Sesiones de los Cuerpos Lejislativos de la República de Chile/1844/Sesión de la Cámara de Diputados, en 27 de setiembre de 1844

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
CÁMARA DE DIPUTADOS
SESION 41.ª EN 27 DE SETIEMBRE DE 1844
PRESIDENCIA DE DON JOSÉ JOAQUIN PÉREZ


SUMARIO. —Nómina de los asistentes. —Aprobacion del acta precedente. —Cuenta. —Presidencia de don José Joaquín Pérez, Ministro de Hacienda. —Pension de doña Mercedes Rodríguez.- Solicitud de don Francisco Solano Pérez. —Oficial 1.° del Crédito Público. —Memoria de Justicia. —Acta. —Anexos.

CUENTA[editar]

Se da cuenta:

  1. De la Memoria del Ministerio de Justicia. (Anexo núm. 204).
  2. De un oficio con que el Presidente del Senado trascribe un proyecto de lei que concede una pension a doña Mercedes Rodiíguez viuda del Ministro de la Corte Suprema don Vicente Aguirre. (Anexo núm. 205).
  3. De otro oficio con que la misma Cámara trascribe un proyecto de lei que declara compatible el sueldo que don Francisco Solano Pérez goza como oficial 1.° de la Intendencia de Santiago con el de director de las escuelas dominicales. (Anexo núm. 206).
  4. De otro oficio con que la misma Cámara devuelve aprobado el proyecto de acuerdo que aprueba el nombramiento de oficial del Crédito Público. (Anexo núm. 207. V. sesiones del 30 de Agosto i 6 de Setiembre de 1844).

ACUERDOS[editar]

Se acuerda:

  1. Que en ccnformidad con el Reglamento por ausencia del Presidente i Vice-Presidente, presida la sesion el señor don José Joaquín Pérez, a pesar de ser Ministro de Hacienda.
  2. Pedir informe a la comision de justicia sobre el proyecto de lei que concede una pension a doña Mercedes Rodríguez viuda de Aguirre. (V. sesion del 4 de Octubre venidero).
  3. Pedir informe a la Comision de Gobierno sobre el proyecto de lei que permite a don Francisco Solano Pérez percibir los dos sueldos de los empleos que desempeña. (V. sesion del 18 de Octubre de 1844).
  4. Comunicar al Presidente del Crédito Público la aprobacion del nombramiento de don Antonio María Prieto para oficial 1.º de dicha oficina.

ACTA[editar]


Sesion en 27 de setiembre de 1844

Presente los señores Arteaga, Barra, Covarrúbias, Dávila, Errázuriz don Ramon, Gandarillas, García de la Huerta, Iñiguez, Lazcano, Lastarria, Lastra, López, Montt, Necochea, Palacios, Palazuelos, Palma don Cipriano, Palma don José Gabriel, Pérez, Rozas, Sánchez, Seco, Sol, Tagle don José Agustín, Tagle don Ramon, Toro don Santiago, Varas, Velásquez i Renjifo.

Hizo notar el Secretario la falta de los señores Presidente i Vice Presidente de la Sala; leyó el artículo 26 del Reglamento e hizo presente que en virtud de lo que en él se dispone habiéndose revisado las actas correspondientes a las sesiones anteriores en que se han hecho elecciones de Presidente se halla que el señor Diputado don José Joaquín Pérez resulta ser el único i último de los presentes que desempeñó el cargo de Presidente de la Cámara, en consecuencia de esto i a pesar de la escusa de dicho señor por hallarse desempeñando interinamente el Ministerio de Hacienda se decidió que debia conforme al Reglamento presidir la Sala.

Tomó el asiento correspondiente i declaró abierta la sesion.

Despues se leyeron tres oficios del Presidente del Senado, comunicando por el primero el acuerdo por el cual se concede a doña Mercedes Rodríguez, viuda del Ministro de la Suprema Corte de Justicia, don Vicente Aguirre, una pension de 25 pesos mensuales; por el segundo, la declaracion de compatibilidad en el goce del sueldo de oficial primero de la Intendencia de Santiago don Francisco Solano Pérez, con la gratificacion que se le asignó despues como Director de las Escuelas Dominicales, i por el tercero la aprobacion que se ha dado en aquella Cámara al acuerdo de la de Diputados respecto del nombramiento del oficial primero de la Oficina del Crédito Público.

El primer asunto se remitió a la Comision de Justicia, el segundo a la de Gobierno i el tercero se mandó comunicar i contestar.

Lo restante de la hora se ocupó con la lectura de la memoria que el señor Ministro de Justicia presenta al Congreso Nacional i se levantó la sesion a las 9 1/4 de la noche. —Pinto. —R. Renjifo.


ANEXOS[editar]

Núm. 204[editar]

En cumplimiento de la obligacion que la Constitucion impone i los Ministros del Despacho, voi a dar cuenta al Congreso del estado de la administracion pública en los ramos de Justicia, Culto e Instruccion Pública, que corren por el Ministerio de mi cargo.

