Sesiones de los Cuerpos Lejislativos de la República de Chile/1844/Sesión de la Cámara de Diputados, en 25 de octubre de 1844

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
CÁMARA DE DIPUTADOS
SESION 50.ª EN 25 DE OCTUBRE DE 1844
PRESIDENCIA DE DON FRANCISCO A. PINTO


SUMARIO. —Nomina de los asistentes. —Aprobacion del acta precedente. —Cuenta. —Convocatoria al Congreso a sesiones estraordinarias. —Observaciones a los presupuestos de 1845. —Solicitudes de doña Tránsito Morandé viuda de Muñoz B., i de doña Laura Ramos viuda de Dueñas. —Compra de buques para la escuadra. —Acta. —Anexos.

CUENTA[editar]

Se da cuenta:

  1. De un oficio por el cual el Gobierno convoca al Congreso a sesiones estraordinarias. (Anexo núm. 340).
  2. De otro oficio con el que el Senado acompaña unas observaciones que ha hecho a los presupuestos para que se tengan presentes al formarlos en los años venideros. (Anexo núm. 341).
  3. De otro oficio con que la misma Cámara devuelve aprobado el proyecto de lei que concede una pension a doña Tránsito Morandé viuda de Muñoz Bezanilla. (Anexo núm. 342. V. sesion del 18).
  4. De otro oficio con que la misma Cámara devuelve aprobado el proyecto de lei que concede una pension a doña Juana Barros viuda de Dueñas. (Anexo núm. 343. V. sesion del 18).

ACUERDOS[editar]

Se acuerda:

  1. Contestar el oficio de convocatoria. (Anexo núm. 344).
  2. Pedir informe a la Comision de Hacienda sobre las observaciones que el Senado propone para que se tengan presentes al formar los presupuestos.
  3. Comunicar al Gobierno la lei que concede una pension a doña Tránsito Morandé viuda de Muñoz Bezanilla. (Anexo núm. 345).
  4. Comunicarle asimismo la que concede una pension a doña Juana Ramos viuda de Dueñas. [Anexo núm. 346).
  5. Discutir sin informe de comision las modificaciones hechas por el Senado en los presupuestos. (V. sesion del 19).
  6. Aprobar dichas modificaciones salvo la partida 7.ª del Ministerio del Interior Relaciones Esteriores, que se deja para 2.ª discusion. (V. sesiones del 19 de Octubre i 4 Noviembre de 1844).
  7. Aprobar en jeneral el proyecto de lei que autoriza al Gobierno para comprar unos buques. (V. sesiones del 11 de Octubre i 4 de Noviembre de 1844).

ACTA[editar]


Sesion estraordinaria en 25 de octubre de 1844

Se abrió a las nueve de la noche, con asistencia de los señores Arlegui, Arteaga, Barra, Cifuentes, Covarrúbias, Dávila, Eguigúren, Errázuriz don Ramon, García de la Huerta, García Reyes, Gundian, Huidobro, Lastarria, Lastra, Leon, Lira, López, Montt, Necochea, Palacios, Palma don José i Gabriel, Pérez, Prieto, Riesco, Seco, Tagle don José Agustin, Tagle don Ramon, Toro don Antonio Toro don Bernardo, Varas i Renjifo.

Aprobada el acta de la anterior, se leyó un oficio en que el Presidente de la República convoca al cuerpo lejislativo a sesiones estraordinarias con el objeto de tratar los asuntos que en el espresado oficio se designan i se mandó contestar.

Después se leyeron tres comunicaciones del Presidente del Senado trascribiendo, por la primera, algunas observaciones que aquella Cámara acordó hacer i comunicar a la de Diputados con relacion a los Presupuestos para que si se cree conveniente se eleven al Supremo Gobierno a fin de que las tenga presente en los Presupuestos de los años sucesivos, i se mandó pasar a la Comision de Hacienda. I las otras dos, comunicando la aprobacion de los dos acuerdos de esta Cámara a consecuencia de las solicitudes de doña Tránsito Morandé i de doña Juana Ramos, uno i otro se mandaron comunicar.

