Sesiones de los Cuerpos Lejislativos de la República de Chile/1843/Sesión de la Cámara de Diputados, en 18 de octubre de 1843

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
CÁMARA DE DIPUTADOS
SESION 50.ª EN 18 DE OCTUBRE DE 1843
PRESIDENCIA DE DON FRANCISCO ANTONIO PINTO


SUMARIO. —Nómina Je los asistentes. —Aprobacion del acta precedente. —Cuanta. —Cuenta de inversion. —Cobro de las contribuciones. —Presupuestos da 1844. —Solicitud de don Ventura Lavalle. —Id. de doña Cármen Guzman de Gandarillas. —Fuerzas de mar i tierra. —Plan de sueldos del ejército. —Planta de oficiales de los cuerpos e instituciones militares. —Solicitudes de doña Tomasa Henríquez i doñi Lastenia Elizilde. —Memoria del Ministerio del Interior. —Acta. —Anexos.

CUENTA[editar]

Se da cuenta:

  1. De la Memoria del Ministerio del Interior. (Anexo núm. 349).
  2. De un oficio con que el Senado devuelve aprobado el proyecto de lei que aprueba la última cuenta de inversión i el que autoriza el cobro de las contribuciones i modifica lo el que fija los Presupuestos. (Anexo núm. 350. V. sesiones del 26 i 31 de Julio i 1.° de Setiembre de 1843).
  3. De otro oficio conque la misma Cámara acompaña un proyecto de lei que autoriza a don Ventura Lavalle para aceptar una medalla que la Convencion Boliviana le ha discernido.
  4. De otro oficio con que la misma Cámara acompaña otro proyecto de lei que concede una pension pia a doña Cármen Guzman viuda de Gandarillas.
  5. De un informe de la Comision Militar sobre el proyecto de lei que fija las fuerzas de mar i tierra (V. sesion del 16 i el 21).
  6. De otro informe de la misma Comision sobre el proyecto de lei que fija los sueldos del Ejército. (Anexo núm 331. V. sesiones del 9 Octubre de 1844 i 3 de Junio de 1844).
  7. De otro informe de la misma Comision sobre el proyecto de lei que fija la planta de oficiales de los cuerpos e instituciones militares. (V. sesiones del 9 de Octubre de 1843 i 8 de Julio de 1844).

ACUERDOS[editar]

Se acuerda:

  1. Comunicar al Gobierno el proyecto de lei que apruebi la cuenta de inversion i el que autoriza el cobro de las contribuciones (Anexo núm. 352. V. sesion del 24 de Junio de 1844).
  2. Pedir informe a la Comision de Hacienda sobre las modificaciones hechas por el Senado al proyecto de Presupuestos de 1844. (V. sesion del 3 de Noviembre venidero).
  3. Pedir informe a la Comision de Constitucion sobre el proyecto de lei que permite a don Ventura Lavalle aceptar una medalla. (V. sesion del 20).
  4. Pedir informe a la Comision de Lejislacion sobre el proyecto de lei que concede una pension a doña Cármen Guzman. (V. sesion del 20).
  5. A peticion de las interesadas devolver sus solicitudes a doña Tomasa Henríquez i a doña Lastenia Elizalde. (V. sesion del 11 de Agosto de 1843).

ACTA[editar]


sesion del 18 de octubre de 1843

Se abrió a las 8½ de la noche con asistencia de los señores Aldunate, Arteaga, Barra, Cerda, Cifuentes, Cobo, Eyzaguirre, Errázuriz, García de la Huerta, García Reyes, Irarrázaval, Lastarria, Lastra, Lira, López, Mena, Necochea, Orrego, Palazuelos, Palma, Pérez, Pinto, Prieto, Rosas, Sanfuentes, Seco, Tagle, Varas, Vial (don Manuel), Vial (don Ramon), Vila, Vidal i Renjifo.

Aprobada el acta de la sesion anterior, se leyeron tres comunicaciones del presidente de la Cámara de Senadores: la primera anunciando la aprobacion que han obtenido en aquella Cámara los proyectos de lei número 2, 3 i 4, iniciados por la Comision Mista, los cuales habian sido ya sancionados por esta Cámara. Se mandaron comunicar los que llevan los números 2 i 4, relativos a la aprobacion de la cuenta del año anterior i a la continuacion de las contribuciones actualmente establecidas i por lo concerniente al proyecto número 3, sobre presupuestos que ha sido modificado en alguna partida por la espresada Cámara de Senadores, se mandó pasar a la Comision de Hacienda.

La segunda comunicando un acuerdo de dicha Cámara para conceder al Ministro Plenipotenciario de esta República cerca del Gobierno peruano, don Ventura Lavalle, el permiso que solicita para admitir la medalla de brillantes con que le ha obsequiado la convencion boliviliana i se mandó pasar a la Comision de Constitución.

I la tercera trascribiendo asimismo el acuerdo para la concesion de una pensión piadosa en favor de la viuda del antiguo vista de la Aduana Jeneral don Santiago Gandarillas i madre del finado Ministro de la Coi te Suprema don Manuel José Gandarillas, doña Cármen Guzman, i se mandó pasar a la Comision de Lejislacion.

A continuacion se leyeron tres informes de la Comision Militar: uno en el proyecta de lei que determina la fuerza del Ejército permanente, otro en el que se propone el nuevo plan de sueldos para el Ejército de la República i, finalmente, otro en el proyecto que tiene por objeto la dotacion i clasificacion de los oficiales de la fuerza de tierra activa i permanente cuyos tres asuntos quedaron en tabla para su discusion.

El secretario hizo presente a la sala que por parte de doña Tomasa Henríquez i de doña Lastenia Elizalde, perdida la esperanza de ser despachadas en las actuales sesiones, se solicitaba la devolucion de las solicitudes con sus respectivos documentos que tenían elevados a la Cámara i se acordó que se devolviesen.

Despues de esto el señor Ministro del Interior procedió a la lectura de la Memoria en que da cuenta al Congreso Nacional del estado en que se encuentran los diversos ramos del departamento de su cargo, con lo cual concluyó la sesion a las 10¼ de la noche. —Vidal. R. Renifo.



sesion del 18 de octubre [1]

Aprobada el acta de la sesion anterior, se leyeron tres oficios del Senado: uno en que comunica haber aprobado los proyectos números 2 i 4 de la Comision Mista sin variacion alguna, i el 3 con una que otra modificacion; el segundo es relativo a la aprobacion de la solicitud de doña Cármen Guzman, viuda del señor Gandarillas; i el 3.° sobre el artículo del decreto aprobado a consecuencia de la solicitud hecha por el apoderado del señor don Ventura Lavalle; se leyeron en seguida tres informes de la Comision Militar: el 1.° relativo al proyecto iniciado por el Ejecutivo i aprobado por el Senado, en que se determina la fuerza de mar i tierra de que debe constar el Ejercito permanente; el 2.° sobre ei proyecto pasado por el Ejecutivo que trata del arreglo de los sueldos del Ejército; i el 3.° sobre dotacion de la fuerza permanente en tiempo de paz.

—Se dió cuenta de dos solicitudes particulares.

Inmediatamente despues leyó el señor Ministro del Interior la Memoria de este departamentos.

Se suspendió la sesion.

A segunda hora no pudo completarse el nú mero de Diputados necesarios para que hubiese sala, porque se retiraron algunos.

Se levantó la sesion.

ANEXOS[editar]

Núm. 349[editar]


memoria que el ministro del departamento del interior presenta al congreso nacional en 1843.

Señores:

Hai en nuestra Carta fundamental una disposicion que tiene sin duda un grande objeto: es la que impone a los Ministros del despacho el deber de dar cuenta anualmente al Congreso del estado de la Nacion en lo relativo a los negocios del Departamento de cada uno. Ella tiende nada ménos que a poner a los lejisladores en aptitud de apreciar con acierto por sí mismos ese estado; a revelarles los efectos que han producido sus anteriores actos; a hacerles patente las necesidades a que tienen todavía que atender, o los frutos en jérmen, a cuyo desarrollo aun les es preciso cooperar; a descubrirles las dificultades i estorbos que su patriotismo i luces tendrán que vencer; a presentarles, en fin, un cuadro perfecto de cuanto conviene tengan a la vista para el mejor, mas prudente i previsivo ejercicio de sus altas i complicadas funciones. Reconociendo toda la importancia de ese deber, al cumplirlo yo ahora en cuanto concierne a los diversos ramos de la administración pública encomendados por la lei al Ministerio del Interior, bien quisiera que me fuese posible hacerlo de un modo que correspondiese a su fin, que satisfaciese cumplidamente las miras de la Constitucion; pero distintas causas, que mas de una vez, con igual motivo que al presente, se han espuesto al Congreso, i entre las cuales resaltan las que emanan de lo irregular e imperfecta que es aun nuestra organización interna, i de la casi absoluta falta de documentos estadísticos, esencialmente necesarios para tratar con tino i estension de la mayor parte de los indicados ramos, no me permiten satisíacer hoi mis ardientes deseos, i los que sin duda inspiran a la representación nacional su conocido celo i patriótico interes por la ventura i progresos del pueblo chileno. Ni me es dado poner ante sus ojos una pintura acabada de las operaciones del Gobierno por el despacho de aquel Ministerio en el último año lejíslativo, que sin dejar de ser fiel llene del todo las mui laudables aspiraciones de los que, movidos tan solo del amor al suelo en que nacieron, quisieran ver ya anulados el catálogo ciertamente inmenso de lo que nos falta, i de repente realizado en la República el programa grandioso que en sus honrados ensueños se formaron. Partícipe el Gobierno del mismo anhelo, ¿tiene acaso en sus manos el poder májico de dar existencia a lo que solamente puede deberla a la lenta accion del tiempo, a la concurrencia i feliz combinación de multitud de causas independientes de sir voluntad?

Si tal poder tuviese ¿convendria que lo emplease en combatir por esplicarme así, la naturaleza misma, empeñándose en llevar a cabo precipitada e indiscretamente mejoras provechosas en gran manera consideradas en abstracto, pero que, promovidas sin miramientos a las circunstancias, podrian tener resultado funestos, ruinosos para el pais? En suma ¿ha podido i debido el Gobierno en el período a que no ha mucho me referí emprender i complementar otros trabajos fuera de aquellos de que voi a hacer mérito con brevedad en la presente esposicion? Cuestion es esta que merece bien el circunspecto exámen del Congreso i el de todos los que se propongan formar un juicio imparcial i recto sobre la marcha administrativa de uno de los principales Poderes del Estado; cuestión difícil, delicada, que yo me abstendré hasta de intentar el resolver, ciñéndome a pediros os digneis al considerarla echar una mirada al reducido círculo a que la Constitución ha circunscrito acertadamente lo que ese poder puede ejecutar por sí mismo, sin el auxilio i concurso de los demás, i, tener en cuenta los obstáculos que deben oponer, i oponen en efecto a sus operaciones, nuestros antecedentes morales i políticos, la perversa educación i malos hábitos que nos legó el réjimen colonial, los resultados de una época demasiado larga de guerras i discordias, las preocupaciones que levantan sin cesar su voz para atacar todo lo nuevo, o que lo minan encubiertamente, los inconvenientes materiales que no está en la mano del hombre destruir sino a costa del asiduo trabajo de muchos años i de medios de que nosotros aun no podemos disponer, la escasez de ajentes idóneos, i por último, la todavía mui limitada cooperacion del espíritu público, que tantos beneficios hace, que tantos prodijios obra, que tantos embarazos aniquila en los felices pueblos que lo ven brillar en todo su esplendor; en esos pueblos cuyo próspero estado actual comparan algunos todos los dias con el del nuestro, no limitándose a ponernos delante dignos modelos que imitar, sino deduciendo irreflexivamente de tan inadecuados paralelos, que es fuerza nos sea en alto grado desventajoso, consecuencias erróneas, pues echan en olvido lo que fueron aquellos en su infancia, su existencia de siglos, i las mil otras causas que poco a poco los han hecho ricos, poderosos, grandes. He reputado necesario que estas lijeras reflexiones precediesen a la manifestación en que, sin circunscribirme al estricto cumplimiento del artículo 88 de la Constitucion, voi a informaros de las principales medidas que el Gobierno ha dictado i a que he concurrido desde vuestra reunir n del año próximo pasado, i a indicaros los trabajos que piensa emprender, de acuerdo con los representantes de la Nación, para remediar gradualmente las públicas necesidades i adelantar con la posible rapidez la obra grandiosa de nuestra rejeneracion social

