han continuado en el ejercicio de sus funciones, sin reparar que en ellas se envuelve un vicio insanable de nulidad. Esperamos que esa Augusta Representacion les haga conocer ese déficit, i que, mandando restituir las cosas a su primitivo estado, se nos posesione igualmente de la tranquilidad i del órden infructuosamente perturbado, i que firmemente creemos disfrutar mediante Vuestra Soberanía.

Este Ayuntamiento tiene el honor de ofrecer a esa Representación Soberana los mas respetuosos sentimientos de gratitud i respeto. —Soberano Señor. —Cabildo de San Cárlos, Enero 27 de 1827. —Manuel Cayetano González, gobernador. —Antonio Arriagada, de primera eleccion. —José Marca Vázquez, alcalde de segunda eleccion. —Miguel Hernández, rejidor decano. —Julián Hernández, rejidor. —Francisco de la Barra, rejidor. —Mateo Hernández, procurador jeneral. —Al Soberano Congreso de la Nacion.


Núm. 255[editar]

En nuestras manos la apreciable nota de US., datada el 3 del actual; i, en consecuencia, decimos que todavía no podemos nombrar los diputados que debíamos, hasta tanto no reclamamos al Soberano Congreso, porque de lo con trario siempre los harían entrar por un proyecto tan ruinoso, a todo este partido, como es el de la demarcacion hecha; San Cárlos nunca prestará su asenso, a ménos que por la fuerza no se le compele, que esto, nos parece, no puede ser sin atacar la beneficencia pública i dejenerar nuestro sabio Gobierno, en el que ha costado tanta sangre; no incomodamos el amor de la justicia al estímulo del bien comun i al golpe de la razon.

Reproducimos a US. los sentimientos de nuestro distinguido aprecio. —Ayuntamiento de San Carlos, Enero 5 de 1827. —Manuel Cayetano González, gobernador. —José María Vázquez, alcalde de segunda eleccion. —Miguel Hernández, rejidor. —Mateo Hernández, procurador. —Al señor Intendente de la provincia.

Es copia orijinal que queda en el archivo de mi cargo, el que he copiado fiel i legalmente i en lo necesario me refiero. —San Cárlos i Enero 29 de 1827. —Francisco Venenas, escribano público.


Núm. 256[editar]

Cuando se trata de innovar alguna materia, de ordinario se examina que la prosperidad de unos no irrogue perjuicios a los demas.

No siempre puede convenir la rectitud de tan augusta máxima, porque algunas veces el interes, la paciencia, destruye los fundamentos de la miseria con la plural decision.

En este estado se nos presentó el reclamo, fecha 19 del que rije, que en clase de mocion pasó US. a esa Honorable Asamblea, objetando a la que hizo el diputado por Ninhue, doctor Fonseca, i en cuya virtud se cercena inconsideradamente cinco o seis diputados a este partido. Este Ayuntamiento reconoce el celo de su elocuente oposicion, i resumiéndoselos sentimientos de todos sus comitentes, deben prevenirle que en esta parte el doctor Fonseca ultraja los deberes de la sociedad. I que, aspirando al timbre de projenitor de Ninhue, desmembrando a esta villa lo mejor de su dominio, desea apurar nuestra paciencia, sofocada con las agresiones de hurtos i asesinatos de los carnívoros Pincheiras. Los precisos auxilios que siente el poco fruto de nuestros sudores, se deben minorar reduciéndonos a una pequeña suma de vecinos, i si no abrazaremos la exasperación, a lo ménos tocaríamos en el abandono, i huidos de estas diputaciones, deberíamos contar con el desprecio de otros pueblos, i la ilustracion de los vecinos en decadencia i solamente tendríamos que reparar la minoría por el crecido número de habitantes, que poblaban las cinco leguas de latitud que hácia el Oriente yacen desiertos desde el Ñuble hasta el Perquilauquen, miraríamos con dolor i sin estorbo la ordinaria traslación de temidos hombres al partido de Ninhue, que, amagados por los bandidos, aun en el pié que estamos, la ejecutan anualmente, i sin talvez, realizada la relacion de mútua sociedad, hallándonos perseguidos, mal contentos i abandonados, tendríamos que reconcentrarnos a Chillan o tributar a Ninhue los inciensos que no merece; su situación local le ha prestado la mayor indemnizacion de vias i haciendas; recorra el doctor Fonseca sus matrículas i sume sus numerosas primicias, i se lisonjeará hallando en una i otra materia mas abundante que San Cárlos; contémplese precisado a pastorear en esta villa i confesará entónces que la mocion se opone a la gratitud que el pueblo de Quirihue, su partido i toda la costa debe de derecho a Chillan, San Cárlos, Parral i Lináres, tan padecidos como sorprendidos.