Justicia

La parte mas importante en este ramo i la que mas de cerca influye en el bien social, es la recta i pronta administracion de justicia.

Sin ella los derechos mas sagrados son ilusorios i las leyes mas sabias i justas, monumentos estériles de saber i rectitud.

Satisfactorio debe ser para el Congreso, como lo es para el Gobierno, el aspecto lisonjero que en este punto ofrece toda la República, a pesar de todos los defectos de las leyes que nos rijen.

Ejércense la altas funciones de la majistratura por ciudadanos íntegros e ilustrados, que combaten la inmoralidid reprimiendo con enerjía i presteza los delitos, i fomentan el progreso material del pais, inspirando una confianza jeneral.

Entre las disposiciones emanadas del Congreso, que han contribuido a incrementar este bien, debe contarse la lei sobre nombramiento de jueces.

Ella ha dado nuevo vigor a la confianza que siempre deben inspirar los encargados de admimistrar justicia, asegurándoles la inamovilidad i la independencia consiguiente; i ha puesto término a los retardos que lo precario de su anterior posicion ha solido orijinar.

Para llenar las vacantes que en lo sucesivo hubiese en los Tribunales superiores, el Gobierno considera indispensable seguir una escala de ascensos.

Así piensa que sean llamados con preferencia los jueces letrados, tanto porque la práctica de juzgar que ya han adquirido les da una ventaja conocida sobre los demas abogados, cuanto porque es mui conveniente ofrecer una carrera a los que se dedican a la tarea ingrata i llena de sinsabores de la judicatura. Conseguiráse tambien el mejor servicio de los juzgados, en razon del aliciente que tendrán entónces, por ser la puerta que conduzca a puestos mas elevados en el órden judicial.

Semejante escala es mui poco conforme al espíritu de la lei, i debe mirarse como su complemento necesario; pero no puede determinarse por regla invariable: debe quedar sujeta a aquellas excepciones que manifiestamente exija la conveniencia pública.

A facilitar los juzgamientos i la ejecucion de las sentencias en lo criminal, ha contribuido de un modo notable la asignacion de cierta suma, hecha por el Congreso en el año anterior, para conducir reos de un punto a otro. Con la mira de hacer su inversion mas útil, i consultando la mayor espedicion, el Gobierno la distribuye entre las provincias i autorizó a los Intendentes para hacer con ella los gastos a que estaba destinado, en la forma que le pareciere mas conveveniente.

Pero esta cantidad, que sólo tiene por objeto costear la conduccion de reos de un departamento a otro o de provincia a provincia, deja subsistentes males del mismo jénero que los que con ella han querido remediarse, en órden a la conduccion de reos de un distrito a otro, o de subdelegacion a subdelegacion.

Preciso es una nueva asignacion con el fin indicado, al ménos en aquellas poblaciones en que los fondos municipales no permiten establecer un cuerpo de policía que pueda llenarlo.

En la esfera de sus atribuciones, el Gobierno ha dictado otras providencias que faciliten i aceleren la administracion de justicia. Una de ellas ha sido la de dar instrucciones i hacer circular a los alcaldes i subdelegados, modelos de procesos verbales i de sumarios por escrito, para evitar en algun modo la necesidad en que se veían los testigos; de recorrer grandes distancias para prestar sus declaraciones, i las dificultades consiguientes que esperimentaban en la averiguacion de los delitos i sus perpetradores. Mas hai obstáculos que sólo el Congreso puede allanar. Como tal debe constarle la duda relativa a la verdadera intelijencia del artículo 62 del Reglamento de Administracion de Justicia, que ha dado lugar a la consulta dirijida recientemente a las Cámaras. En concepto del Gobierno, conceder apelacion para ante la Corte Suprema, de los artículos fallados por la de Apelaciones, en las causas en que este tribunal conoce en segunda instancia, es contrario al espíritu de nuestras leyes, i a la celeridad tan conveniente en la administracion de justicia. Cualquiera que sea el juicio que las Cámaras formen en esta materia, una resolucion pronta es indispensable.

No ménos urjente reputo i de mayor importancia para la buena administracion de justicia, acercar los tribunales de Apelacion a los pueblos del sur i norte de la República. En el órden actual de cosas, la segunda instancia de los pleitos que han principiado en esos pueblos, se prolongan excesivamente, no sólo las demoras nacidas de las dificultades que cada litigante encuentra para ocurrir a un tribunal situado a tan larga distancia de su residencia ordinaria, sino principalmente por las muchas que tienen su oríjen en mala fé. El establecimiento de Cortes de Apelacion de Concepcion i la Serena, pondría término, en gran parte, a este mal, i traerá otras muchas ventajas que ántes he tenido el honor de indicar al Congreso. Un proyecto de lei relativo a este importante objeto, pende ante la Cámara de Diputados. El está en lo sustancial, en armonía con las ideas enunciadas en mi Memoria del año anterior; pero es susceptible de mejoras. Tal seria, por ejemplo, imponer a los miembros de las Cortes la obligacion de turnarse i recorrer anualmente aquellos departamentos sujetos a su jurisdiccion i en que no hubiese juez de letras para que fallasen las causas que estuviesen en estado, instruyesen a los alcaldes i demas jueces, corrijiesen los abusos e hiciesen, en suma, gozar de las ventajas de una buena administracion de justicia, a esos pueblos de segundo órden cuya condicion a este respecto, es tan poco afortunada. Instruido el Tribunal por uno de sus miembros, de las necesidades en el órden judicial, podria emprender en este ramo mejoras importantes, con pleno conocimiento de las circunstancias locales. ¿I no deberá tambien contarse entre estas ventajas la mayor rectitud, imparcialidad i firmeza que promete un juez, libre de la influencia de las simpatías o prevenciones que suelen suscitarse entre individuos que residen constantemente en un mismo pueblo?