Orden público. —Cuando en 1839 tuve el honor de duijirme al Congreso para cumplir el mismo deber que cumplo hoi, empecé a hablarle sobre la materia mas importante de cuantas tengo que tocar, con estas palabras: "Nada al presente seria para mí mas agradable i lisonjero que poder decir a los depositarios de la Soberanía Nacional: en la época que comprende mi esposicion, el órden público no ha sido perturbado. ¡Cuánto regocijaría esta sola frase el ánimo de los que conocen la influencia bienhechora de la tranquilidad sobre el bienestar de los Estados!" Pero un deber que no poco me habria complacido yo en c|ue no hubiese existido, como lo dije también, me obligó entónces a hacer alusion a un horrible sacrificio que ni presumirse podía que en Chile alguna vez se consumase, a un atentado en todos sentidos espantoso que hubiera sido inesplicable a no revelarnos su mismo feroz cacácter que su oríjen estaba bien léjos de nosotros; i cuando casi humeaba aun la sangre de la víctima inmolada a la ambicion i al desenfreno, i cuando se acababa de conmover por sus cimientos la tranquilidad de la República, mal podia yo salir de la esfera de las probabilidades para augurar que seria duradera, que se hallaba consolidada esa misma tranquilidad. Forzoso me era entónces pues, limitarme a espresar mis deseos i avanzar a lo sumo respecto a la conservación del órden público, una espresion de esperanza; mas ahora, ¡con cuánta satisfacción me presento a vosotros, no ya para hablaros de ese órden como un bien precioso que debemos procurar, no para anunciar simplemente que no ha sido interrunpido, sino para aseguraros que no existe talvez ni la posibilidad de que él sea alterado! ¿Quereis oir lo que me inspira esta firme i halagüeña confianza? Voi a decíroslo. Ella está apoyada en el magnífico cuadro que a los ojos del mundo presenta hoi la gran familia chilena; en la cordura i sensatez características de mis conciudadanos; en los testimonios que todos los dias se dan de amor a las instituciones i de profundo respeto a la moral pública, en los efectos que felizmente ha producido ya una larga i lamentable esperiencia de lo terrible que son aquellas tempestades que con la ventura individual asolan, aniquilan la de una nacion entera; en el apego al trabajo, que sólo puede ser provechoso a la sombra de la quietud jeneral, que rápidamente se fortifica i que en breve se convertirá en el mas saludable de los hábitos; en los conatos por servir a la patria que han sucedido a los que ántes se empicaban en su daño; en el aniquilamiento de aquellas odiosas pasiones, en la muerte de aquellos rencores, que en épocas ménos felices que la actual, desgarraron el corazon de la República; i también, señores, se funda tal confianza en los principios, a los procederes del Gobierno a que me honro mucho de pertenecer; principios que nada hai que infunda el temor de que puedan ser desventajosamente modificados, que tienen por base una absoluta carencia de toda afeccion de partido, que estriban en la justicia i en la mas estricta imparcialidad, que tienden a proporcionar a todos los puros goces de la libertad civil hasta donde pueda gozarse sin peligro, que son, si no me engaño, los de un verdadero padre del pueblo.

Acabo de decir que nada hai que haga temer que tan recomendables principios sufran una desfavorable alteración. I en efecto ¿por qué habia el Gobierno de resolverse a abandonarlos? ¿Por qué se habia de decidir a constituirse en juguete de pasiones ajenas, a ser injusto, a destruir la armonía, el equilibrio natural de la sociedad, a desquiciar el mas hermoso monumento que puede erijirse en un estado? Yo no diviso un solo motivo suficientemente poderoso para que la actual Administracion deje de obrar como dijo el rei Luis Felipe en su primer discurso a la Representacion Nacional de los franceses, que debia hacerlo todo gobierno justo, a saber: respetando todos los derechos, cuidando de todos los intereses, no estableciendo mas distinciones que las que marcan el patriotismo i el saber, rodeándose de los buenos ciudadanos sin atender al nombre de la fraccion política a que pertenecen o pertenecieron. Sentados estos antecedentes, ¿habrá alguno bastante arrojado, bastante temerario que no se estremezca con sólo la idea de un trastorno del órden presente que se atreva siquiera a dar un paso que pudiera comprometer el mas alto de los bienes que la Providencia Suprema nos ha dispensado? Tampoco esto es pasible, señores: pero si desgraciadamente lo fuese, si hubiese alguna alma perversa encuyos abominables cálculos entrase el despojar al pais de su mas rica joya, nada, nada absolutamente lograria; porque su voz no encontraria ecos ni simpatías, porque no se atreveria a chocar con los sentimientos de la comunidad, porque no osaría atacar el bienestar de que cada ciudadano siente que él goza i que goza su patria, porque en fin, no tendria valor para deslustrar el bello espectáculo que tenemos a la vista. Veamos cuáles son los frutos que ha empezado a producir ya tan lisonjero órden cosas: ¿qué chileno no los saborea? Núestra jóven República ocupa un lugar que no es ciertamente de los últimos en la imponente lista de los pueblos cultos; su crédito no cede al de ninguno de los que aparecieron mucho ántes que ella en la escena política; la opinion pública que es el mas seguro apoyo con que el Gobierno cuenta, ejerce libremente su poder regulador; la impienta, este invento admirable, sin arrastrarse en el lodo de las personalidades, purgando de cuanto en otro tiempo lo hacia objeto del desprecio i de la indignación de todo hombre sensato, se hace cada dia mas digno de que lo llamemos el instrumento mejor acabado de la civilizacion i de progreséis; los establecimientos útiles, las sociedades literarias, patrióticas, industriosas se multiplican; el comercio, la agricultura, que no medran sino al amparo de la paz i de la seguridad, han tomado un vuelo prodijioso; aun las artes principian ya a respirar el aire chileno; todo, todo ha adquirido aquí algo mas que regularidad, nueva vida, i una nueva vida llena de vigor i lozanía.

Pálidos os parecerán i lo son sin duda los colores de este bosquejo, pero que los realcen la exactitud, que los realcen aquellos hechos que elocuentemente testifican que tales beneficios se sienten, se aprecian. La República se acaba de hallar en la crisis mas terrible en que pueda encontrarse un pais rejido por el sistema popular representativo; en la crisis en que están a discrecion de los ciudadanos los destinos de la patria, en que se desenvuelven ideas e intereses encontrados, en que se ajitan las pasiones. ¿I qué vimos en los dias en que recientemente ejerció el pueblo el mas precioso de sus derechos? Escusado es que os lo diga, señores... Agregaré sí, que vuestra satisfaccion debe ser inmensa al recordar que el honroso asiento que dignamente ocupáis, lo debeis al órden, a la armonía, a la libertad; así como ha de ser sin igual la complacencia del pueblo que ha sacado de esas mismas sagradas fuentes los representantes que no cesan de darle muestras de amor, de ilustracion, i de patriotismo. Yo por mi parte me humillaré mil veces a dar gracias al Hacedor Divino por tan señalado favores.

Sistema constitucional i gubernativo. —La marcha majestuosa de la Constitucion contitinúa escoltada de diez añús de existencia i acatada por la autoridad i por los pueblos. Aun los que (lo noto con placer), envueltos en una atmósfera opaca, en algun tiempo no vieron quizás en aquellas mas que sus defectos, los defectos inseparables de toda obra humana, mas circunspectos hoi, mejor aleccionados, tienden la vista de preferencia a sus bases, se estremecen al fijarla en los males que de seguro nos acarrearia el aspirar a una perfeccion imposible, se han convencido de que la bondad de la lei consiste, i mucho, en los principios e intenciones de sus ejecutores, i rinden al primer Código de la Nacion el homenaje que le es debido. Así entre el humo de merecidos inciensos, a las sombras de las costumbres saludables que él mismo va formando, su imperio se fortalece, se fortifica mas i mas, sirviendo de salvaguardia a la libertad. Pero esto no basta: para que la Constitucion produzca todos los beneficios a que tenemos derecho de aspirar, son necesarias diversas disposiciones complementarias, encaminadas ya a hacer efectivos algunos de sus artículos, ya a desarrollar los jérmenes de prosperidad que otros encierran.

El primero de ellos, el que contiene una de las mas importantes declaraciones constitucionales, ha llamado también preferentemente la atencion del Gobierno, que ha creido que casi en vano estarían consignados en nuestra Carta, los puntos hasta donde se estiende el territorio de la República, si ésta de hecho no los poseia. En consecuencia ordenó a principios del presente año que se procediese a tomar, a nombre del Estado, la posesion real del litoral del Estrecho de Magallánes, donde hoi se verá ya flamear el pabellon chileno, i estendiendo sus miras a otros objetos de gran importancia, procuró i obtuvo que con los funcionarios que debian concurrir a aquel acto solemne, se trasladasen tambien a dicho Estrecho un naturalista i matemático intelijente i varios antiguos i distinguidos marinos, a fin de que el uno inspeccionase i observase las circunstancias topográficas, el clima i la naturaleza de aquellas remotas tierras, en especial con respecto a la clase de productos de que sean mas o ménos susceptibles, practicase mensuras, levantase planos, e hiciese cuanto mas fuese preciso para resolver el problema de si es o nó realizable el establecimiento permanente de colonias industriales en el Territorio de Magallánes, i los demas reconociesen prolijamente el mismo estrecho a efecto de averiguar si es posible que sin graves inconvenientes existan en él buques de vapor destinados a remolcar las embarcaciones de vela que quieran evitar el peligroso tránsito del Cabo de Hornos; empresa grandiosa, empresa que dará un nuevo sér a Chile, que felizmente ha habido entre nosotros quien la conciba, i a la que el Gobierno prestará todo el apoyo que esté a sus alcance?, tan luego como por los informes que espera recibir en breve, se persuada de que es ella exequible.

La espedicion que en una pequeña Goleta construida al intento zarpó de Chiloé con tales objetos, a cual mas importante, i en cuyo apresto se hizo sentir como en todo el patriótico celo i esmerada actividad del jefe de esta provincia, aunque tuvo algunos contrastes en su viaje, debe haber saludado ya las solitarias playas a que dió nombre uno de los mas célebres navegantes españoles. ¡Mucha será la gloria del Gobierno si correspondiendo los resultados de aquella a sus deseos, le es dado realzar la de la República llevando a cabo la obra mas grande quizá, en cualquier aspecto en que se mire, de cuantas en el dia podemos acometer! La misma consideracion espuesta poco ha i varias otras de no ménos valer, lo que han inducido a pensar ademas en la fundacion de iguales colonias en los fértiles i espaciosos terrenos del sur de Bio Bio, pensamiento susceptible, como lo advirtireis, de bastante amplificacion; i habiéndoseles presentado distin tos proyectos dirijidos a este fin, en los que sus autores se proponían mas o ménos hermanar la conveniencia pública con el interes individual, i careciendo por otra parte el Gobierno de suficientes datos para apreciarlos en sí mismo i comparativamente, creyó oportuno hacerlos examinar por una comision compuesta de tres mui ilustrados miembros de las mismas Cámaras Lejislativas, la que, despues de analizar en todas sus complicadas relaciones un asunto de notable trascendencia, debe exponer su juicio sobre los paso; que convenga dar para proceder en él con el apetecido acierto, i sobre cuál de esos proyectos deba tener justamente la preferencia, o formar uno nuevo en que mejor se enlacen los intereses del común i los particulares. Sé que la mencionada comision tiene casi concluido un trabajo con el que los ciudadanos que la componen deben lisonjearse de que harán un gran servicio a su pais, poniendo al Ministerio en actitud de hacer lo que ahora no podria ejecutar sin riesgo de incurrir en errores fatales.