La Asamblea misma, si vuelve a discutir este caso, tendrá que ceder con la primera necesidad; i hallando a San Cárlos exhausto de recursos, escaso de bienes i en el teatro de la guerra, dirá que debe continuar en sus dominios i estensiones, i si trató opulentar la provincia mas bien podrá disponer un plan que indemnifique los vecinos actuales de San Cárlos, para que, tomando onteres en la fama, cooperen a su estimacion, aumento i anterior abundancia.

Las prerrogativas de la Honorable Asamblea, si son de formar villas, será en los límites de los anteriores partidos sin irrogar agravios i decadencia a otros pueblos como partes reintegrantes de la Nacion; bajo estos fundamentos esta Municipalidad queda inconforme con resolucion tan estemporánea i perjudicial al Estado, pues cree i comprende que ella está fundada en una fama particular que no puede distinguir a la jeneralidad; i por lo mismo exije de US. lo haga presente a esa Ilustre Corporacion el señor intendente, i a su consecuencia, elevar este oficio al Ejecutivo para que, dignándose equilibrar la justicia con la razon e imperiosa necesidad que refluye en obsequio de los pueblos del Sur por la persecucion de los bandidos, desatienda la mocion sancionada en la parte de segregacion de las diputaciones de que se trata, pidiendo se suspenda toda ejecucion por ahora. Con este motivo, reproducimos a US. la gratitud que se merece. —Ayuntamiento de San Cárlos, Diciembre 28 de 1826. —Manuel Cayetano González, gobernador. —Antonio Arriagada, alcalde de primer voto. —José María Vázquez, alcalde de segunda eleccion. —Miguel Hernández, rejidor. —Julián Hernández, rejidor. —Juan de Dios Narváez, alcalde provincial. —Mateo Hernández, procurador. —Señor Intendente de la provincia de Maule.


Núm. 257[editar]

La nota de US., fecha 23 del que espira, relativa a la sancion de la Honorable Asamblea, sobre la nueva creacion de Ninhue, con la agregacion de las diputaciones de esta villa, ha conmovido los sentimientos de esta Municipalidad por las razones poderosas que gobiernan las circunstancias delicadas en que nos envuelven las invasiones del enemigo, carencia de habitantes i falta de recursos. Nosotros, representando los votos de este pueblo, comunicamos a US. nuestra inconformidad, i en igual fecha, impetramos a nuestros diputados así lo hagan patente a la Honorable Asamblea i al Ejecutivo, para obtener la posesion de nuestra antigua demarcación, i esperamos que US. suspenda, entretanto, la dilijencia que está de su parte, que de este modo será mas patética la imparcialidad con que nos rije. —Dios guarde a US. muchos años. —San Cárlos, Diciembre 29 de 1826. —Manuel González. —Señor Intendente de la provincia del Maule.

Es copia de la presentación i el oficio, que quedan en el archivo municipal de mi cargo, las que van fiel i legalmente copiadas, correjidas i enmendadas, a los que en todo caso me refiero. De que doi fe. —San Cárlos, Enero 27 de 1827. —Francisco Venegas, escribano público.


Núm. 258[editar]

Cauquénes, Enero 22 de 1827.

señor don manuel cayetano gonzález.