Despues de esto, el señor Montt propuso que en atencion de ser de poca importancia las modificaciones hechas por el Senado, se omitiese el trámite de informe a la Comision de Hacienda i se ocupare la Cámara con preferencia en la discusion i resolucion de dichas modificaciones, así se acordó por unanimidad, i en su consecuencia se pusieron en discusion particular. La primera modificacion relativa a la partida sesta del Ministerio del Interior i Relaciones Esteriores que se dejó para segunda discusion.

La segunda, que pertenece a la primera partida del Ministerio de Hacienda i consiste en la introduccion de un ítem, se aprobó en la forma siguiente:

Item. De un oficial agregado en Comision i solamente por un año mas, 200 pesos.

La tercera, concerniente a la partida 9.ª del Ministerio de Justicia, que consiste en la rebaja de un peso mensual en el último ítem, fué igualmente aprobada quedando dicho ítem en la forma siguiente:

Item. Para la contribucion de serenos a razon de dos pesos por el Palacio de Justicia, dos pesos por el Consulado, doce reales por la Casa de Correccion i un peso por la Caridad, setenta i ocho pesos.

La cuarta, relativa a la partida 15.ª del mismo Ministerio, que consiste en la insercion de un ítem mas, se aprobó en estos términos.

Item. Para otro Capellán en Magallánes, 500 pesos.

La quinta, que consiste en el aumento de 1,000 pesos a la partida 19.ª del antedicho Ministerio fué igualmente aprobada en la siguiente forma:

Item. A la Biblioteca Nacional para pago de sus empleados i compra de libros 3,000 pesos.

Concluido esto, se puso en discusion jeneral el proyecto de autorizacion al Presidente de la República para la compra de un buque de vapor i dos menores de vela i fué aprobado por mayoría de 28 votos contra uno.

Con lo cual se levantó la sesion a las doce i cuarto de la noche, quedando en tabla la modificacion del Presupuesto que se dejó para segunda discusion, el proyecto de clasificaciones militares, el de Reglamento consular i el aprobado en jeneral en la sesion de esta noche, que son los únicos pendientes en esta Cámara de los designados en la Convocatoria. —Pinto. —R. Renjifo.


Núm. 340[editar]

No habiendo alcanzado el Congreso a despachar en el período de sus sesiones ordinarias prorrogadas hasta hoi, varios de los importantes proyectos sometidos a su deliberacion i reclamando el servicio público i la prosperidad del Estado su pronta discusion, he resuelto de acuerdo con el Consejo de Estado i usando de la facultad que me confiere la parte 5.ª del artículo 82 de la Constitucion, convocar las Cámaras Lejislativas a sesiones estraordinarias, que principiarán desde el dia 11 del corriente Octubre, a fin de que se sirvan considerar i resolver los siguientes asuntos:

Los presupuestos de los gastos jenerales que se han de hacer en 1845, i los demas proyectos de lei a que éstos hayan dado lugar.

El tratado con la Gran Bretaña.

El proyecto en que se pide se autorice al Ejecutivo para que pueda ceder en propiedad los terrenos baldíos del Estado a los estranjeros que vengan al pais con ánimo de avecindarse en él.

El de autorizacion al Presidente de la República para dictar reglamentos consulares. El de aumento de sueldo de algunos intendentes i dotacion de los gobernadores departamentales.

El del establecimiento de alguna oficina de Estadística.

El que determina la prelacion de los créditos en concurso de acreedores.

El que designa la fuerza de que debe componerse el Ejército permanente en el año entrante.

El que autoriza al Ejecutivo para comprar algunos buques para el servicio de la Marina Nacional.

El que clasifica los oficiales del Ejército permanente.

El que fija las dotaciones i sueldos del mismo Ejército.

El que en breve se pasará al Congreso sobre el empleo de los fondos nacionales sobrantes i algun otro asunto que en caso de notoria urjencia se someterá a su consideracion.

La importancia de los proyectos mencionados i el celo i patriotismo de los representantes de la Nacion, me hacen esperar confiadamente su pronto despacho.

Dios guarde a V.E. —R.L. Irarrázabal. Manuel Montt. —A S.E. el Presidente de la Cámara de Diputados.


Núm. 341[1][editar]

En la discusion de los presupuestos de gastos públicos, para el año venidero de 1845, se emitieron en el Senado varias observaciones i se acordó comunicarlas a S.E. para que, si concurre a ellas la Honorable Cámara de Diputados, se eleven al Supremo Gobierno i se tengan presentes en los presupuestos de los años sucesivos.