Ni ha olvidado el Gobierno ninguna de las leyes orgánicas que no han sido dictadas todavía, de las que incumbe al departamento del Interior, i que la Constitucion ordena que se espidan para hacerla efectiva. Pasó en proyecto al Consejo de Estado la que debe arreglar el modo en que puedan enajenarse las propiedades vinculadas; proyecto que, en la discusion de él, que se inició, ofreció a algunos consejeros dificultades graves, que dieron lugar a que se nombrase una comision del seno de dicho cuerpo para que, examinándolo circunspectamente, presentase los medios de zanjar los embarazos apuntados.

Sometida desde mui atras a la deliberacion del Congreso la lei de arreglo del réjimen interior en la parte relativa a cuanto concierne a los Intendentes, Gobernadores de Departamentos Subdelegados e Inspectores, cuyo arreglo se hace cada dia mas urjente, pues es hasta de admirar que haya mediana regularidad en el modo de que esos empleados, careciendo casi absolutamente de reglas a que atenerse, lo que del todo no puede ser suplido por las órdenes e instrucciones del Gobierno, ejercen sus funciones, toca ya a su conclusion el trabajo de la segunda parte de dicha lei, que se os presentará tambien en breve, i que debiendo abrazar la perfecta organizacion de las Municipalidades, detallar por menor las atribuciones de éstas, i designar la forna en que han de elejirse sus principales miembros, llenará un vacío que diariamente detiene la marcha de unas corporaciones que serán sobremanera benéficas cuando se les allane el camino por el que in guía avanzan hoi mui poco a poco entre los mil escollos que les pone delante la incertidumbre i el fundado temor de estraviarse o de errar. Se completará la interesantísima lei a que me estoi refiriendo con una ordenanza jeneral de policías que me ocupo actualmente en preparar, parte de aquella que convendréis conmigo en que no es sin duda la ménos reclamada por los que apetecen que sean entre nosotros reales i efectivas las garantías de los ciudadanos, i que éstos disfruten de todos los goces que proporciona una sociedad adelantada.

Pero algo mas que las disposiciones enunciadas es indispensable para perfeccionar nuestro sistema gubernativo: se necesita dar impulso, dar movimiento aun a sus recites secundarios, sin lo cual el resultado forzoso seria que la accion de los primeros se embotase. A aquellos es a los que tienden los proyectos, uno de los cuales es lei ya, relativos a la creacion de dos nuevas provincias, i el en que se os ha propuesto acordar la merecida recompensa a las laboriosas tareas de los funcionarios provinciales i departamentales del órden ejecutivo, i a los mismos se dirije tambien el pensamiento que el Gobierno ha concebido de visitar sucesivamente toda la República.

A mi juicio, dejando a un lado honrosas pero no mui comunes escepciones, es hacerse ilusion, creer que habrá un número competente de individuos que sin otro estímul i que su patriotismo consientan en la pérdida de su tranquilidad, en poner a pruebi su reputación, en abandonar o descuidar al ménos sus negocios, en comprometer quizás la propia suerte futura i la de sus familias, solamente por poder decir, sirvo a mi pais; los hechos convencen de que esto no es ni presumible. Si reflexionáis, ademas, la diferencia tan marcada que hai entre los servicios gratuitos i los que son proporcionadamente remunerados; si atendeis a los males que una tolerancia, necesaria hasta cierto punto en el primer caso, debe ocasionar, i si reconocéis que es de notoria justicia que el listado pague al que el Estado ocupa, no vacilareis para concurrir a la sancion de una medida que, puesta en práctica, estoi cierto hará palpar en poco tiempo la exactitud de cuanto he dicho acerca de ella.

Por lo que hace al viaje del Gobierno que, entre otros importantes fines, tiene el de que aquel, oyendo con cautela i apreciando por sí mismo diversas relaciones, inspeccionando el estado de atraso o adelantamiento en que se halla cada pueblo, recibiendo por sus propíos ojos impresiones que perdería mucho de su enerjía si de distinta manera se recibiese, pueda, con fiel i suficiente conocimiento de causa, ora animar con su aprobacion a aquellos de entre sus ajentes cuyos manejos la merezcan, ora detener en la carrera de los abusos a los que no corresponden a su confianza, aquí remediar un mal que no se le habia da Jo ántes a conocer en toda su estension, allí promover una mejora cuya facilidad e impoitancia no habia sido talvez debidamente apreciada; por lo que hace, repito, a ese oportuno i provechoso pensamiento, nada tengo que añadir a lo que sobre él os dijo el Presidente de la República en el respectivo Mensaje, seguro de que, al tomarlo en consideracion, os penetrareis tanto como yo de la fuerza de las razones que abogan activamente a su favor.

Estadística. —El conocimiento de la inutilidad de los esfuerzos que hasta ahora ha hecho el Gobierno para la formacion de la estadística jeneral de la República i el de la notable importancia de este ramo, le advirtieron la necesidad de establecer una oficina que se ocupase esclusivamente de cuanto a él concierne. El despacho ordinario de los asuntos del Ministerio de mi cargo, ha sido i es por sí sólo suficiente para impedir que en él se preste la constante i minuciosa atencion que requiere un vasto plan de estadística i la multitud de prolijas instrucciones, programas i estados necesarios para desenvolverlo; las ocupaciones peculiares de los Intendentes i Gobernadores, a quienes era preciso ocurrir, exijian que se les facilitasen los medios de que carecían para adquirir los datos que les correspondía suministrar; la organizacion de estos datos, su justa apreciacion, la comparacion que de nuestro estado presente debe hacer con otras épocas i con otras naciones para fundar cálculos seguros sobre el porvenir, i las deducciones que indiquen las medidas que convenga adoptar para mejorar en todos sentidos la condicion de los pueblos, no pueden tampoco ser objeto de una ocupacion subalterna.

Intimamente convencido el Gobierno de que por estas causas se ha retardado hasta ahora el cultivo de una ciencia que en todas las naciones se perfecciona en proporcion al grado de ilustracion i que se estima justamente como un antecedente necesario para conducirlas a su dicha por un sendero seguro, se determinó a establecer, aunque imperfectamente todavía, la indicada oficina. Satisfecho también de que a la sabiduría del Congreso no puede ocultarse la necesidad de que exista, le habría propuesto en el presente período de sus sesiones que se estableciese aquélla permanentemente i con el bastante número de empleados: pero se ha abstenido de hacerlo porque para los trabajos de que al presente se ocupa (la recopilacion de datos) son suficientes el jefe i los dos oficiales subalternos de que se compone; porque ha querido que cuando se pase a las Cámaras un proyecto de lei con tal objeto, puedan presentarse muestras de lo que debe esperarse de ella, i porque desea observar sus operaciones para conocer mejor la estension que conviene darle. Miéntras tanto está satisfactoriamente servida esa comision por empleados de otras oficinas sin ninguna nueva erogacion de las rentas nacionales.

El plan que se ha formado es de una estadística completa; i aunque no puedo lisonjearme de que se llene ni aun en el trascurso de algunos años, porque el Gobierno no tiene a su disposicion todos los elementos que es necesario emplear, ni tampoco lo que es dado alcanzar sea con una exactitud rigurosa, porque para esto se requiere mejorar nuestro réjimen interior, destruir las prevenciones que los sucesos de otros tiempos aciagos han formado en el ánimo del común de los habitantes, e infundir una persuasion jeneral de la utilidad que produce, se han librado por el Ministerio de mi cargo cuantas providencias han parecido convenientes para facilitar su ejecución. En virtud de ellas se hallan establecidas en todos los departamentos de la República comisiones compuestas de vecinos de ilustracion i patriotismo, presididas por el jefe político, i encargadas de adquirir, rectificar, ordenar e ilustrar los datos que pida el Gobierno o el jefe de la oficina de estadística; i como por este medio se estiende la esfera de los conocimientos i relaciones de los gobernadores, las indagaciones que se practiquen no inspiran la desconfianza con que se han mirado siempre las de este jénero encargadas únicamente a los ajentes del Poder Ejecutivo. Las providencias parciales que en cada departamento se adopten i la eleccion de comisionados especiales, deben naturalmente ser mas acertadas que si estuviesen sujetas al juicio de una sola persona.

No siendo justo ni equitativo esperarlo todo del amor patrio de los ciudadanos que componen dichas comisiones, se ha dispuesto tambien que se les ausilie con un escribiente, útiles de escritorio i con todos los medios de que los intendentes i gobernadores puedan valerse en el ejercicio de sus funciones, satisfaciéndose de las rentas de propios i arbitrios de pequeñas sumas a que ascenderá aquel gasto, i en los departamentos en que fueren demasiado reducidas, de la partida destinada a cubrir los estraordinarios del Ministerio del Interior. Las subdelegaciones i distritos se han numerado colectivamente para evitar la confusion que el estado en que jeneralmente se hallaban podia ocasionar al tiempo de hacerla correspondiente separacion de los documentos que se remitan de las provincias.

En los seis meses que han trascurrido des le que se estableció la oficina de que hablo, se ha trabajado en adquirir, sobre todo los objetos propios de una buena estadística, las noticias a que permiten aspirar los medios con que actualtualmente se cuenta. El gobierno ha mandado formar el censo de la poblacion anotando los nombres i apellidos de las personas que se empadronen, su edad, estado, ocupacion, si están o nó vacunados, si saben leer i escribir, el lugar de su nacimiento i si tienen alguna imposibilidad física notable, porque la simple noticia del número de habitantes, no es bastante por si sola para dar idea de la fuerza i recursos de un pueblo: es necesario ademas recojer i comparar todos aquellos datos que revelen su cualidad moral i el influjo que la instrucción, la ocupacion i los vínculos del matrimonio ejercen sobre las buenas costumbres.

Nuevos i prolijos estados se han formado pa ra averiguar el movimiento de la poblacion i distribuídose con las correspondientes instiucciones entre los curas párrocos i los comandantes de los resguardos de mar i ccrdillera, que deben suministrar los datos necesarios para hacer despues las comparaciones de que resulte el conocimiento de las leyes jenerales que regulan dicho movimiento.

A la dirección i juntas de caminos se ha encargado la descripcion de varios objetos naturales que exijian conocimientos profesionales, porque componiéndose de un cuerpo de injenieros i perteneciendo a éstas un agrimensor, ofrecian mas seguridad del acierto. Se han dictado providencias asimismo para que en las provincias de Chiloé, Santiago i Coquimbo le hagan observaciones que manifiesten el carácter que el pais presenta en los puntos centrales i estremos de la República. El Protomedicato está encargado de reunir i presentar todas las noticias convenientes para formar un juicio aceitado sobre la salubridad de cada uno de los departamentos. Todos los demas objetos se han distribuido entre las personas cuyos conocimientos especiales las ponen en mejor aptitud para atenderlos.

Los programas se han estendido, según la diversidad de las materias, en el órden i con toda la claridad necesaria para hacerlos fáciles a la intelijencia comun: centenares de individuos se emplean en el trabajo que demandan; i espero que el fruto sea la adquisicion de documentos importantes sobre el territorio, los habitantes, los productos naturales, todos los ramos de industria, la cultura intelectual, moralidad i administracion pública, i que fundándose en ellos un concepto acertado de las fuerzas i recursos morales i materiales de la República i de cada una de las provinciss i departamentos, de sus relaciones esterioies e interiores, políticas, civiles, militares i económicas, guie a la Lejislatura i al Gobierno en sus providencias ulteriores.