Mi querido compadre:

Como yo me hallo comprometido con Ud. para componer sus desavenencias i las de este Ilustre Cabildo con esta Honorable Asamblea, por la insolente rebelion con que se han manifestado ante el público, despreciando las leyes provinciales que dictó para la salubridad i adelantamiento de esta provincia, cuyos atributos le eran peculiares a su ministerio i que fueron aprobados por el Soberano Congreso; por esto mismo, he solicitado en la tarde de este dia una entrevista con los principales amigos del Cuerpo de esta Honorable Asamblea, i cuando les he propuesto la escusa del comparendo de Ud. i de ese Cabildo, esponiéndole los embarazos suficientes i racionales para evitar este paso, me he hallado con unos leones enfurecidos, que desean traer a la barra a Ud. i a todo ese Cabildo, para que en ella den cuenta de los motivos legales para su rebelion. Esto me ha sido mui doloroso, pero todos ellos me aseguran que no descansarán ínterin no hagan castigar al Cabildo de Quirihue i San Cárlos por el escandaloso paso que han dado.

Tome ejemplo, compadre, de este jeneroso pueblo de Cauquénes que, pocos dias despues de la instalacion de ese Honorable Cuerpo de la Asamblea, presentó este Ilustre Cabildo su dictámen para que el Gobierno que debia optarse fuese el federal misto i amplió todas sus facultades esta Honorable Asamblea para que en el partido de su mando pudiese formar nuevos partidos, nuevas villas i nuevos astilleros.

Así se ha verificado, con aplausos de todos.

Aquí, mi querido compadre, no se respira sino moralidad i amor al bien público. Nadie quiere hacerse déspota.

Mirándome yo confundido, entre tantos sayones, les propuse un medio para que puedan terminarse estas domésticas disensiones i que no tengan los de San Cárlos que sufrir la ocurrencia a la barra de la Sala de esta Honorable Asamblea.

Mi efujio es éste: que Ud. invite a ese Cabildo, para que pase oficio a este Honorable Cuerpo, suplicándole que sus diputados nombrados primitivamente vuelvan a funcionar en la misma Corporacion que ántes estaban, con las mismas facultades ámplias que se les concedieron.

De este modo queda todo cortado i tendrán Uds. unos señores diputados que les hagan honor.

No se duerma, compadre; trate Ud. con Venegas, que le haga sus papeles, que es muchacho, hombre de bien i lo puede desempeñar.

Esta comunicacion la pongo en favor de Ud. i de todo ese pueblo, a quien tanto amo.

No omita Ud. una vez en que yo pueda servir, pues sabe que soi su compadre i amante capellán, Q. S. M. B. —Juan Bautista Zúñiga.


Núm. 259[editar]

El lúnes, i.° del presente mes, a las diez de la noche, llegué a esta ciudad para asistir a la Sala el mártes, en que se abrieron las sesiones.

En este dia se me entregó el oficio de UUSS. por el que se me ordena me presente a la Honorable Asamblea sobre los particulares que me indican. En su virtud, habiéndose principiado a sesionar a las cinco de la tarde, lo presenté, apoyándolo con todas aquellas razones que me parecieron suficientes al convencimiento de una tan justa solicitud; pero leido que fué, se me respondió altamente porque aseveraron no debia yo haber puesto en su consideracion un escrito tan indecoroso e insultante contra la conducta i buena afición del diputado de Ninhue, i que tanto ofende la respetabilidad que se debe a esta Honorable Corporacion en la espresion con que UUSS. la vierten, diciendo desatinada la mocion sancionada, i que esta inesperada proposicion desconceptúa el Honorable Cuerpo, i que protestan formar recurso. En esta intelijencia, de hallarme completamente rebatido, pedí el oficio para elevarlo al Ejecutivo, como UUSS. me lo previenen, i se oponen a su devolucion, privándome oficiar al señor intendente sobre aquella materia; pues dijeron que, en lo que ya estaba sancionado, era inútil todo recurso, por lo que protesto dar parte de lo acaecido a mis comitentes; lo que pongo en conocimiento de UUSS. para que determinen pron tamente elevar su queja al Soberano Congreso, que es lo mas conveniente para evitar los graves perjuicios que se le irrogan a ese partido con el cerceno de lo mejor i mas poblado de habitantes, en circunstancias que San Cárlos aun necesita de mas términos de los de su comprension, para contener las invasiones de los enemigos que le amagan diariamente, i que será un dolor nos separemos de los auxilios que tenemos de nuestra mano para exijirlos de otros partidos a la continjencia, i que acaso, por el retardo o poco interes que tienen con prestarlos, resulte sucumbir esa poblacion i su vecindario.