  1. Con referencia a la partida 9.ª del Departamento del Interior i Relaciones Esteriores, se observó que deberían espresarse separadamente la cantidad que se consultase para gastos estraordinarios i la que se destinase para gastos imprevistos.
  2. Sobre la partida 11.ª del mismo Departamento, se observó que, cuando hubiese plazas vacantes en alguna oficina i su dotacion fuese menor que la de trescientos sesenta i cinco pesos anuales, no debían colocarse oficiales auxiliares con esa dotacion sino proveerse las plazas de número.
  3. Al aprobar la partida 5.ª del Departamento de Hacienda declaró el Senado que procedía en la confianza de que el Presidente de la República, haciendo uso de la autorizacion que se le ha concedido por el Congreso, efectuaría las reformas convenientes en la Aduana de Valparaiso.

Dios guarde a V.E. —Santiago, Octubre 19 de 1844. —D.J. Benavente. —Francisco Bello Pro-secretario. —A S.E. el Presidente de la Cámara de Diputados.


Núm. 342[editar]

El proyecto de lei en que se concede una pension de gracia a doña Tránsito Morandé viuda del Teniente Coronel reformado don José Santiago Muñoz Bezanilla, ha sido aprobado por esta Cámara en los mismos términos que lo fué por la que V.E preside.

Devuelvo los antecedentes.

Dios guarde a V.E. —D.J. Benavente. —Francisco Bello, Pro-Secretario. —A S.E. el Presidente de la Cámara de Diputados.


Núm. 343[editar]

La Cámara de Senadores ha tomado en consideracion i ha aprobado sin variacion alguna el proyecto de lei acordado por esa Honorable Cámara en que se concede a doña Juana Barrios viuda del ex-capitan de artillería don Rafael Dueñas, el goce de la pension del montepío militar correspondiente a la clase de capitanes del ejército.

Santiago, Octubre 19 de 1844. —Dios guarde a V.E. —D. J. Benavente. —Francisco Bello, Pro-Secretario. —A S.E. el Presidente de la Cámara de Diputados.


Núm. 344[editar]

A virtud de la nota número 32, en que V.E., con fecha 19, convoca al Cuerpo Lejislativo a sesiones estraordinarias, desde el día 21 del corriente, esta Cámara continúa i seguirá ocupándose en la consideracion de los asuntos designados por V.E. en la convocatoria.

Santiago, Octubre 28 de 1844. —Francisco Antonio Pinto, Presidente. Ramon Renjifo, Diputado Secretario. —A S.E. el Vice-Presidente de la República.


Núm. 345[editar]

El Congreso Nacional, teniendo en consideracion la solicitud de doña Tránsito Morandé, viuda del teniente-coronel reformado don José Santiago Muñoz Bezanilla, ha acordado el siguiente

PROYECTO DE LEI:

"Artículo único. Se concede, por gracia, a la viuda e hijas del teniente-coronel reformado don José Santiago Muñoz Bezanilla, una pension mensual de 20 pesos para que la disfruten de consumo, miéntras la madre permanezca viuda i las hijas no tomen estado.

Dios guarde a V.E. —Santiago, Octubre 28 de 1844. —Francisco Antonio Pinto, Presidente. Ramon Renjifo, Diputado-Secretario. —A S.E. el Presidente de la República.


Núm. 346[editar]

El Congreso Nacional ha prestado su aprobacion al siguiente proyecto de lei, iniciado a consecuencia de la solicitud de doña Juana Ramos viuda del ex capitan de artillería don Rafael Dueñas:

Artículo único. —Se le concede por gracia a la viuda e hijos del ex capitan de artillería don Rafael Dueñas, el goce del montepío militar correspondiente a la clase de capitanes, conforme al reglamento de esta institucion.

Dios guarde a V.E. —Santiago, Octubre 28 de 1844. —Francisco Antonio Pinto, Presidente. Ramon Renjifo, Diputado Secretario. —A S.E. el Vice Presidente de la República.