Al establecimiento de estas Cortes debe seguir la introduccion, en nuestros procedimientos judiciales, del recurso de nulidad por injusticia notoria para conservar en la jurisprudencia la necesaria uniformidad, i dar a los litigantes mayores garantías. Contenido en límites precisos i determinados, este recurso está exento de los inconvenientes que a primera vista pudieran atribuírsele.

Los males que en el sur i norte de la República se esperimentan en la segunda instancia de los pleitos por la lejanía a que se hallan los tribunales, se sienten para la primera instancia en todo el Estado, con respecto a las causas de los Diputados i Senadores por el fuero de que gozan; pero estos inconvenientes serian tolerables sin la injusticia que envuelve un privilejio que destruye la igualdad entre los litigantes i empeora la condicion del uno hasta el punto de precisarle a renunciar lejítimos derechos. Para abolir semejante fuero, el Gobierno pasó un proyecto de lei en el año anterior; i aunque en él sólo se habla de los miembros del Congreso, convendría comprender tambien a los Consejeros de Estado, a quienes últimamente se ha hecho estensivo, i a los Ministros del Despacho. Parece que la lei al concederlo a los últimos, ha querido dar a las que con ellos litiguen, mayores garantías i desvanecer los temores que el influjo de un Ministro pudiera infundirles; pero la rectitud de los jueces letrados i la independencia en que los ha colocado la lei, no permiten abrigar tales temores, ni por consiguiente conservar un privilejio tan contrario al espíritu de nuestras instituciones.

Si a las medidas anteriores se agregase la derogacion de la lei que obliga a seguir por escrito todo pleito civil cuya cuantía exceda de 150 pesos, podíamos estar seguros de haber dado un paso importante en la mejora de la administracion de justicia. Compárense las dilaciones inherentes a los trámites judiciales, los muchos recursos que en ellos encuentra la mala fe, el tiempo precioso que un juez pierde en instruirse de escritos insustanciales i pruebas inconducentes, los grandes sacrificios que la secuela de un pleito impone, con las sumas insignificantes que frecuentemente se disputan i que muchas veces son inferiores al costo del juicio, i se verá que es por demas encarecer la conveniencia de derogar la disposicion que tales resultados produce, introducir un modo de proceder mas espedito en la sustanciacion de las causas que versen sobre una suma algo mayor que 150 pesos. La manifiesta conveniencia de esta medida i la facilidad de realizarla exijen desde luego su adopcion, sin esperar un arreglo jeneral en nuestro sistema de procedimientos. Establecer que sólo se siga por escrito el juicio en que la suma disputada exceda de 600 o 1,000 pesos, i que los de ménos valor se resuelvan verbalmente en virtud de los comparendos i en vista de las actas en que se hubiese estendido lo alegado por las partes i la esposicion de los testigos presentados, seria una providencia que fuera de la economía i celeridad tendria la ventaja de ir introduciendo en los juicios las tramitaciones verbales i la prueba pública; término a que debemos dirijir nuestros conatos. Requiérese, sin embargo, mayor estabilidad en los jueces a quienes se ha de atribuir el conocimiento de dichas causas, i cierto grado de instruccion práctica sobre el modo de proceder en ellas, a fin de evitar que una disposicion en sí útil, se convierta en perjuicio público por falta de habilidad en los encargados de aplicarla.

La refaccion del edificio destinado a los tribunales está mui avanzada. Para concluirla i poder reunir con notables ventajas del servicio público las Cortes superiores i los juzgados civiles de Santiago en un local decente i cómodo, que contribuya a dar realce a las funciones de la majistratura, son necesarios los fondos pedidos últimamente al Congreso. Mui pronto se instalará en el mismo edificio la biblioteca de los tribunales, en la cual se lisonjea el Gobierno de haber reunido las obras mas selectas de jurisprudencia para ofrecerlas a la dedicacion de los jueces i abogados que aspiren a ensanchar la esfera de sus conocimientos.