El que suscribe tiene la honra de ofrecer a UUSS. los sentimientos de su mas distinguido aprecio. —Cauquénes i Enero 3 de 1827. —José María Soto Aguilar. —Al Ilustre Ayuntamiento de San Cárlos.

Es copia de otro igual que queda en el archivo municipal de mi cargo, al que en todo caso me refiero. —San Cárlos i Enero 27 de 1827. —Francisco Venegas, escribano público.


Núm. 260[editar]

La Asamblea Provincial, con fecha 5 del corriente, me dice lo siguiente:

"En sesion de este dia, se leyó una nota de UUSS., fecha 2 del corriente, en la que se inserta otra del Cabildo de San Cárlos, relativa a retirar los poderes a sus representantes en esta Honorable Asamblea, porque no han embarazado la creacion de la villa i partido de Ninhue, agregacion de una parte de los habitantes de San Cárlos, según el espíritu de la nota.

"Se salieron de la Sala los señores Merino i Soto Aguilar; ocupó el asiento del primero el señor Vice-Presidente para presidir el acto.

"Se trajo a la vista también otra nota de la misma Municipalidad i su gobernador local, dirijida, en fecha 28 de Diciembre último, a su representante el señor Soto Aguilar para que impusiese a la Sala de su contenido i la elevase al Ejecutivo provincial a fin de que, teniendo por desaprobada la mocion sancionada, mande se suspendan todas las ejecuciones sobre la nueva creacion de la villa i partido, espresándose indecorosamente contra esta Ilustrísima Corporacion i manifestándole de un modo directo su desobediencia a las órdenes de la superioridad provincial. Se sancionó que, en cuanto a la suspension de poderes, no siendo aquel procedimiento popular, como era necesario bajo legales causas i tramitacion de estilo, están dichos diputados en el caso de continuar sus funciones conforme a lo sancionado ayer, sobre igual acontecimiento con los de Quirihue, hasta que se resuelva por el Soberano Congreso lo conveniente sobre esta materia, dándole cuenta de ello oportunamente con agregacion de la antedicha nota 28, para su mejor intelijencia, como asimismo al señor intendente de la provincia. El señor Soto Aguilar, vuelto a la Sala, protestó presentar todas las comunicaciones que ha dirijido a su pueblo comitente i credenciales de la fuerte oposicion que hizo sobre la deliberacion de villa i partido de Ninhue, suplicando se eleve por la Sala al Soberano Congreso para su mejor conocimiento de la injusticia con que se le sindica. Del mismo modo, solicitó permiso para retirarse por un mes a su hacienda de campo, ínter llega la resolucion soberana, a lo que la Sala no accedió, contestándole no era justo motivo el precedente.

"Lo pone todo en conocimiento del jefe de la provincia, a fin de que lo noticie a quienes corresponde para su intelijencia i obedecimiento.

Nota. —Que la anterior sanción resultó aprobada por la mayoría de sufrajios, i yo lo noticio a UUSS. para su cumplimiento i fines que convengan i en contestacion a su apreciable nota de ayer, a que está referente, reiterándoles, con este motivo, los sentimientos con que les aprecia. —Intendencia de Maule, Cauquénes i Enero 6 de 1827. —Estéban Manzanos. —A la Ilustre Municipalidad de San Cárlos."

Es copia de otro igual que queda en el archivo de mi cargo, al que en todo caso me refiero. San Cárlos i Enero 27 de 1827. —Francisco Venegas, escribano público.


Núm. 261[editar]

El Congreso Nacional, en sesión de hoi, ha elejido para Presidente de la Sala al señor don Diego Benavente i para Vice al señor don Juan Manuel Benavides; lo que tengo el honor de comunicar a V. E ., ofreciéndole los sentimientos de mi aprecio i consideración. —Sala del Congreso, Marzo 5 de 1827. —Al Señor Presidente de la República.