Policia. —Al hablar de la lei de arreglo del réjimen interior, dije que me ocupaba en preparar la parte final de ella que debe establecer un sistema de policía, regular i uniforme en cuanto es posible que lo sea, en toda la República, disposicion urjentemente necesaria para la mejora de un ramo de que tanto pende el cómodo pasar, el aseguramiento de la propiedad i aun de la vida de los que habitan nuestro suelo. A falta de aquella, i luchando el Gobierno con las dificultades casi insuperables que opone a todo proyecto relativo a la policía lo insignificante de las sumas que las municipalidades pueden aplicar, como lo manifestaré mui luego, a éste que es uno de los muchos objetos a que tiene que hacer frente con sus mezquinos fondos, i luchando tambien con las resistencias que nacen del interes particular peor entendido, se é en la deplorable necesidad de circunscribiisea dictara menudo medidas que bien conoce que sólo evitaián a medias, i que no llenarán sino una ínfima parte, los defectos i vacios que nadie deja de advertir en el ramo de que trato. Con tal fin aunque limitado ha hecho frecuente uso de la autorizacion que le fué conferida por el Congreso en 23 de Octubre de 1835, i mediante ella pocos son hoi los pueblos que carecen de la saludable institucion de serenos; debiendo agregar, en justa alabanza de los cuerpos municipales i de los vecinos de las poblaciones que disfrutan ya de sus beneficios, que aquéllos i éstos se han apresurado a trasmitir a los Intendentes los dalos e informes que por órden del Gobierno les han pedido paia arreglar a las circunstancias de cada lugar los varios reglamentos de serenos que se han dictado.

La equidad de las leglas que han servido de base para fijar en esos pueblos la respectiva contribucion, lo prueba concluyentemente, el no haberse hecho un solo reclamo, el no haberse dejado oir la menor queja a este respecto, si se excepciona el inesplicable proceder de algunos vecinos de Santiago, que resistiéndose tercamente a concurrir al sosten de uno de los establecimientos mas necesarios, sin duda, en la capital que en cualquier otro punto, han compelido al Gobierno a dictar una serie de providencias gradualmente vigorosas para que no retrocediésemos al tienpo en que era aquí peligroso atravesar durante la noche las calles principales.

Merced a tales providencias, a la constancia i decision empleadas papria ejecutarlas, i a las que se han librado para que se administren con pureza i con regularidad los fondos de los cuerpos de sereros mas numerosos que hai en el pais, empieza éste a corresponder a lo que de él pueden exijir los que lo sostienen.

La policía de segundad, en jeneral, es ciertamente imperfecta, defectuosa, está todavía en embrion entre nosotros: sin imbaigo, es tambien positivo que a su débil accion se debe mucho, que cada dia los delitos sean mas raros, que pocos delincuentes logren burlar sus pesquisas i que hai inmensa distancia entre la confianza con que actualmente se recorre la República entera i los terrores i cuidados por su persona que en épocas no mui remotas asediaban al que tenia que hacer un corto viaje.

Las medidas que he dicho que no ha cesado de espedir el Gobierno para suplir algun tanto la escasez de los recursos que pueden aplicarse a poner a la policía en el brillante pié que deseara, se han estendido a las que tienen por objeto reprimir la vagancia i a la salubridad, comodidad i ornato de las poblaciones, en cuyos ramos no dejan de notarse, asimismo, en casi todas éstas, medianas mejoras, debidas principalmente, es verdad, a los esfuerzos reunidos de sus vecinos para promover al adelantamiento de su pueblo; al anhelo del bienestar propio que siempre redunda, por fortuna, en pro comunal.

El Ministerio ha sido eficazmente ausiliado para dictar esas medidas por los miembros que componen la sección de beneficencia de la Sociedad de Agricultura, de esta digna asociacion que no satisfecha con el constante i útilísimo trabajo a que desde que se formó se ha consagrado dentro de los límites de su primitivo instituto, con ejemplar celo los ha ensanchado despues para ser mas i mas benéfica a su patria.

En ella tuvo su oríjen el plan de limpieza para Santiago que en breve debe poner en plena ejecucion la respectiva municipalidad, conforme a la reiterada recomendacion i terminantes disposiciones del Gobierno; en ella se han concebido distintos proyectos que acojidos por éste con decidido Ínteres los ha también recomendado en términos encarecidos a la misma municipalidad, i algunos de los cuales producen ya sus bien calculados efectos; ella ha contribuido con ardor a dar ser al reciente establecimiento de la Caja de Ahorros, en el que los miserables, a costa de imperceptibles privaciones, deben encontrar un recurso seguro en la hura de sus mayores desgracias, en la hora en que no les quede mas que los consuelos relijiosos o la desesperacion; ella ha hecho cuanto ha estado en sus facultades a fin de que se realizase la formacion de una compañía de seguros mutuos para los casos de incendios, la que habria arrebatado a las llamas una multitud de propiedades i evitado la ruina total de muchos; ella, por último, se apodera de todo pensamiento útil para la nacion, lo acoje, lo examina, lo desarrolla, i jamas por su culpa queda abindonado. El Gobierno se esfuerza, como es justo, en alentar a los ciudadanos asociados a impulsos de las mas filantrópicas e ilustradas miras, aprecia sus indicaciones, las aprueba de ordinario i nunca omite despachar con oportunidad los decretos i reglamentos de que necesitan para espedirse mejor.

Si al tratar de la policía he llamado vuestra atencion a las tareas de la Sociedad de Agricultura, es porque, en el presente año, la policía ha sido en cierta manera el blanco favorito de semejantes tareas, porque espero que a ellas se deba también en mucha parte el mejoramiento progresivo a que el Gobierno propende de uno de los ramos cuyos estados afecta a todos mas de cerca.

Rentas municipales. —Tengo que lamentar en este lugar i creo que me encontrareis sobrada razon, las miserias de las entradas con que anualmente cuenta en la actualidad la mayor parte de nuestras municipalidades i la absoluta falta de fondos de otras. Para hacer esto mas palpable habia pensado presentaros un pequeño estado de la renta que perciben en cada año todos los Cabildos de la República, pero no habiendo llegado a mis manos todavía las noticias necesarias para completarlo, pedidas a ellos mismos, tendré que reducirme a indicaciones relativas a algunos de los que las han dado. Muchos hai entre éstos cuya entrada anual, dejando aparte las fracciones, por un cálculo fundado en la que han tenido en varios de los últimos años, no alcanza a 1,000 pesos. El de Petorca solo tiene 630 pesos; el de La Ligua, 291; el de San Antonio a Putaendo, 655; el de Casablanca, 792; el de Lontué, 488; el de Linráes, 891; el de Parral, 62; el de Quirihue, 156; el de San Carlos, 461; el de R-re, 193; el de Coelemu, 187; el de La Union, 31 r, el de Osorno, 260; i el de Ancud, que es el primero de toda una provincia, 370 pesos; los demás de la misma provincia, a saber: los (le Castro, Chonchi, Lemui, Quinchao, Dalcahue, Quenac, Calbuco, Carelmapu i Chacao no tienen absolutamente entrada alguna.

Dignaos ahora echar una ojeada a los diversos objetos a que deben aplicarse tan miserables rentas, i no dudo de que concluiréis conmigo que tales, objetos, por mas que de ellos penda en gran manera la prosperidad nacional, han de estar desatendidos. Lo están efectivamente i el Gobierno no divisa otro remedio para semejante mal que la creacion de algunos nuevos impuestos municipales arreglados a las necesidades i circunstancias de cada departamento, en lo que se interesan los mismos que han de pagarlos, pues conocen que ellos serán los que mas directa i primordialmente han de reportar el beneficio de tal medida, que no puede dejar de ser bien acojida por cuantos aprecian como es debido lo que vale una buena policía, lo que contribuyen, pequeñas pero incesantes reparaciones, al buen estado de los caminos públicos, lo que importan la proteccion a los establecimientos de beneficencia, al fomento de la industria i de la educacion primaria, ramos, que entre otros, están constitucionalmente confiados a los cuerpos municipales. Partiendo, pues, el Gobierno de estos antecedentes, ordenó a los jefes de las provincias que exljiesen a las misnns municipalidades informes circunstanciados sobre los recursos que podrian tocarse para aumentar sus fondos i acerca de los objetos sobre que, en ca la departamento, pudiese recaer m iderados gravámenes sin hacer mas afiijente la condicion de las clases menesterosas: algunos de dichos informes se han obtenido ya, i con ellos i los demás que se reciban a la vista, se formarán por el Ministerio i se presentarán distintos proyectos dirijidos al enunciado fin.

El Gobierno procura, ya que son tan escasas las rentas de tjue estoi tratando, que se administren con regularidad i economía i que se apliquen a satisfacer las necesidades mas imperiosas de los pueblos. Dispuso que se le pasasen al principio de cada año presupuestos de los gastos que se habian de hacer en él, i una razón de los verificados en el anterior; notando el descuido de algunos Cabildos en el cumplimiento de esta disposicion, mandó despues que no fuese de abono a los administradores de aquellas rentas los gastos que no estuviesen en conformidad con alguna partida del respectivo presupuesto com petentemente aprobado. A causa de la confusion i desórden en que estaban casi todos los que le habian sido remitidos, hizo formar modelos sencillos i metódicos a los que en adelante deben arreglarse tales piezas; i en defecto de la parte de la lei de arreglo del réjimen interior cuyo proyecto dije ántes que está casi concluido, dió últimamente reglas precisas para la administracion de los fondos de propios i arbitrios de cada departamento. A virtud del ímprobo i molesto trabajo que el Ministerio se ha tomado ya, i contando con que sea incansable en lo que queda que hacer para que tengan cumplido efectos los arreglos indicados, se logrará al fin destruir las causas que los han hecho precisos i que han estado en accion desde mui remota época.

Establecimientos de beneficencia. —Al observar el estado actual de los establecimientos de beneficencia que existen en la República, i el empeño con que se procura la creacion de otros de igual clase, puede asegurarse que en todos nuestros pueblos se lia concebido ya la importancia de la obligación moral que sirve de apoyo a las necesidades que en toda sociedad civilizada se siente de prestar amparo a la clase ménos acomodada. El Gobierno, apoderándose de tan saludable movimiento, promueve i acoje con especial interes la ejecucion de los proyectos i acuerdos municipales que tienen por objeto la ereccion o el fomento de establecimientos piadosos.

Entre los hospitales de caridad que hoi se cuentan en la República, hai varios que corresponden con gran regularidad i buen éxito a los fines de su instituto: tales como los de las ciudades de Valparaiso, la Serena i Talca. Los de Santiago se hallan en un estado bastante satisfactorio, aunque no en el grado de perfeccion que es de desear, sin que esto indique que ha desmayado en lo mas leve la esmerada solicitud que han empleado siempre a favor de ellos los funcionarios encargados de su dirección. Dentro de poco tiempo la provincia de Concepcion contará con un hospital que satisfaga las mas imperiosas necesidades de sus habitantes, i mui en breve se abrirán las puertas del que se ha construido en Rancagua a los infelices que se hallan en el caso de implorar los ausilios de la nacion.

Varias son las representaciones que se han dirijido al Gobierno para mejorar los hospitales existentes o para establecerlos en los departamentos que no gozan de su beneficio; pero desde luego se ha tropezado con la falta de fondos; escollo fatal que hace fracasar la mayor parte de los mas laudables proyectos de mejora que se conciben, i que seguirá entorpeciéndolos miéntras no reciban algun aumento las rentas municipales, o hasta que el erario nacional, mas desahogado que hoi nos permita atender a las exijencias inherentes a la condicion de un pais que empieza a marchar por la senda del progreso.

El Gobierno no ha cesado entre tanto de procurar el ensanche de los beneficios que los establecimientos a que estoi aludiendo producen a la humanidad, i entre las medidas que al intento ha dictado, debo llamar de nuevo vuestra atencion al decreto en que se mandó establecer en Santiago un hospital jeneral; i lo hago con el fin principal de manifestaros que poderosas razones han obligado a reconsiderar este proyecto con mas detencion. En los informes que con semejante fin se han pedido, ha encontrado el Gobierno dignas de un maduro exámen las reflexiones que la junta directora de hospitales de esta capital ha hecho sobre la urjencia con que el de San Ju»n de Dios reclama una pronta reforma, i, acerca del considerable vacío que dejaría en los lespectivos fondos un gasto tan injente como el que se necesita hacer para la fábrica de un gran hospital jeneral. Hoi se trata, pues, de saber si la medida que acabo de mencionar es o 110 mis ventajosa que el espediente de edificar algunas salas mas en dicho hospital de San Juan de Dios para admitir mayor número de enfermos, i acomodar en él, con separacion y comodidad, a los incurables, a los convalecientes i a los locos. Mui luego espero hallarme en posesion de datos indispensables para que se pueda resolver este asunto con la certidumbre de buen éxito que exije su vital importancia.

