Sesiones de los Cuerpos Lejislativos de la República de Chile/1829/Sesión de la Cámara de Diputados, en 14 de octubre de 1829

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
CAMARA DE DIPUTADOS
SESION 14, ESTRAORDINARIA, EN 14 DE OCTUBRE DE 1829
PRESIDENCIA DE DON PEDRO FRANCISCO LIRA


SUMARIO. —Asistencia. —Aprobacion del acta déla sesion anterior. —Cuenta. —Llamamiento del Ministro del Interior. —Informe sobre la nueva renuncia de don Francisco Antonio Pinto. —Inasistencia de don J. F . Meneses. —Comision informante sobre la renuncia del señor Pinto. —Rechazo de dicha renuncia. —Invitacion al Senado. —Acta. —Anexos.

Primera hora

CUENTA[editar]

Se da cuenta:

  1. De un oficio en que el Jefe Supremo de la República comunica con fecha 25 de Setiembre haber trascrito al Presidente electo el acuerdo del Congreso que rechaza su renuncia (Anexo núm. 197. V. sesion del 24 de Setiembre de 1829.)
  2. De otro oficio en que trascribe la nueva renuncia que de la Presidencia de la República hace don Francisco Antonio Pinto (Anexo núm. 198. V. sesión del 24 de Setiembre de 1829.)

ACUERDOS[editar]

Se acuerda:

  1. Llamar al Ministro del Interior, presente en la antesala, para que venga a informar sobre las causas de la renuncia de don F.A. Pinto.
  2. Que la Comision de Gobierno dictamine sobre dicha renuncia.
  3. Dejar para otra sesion la discusion de una mocion del señor Fernández relativa a que se declare a don J.F. Meneses incurso en la pena de inasistente.
  4. Estando incompleta la Comision de Gobierno, nombrar una especial compuesta de los señores Novoa, Correa, Vial, Bilbao i Calderon para que informe sobre la renuncia de don F.A. Pinto.
Segunda hora

CUENTA[editar]

Se da cuenta:

De un informe de la Comision especial nombrada a primera hora sobre la renuncia de don F. A. Pinto. (Anexo núm. 199.)

ACUERDOS[editar]

Se acuerda:

  1. Desechar el informe de la Comision especial relativo a la renuncia indicada.
  2. No aceptar la renuncia de don F. A. Pinto i mandarle que se presente en el Congreso a recibirse de la Presidencia. (Anexo núm. 200. V. sesión del 18.)
  3. Autorizar al Presidente para comunicar al Senado el anterior acuerdo sin esperar la aprobación del acta i para invitar al Presidente de aquella cámara a que la cite a sesion estraordinaria.

ACTA[editar]

SESION ESTRAORDINARIA DEL 14 DE OCTUBRE

Asistieron los señores Arce, Argomedo (don Tomas), Albano, Aldea, Barros, Bilbao, Collao, Calderon, Chacon, Cotapos, Correa, Fernández Recio, Fernández Díaz, Fierro, García, González, Larrain (don Bruno), Muñoz Bezanilla, Mujica, Maturana, Meneses (don José Gregorio), Muñoz (don Justo), Novoa, Pérez Arce, Pérez Valenzuela, Pérez Larrain, Ramos, Cisternas, Solar, Sánchez (don José Santiago), Sánchez (don Mariano), Hurtado, Vial, Viel i Vicuña.

Aprobada el acta de la sesion anterior, se leyeron dos notas del Poder Ejecutivo, una citando a la Cámara estraordinariamente, i otra trascribiendo un oficio del jeneral don Francisco Antonio Pinto por el cual esponia nuevamente que no podia hacerse cargo del mando de la República en razon del estado peligroso de su salud. El Presidente de la Sala tomó la palabra i dijo que el encargado del Ministerio del Interior se hallaba en la antesala i que para mayor ilustracion de ésta creia conveniente que se le permitiese entrar. La Cámara accedió a esta indicacion, i el señor encargado, entre otras varias cosas que espuso, no omitió presentar a la Sala el punto de vista en que se hallaba la provincia de Concepción, las causas que a juicio del Gobierno habian producido un movimiento tal, i por último concluyó pidiendo a la Cámara considerase con preferencia la solicitud del jeneral don Francisco Antonio Pinto. El Presidente de la Sala volvió a tomar la palabra i dijo que ya por lo que se habia espuesto i ya por el estado en que se hallaban las cosas, la discusion debia contraerse únicamente a los motivos espuestos por el jeneral Pinto para no admitir el mando; i que para que la discusion no fuese vaga, creia necesario abriese dictámen sobre este negocio la Comision respectiva. La Cámara convino en ambas cosas i se suspendió la sesion.