Núm. 347[2][editar]

El señor Tagle a quien La Gaceta hizo un cargo por no haber contribuido con su voto a la aprobacion del proyecto sobre marina nacional que se discutía en las Cámaras habiendo sido él, el primero que presentara un proyecto sobre marina mercante nos ha favorecido con los fundamentos de su oposicion que tenemos la satisfaccion de insertar. Dice el señor Tagle que no se ha opuesto al proyecto del Gobierno en jeneral i si tan sólo a la compra de un buque de vapor, porque ha creido que el Gobierno no podria sostenerlo sin grandes costos, tanto por los repuestos de maquinaria, que por necesidad vendrian con el vapor, como por los injenieros que deben manejarlo de lo que tambien debia haber un repuesto para prever los casos de muerte o enfermedad. Tambien ha podido algo en mi consideracion, dice el señor Tagle, la razon de no tener aun oficiales de guerra espertos en el manejo de estos buques: que en cuanto a la mocion presentada por él, sobre privilejios a la marina mercante nacional no se le debe hacer inculpacion alguna pues que si ha quedado sin efecto ha sido únicamente por la indiferencia con que la comision encargada de informar quiso mirarla dilatando hasta la época el informe a pesar de sus reiteradas interpelaciones.


Núm. 348[3][editar]

La Gaceta del Comercio de ayer ha comunicado al público los fundamentos que ha tenido el señor Diputado Tagle para no opinar por la compra de un vapor impuesta por el Gobierno; i creemos conveniente hacer algunas observaciones sobre tales fundamentos para que mejor pueda valorizarlos el público.

Pensamos, desde luego, que el señor Tagle se ha formado ideas mui exajerádas sobre la maquinaria de los vapores, sobre el manejo de ellos i sobre sus gastos. A juzgar por su opinion, parece que esta clase de navegacion exijiera una ciencia aparte i un plantel de hombres educados ad hoc; cuando por el contrario, una de sus ventajas es la sencillez de todos su procedimientos. En primer lugar, para ser injeniero de un vapor bastan ciertos conocimientos elementales de matemáticas i un estudio práctico de poco tiempo, si es que no basta la simple rutina: aprendizaje, todo que bajo ningun aspecto puede considerarse superior al que cualquier marino tiene que hacer de su profesion. I si nó, ¿cómo fuera tan fácil como lo es en Europa i en Estados Unidos hallar hombres para injenieros; ni como ganarían estos empleados un sueldo tan pequeño como el que ganan? Nuestro comandante jeneral de marina en su informe de este año al Gobierno ha asignado un sueldo de 100 pesos para los injenieros de primera clase i de 75 pesos para los de segunda; pero es de saber que este sueldo es mui ventajoso, i que ha sido calculado como para atraer con él a cuantos injenieros estranjeros se quiera, o para estimular a los hijos del pais a abrazar esta carrera.

En cuanto a los gastos, un buque de vela consume mas jarcia, mas lona i en jeneral mas pertrechos navales que un vapor; necesita por otra parte mucho mayor número de hombres para su tripulacion i consume por lo tanto mas sueldo i mas víveres.

Es verdad que el carbon de piedra que consume un vapor, puesto en movimiento, contrapesa estas ventajas; de lo que resulta, que un viaje dado, considerado aisladamente, es mas caro por vapor que por buques de vela, i que por lo tanto, para el comercio, que paga por viaje, es mas barata esta clase de navegacion que aquella otra, pero no lo es para la marina de guerra que hace cuentas mui diversas. El objeto de ésta no es estar haciendo viajar los buques para trasportar algo, sino estar en espectativa, i tener pronta la fuerza para llevar en momento dado donde convenga, i por consiguiente sus buques están siempre fondeados una parte del año.

Considérense, pues, dos buques de guerra de igual porte, uno de vapor i otro de vela, es lo mas probable que recorriendo ámbos al año igual número de leguas, gaste sin embargo, mas el primero que el segundo.

Si el buque de vela ha estado fondeado en este tiempo dos meses, el vapor habrá estado seis i en tal caso los víveres i sueldo mayores, del primero, como se consumen permanentemente, ande o no ande el buque, vienen a causar al fin un gasto mayor que el que hace en combustibles un vapor, sólo cuando se mueve.

Añadase a esto que un vapor por su presteza de movimientos, amenaza mas de léjos que un buque de vela; i que por lo tanto, necesita ménos de salir a campaña.