El hospital de indijentes de esta ciudad ha sido tambien objeto del anhelo que el Gobierno pone en hacer mas tolerable la vida a la clase desamparada, i en proporcionarle los socorros que demanda su triste condicion. A fines del año anterior se nombró una comision de dos ciudadanos de acreditada esperiencia i filantropía para que formasen un reglamento que facilite la buena administracion de aquel establecimiento i mejore su réjimen económico, trabajo que está por concluirse. Se han tocado diversos arbitrios para aumentar las rentas del hospicio i mediantes ellos creo que nrui pronto podrá el Gobierno llevar a cabo la estension del ramo de loterías públicas, que a pesar de su pernicioso influjo en la moralidad del pueblo, se tolera en el dia tan sólo porque proporciona una entrada que sirve para el sustento de los indijentes recojidos en aquella casa de piedad. Estos seres desgraciados reclaman con un título de indisputable justicia el amparo de la sociedad, i los peligros a que los espone la miseria í que se ven reducidos son tambien un verdadero mal que debe evitarse, aun a costa de sacrificios en muchos casos. Abundante es la lejislacion de los pueblos cultos modernos sobre este punto, pero imperfecta todavía, diariamente se hacen nuevos esperimentos i se ponen en acción recursos con el objeto de mejorar la situación del pobre, facilitándole la subsistencia i evitándole el peligro del crimen i sin embargo siempre se notan vacíos inmensos capaces de arredrar al lejislador. Fijando la atencion del Gobierno esta necesidad social, ha dictado últimamente un decreto para evitar que los vagos i holgazanes de profesion se apropien las erogaciones de la caridad, privando de su amparo a los verdaderos índijentes, pero semejante medida será imperfecta miéntras no hayan en todos los departamentos casas destinadas para ofrecer al pobre los auxilios que se le deben.

La realizacion de este pensamiento no debe reputarse difícil si se atiende a que, conforme a los cálculos que se han hecho i a los datos que se ha principiado a reunir, una contribucion mensual de medio real, o tres cuartos de real a lo sumo, que gravase a las personas que por punto jeneral dan en cada mes una limosna superior, bastaría para proporcionarse un fondo que en la mayor parte de los departamentos de la República seria suficiente para mantener con regular comodidad a los indijentes. Cuando el Gobierno se halle en capacidad para tratar este asunto con mas exactitud i con mejores antecedentes, lo someterá a la consideración lejislativa.

No debo guardar silencio acerca de una institucion recientemente introducida en Chile, la cual, en los pocos dias que lleva de existencia ha probado ya sus ventajas i manifestado que es susceptible de un prodijioso desenvolvimiento en beneficio de aquella clase que se halla roas próxima a la mendicidad: hablo de la Caja de Ahorros, cuya creación, debida al celo i filantropía de algunos ciudadanos, no podia el Gobierno dejar de apresurarse a aprobar. La ha ausiliado tambien con una moderada parte de los fondos nacionales i seguirá piestándole eficazmente su proteccion, así como a todas las empresas que se encaminen a un fin análogo.

Es satisfactorio observar los esfuerzos que hacen las Municipalidades de la República para la mejora i reparación de los cementerios que en el dia tienen casi todas las poblaciones. En el último año administrativo se han trabajado varios reglamentos directivos i económicos para estos establecimientos i en el mayor número de los presupuestos de gastos municipales que se han aprobado, se encuentra alguna partida destinada al esclusivo objeto de reparar o construir algún cementerio.

El de la Serena hace honor, bajo muchos aspectos, a las autoridades provinciales i a los vecinos que han cooperado a su construcción; i el de Valparaiso corresponde cumplidamente a la importancia de este puerto. La necesidad que se hace sentir en Concepcion de un cementerio espacioso i decente, no podía satisfacerse a causa de la falta de fondos, lo que movió al Gobierno a ausiliar la obra con la suma de $ 4,000 i en la actualidad, mediante este socorro, está por terminarse.

Entre las providencias tomadas por el Ministerio de mi cargo con el objeto de proveer a la mejora de tan necesarios establecimientos, se encuentra una dirijida a cortar varias prácticas perniciosas que se habian introducido en el panteón jeneral de Santiago, en la cual se nombró ademas una comision para que examinase i propusiese las reformas que conviniese hacer en el reglamento que actualmente rije en aquél, reformas que en o podrán ser en breve realizadas, para lo que el Gobierno sólo espera que dicha comision presente el proyecto que le encomendó.

Sanidad. —No puedo dejar de congratularos por no haber aflijido a nuestios pueblos ninguna de aquellas calamidades que recientemente han esparcido la desolacion i el espanto en algunos de los continentes americanos, las que son en gran manera temibles para nosotros, pues que no contamos con medios bastante eficaces para atajar sus progresos desoladores si por desgracia alguna vez nos visitasen. Consideracion es esta que por sí sola debe estimularnos a hacer cuanto posible sea para remover las causas que pudieran provocarlas o fomentarlas, tales como las que nacen de lo imperfecto de nuestra policía de salubridad i del triste abandono i miseria en que está sumerjida la clase inferior. Admira que pueda haber un cuerpo sano bajo los asquerosos andrajos que medio cubren la desnudez de la mayor parte de los que a ella pertenecen, i conmueve ver hacinada, principalmente en la capital, en un cuarto sin ventilación, estrecho, desaseado, una familia numerosa; esto indujo al Gobierno a prestar su aprobacion a un acuerdo de la Municipalidad de Santiago según el que, desde el 1.° de Diciembre inmediato, no se podrá alquilar para que sean habitadas piezas que no tengan siquiera una pequeña ventana que franquee libre entrada al aire.

Cuando a fines del año último, la epidemia llamada escarlatina, empezó a hacer en esta ciudad, en la de Valparaiso i en otros puntos algunos estragos, que felizmente no cundieron, el Gobierno se apresuró a ordenar al Protomedicato que trabajase un método curativo de ese mal, tan sencillo como pudiese serlo, i otros de los preservativos que pudieran emplearse contra la misma enfermedad, los que se dieron a luz en los periódicos para ausilio i en provecho de los habitantes del campo especialmente i de las poblaciones donde no reside ningun médico. En este caso se hallan, entre muchísimas, las de Colchagua, provincia en que la escarlatina presentaba un carácter algo alarmante i a las que se hizo trasladar un facultativo que llevó consigo los medicamentos necesarios para suministrarlos gratuitamente a los pobres, medida que produjo excelentes resultados.

Los beneficios de la vacuna se difunden incesantente por todo el teiritorio de la República, i es digna del mas encarecido elojio la actividad con que la junta encargada en particular de combatir una de las plagas mas funestas que lamenta la especie humana, se esfuerza en no dejarla asomar en parte alguna. A juzgar por los millares de individuos que son vacunados cada año, como se ve en los estados que se publican mensualmente, se reputaría prodijioso el acrecentamiento de nuestra poblacion. ¡Tanto es el conato por servir a sus semejantes de los ciudadanos que componen la junta central de vacuna, dignamente secundada por las autoridades de todas las provincias!

Inmediatamente que el Gobierno, supo, en Noviembre próximo pasado, que varios puertos del Pacífico habian sido invadidos por una horrible epidemia, ordenó que cuantas embarcaciones llegasen a los nuestros con procedencia de los que hai entre Panamá i Tumbes, uno i otro inclusive, se sujetasen a una estricta cuarentena, lo que tuvo despues alguna amplificacion con motivo de nuevas noticias que aquí se recibieron, i espidió varias providencias, ya precautorias para nosotros, ya de utilidad para los que estuviesen a bordo de dichas embarcaciones. Estoi satisfecho de que nada quedó por hacer para preservarnos de uno de los mayores males de que la humanidad está amagada. Posteriormente, para evitar perjuicios innecesarios al comercio, se han relajado en parte los efectos de aquéllas respecto a los buques que no contengan ningun enfermo, i que despues del tiempo en que se sabe por buenos conductos, que la indicada epidemia desapareció de alguno de los mencionados puertos, hayan salido de ellos, i si no se han suspendido todavía del todo, es por que el Gobierno espera para esto tener informes, que ha pedido a sus respectivos ajentes, que no dejen lugar al mas leve temor.

Vías de comunicacion. —A proporcion de que se desarrolla la industria nacional en todas sus diversas ramificaciones, crece también la necesidad de prestar a los caminos públicos una atención tan activa i esmerada como pueda serlo. El poderoso influjo que estos vehículos de riqueza i civilizacion ejercen en la prosperidad de los pueblos, umversalmente reconocido ya, impone al Gobierno la obligación de no dispensar medio alguno para proporcionar a Chile las inestables ventajas de un buen sistema de comunicacion, i podéis estar seguros de que, para cumplirla, empleará todas sus fuerzas, i de que no desmayará, sean cuales fueren los obstáculos que se opongan al rápido mejoramiento de un ramo cuyo buen estado merece contarse en el número de las bases primordiales del bienestar i el engrandecimiento de toda la Nacion.

Poco satisfactorias son, ciertamente, (i no habia por qué esperar otra cosa) las relaciones que los intendentes me han trasmitido en órden a la condicion actual de los caminos que cruzan nuestro territorio: en ella se deja conocer bien que esos funcionarios participan del convencimiento comun respecto a la importancia del ramo que me ocupa; pero se advierte asimismo, a primera vista, lo reducido de los recursos de que hasta ahora han podido echar mano para llevar a cabo las mejoras que tan provechoso convencimiento i su celo les han hecho emprender; i así es que parece prodijioso que hayan podido no sólo mantener transitables los principales caminos, sino tambien, ejecutar algunas otras inmensamente superiores a los indicados recursos. Descuella entre éstas la perfecta reparacion del camino de madera, llamado de Caicumeo, que se hallaba casi completamente destruido en toda su estension que no baja de dieciocho leguas, obra realizada en Chiloé por su digno intendente sin mas arbitrios que los que ha sacado de los estímulos del patriotismo i del Ínteres que por el adelantamiento de la provincia que preside ha sabido fomentar, con su ejemplo i sagacidad, en todos sus laboriosos habitantes. Pero lo vuelvo a decir, tales esfuerzos se acercan mucho a lo prodijioso, i no pueden servir de base en que fundar sólidas esperanzas para lo futuro. Las que el Gobierno abriga respecto a la mejora progresiva de las vias de comunicación, las que lo alientan en su propósito de trabajar infatigablemente para acelerar cuanto sea dable esa mejora, emanan de los buenos efectos que se puede asegurar, producirá la lei de 17 de Diciembre último, cuyas disposiciones están en plena observancia desde que se pudo dictar el reglamento que para esto era necesario, en el cual se trató, como lo habréis advertido, no sólo de organizar i detallar los deberes i atribuciones de las oficinas creadas por aquella lei, de una manera que las hiciese útiles desde luego, sino tambien de convertir la principal de ellas en una especie de academia, de la que, dentro de pocos años, saldrán injenieros que por sus conocimientos teóricos i prácticos nada dejen que desear en el ejercicio de su profesion, atendiéndose ademas en el mismo reglamento a otros objetos de notoria conveniencia pública.

Independientemente de lo que precede, no vacilaré en asentar que en lo sucesivo será cada dia mas satisfactoria la condicion del ramo a que me voi contrayendo mediante los trabajos de la direccion jeneral i de las juntas provinciales de caminos que han empezado ya a funcionar, i mediante los fondos que la Lejislatura ha designado, i continuará seguramente designando, para atender a aquellos. Mas como estos fondos no es posible que sean lo suficiente para satisfacer todas las necesidades que se notan en lo que mira a las vias de comunicacion, el Gobierno se propone aplicarlos a la reparacion de los caminos principales, i ausiliar con ellos, proporcionalmente, las empresas particulares que no ha cesado de promover, aunque en vano, para hacer uso de la autorizacion que el Congreso le concedió en las leyes de 2 de Setiembre de 1835, i de 10 de Noviembre de 1841; debiéndose presumir, que pudiendo facilitar dicho ausilio, sus invitaciones para tales empresas, siempre difíciles donde los capitales son escasos, no sean en lo venidero tan inútiles como han sido cuando no podia ofrecer mas que ventajas remotas.