El señor Fernández Díaz, en el momento de levantarse los señores Diputados, hizo indicacion para que se anotase la inasistencia del señor Meneses (don Juan Francisco) i se le declarase incurso en la multa. Este asunto se reservó para otra sesión, i la Sala acto continuo volvió otra vez a reunirse con el objeto de nombrar una Comision que abriese dictámen sobre el negocio principal, en razón que la de Gobierno a que se habia dirijido no estaba completa: al efecto quedaron nombrados los señores Novoa, Correa, Vial, Bilbao i Calderón.

En segunda hora llegaron los señores Marin, Tollo i Meneses (don Juan Francisco);i puesto a discusión el dictámen de la Comision, despues de un largo debate fué desechado por veinte i cinco sufrajios contra catorce. El Presidente tomó la palabra en seguida i dijo que aquel asunto debia volverse otra vez a Comision; mas algunos señores Diputados pidieron se omitiese este trámite i se fijasen proposiciones con arreglo a las indicaciones que se habian vertido en la Sala. El Presidente entonces fijó una proposicion que, despues de habérsele hecho algunas variaciones, quedó aprobada unánimemente por la Sala en los términos siguientes: "Dígase al jeneral Pinto que no há lugar a su solicitud i que se apersone al Congreso a recibirse del cargo de Presidente, para lo cual se le avisará con oportunidad."

La Sala autorizó últimamente al Presidente para que comunicase el anterior acuerdo a la Cámara de Senadores, i se le oficiase a mas al Presidente del Senado invitándolo para que atendiendo a las críticas circunstancias del país, i a lo que el Gobierno esponia en su comunicacion de nueve del que rije, citase estraordinariamente a su Sala, i procurase se resolviese este asunto con preferencia a cualquiera otro.

Siendo la hora avanzada, se levantó la sesion quedando los señores Diputados prontos a asistir luego que el Presidente tuviese a bien citarlos o algún otro nuevo asunto requiriese su presencia. —CONCHA.


ANEXOS[editar]

Núm. 197[editar]

En cumplimiento de lo dispuesto por el Congreso Nacional sobre la solicitud de S.E. el Presidente electo de la República, el actual Jefe Supremo de ella ha oficiado a aquel con fecha de hoi, participándole aquella resolución i excitando su acendrado patriotismo a fin de que inmediatamente se preste a satisfacer los deseos de la Nacion i de sus representantes.

El Jefe Supremo de la República al comunicarlo a la Cámara de Diputados en contestacion a su honorable nota de ayer, tiene la honra de asegurarle los sentimientos de su alta consideracion i aprecio. —Valparaíso, 25 de Setiembre de 1829. —Francisco R. de Vicuña. —Melchor José Ramos, Pro Secretario. —A la Cámara de Diputados.


Núm. 198[editar]

Estando aun el Gobierno en Valparaíso, pero ya en receso la Cámara de Diputados i próxima a suspender tambien sus sesiones la de Senadores, el Presidente electo de la República le dirijió la siguiente comunicacion:

"Santiago, Setiembre 28 de 1829. —El fatal estado de mi salud no me ha permitido contetar mas oportunamente la honrosa comunicación de V.E. de 25 del presente en que se sirve trascribirme una órden del Congreso Nacional para que en el término de ocho dias me presente en esa ciudad a recibirme del Gobierno de la República, dando cuenta en el caso de no poder hacerlo. Cuando mi vida pública presenta varios testimonios de mi ilimitada obediencia a la voluntad nacional, i cuando jamas me he escusado de prestar mis servicios en trabajo alguno por ímprobo e ingrato que haya sido, no habria vacilado en consagrarme al mas honroso i sublime que puede desempeñar un chileno si invencibles obstáculos no me cerrasen el paso a un cargo desde el que se descubre una vasta senda que conduce a la inmortalidad. Estoi realmente enfermo de gravedad, e incapaz de contraerme a ninguna ocupacion séria. Mi enfermedad es de las que salen al rostro; i cuando he querido tentar alguna lijera contraccion, en el momento se me inflama éste de un modo monstruoso. No hice caso al principio de este mal porque me pareció mui efímero; pero desde que tomó cuerpo i comenzó en su mayor acceso a afectarme el cerebro, me he sometido a un severo réjimen de curación bajo la direccion de un facultativo ilustrado Esta es la única consideración que me retrae de aceptar el Gobierno de la República, porque este importante cargo no puede desempeñarse a medias ni por un valetudinario. Al hacer a V.E. esta injenua confesion me siento combatido de varios afectos contrarios. El agradecimiento por una parte (que es el sentimiento que prevalece sobre todos los de mi corazon) hace mi posicion en estremo amarga, por no poder corresponder como yo deseo a la buena voluntad que me han manifestado mis compatriotas. La perspectiva de los grandes servicios que ofrece este cargo al que se sienta con ambicion de prestarlos a su patria en un espacio inconmensurable, es otro tortor que no atormenta ménos mi corazon, reagravando mis dolencias físicas el sentimiento de estas penas morales. Penetrado V.E. de motivos tan poderoso, se servirá esc usar mi no aceptacion ante el Congreso Nacional, persuadido que solo mi imposibilidad física puede impulsarme a sustraerme del mas honroso i distinguido cargo a que yo jamas por mis servicios habria podido aspirar. —Dios guardea V. E. muchos años. —Francisco Antonio Pinto. —Excmo. Señor don Francisco Ramón de Vicuña, Jefe Supremo de la República. —Valparaíso."