Se ha dado principio a la Casa Penitenciaría, cuya construccion acordó el Congreso en el año anterior. A su terminacion están ligadas mejoras de primer órden i de gran trascendencia, como la abolicion del presidio ambulante i la reforma del Código Penal; miéntras tanto, no nos será posible adoptar un sistema de penas que, sin perjuicio de la vindicta pública i de la ejemplaridad, ahorre al delincuente inútiles sufrimientos i lo prepare para la enmienda. Con el objeto de acelerar la obra, como lo exije su conveniencia, se ha presupuestado la suma de $40,000, superior a la que se decretó para el presente año.

El presidio jeneral, ha recibido mejoras notables en la seguridad, comodidad i asistencia de los reos. Poquísimas fugas han acaecido en el curso del año. Un sacerdote de celo i caridad evanjélica está encargado de dar a los reos la instruccion relijiosa; i del poder que las verdades de la relijion tienen sobre el corazon humano, debe esperarse la reforma moral, al ménos de aquellos en quienes el hábito del crímen no haya estinguido los sentimientos mas naturales. Un número tan crecido de reos, como no ha habido nunca, existe actualmente en el presidio; lo cual ha emanado en gran parte de la mayor vijilancia que ha hecho tan raras las fugas. El aumento de presidarios i la mejor asistencia que se les ha prestado, ha incrementado los gastos, i para ocurrir a todos los que han de hacerse en el presente año, es insuficiente la suma señalada en el presupuesto.

No creo necesario pedir autorizacion para invertir mayor cantidad, porque hecha la asignacion en virtud de cálculos probables, no puede mirarse como fija. Este estado satisfactorio se debe principalmente al celo del Intendente de Santiago.

Se han llevado a efecto muchas de las mejoras relativas a la Casa de Correccion anunciadas en mi anterior Memoria. Una nueva administracion la rije; mas órden, mas seguridad, mas aseo reinan en ella. Ocupaciones acomodadas al sexo, que aseguren para lo sucesivo medios de ganar la vida sin ocurrir nuevamente al crímen, se han proporcionado a las reos. La contraccion esmerada con que un ciudadano, anheloso por el bien público, inspecciona este establecimiento, ha contribuido poderosomente a colocarlo en el pié de arreglo en que hoi se encuentra. El Gobierno ha suministrado algunos fondos para los objetos referidos.

Las cárceles i presidios del resto de la República continúan mas o ménos en el mismo estado que ántes se ha hecho presente al Congreso. Sólo en uno que otro pueblo se ha avanzado algo en este ramo, tales como la Serena i Cauquénes, puntos en que, a mas de haberse dado mayor estension i comodidad a las cárceles, se ha establecido Casa de Correccion o Cárcel separada de mujeres. La falta de fondos no permite en muchos pueblos, no digo construir cárceles, ni aun hacer lijeras reparaciones en las que existen. Sin que del tesoro público se dé alguna suma con este objeto, me parece poco ménos que imposible emprender siquiera esas reparaciones urjentes que reclaman la seguridad i, mas que todo, la salud de los reos, frecuentemente comprometida en calabozos estrechos i malsanos. A las Municipalidades corresponde, sin duda, subvenir a estos gastos; pero miéntras se hallen en la absoluta imposibilidad de hacerlos, el Es tado debe tomarlos sobre sí. Un auxilio análogo se ha dado a las Municipalidades faltas de recursos, para mantener los presos, i con mui buenos resultados; los mismos motivos aconsejan auxiliarlas para constiuir o reparar las cárceles, objeto no ménos importante. Un proyecto de lei relativo a este asunto se ha presentado ya a las Cámaras.

La Comision codificadora se ocupa actualmente en las obligaciones convencionales. A pesar de que por ausencias o enfermedades ha carecido de algunos de sus miembros, sus trabajos están ya mui avanzados. Dificultades emanadas de diversos principios han embarazado las tareas de la Comision revisora. Contribuiría a allanarlas i a dar celeridad a la codificacion, la reunion de ánrbas Comisiones en una sola, como ellas mismas lo han indicado al Congreso.

Al hablar de la formacion del Código Civil, no puedo ménos de recomendar al Congreso el proyecto de lei relativo a hipotecas, que actualmente pende ante el Senado. Lo mucho que perjudica al comercio i a la industria, la incertidumbre a que dan lugar nuestras leyes sobre la materia, me ahorra de insistir sobre la necesidad de prestar a dicho proyecto una atencion preferente.

Los datos relativos a la estadística judicial se reúnen con mas regularidad i exactitud. Miéntras no se decrete por la lejislatura la planta de la oficina encaigada de la estadística jeneral de la República, es indispensable la continuacion del oficial que debe reunir i coordinar los datos relativos a la parte judicial.

El mui Reverendo Arzobispo electo ha entrado a gobernar la diócesis conforme a la disciplina de la Iglesia chilena. Las virtudes i luces del digno sacerdote en que ha reraido la eleccion, dan sobrado fundamento para esperar que las muchas necesidades que en este ramo se sienten en el pais, serán pronto satisfechas; i de acuerdo con él, cree el Gobierno llevar a cabo los arreglos que segun indiqué al Congreso en mi Memoria anterior, quedaron pendientes al fallecimiento del señor Vicuña.