No obstante que para las empresas enunciadas es un inconveniente casi insuperable el que he apuntado, no podia de dejar de alcanzarlas i de estimularlas el bienhechor movimiento que con el gozo mas puro observan hoi a su alrededor los buenos ciudadanos. Recientemente se han presentado al Gobierno varios proyectos para facilitar la mútua comunicacion de varios puntos de la República, i habiendo sido acojidos de un modo que debe de haber lisonjeado a los que lo concibieron, no dudo de que presto los veamos ejecutados: entre ellos merecen especial mencion el de construir un puente sólido i consistente sobre el Maipo, en el que trabaja con ardor una compañía de capitalistas, los que tienen por objeto habilitar caminos carriles entre las haciendas de Codao i el puerto de San Antonio de las Bodegas, entre Melipilla i Valparaiso, entre Limache i este último puerto i entre San Felipe i Quillota; i sobre todos estos, el de canalizacion de los rios Lontué i Ñuble sobre el Maule, proyecto de alta importancia para el pais, i en particular para la mayor parte de nuestras provincias del Sur, a cuya prosperidad daria si se verificase, un empuje asombroso. Conociéndolo así el Gobierno, inmediatamente que tuvo idea de él, comisionó a un agrimensor de crédito para que practicase las operaciones precisas para asegurarse de la posibilidad de ejecutarlo i el costo que esto demandaría: me complazco en creer que no han de ser estériles estas dilijencias preliminares que mui pronto estarán finalizadas.

El camino que el Gobierno juzga que debe atender de preferencia por ser el mas importante que tenemos, es el de Santiago a Valparaiso. Trata por ahora de que se le deje en estado de poder transitarlo, en todas las estaciones del año, sin ningún peligro i con mediana comodidad, i para que se hagan las obras al efecto necesarias, ha dispuesto que se le reconozca i examine por un perito; lo que se practica en el dia. El Gobierno no se estiende a mas desde luego porque le parece prudente i oportuno esperar que se concluya otro trabajo que ha ordenado; a saber: la mensura, reconocimiento de terrenos i otras investigaciones sobre los puntos inmediatos a Melipilla por donde opinan muchos que seria mas corta i fácil la comunicación de Santiago con Valparaiso, presentando ante todo la ventaja de no haber en ellos cuesta alguna: debe asimismo levantarse un plano, ya comenzado, i formarse el respectivo presupuesto. Hecho todo lo que acabo de insinuar, se os pasarán los antecedentes necesarios, a fin de que, analizándolos i tomando cabal conocimiento de ellos, os sirváis facilitar los fondos precisos, o bien para la apertura de un nuevo camino (que se afirma no será mui costoso) o bien para emprender en grande las obras que son indispensables si se quiere que el que hoi medía entre la capital i Valparaiso se reparta de un modo adecuado a su importancia, pues que, por causas bien manifiestas, las refacciones que incesantemente manda el Gobierno que se hagan en él, no duran mas que lo que tarda en caer un aguacero algo copioso, i no siempre pueden verificarse con la conveniente oportunidad.

Correos. —Al hablar sobre este ramo apénas me queda que añadir a lo que acerca de su estado dijo el Presidente de la República en el mensaje que pasó al Congreso pidiéndole la correspondiente autorización para hacer en él varias reformas urjentemente necesarias: diré mas, es inútil que me detenga a esponer por menor los defectos de que adolece, pues que, afectando éstos a todos, por todos son reconocidos i lamentados. Tan imperfecto es nuestro sistema actual de correos, que hai muchos pueblos que no solamente no pueden comunicarse por su medio con la capital, pero ni tampoco con la cabecera de la provincia a que peitenecen, i para hacerlo sus autoridades con las de otros departamentos, i éstas con aquellas, tienen que valerse de mensajeros cuyo pago orijina un gasto no despreciable de los fondos de la respectiva renta. La economía de las oficinas de correos no se halla en mejor pié: servidas en su mayor número poco ménos que de balde, siendo en jeneral casi nula la responsabilidad de sus empleados, habiendo una dificultad de ordinario insuperable para describir en cuáles se cometieron las faltas que se advierten, es imposible introducir en ellas el debido arreglo por los medios que al efecto puede el Gobierno echar mano. La ordenanza del ramo, dictada en circunstancias del todo diversas de las presentes, pudiera decir, dictada para un pais mui distinto de loque es Chile actualmente, apénas hai para qué abrirlas, pues es raro el capítulo de ella que contiene alguna disposición aplicable en el dia. Para decirlo todo en dos palabras: aun la seguridad de la correspondencia epistolar no está a cubierto de semejantes defectos i vacíos. Mal es éste de tanto bulto, que el Gobierno se hubiera hecho merecedor de los mas serios cargos si no hubiese tratado de cortarlo: hizo, como sabéis, que se trabajase un proyecto de reforma de la mencionada ordenanza, i concluido lo propuso, con arreglo a la Constitucion, al dictámen del Consejo de Estado; mas la multitud de negocios a que ordinariamente tiene este cuerpo que atender sólo le han permitido empezar a considerarlo: no ménos recargados de atenciones vosotros, seria talvez imposible que cuando se os presentase ese mismo proyecto, largo i minucioso como es, lo despacháseis con la brevedad que la conveniencia pública exije. Conociendo el Gobierno que, entre tanto los males apuntados cundirían, tomarían cada dia mas cuerpo, no ha encontrado otro arbitrio para ponerles coto desde luego, que representároslos i demandar la autorizacion ántes indicada. La responsabilidad que, si os dignáis concedérsela, va echar vuestra confianza sobre él, es de tal magnitud, que arredrándolo, se impediria quizá aumentar sus propios trabajos con ctio tan penoso i difícil, si no lo alentase el anhelo vehemente de hacer cuanto de sus fueizas penda en provecho comun.

Se ha sujerido al Ministerio una idea, que adoptada, simplificaria completamente el mecanismo de las oficinas de coireos, quitándoles toda intervencion en el manejo de caudales, i reduciendo sus operaciones a loque les es estrictamente propio.

Ella introducida en el ramo de que me ocupo una innovacion de mucha importancia i que puede ser en superior grado conveniente; pero no habiéndola meditado todavía con toda la madurez con que por lo mismo es preciso examinarla, no creo del raso trasmitírosla ahora con mas precision.

El Gobierno, aunque obrando dentro de un círculo bien estrecho, no ha dejado de promover algunas mejoras parciales en lo relativo a correos, ya cuidando de que haya la posible exactitud en la formacion i presentacion de las cuernas de dichas oficinas, ya librando providencias para la oportuna i correspondiente direccion de las cartas, espedientes e impiesos que se entregan en las estafetas, i ya mandando establecer nuevos correos donde las necesidades del dia lo exijian, como entre Chillan i Concepcion i entre esta ciudad i los Anjeles, entre Carablanca i el puerto de San Antonio, entre Quillota i Valparaiso, etc. Tambien espido reglamento para evitar los estravíos o por lo ménos retardo en la entrega de la correspondencia que conducen los buques que hacen la navegacion por vapor por el Pacífico para nuestra República o de ella para otros países, mediante el que se observa hoi en el particular, bastante regularidad.

Privilejios esclusivos. —Manifesté en otra parte de mi esposicion que eran prodijiosos los progresos que hacian en Chile todas las clases de industria i en ésta se me presenta la oportunidad de acabarlo de demostrar.

¿A qué otra cosa puede atribuirse a que cada año sea mas consideiable el número de privilejios esclusivos que, con fines a cual mas útil para el pais, se solicitan?

Mui superior ha sido el de los que se han otorgado en el año corriente, al de los que se concedieron en el interior. Si me propusiese desenvolver este hecho sacaria cien consecuencias lisonjeras para los amantes de nuestra prosperidad, pero él habla por sí mismo, haciendo inútil tedo comentario. Mui francos sen los principios del Gobierno en órden a la concesion a aquellos privilejios: tiene tanta amplitud, cuanto la lei permite, fundándose en que, si el objeto para que se piden es provechoso, deben facilitarse los medios de alcanzarlos, i si no lo es, nadie resulta perjudicado. Obrar de otra manera, seria cortar el vuelo, por decirlo así, a la industria, que si de algun modo se traba con los privilejios esclusivos, es para abrirle el camino por donde despues ha de marchar rica, vigorosa i libre. Tales son mis ideas en la materia.

Pesos i medidas. —En mas de una ocasion se ha patentizado al Congreso el desórden i la notable diferencia que se observa en los pesos i medidas que se usan en todas las provincias del Estado. Estaria demás que me empeñase ahora en hac er ver la estension de un mal que alienta la mala fe, despoja los contratos mas comunes de la primera de las calidades que los hacen respetables, da oríjen a frecuentes litijios i refluye principalmente contra la honradez i el candor; es sí del caso tratar de la manera de atajarlo. Hai un sistema de pesos i medidas que teniendo por base una unidad fundamental invariable, es sin disputa preferible a todos los demás, el decimal, pero me parece que no ha llegado el tiempo en que nosotros podamos aprovecharnos de sus ventajas. Seria, si no preciso, convenientísimo, que adoptado para los pesos i medidas se aplicase simultáneamente a las monedas, i estas son innovaciones que a mi juicio no deben realizarse de golpe, i para las cuales conviene preparar por grados a un pueblo como el nuestro; de lo contrario sólo producirian incertidumbre i confusion. Fuera de esto, ni la prudencia aconseja, ni es forzoso aplicar precipitadamente el remedio al mal que con ménos riesgo puede con otros evitarse. El de que estoi tratando entiendo que será removido con la sancion del sencillo proyecto de lei que al intento sujetó el Gobierno a vuestra deliberación en 1841. Uniformados los pesos i medidas en toda la República i ejerciéndose una activa vijilancia sebre los que hacen uso de ellos, cesarán los fraudes, habrá la necesaria confianza de los pactos, i la honradez dejará de ser burlada con indigros e inmorales artificios: es a lo que tiende aquel proyecto, cuyo pronto despacho me permitireis recomerdaros, teniendo presente que aun despues de sancionado, pasará bastante tiempo sin que se pueda poner en ejecucion, siendo necesario paia ello que ántes se construyan los patrones i se dicten los reglamentos respectivos.

Si esta esposicion a la que acompaño el presupuesto detallado de los gastos de la administracion pública que deben hacerse por el Ministerio del Interior en el año entrante, es favorablemente acojida por vosotros, si las indicaciones que contiene es sirven de algun ausilio para llenar mejor la augusta mision que habéis recibido del pueblo, si veis en ella una muestra de mi fervoroso anhelo por la ventura de mi patria, estarán cumplidos mis deseos, quedarán recompesados los esfuerzos que hago paia sobrellevar peso de tareas que confieso son mui superiores a mis débiles fuerzas. Santiago, Octubre 18 de 1843. R. L. Irarrázaval.