Las circunstancias en que se halla la República son de tal naturaleza que han obligado al Jefe Supremo a solicitar se reuna nuevamente la Representacion Nacional, no obstante que todavía no haya llegado el dia designado para ello. Entre las medidas que contribuirán eficazmente a sacar el país de la marcha incierta que ahora lleva, es la principal a juicio del Poder Ejecutivo, el determinar pronta i definitivamente lo que parezca mejor acerca de la solicitud en que ha insistido el Presidente electo. No se ocultarán al Congreso los embarazos que frecuentemente debe tocar un Gobierno provisorio, i cuya duracion es tan momentánea. Entretanto, ni sus medidas pueden ir marcadas con el sello de la estabilidad, ni sus compromisos ofrecen una garantía segura i cual corresponde a su magnitud. Males tan graves como éstos no son los únicos de que se resiente la administracion a causa del interinato que la caracteriza: hai otros muchos que se enumerarian si lo permitiese la premura del tiempo; pero todos refluyen directamente sobre el país.

En bien de éste i en atencion a lo sensible que es al Jefe Supremo de la República semejante situacion, él espera que la Representación Nacional a fin de remediar tanto mal i de exonerarlo de una carga tan gravosa obrará en los términos que ha indicado; aceptando las consideraciones de su distinguido aprecio i respeto. —Santiago, 10 de Octubre de 1829. —Francisco Ramón de Vicuña. —Melchor José Ramos, Pro-Secretario. —Al Congreso Nacional.


Núm. 199[editar]

La Comision de Gobierno ha visto la renuncia del Presidente electo de la República, Jeneral de division don Francisco Antonio Pinto, i ha observado que ella fué hecha el dia veintiocho de Setiembre último, diezisiete dias antes de esta fecha, tiempo en que puede haberse mejorado su salud, cuyo quebranto es la única causa que se aduce: en el mismo tiempo han sobrevenido circunstancias que, a juicio de la Comision, obligarán a S.E. a sobreponerse, si puede decirse, a sus mismas imposibilidades. La Comision, por lo dicho i por otras justas consideraciones, opina que antes de precederse a toda otra resolución se adopte el siguiente proyecto de decreto:

Artículo único.. —Contéstese al Poder Ejecutivo prevenga al Jeneral de division don Francisco Antonio Pinto que diga decidida i estrictamente en el término de veinticuatro horas, si aun despues del tiempo corrido desde su renuncia de veintiocho de Setiembre i en vista de las nuevas ocurrencias, insiste en renunciar el mando de la República como Presidente electo. —Calderon. —Correa de Saa. —Novoa. —Bilbco. —Vial. —Meneses.


Núm. 200[editar]

El Congreso jeneral en sesion de este dia ha sancionado lo siguiente: "Dígase al Jeneral don Francisco Antonio Pinto que no há lugar a su solicitud de 28 de Setiembre último i que se apersone al Congreso mañana domingo a las 12 del dia, 18 del corriente, a recibirse del cargo de Presidente déla República."

El Presidente de la Cámara de Diputados, en donde esta resolucion ha tenido su oríjen, saluda, etc. —Santiago, Octubre 17 de 1829. —MELCHOR DE SANTIAGO CONCHA. —Bruno Larrain, Diputado-Secretario.