Verificada la ereccion de la iglesia de la Serena, se halla ejerciendo sus funciones el Reverendo Obispo a quien se ha confiado. Tambien se halla organizado el Cabildo Eclesiástico i provistas todas las plazas que se mandaron crear por la lei de 14 de julio de 1843. El Delegado de Su Majestad, para erijir esta iglesia, siguiendo las indicaciones que le fueron hechas por el Gobierno, ha dado a su cabildo una planta igual a la de las otras iglesias del Estado.

Para hacerlo así ha sido necesario separarse de la bula de ereccion; pero convenia adoptar este partido consultando esa uniformidad conveniente bajo muchos respectos i que en nada grava al erario; porque sólo se pondrán en ejercicio aquellas prebendas o canonjías autorizadas por la lei. Se ha entregado al Obispo de la Serena la cantidad que le concedió el Congreso para proveerse de ornamentos i otros objetos necesarios al servicio del culto en la misma Catedral.

Habiendo sido aprobado por el Senado la presentacion del digno e ilustre sacerdote elejido para Obispo de Ancud, se ha encargado al Reverendo Obispo de Concepcion lo ponga en posesion del gobierno de la nueva diócesis. En consecuencia, el Reverendo Obispo electo está próximo a partir para su Obispado. Los mismos principios que se tuvieron presentes al elejir la iglesia de la Serena i al crear su cabildo eclesiástico, piensa el Gobierno que sigan en la ereccion de la de Ancud i creacion de su cabildo. Por lo que toca a este último punto, ya pende ante las Cámaras un proyecto de lei para poner en ejercicio las canonjías, cuya necesidad se cree urjente. Pronto presentaré tambien al Congreso otro proyecto para conceder al mismo prelado los fondos con que debe proveerse de los ornamentos i demas objetos de que hubiese menester para celebrar dignamente las solemnidades del culto en su iglesia.

En cada una de las diócesis de la República debe existir un Seminario en que, bajo la inspeccion inmediata del Obispo se formen los ministros del culto; i de todas ellas, la de Santiago es la única que goza realmente goza de esta ventaja. El Seminario de Santiago se halla en buen pié. Un número considerable de jóvenes lo concurre, aunque no suministra en proporcion los eclesiásticos que seria de desear.

En Concepcion los servicios de los seminaristas se prestan por unos cuantos jóvenes que ni pueden sujetarse al réjimen que conviniera, ni hacer los estudios que el estado sacerdotal requiere.

En la iglesia de la Serena se ha establecido ya un pequeño Seminario. Las dificultades que se presentaron al Obispo pata colocarlo en un departamento del Instituto, lo movieron a esforzarse en establecerlo por separado; i al celo de aquel prelado se debe que el establecimiento se halle ya planteado, que cuenta con 23,000 pesos de fondos i con esperanzas fundadas de obtener mayores cantidades.

Mas necesaria que en ningun punto de la República es en Ancud la creacion de un Semiminario. La escasez de ministros de la relijion en aquella diócesis es estrema, i por lo mismo urjente plantear un establecimiento aunque reducido, en que reciban la instruccion competente i se preparen para las funciones del ministerio sacerdotal, los que deben ayudar al Obispo en la difusion de las verdades evanjélicas i en el cuidado del bien espiritual de los fieles. Miéntras tanto el Gobierno ha querido ocurrir a esta necesidad enviando capellanes rentados a diversos puntos de la provincia de Chiloé; i para aumentarlos, como es indispensable, se ha encargado especialmente al Reverendo Obispo electo, procure llevar consigo cuantos sacerdotes idóneos quieran consagrarse a tan santo i benéfico objeto.

Varias veces he hablado al Congreso de la necesidad de dividir las parroquias, i de las muchas dificultades que para una providencia jeneral sobre esta materia se presentan. Hasta aquí sólo se ha podido efectuar una que otra division en aquellas parroquias que por su mucha estension i poblacion; la reclamaban con urjencia; pero el Gobierno se ocupa actualmente en una medida de efectos mas jenerales i cuenta con la activa cooperacion del mui Reverendo Arzobispo electo, que, penetrado de cuanto importa poner a los fieles al alcance del pastor espiritual, ha secundado las miras del Gobierno, proponiéndole mejoras de este jénero.

No siendo posible la division de parroquias en todos los lugares en que seria conveniente efectuarla, se trata de suplir esta medida creando vice parroquias con asignaciones del tesoro público. Para proceder a ámbas mejoras, el Gobierno tiene abundantes i prolijos datos principalmente en órden al obispado de Concepcion. A su tiempo se ocurrirá al Congreso para obtener los fondos necesarios.

No se pueden fijar con acierto los emolumentos que deben percibir los curas sin tomar en consideracion las circunstancias que hacen mas o ménos cuantiosos los proventos de cada curato, i tambien mas o ménos penosas las funciones pastorales.

De aquí la conveniencia, i aun pudiera decirse necesidad, de hacer coincidir la reforma de los aranceles eclesiásticos con la division de parroquias.