PRESUPUESTO JENERAL DE SUELDOS I GASTOS DEL Departamento Del Interior, PARA EL AÑO DE 1844, CON ARREGLO A LAS LEYES I DISPOSICIONES VIJENTES.
1. —Cuerpo Lejíslativo
Dieta i viáticos de los señores Diputados, en los casos que la lei determina, segun el cálculo del presupuesto anterior
$ 3,500
2. —Secretaría del Senado
Sueldo del Secretario con $ 2,000 anuales $778
Sueldo del oficial mayor con 1,000 pesos anuales 389
Id. del de pluma con $ 720 anuales 280
Id. de otro id. de todo el año por estar al servicio de la Comision de lejislacion 720
Id. del oficial de sala con $ 500 anuales 194.4
Gastos de escritorio 200 2,561 .4
3. —Secretaría de la Cámara de Diputados
Sueldo del secretario con $ 2.000 anuales 778
Id. del oficial mayor con $ 1,000 anuales 694 .5¾
Id. id por el encargo del archivo, 500 pesos id. 694 .5¾
Id. del id. de pluma por todo el año por estar al servicio de la comision de lejislacion 600
Id. de otro id. con $ 600 anuales 233 .3¼
Id. del id. de sala con $ 500 anua 288
Id. del sirviente de salacon $ 120 id. 46 .5¼
Id. del portero con $300 id. 116 .5
Gastos de escritorio 200 2,957 .3 ¼
4. —Comision Conservadora
Sueldo del oficial mayor del Senado con $ 750 anuales 458 .1¾
Id. del oficial de sala de id. con $ 500 anuales 305.4
Id. del oficial de pluma con $ 1 diario 223 986 .5¾
5. —Poder Ejecutivo
Sueldo anual del Excmo. señor Presidente de la República 12,000
Id. del capellan 600
Id. del portero i sitialero 550 13,150
6. —Consejo de Estado
Sueldo anual del secretario 1,200
Id. del oficial de pluma 300 1,500
7. —Ministerio del Interior
Sueldo anual del Ministro 4,500
Id. del oficial mayor 1,500
Id. del id. primero 900
Id. del id. segundo. 700
Id. del id. tercero 600
Id. del id. de partes 600
Id. del id. ausiliar con $ 1 diario 366
Id. del portero 144
Para gastos de escritorio 300
Edicion del periódico ministerial 600 10,210
8. —Intendencia de Santiaga
Sueldo del Intendente 2,400
Id. del secretario. 1,000
Id. del oficial primero 515
Id. del id. segundo 450
Id. del id. tercero. 360
Para gastos de escritorio 200
Para pago de casa. 600
Id. para la de la Comandancia de los serenos i cuartel de policía 232 5,757  
9. —Intendencia de Valparaiso
Sueldo del Intendente 6,000
Id. del secretario 850
Id. del oficial primero 600
Id. del id. segundo 420
Id. del id. tercero. 360 8,230  
10. —Intendencia de Colchagua
Sueldo del Intendente 2,256
Id. del secretario 600
Id. de dos ordenanzas, con $ 72 cada uno 144
Gastos de escritorio 200 3,200  
11. —Intendencia de Talca
Sueldo del Intendente 2,256
Id. del secretario. 600
Id. de una ordenanza con un real diario 45 .6
Gastos de escritorio 200 3,101.6
12. —Intendencia de Maule
Sueldo del Intendente 2,256
Id. del secretario 600
45 .6
Gastos de escritorio 200 3,101.6
13. —Intendencia de Concepcion
Sueldo del Intendente 4,000
Id. del secretario 1,000
Id. del oficial primero 420
Id. del id. segundo 300
Id. del id. ausiliar 366
Gastos escritorio 157
Pago de casa 360
Para visitas de fronteras 300
Gratificacion para los indíjenas cuando visitan al Intendente 50 6,953  
14. —Intendencia de Valdivia
Sueldo del Intendente 3,500
Id. del secretario 500
Gastos deescritorio 200
Pago de casa 144
Para agasajos de indíjenas 100 4,444  
15. —Intendencia de Chiloé
Sueldo del Intendente 4,000
Id. del secretario 500
Id. de un ausiliar 366
Gastos de escritorio $ 200
Pago de casa 72 5,138  
16. —Intendencia de Coquimbo
Sueldo del Intendente 4,000
Id. del Secretario 1,000
Id. del oficial primero 600
Id. del id. segundo 350
Id. de un secretario jubilado 500
Gastos de escritorio 200 6,650  
17. —Intendencia de Aconcagua
Sueldo del Intendente 2,256
Id. del Secretario 600
Id. de un oficial 288
Gastos de escritorio 200 3,344  
18. —Gobierno del puerto Constitucion
Sueldo de una ordenanza 72
Pago de casa i gastos de escritorio 145 217  
19. —Gobierno de Talcahuano
Pago de casa i gastos de escritorio 121
Luz para la guardia del Gobernador 22 .7 143.7
20. —Rentas de Correos
Sueldo i gastos de la administracion jeneral 16,755 .4
Id. id. de la administracion de Valparaiso 4,440 .3½
Id. de un escribiente i premio del 15 por ciento del administrador de la de Casablanca 77 .7¾
Premio del administrador i gastos de la de Melipilla. 8 .1½
Id. del id. de la de Rancagua 25
Id. id. de la de Rengo 9 .2¾
Id. id. i gastos i la de San Fernando 41 .7
Id. id. id. de la de Curicó 40 .7¾
Id. id. id. de la de Talca 180
Id. id. id. de la de Cauquénes 47 .4¼
Id. id. id. de la de Quirihue 25 .4¾
Id. id. id de la de Lináres 29 .7
Id. id. id. de la de Parral 20 .5
Id. id. id. de la de San Cárlos 22 .1½
Id. id. id. de la de Constitucion 24 .3¼
Id. id. id. de la de Chillan 112 .2
Id. del administrador de Concepcion a razon de 23½ %, sueldo i demas gastos de esta administracion 1,321 .5
Sueldos i gastos de la de Valdivia 120 .6¾
Id. id. de la de Chiloé 168 .4
Premio del 15% al administrador, sueldos i gastos de la administracion de Copiapó 322 .3¼
Id. id. de la del puerto de Copiapó 108 .7
Id. de la de Chalinga 10
Id. id. de la de Freirina 103 .2
Id. id. de la de Vallenar 125
Id. id. de la del Huasco 30 .5¼
Premio del 23 i ½ por ciento, sueldos i gastos de la de la Serena 2,116 .2½
Premio del 15 por ciento del administrador de la de Ovalle 119 .5½
Id. id. de la de Combarbalá 40 .5½
Id. id. de la de Illapel 121 .1¾
Id. id. de la de Los Andes 412 .1¼
Id. id. de la de San Felipe 132 .6¾
Id. id. de la de Petorca 3 .7
Id. id. de la de La Ligua 14 .7½
Id. id. de la de Putaendo 18
Id. id. de la de Quillota 73 .4¼
Id. id. de San Antonio de las bodega 18
Cálculos id. id. de las administraciones nuevamente creadas en las villas de San Luis Gonzaga, Hualqui, Anjeles, Búlnes i Yumbel 300 27,554.2
21. —Cuerpo de Injenieros Civiles
Sueldos del director, seis injenieros i un oficial de pluma $ 6,600
Para compra de muebles de la oficina, e instrumentos para los injenieros 2,500
Para viático de los injenieros civiles, composicion i apertura de caminos 100,000 109,100
22. —Sociedad de Agricultura
Sueldo del director agrónomo $ 1,200
Id. del primer mayordomo 300
Id. del segundo id. 150
Id. del portero de la Quinta Normal 72
Id. de ocho peones al servicio diario de id 1,000
Para compra de árboles, semillas, herramientas i para gastos eventuales 1,600
Gastos estraordinarios que se harán en diversos trabajos de la Quinta Normal 4,000 8,322
23. —Gastos de beneficencia i utilidad pública
El Supremo Peder Ejecutivo está autorizado para invertir anualmente en esta clase de gastos, hasta la cantidad de $ 10,000
Sueldo de la junta central de vacuna i vacunadores de toda la República 7,674
Asignaciones pías 864
Id. a varios establecimientos piadosos, deducidos de la masa decimal 22,772 .4¾ 41,310.4¾
24. —Varios gastos
Suscricion a varios periódicos $ 16,000
Al hospital de San Juan de Dios de Valparaiso, para pago del local, por indemnizacion del derecho de aguada i para pago del médico de sanidad 5,731 .2
A los directores de las bombas de incendio de Valparaiso 200
Al encargado del cuidado i compostura del reloj de la torre de las cajas 50
A la Municipalidad de Santiago para arriendo de casa i en compensacion del local que ocupan actualmente los Ministerios del Interior, Guerra i Marina 300
Para gastos secretos 6,000
Sueldos de los que cuidan el alumbrado del fróntis i patios interiores del palacio de Gobierno 114
Costo de la iluminacion calculado por lo que se gastó el año anterior. 387
Pago de la contribucion de serenos por el palacio del Presidente, el del Supremo Gobierno i casa de la administracion jeneral de Correos 72
Asignaciones a indíjenas en Concepcion i Valdivia 4,408 33,292.2
25. —Gastos estraordinarios
Segun cálculos se invertirán en la formacion del paseo público i construccion del arco triunfal que en memoria de la gloriosa victoria de Yungai debe trabajarse, como está decretado por disposicion de 5 de Abril de 1839 12,000
Se consideran veinticinco mil pesos pira gastos estraordinarios no pudiendo clasificarse estos por la dificultad que hai en preveer las ocurrencias ordinarias i estraordinarias que deben precisamente presentarse al Gobierno; mas la inversion del todo o parte de la cantidad designada deberá especificarse por menor en los documentos que comprueben el estado jeneral que anualmente se pasa a la Lejislatura de la inversion de los caudales queingresan a las arcas fiscales 25,000 37,000
Total 341,625.0¾

Santiago, Octubre 18 de 1843. —R. L. Irarrázaval.


ANEXOS[editar]

Núm. 350[editar]

Los proyectos de lei números 2 i 4 de los iniciados por la Comision Mista encargada del exámen de las cuentas de los gastos públicos en el año 1842 i los presupuestos para el de 1844, han sido aprobados por la Cámara de Senadores en la misma forma en que aparecen trascritos en oficio que V. E. se sirvió dirijirme con fecha 2 de Agosto próximo pasado. El proyecto de lei número 3 de los que inició la misma Comision ha recibido tambien la aprobacion del Senado, tal como se contiene en oficio de 4 de Setiembre último, con que V. E. lo remitió a esta Cámara, salvas las deducciones hechas en las partidas que a continuacion se copian i la variacion que resulta en el total de los presupuestos a que pertenece i en la suma jeneral de éstos.

Presupuesto del Departamento del Interior
18. Para asignaciones a varios establecimientos deducida de la masa decimal con descuento de $ 1,000 que se consultan para la Junta Central de Vacuna $   22,772 .4¾
Presupuesto del Departamento de Justicia
4.ª Para sueldos i gastos de los Tribunales de Comercio, rebajada en el presupuesto del Consulado de Santiago la asignacion de $ 60 al guarda mayor de tiendas 6,250
5.ª Para sueldo de quince jueces de letras i gastos en sus respectivos juzgados, jubilaciones i ajentes fiscales con el aumento de $ 200 anuales para gratificacion del escribiente i gastos de oficina del juzgado del crimen Santiago 41,444
Presupuesto del Departamento de Hacienda
30. Para id. de la Factoria del Estanco reducido a $ 4,000 el sueldo del Factor Jeneral 11,375
31. Para id. del resguardo de la Factoría Jeneral deducidos $ 200 que se habian asignado de mas al teniente 1.° 3.920
38. Para pago de los réditos de los capitales consolidados en dicha caja, deducidos los 204 pesos que se consultaban para pago de intereses a la testa mentaría de don Jorje Beauchef, en razon de haberse redimido el capital a que correspondían 115,426 .1
Devuelvo los antecedentes.

Dios guarde a V.E. —Santiago, Octubre 18 de 1843. —José Miguel Irarrázaval. Francisco Bello, Pro-Secretario. —A S.E. el Presidente de la Cámara de Diputados.


Octubre 18 de 1843. —A la Comision de Hacienda. Renjifo.


Núm. 351[editar]

La comision militar ha examinado el proyecto de lei pasado por el Presidente de la República para el arreglo de los sueldos del Ejército i es de opinion que la Sala debe aprobarlo en todas sus partes.

Sala de la Comision, Santiago, Octubre 18 de 1843. Francisco de la Lastra. —Eujenio Necochea. —Cipriano Palma. —Pedro Nolasco Vidal.


Núm. 352[editar]

El Congreso Nacional ha aprobado el siguiente

PROYECTO DE LEI:

"Artículo único. Se aprueba la cuenta de inversion de los fondos destinados para los gastos de la administracion pública en el año pasado de 1842, ascendente a la cantidad de dos millones cuatrocientos diez mil quinientos cuarenta i ocho pesos cuatro i siete octavos reales".

Dios guarde a V.E. —Santiago, Octubre 20 de 1843. —Francisco Antonio Pinto. Ramon Renjifo, Diputado-Secretario. —A S.E. el Presidente de la República.