No se deduzca de esto que segun nuestra opinion la marina de Chile deberia componerse de vapores.

Para decir esto seria preciso ventilar a mas de la cuestion económica, una cuestion militar: i nosotros no nos ocupamos ahora sino de la primera.

Diremos solamente de paso, i considerando las cosas en globo, que Chile necesita en su escuadra de una i otra clase de buques; de los vapores para las exijencias momentáneas, de su política i de los buques de vela para formar marinos i prepararse un poder marítimo.

Tambien habla el señor Tagle de la insuficiencia de nuestras artes para atender a las reparaciones i construcciones que necesita un vapor.

Pero ¿ignora Su Señoría que a este respecto nos hallamos en igual caso para habilitar nuestros buques de vela?

¿Piensa acaso que los vapores exijen artes mucho mas adelantadas que los buques de vela?

Tan a espensas de la Europa estaremos cuando tengamos vapores, como lo estamos ahora para satisfacer nuestras primeras necesidades en todos sentidos. Raro el artículo i rara la construccion que necesiten nuestros buques de vela, que puedan proporcionar nuestras artes.

Hasta el cáñamo que produce tan pródigamente nuestro suelo no sabemos aprovecharlo; i lo esportamos para comprarlo despues en estado de servicio.

Sin embargo de esto, gracias a la actividad de nuestro comercio nada nos falta cuando queremos armar un buque; como no nos faltará para componer una máquina de vapor cuando lo requiera el caso.

Por lo demas, ya que hablamos ahora de este asunto, no podemos dejar de felicitarnos del buen éxito que ha tenido en la Cámara de Diputados el proyecto sobre compra de buques del Gobierno, i ojalá que en el Senado no esperimente esas resistencias que la falta de datos suele producir a pesar de las mejores intenciones. Ese proyecto es la base de la organizacion de la marina de Chile.

No ha nacido entre los apuros de una guerra: ha sido concebido en plena paz, i su objeto único es dar a la marina una base para que pueda alzarse sobre ella; i marchar, si no aceleradamente, con órden al ménos i dando esperanzas de algo siquiera. Nos consta que el comandante jeneral de marina, ántes de proponer la compra de buques, ha tentado ver si podia establecerse algun sistema de órden i buena administracion en nuestra escuadra; i que él primer escollo en que ha tropezado ha sido la clase de buque que tenemos. La Chile es demasiado grande; cuesta tripularla i es mui dispendiosa; i la Janequeo i el Magallanes no son buques de guerra, ni lo serán nunca a pesar de cuantos remiendos se les hagan. ¿Qué hacer pues? ¿Dejar así las cosas i seguir gastando cien mil pesos todos los años sin fruto alguno? ¿Olvidar la marina i olvidar que todo el porvenir de Chile se cifra en ella? por nuestra parte, no podemos pensar sobre este importante asunto sin deplorar ciertos males que pesan como plomo sobre nuestro pais.

Se le acusa al Ejecutivo que no hace nada i se aguzan las intelijencias para formarle proceso por un nombramiento o por una frase ministerial, i sin embargo si el Ejecutivo se eleva un momento, produce una idea grande, una idea que sale de los reglamentos i se estiende al porvenir, como es la idea del fomento de la marina, entónces no se le comprende, i aun se le poen estorbos, talvez solo por afectar que se le comprende! No es esto hacer la defensa del Ministerio; no es al ménos declararnos sus campeones i aceptar todos sus principios: es hacer justicia i persuadirnos de que si no se desenvuelve mas rápidamente nuestra prosperidad, alguna parte i no pequeña, tienen tambien en esto ciertas circunstancias estrañas al poder.


  1. Este documento ha sido transcrito del volumen titulado Hacienda e Industria, años 1833 a 74, tomo XII, pájina 42, del archivo de la Secretaría de la Cámara de Diputados. —(Nota del Recopilador).
  2. Este artículo ha sido tomado de La Gaceta del Comercio del 12 de Noviembre de 1844, núm. 856. —(Nota del Recopilador).
  3. Este artículo ha sido tomado de El Mercurio de Valparaíso, de 13 del Noviembre de 1844, núm. 4979. —(Nota del Recopilador.)