Al usar de la autorizacion concedida al Gobierno para esta reforma, parece conveniente establecer por regla jeneral que la administracion de los sacramentos sin mas formalidades que las necesarias para su validez, sea enteramente gratuito; debiendo contribuirse al cura con ciertos derechos, siempre que se quiera hacer mas solemne el acto con la agregacion de algunas de las ceremonias admitidas en estos casos.

Escusado es encarecer la necesidad de tal medida: ella coloca a los curas en una posicion mas decorosa, los ahorra incomodidades i evita esas luchas dolorosas entre el apstor i sus feligreses. Sin embargo la disminucion notable que produce en los derechos parroquiales, exije que de fondos públicos se asigne a cada párroco una cantidad moderada que, unida a los otros emulumentos de que quedan gozando, les proporcione lo bastante para mantenerse decentemente.

La construccion i reparacion de templos ha sido especialmente atendida por el Gobierno.

Muchos son los curatos que han recibido auxilios de la suma señalada en el presupuesto para este objeto; pero aun son muchos mas los que claman por ellos. Para satisfacer de un modo mas eficaz, necesidad tan jeneralmente sentida, se ha presupuestado para 1845 mayor cantidad que la pedida en años anteriores.

En mi concepto contribuirá a mejorar las parroquias en esta parte, el arreglo que, usando de la autorizacion concedida al Gobierno por la lei de 17 de Julio último, debe introducirse en los derechos de fábrica i su administracion. Cuando haya mas órden en este ramo, habrá fondos, sino para construir nuevos templos, para reparar i mejorar los que ya existen.

Al hablar de las parroquias no puedo ménos de contar como una de las medidas que contribuirán a mejorar su administracion, la publicacion del Manual del Párroco Americano, hecha recientemente por indicacion del Gobierno i con fondos fiscales. Esta obra, fruto de los desvelos de un ilustrado sacerdote, contiene las intrucciones necesarias al buen desempeño de las funciones pastorales: ella será un poderoso ausilio para nuestros párrocos, principalmente para aquellos que sirven curatos apartados de las mas importantes poblaciones, i donde les es posible proporcionarse libros u otros medios de espedirse con acierto.

Se ha lamentado repetidas veces la falta de adelantamiento que se nota en casi todas las órdenes regulares establecidas en el pais: su antiguo esplendor se ha eclipsado con la decadencia de los estudios de los claustros i con la desaparicion excesiva de los individuos de dichas órdenes que mas han brillado por su virtud i saber. Para correjir los defectos que en ella se notan i animarlas de un nuevo espíritu que las haga concurrir con mas actividad al bien de la relijion del Estado, entre otras providencias, piensa el Gobierno celebrar con la Santa Sede los acuerdos convenientes; a cuyo efecto se darán instrucciones al Ministro Plenipotenciario que debe enviarse a Roma.

Desde luego tengo la satisfaccion de anunciar al Congreso, que la órden de San Agustín se ha anticipado a los deseos del Gobierno, promoviendo espontáneamente reformas importantes en los estudios i en la administracion de los fondos.

Laudable es sin duda el celo con que el Prelado i los relijiosos da dicha órden se empeñan en servir dignamente la causa de la relijion. El Gobierno ha prestado gustoso su cooperacion, i espera ver planteados en breve los reglamentos que actualmente se trabajan sobre los dos puntos ántes indicados.

Las misiones estraordinarias que se han enviado en otros años a diversos puntos de la República, se han continuado en el período de que doi cuenta. Por su medio se ha hecho partícipes de los socorros de la relijion a muchos individuos que, alejados de los pueblos i de la residencia de los curas, han carecido de ellos por muchos años.

El estado de las misiones de infieles es poco lisonjero. Vacantes en gran parte las de Valdivia por falta de misioneros, decaen en vez adelantar. Los indíjenas desertan al interior i los pequeños templos i casas misionales abandonadas se arruinan.

Muchos de los que ya habian abrazado el cristianismo, renuncian a él; porque no hai quien les sostenga en su nueva creencia i les fortalezca para resistir a los hábitos de la vida salvaje de que no se han emancipado enteramente. Piérdese, pues, el trabajo de muchos años, por falta de operarios que continúen la obra empezada.

Las antiguas misiones de Ninihue, Costa de Niebla, Doglipulli i Cudicos no han podido establecerse por falta de misioneros; de donde ha resultado su decadencia hasta el grado de sufrir las dos primeras una disminucion de tres cuartas partes en el número de indíjenas que las habitaban.

Oportunidades de internar i estender las misiones sin oposicion de parte de los indíjenas, se presentan, principalmente en las reducciones de Cuneos, Paguipulli i Tolten, sin que nos sea dado aprovecharnos en ellas. Iguales miles se padecen en las fronteras de Concepcion i por desgracia se amonestarán en breve.

Muchos de los actuales misioneros se hallan próximo a cumplir su término i a cesar por consiguiente en sus funciones. El mismo motivo que ha impedido llenar las vacantes que ahora existen, impedirá llenar las que entónces queden; i las misiones reducidas a un pequeña número, no podrán siquiera conservar las conquistas que la civilizacion habia hecho sobre los indíjenas.