Núm. 353[editar]

"Artículo único. El Congreso Nacional, en virtud de la atribucion que le concede la parte 3.ª del artículo 37 de la Constitucion, decreta que las contribuciones establecidas legalmente subsistirán por el término de dieciocho meses, contados desde la promulgacion de esta lei".

Dios guarde a V.E. —Santiago, Octubre 20 de 1843. —Francisco Antonio Pinto. Ramon Renjifo, Diputado-Secretario. —A S.E. el Presidente de la República.


Núm. 354 [2][editar]

Las conclusiones que durante los últimos debates se han derivado del presupuesto en la Cámara de Diputados nos ha hecho fijar con mas detencion sobre esta importante forma del sistema representativo, i hemos encontrado que entre nosotros se halla algo manca e incompleta. Para que el presupuesto produzca sus benéficos efectos es preciso que no sea una mera autorizacion; i es menester que vaya acompañado de una toma de razon. Se ha dicho en estos dias que el presupuesto supone mayores fondos en el arca nacional que los que realmente habia; i aunque este hecho es cierto, i aunque arguye un vicio, un absurdo en el mismo presupuesto, considerado en el carácter que debe tener, no arguye, sin embargo, un desarreglo en el manejo de los caudales públicos, ni induce a tener un déficit. Este hecho, lo repetimos, no muestra sino que la forma del presupuesto, i su trascendencia entre nosotros, no es la que debiera ser: muestra que nuestro presupuesto autoriza, mas no reprime que legaliza los desembolsos, mas no los arregla.

El presupuesto no es una forma vana, ni su objeto, se reduce a impedir solamente ciertos gastos, dejando por otro lado una puerta franca a la mala versacion. El presupuesto es una pauta a la que debe estar estrictamente ajustada la marcha de la administracion. No puede ésta gastar mas ni ménos de lo que en él se le señala, i ademas, fíjese en esto la atencion, no puede emplear los fondos nacionales en otros objetos, aunque sean lícitos, que en aquéllos espresamente demarcados por las Cámaras. Esta última exijencia puede sufrir algunas modificaciones en la práctica, por requerirlo así algunas veces el curso de los negocios, mas conviene i es menester que estas modificaciones se justifiquen, i que se dé cuenta de ellas a los delegados de la nacion cuando sea oportuno hacerlo.

No sucede así entre nosotros. Por el presupuesto se autoriza al Ejecutivo, pero nunca mas se averigua el uso que él hace de esta autorizacion; de lo que resulta que el Gobierno puede dejar fondos considerables para invertirlos en objetos desconocidos de las Cámaras: i he aquí una puerta a la mala versacion. Este órden de cosas pensamos que debe ser reformado cuanto ántes, estableciéndose, que así como las sesiones de las cámaras concluyen con la formacion o exámen del presupuesto de gastos para el año venidero, así deben comenzar sus debates tomando cuenta al Ejecutivo del uso que ha hecho de las autorizaciones concedidas por el presupuesto del año anterior. Esta cuenta no debe ser mui difícil de dar para un gabinete honrado i fiel administrador de las rentas, ni debe tampoco trabar en nada su marcha, que será utilísima para el conocimiento exacto del curso de los negocios públicos.

Al emitir estas ideas no abrigamos sospecha alguna deshonrosa contra la actual administracion. Nos anima solamente este amor sincero que profesamos al órden constitucional, i este deseo de que las formas del sistema representativo sean una verdad i no un simulacro entre nosotros. En confirmacion de la pureza de estos sentimientos presentamos a continuacion los artículos que hemos visto al pié del presupuesto de Venezuela para el año entrante; artículos que quisiéramos ver tambien escritos al pié del que están actualmente votando nuestras cámaras.

Son como sigue:

Art. 4.º Las sumas destinadas específicamente en esta lei no podrán emplearse en otros objetos, sino en los que se detallar, en ella, aunque correspondan al propio ramo sobre que quedan designadas.

Art. 5.º No se podrá tomar de la suma presupuesta para gastos imprevistos cantidad alguna para invertirse en un objeto que tenga hecha espresa asignacion en el presupuesto, a ménos que se haya agotado ésta, i la inversion de mayor suma sea de urjente necesidad, calificada por el consejo de Gobierno.

Art. 6.º Cuando por el estado de los ingresos nacionales juzgue el poder ejecutivo que para poderse pagar cumplidamente las sumas señaladas para el crédito público i los sueldos, asignaciones i pensiones que fija esta lei, sea necesario suspender alguno o algunos de los demas gastos del presupuesto, lo hará con previo acuerdo del consejo de gobierno, dando cuenta a la próxima lejislatura.

El Congreso considerará en la discusion del presupuesto para el año económico de 1844 i 1845, llos gastos que dejen de hacerse por virtud de esta autorizacion.

Dada en Caracas a 17 de Mayo de 1843, año 14 de la lei i 33 de la independencia.

MEMORIA DEL SEÑOR MINISTRO DEL INTERIOR [3]

No queremos faltar respecto de este documento a la obligacion que nos hemos impuesto de examinar los actos o manifestaciones mas notables de nuestra administracion; i aunque sea algo tarde vamos a hacer algunas observaciones sobre la memoria del señor Ministro del Interior.

No será culpa nuestra si estas observaciones no tocan cuestion alguna grave de la política actual, ni se nos haga cargo si despues de leido este artículo se echan de ménos en él revelaciones sobre la marcha de los negocios públicos, e ideas que anuncien grandes resultados, pues no son objetos de esta clase los que resaltan en el departamento del Interior.

Por el lado de las mejoras, i de los hechos consumados, nada ha podido decirnos el señor Irarrázaval que nos sorprenda i nos haga prorrumpir en alabanzas; hace mencion de algunos pasos dados, de algunos frutos obtenidos, pero son meros andamios los mas de ellos.

Por el de los proyectos i esperanzas ha hecho lo que hacen todos los órganos del Gobierno, que es no escasear la mano, i dejarla estirarse aunque sea hasta tocar el Cabo de Hornos. Mas por el lado de los sentimientos políticos, i de las ideas liberales, esta es la faz prominente de su memoria, i aquí es donde no nos hemos cansado de saciar la vista. ¿Quién no esperimenta gratas emociones al ver el tono firme i de placer con que el señor Ministro declara que los principios del Gobierno tienen por base una absoluta carencia de toda afeccion de partido? ¿Quién no participa de un celo por el bien público cuando se queja del modo sentido de los obstáculos que oponen a la accion creadora del Gobierno los antecedentes políticos i morales de nuestro pueblo, su perversa educacion bajo el réjimen colonial, sus preocupaciones, i su falta de espíritu público?

Este lenguaje en boca de un Ministro impone verdaderamente, i debe desarmar a los pocos de nuestros conciudadanos que haciendo estribar la prosperidad de la patria en la realizacion de todas las doctrinas que se entienden con el nombre de liberales, quisieron que el Gobierno desplegase una marcha mas audaz, i que penetrase cuanto ántes en el campo de las reformas.

Sin embargo de esto i a pesar de que el señor Irarrázabal no hace observar en todo el curso de su memoria el cambio favorable que se ha preparado en este año al desarrollo de las libertades públicas, ni deja ver del todo las reformas que están próximas a hacerse en la organizacion interna del pais, nosotros afirmamos que el actual Gabinete es mui otro del que era al comenzar el quinquenio en que no hallamos.

Este cambio que no consiste en un cambio de principios, sino sólo en un aumento de confianza para aplicarlos a proporcion que el espíritu nacional se desarrolla, i que la influencia del siglo penetra en nuestra sociedad, es un suceso digno de ser confesado por la prensa independiente, tanto mas cuanto que su mejor manifestacion es la existencia de esta misma prensa libre i laboriosa. Al hacer esta alusion al estado actual de nuestra prensa, no podemos dejar de notar un hecho mui honroso al señor Ministro del Interior, i es, que hoi justamente que nuestros periódicos atacan frecuentemente al Gobierno, i que le preparan a sus miembros aquellas crueles desazones que produce siempre la libertad del pueblo a sus mandatarios, es cuando él se ha mostrado mas amigo de la prensa periódica i mas apreciador de sus servicios, haciéndose un abogado en la tribuna de ámbas Cámaras, i recordándola con una especie de predileccion en todos sus actos.

Mas no sólo es el apoyo prestado a la prensa lo que indica esa modificacion que hemos notado en el Ministerio actual en favor de la libertad, i de la realizacion de nuestras instituciones. Echese una mirada a las Cámaras, i compárense sus debates con los de las de los otros años. La independencia con que ellas trabajan, si bien acredita el buen espiritu de que están poseídos sus miembros, su armonía con el Gobierno i la ausencia de luchas entre el cuerpo lejislativo i el Gobierno demuestran tambien que las causas que ántes producían su impotencia, causas que no podían partir sino del seno de éste, se hallan removidas. Echese una mirada a las municipalidades, i aunque sólo dos han salido de su antigua apatía, se advertirá que en todas partes comienza a ser comprendida esta bella insiitucion, i que por do quiera se buscan los medios i estímulos necesarios para ponerlos en movimiento. Al lado de estos hechos se notan en los ánimos otros mil síntomas que están de acuerdo con el desarrollo de la prensa de las Cámaras i de las municipalidades. Se tocan ya cuestiones esenciales sobre que ántes se creían peligrosas i estaban como vedadas; i el que ménos se sorprende o se asusta de todo esto es el Gobierno. Siempre que hablan sus miembros, se apresuran a reconocer los buenos principios i todas las teorías que forman la divisa del liberalismo en otras naciones mas adelantadas que la nuestra, i cuando mas se atrincheran en el no conviene por ahora, débil barrera que el trascurso sólo del tiempo ha de echar mui pronto por tierra, i que es preciso confesar que de buena fe i aun con justicia sirve muchas veces de defensa al poder.

Entre los varios objetos a que hace alusion el señor Ministro del Interior, análogas a las ideas que estamos emitiendo, descuellan la formacion del réjimen municipal, el aumento de sus rentas i la necesidad de correjir la organizacion interior de la República, i de poner en movimiento todos los resortes de la administracion. Lijeras i demasiado jenerales son las referencias que hace el señor Ministro sobre estos puntos; pero bastan ellas a demostrar que el Gobierno los tiene presentes i que conoce su importancia. Sobre todo la íntima fe que tenemos en el imperio de la época, i en esta corriente de progreso que ajita los ánimos, nos hace esperar con confianza que no tardará mucho el Gobierno en empezar a resolver vitales cuestiones de administracion, i que los vacíos que ha dejado nuestra carta sobre la organizacion del pais se irán llenando en conformidad a los buenos principios.

Por estas breves consideraciones se apercibirán los lectores que la parte de la memoria que se refiere a la política i a la organizacion es la que ha llamado principalmente nuestra atencion. Son en efecto estos objetos los que creemos que descuellan en el Departamento del Interior, i que encierran al mismo tiempo los caros intereses del pais. Segun nuestro modo de ver las cosas, el medio mas eficaz i el único talvez de realizar las mejoras que por todas partes señala el clamor público, son las buenas leyes orgánicas, el enfianzamiento de las garantías sociales i de los derechos políticos. El hombre libre es el que hace esos prodijios de industria i de civilizacion que admiramos en otros pueblos; i en donde la lei impera sin dejar vacíos i sin encadenar los brazos, allí es fecundo el trabajo, i la paz i el órden duraderos. Todo lo demas es efímero i limitado. Estas convicciones que creemos son las mismas del señor Ministro del Interior, deseamos que se difundan por todas partes, i que sirvan de guia a todos los que ejercen alguna autoridad sobre el suelo de nuestro bello pais.


  1. Esta sesion es tomada del periódico El Progreso correspondiente al viernes 20 de Octubre de 1843, núm. 286. —(Nota del Recopilador).
  2. Este artículo ha sido tomado de El Mercurio de Valparaiso del 20 de Octubre de 1843, núm. 4,592. —(Nota del Recopilador.)
  3. Este documento ha sido tomado de El Mercurio de Valparaiso de 11 de Octubre de 1843, núm. 4,603. —(Nota del Recopilador.)