La obra eminentemente benéfica i patriótica de sacar de la barbarie a centenares de semejantes nuestros, de difundir entre ellos los sanos principios de la moral evanjélica i reunirlos a la familia chilena, quedará paralizida.

Un porvenir tan poco halagüeño sólo puede cambiarse haciendo venir al pais sacerdotes idóneos; i para conseguir este objeto, el Gobierno ha enviado a Europa al padre Cesáreo González, de la Compañía de Jesus, con encargo de traer algunos relijiosos de su instituto a quienes encomendar el servicio de las misiones, bien sea en las fronteras de Concepcion o en las de Valdivia. El acierto con que los individuos de la Compañía de Jesus han llenado las mismas funciones en otras partes i el celo con que jeneralmente promueven la difusion de las verdades de la relijion, han decidido al Gobierno a darles por ahora la preferencia sobre las otras órdenes relijiosas.

Como era natural, se les ha permitido que puedan vivir conforme a sus constituciones; pero no formar comunidades. Para el objeto a que son llamados, no era necesario lo último; ni tampoco podia concedérseles, aunque el Gobierno hubiese querido, porque está vijente la lei que escluyó su órden del número de las corporaciones permitidas.

Otro relijioso del mismo instituto ha partido de Santiago o recorrer las misiones de la provincia de Valdivia, i de él se esperan datos que faciliten los nuevos arreglos en que el Gobierno piensa.

La colonizacion del Estrecho de Magallanes, abriendo un nuevo campo a las misiones de infieles, va a hacer mas sensible la escasez de misioneros. Sólo una frontera podrá encargarse a los relijiosos de la Compañía de Jesus pedidos por medio del padre González; i quedarán por proveerse muchas de las misiones de la otra, i las que será indispensable fundar en las inmediaciones de la nueva cotonía. Se necesita, pues, mayor número de misioneros que podrian hacerse venir aprovechando la oportunidad de la Legacion a Roma. Parece conveniente elejirlos en la órden de propaganda que ya tiene sus colejios en el pais, i que por lo mismo podrán mas fácilmente unirse a los individuos que en la actalidad sirven en las misiones.

Despues de lo que precede, escusado es decir que los colejios de Chillan i de Castro no pueden suministrar misioneros. El de Chillan bien poco o nada promete al presente; i el Gobierno fija todas sus esperanzas en el de Jesus de Castro. El primero, alejándose del objeto de su institucion, ha suscitado últimamente graves dificultades sobre la obediencia al Vice-Prefecto que se halla a cargo de las misiones i cuya autoridad es reconocida por todos los misioneros i por el colejio de Castro. Embarazos de este jénero no desaparecerán enteramente hasta que se haya arreglado con Su Santidad el modo de nombrar al Prefecto de misiones; i miéntras tanto, el Gabierno, que considera lejítima la autoridad del Vice-Prefecto, se halla dispuesto a hacerla respetar.


Instalada la Universidad, ha principiado su Consejo a ejercer la superintendencia de la educacion pública que le atribuye la lei.

Sus primeros trabajos se han dirijido, por encargo del Gobierno, a formar los estatutos que debian organizarlo; i el reglamento relativo a esta materia ha sido dictado a fines de Abril del presente año.

Bajo tres capítulos principales se han comprendido las atribuciones que debe tener el Consejo: direccion, inspeccion, jurisdiccion.

La educacion pública no debe abandonarse al azar; es preciso que se dirija a un objeto, i que haya cierta uuidad en los medios que se adopten para llegar a él. De aquí la necesidad de un centro comun del cual parta la direccion i el impulso, i en el cual se preparen i elaboren las mejoras que han de acelerar los progresos de uno de los ramos mas importantes de la administracion. Hasta aquí el Gobierno ha sido ese centro; pero no conviene de ninguna manera so meter la marcha de la educacion a la instabilidad de un Ministro, ni condenarla, hasta cierto punto, a las oscilaciones políticas. Por otra parte, la direccion de la educacion exije estensos i variados conocimientos en los diversos ramos del saber, que sólo pueden encontrarse en un cuerpo formado como el Consejo de la Universidad; a él, pues, ha confiado sabiamente la lei la direccion de la educacion pública.

La facultad de dirijir exije la de inspeccion. En virtud de la direccion, el Consejo dicta el plan de estudios i prescribe reglas para los establecimientos de educacion; pero esta facultad seria ilusoria si no tuviese tambien la de inspeccionar i cerciorarse de que sus disposiciones se cumplen.

Ademas, la inspeccion es el mejor medio de conocer los defectos que se han de correjir i las mejoras que se han de plantear, por ella se palpan los inconvenientes que en la práctica presentan muchas veces disposiciones que se creían mui acertadas; se aprecian mejor las verdaderas necesidades de la educacion i se ejerce sobre los maestros una vijilancia saludable que no podrá ménos de influir en el buen desempeño de sus deberes.

Consecuencia de las dos atribuciones anteriores es la jurisdiccion. La direccion e instruccion serian hasta cierto punto estériles si el Consejo no tuviera la facultad coactiva competente para hacer ejecutar sus disposiciones i correjir los abusos que hubiere notado. Los empleados en la instruccion pública tienen sus obligaciones peculiares en cuyo cumplimiento está indudablemente interesado el bien del pais; para el caso de fallar a ellas es preciso que haya una autoridad superior a quien corresponda hacerlas respetar i cumplir.

La jurisdiccion está contenida en estrechos límites; porque si conviene conceder a la autoridad superior de la instruccion pública facultades coactivas sobre los empleados de este ramo, sólo debe ser en cuanto así lo exija el bien de la educacion misma.

Para estender la accion del Consejo, a todo el Estado era preciso establecer autoridades subalternas que dependiesen de él en lo relativo a sus atribuciones; i esto es cabalmente lo que se ha hecho.

Una Junta de educacion en la capital de cada provincia, i una o varias Inspecciones por departamento sometidas a la Junta provincial, constituyen la organizacion de las autoridades encargadas de la instruccion pública a cuya cabeza se halla el Consejo de la Universidad.

En la formacion de las Juntas hai miembros de derecho i miembros de eleccion. Los primeros son los empleados principales de la provincia, que probablemente serán siempre de aptitudes: los de eleccion los nombra el Consejo, así como los que forman las Inspecciones departamentales. En virtud de esta organizacion sencilla, el Consejo puede ejercer su accion en toda la República i mejorar la educacion en toda ella.

El corto tiempo que ha trascurrido desde la promulgacion del reglamento, no ha dado lugar a que el Consejo haga todos los nombramientos de Juntas provinciales e Inspecciones de departamento; i todavía deberá pasar algun tiempo para que, puestos en movimiento los resortes de que debe valerse, se pueda calcular cual sea su accion en los diversos pueblos i cuales son los resultados que deba prometerse.

Al trazar las reglas a que debe sujetarse el Consejo en el ejercicio de sus atribuciones, se ha consultado la libertad de la enseñanza, tan necesaria para el progreso de las ciencias. En los colejios particulares se limita a inspeccionar: ve, observa; pero no embaraza en manera alguna la accion de los directores o profesores i les deja el mas ancho campo para que en el ejercicio de sus funciones tomen el rumbo que mejor les parece. la enseñanza privada no goza de menos libertad.

En los establecimientos costeados con fondos públicos, la intervencion del Consejo es tanto menor cuanto mas elevada es la enseñanza que en ellos se da. Para las escuelas primarias señala los ramos de estudio, prescribe los libros que han de adoptarse i estiende su accion a todos sus pormenores. En los colejios en que se recibe instruccion puramente elemental, su accion es menor, porque tambien hai razon para confiar mas en los empleados de dichos establecimientos. La intervencion está contenida en estrechos límites cuando tiene por objeto la instruccion superior entónces se indican de un modo jeneral los puntos que deben abrazarse en un curso sin encadenar el jenio del profesor, obligándole a seguir una marcha determinada, i sin poner la menor traba en la esposicion libre de sus principios.

Debe tratar las cuestiones que el Consejo ponga en sus programas; pero puede hacerlo como quiera. El Consejo en estos casos se limita, pues, a exijir que en la enseñanza de una ciencia determinada se toquen todas aquellas cuestiones importantes que le pertenezcan, sin que esto embarace al profesor para estenderse a otras muchas, ni preocupe su resolucion.

Segun la lei orgánica de la Universidad, para ejercer las profesiones científicas son indispensables los grados universitarios. Señalar los requisitos necesarios para obtener estos grados, era el objeto que en pos de la organizacion de la direccion de estudios, reclamaba una atencion preferente.

El Gobierno encargó al Consejo la formacion del reglamento en que estos requisitos se detallasen i ha dado su aprobacion al que le fué presentado en el mes de Junio. Como el grado de licenciado es el mas elevado que la lei reconoce, para conferirlo debian exijirse conocimientos es tensos de los ramos pertenecientes a la facultad en que se pretendiere; i así se ha hecho. Esta disposicion del reglamento ha suscitado dudas sobre el verdadera sentido del artículo 17 de la lei que creó la Universidad. Si se entiende que las profesiones de que habla son todas aquellas cuyo ejercicio supone estudios científicos anteriores, ninguno podrá ser agrimensor, perito de minas, ensayador i aun farmacéutico, sin ser licenciado en la Universidad, sin haber hecho estudios estensos i detenidos en los ramos mas elevados de las matemáticas i de los mas vastos de las ciencias naturales; pero a primera vista se conoce que tal no puede ser el espíritu de la lei.

El Gobierno entiende que el grado de licenciado sólo se exije para aquellas profesiones de primer órden, que requieren estudios estensos i detenidos para ser bien ejercidas. Tales son las de abogado, médico, etc. Las otras, aunque suponen el estudio de ciertas ciencias, son principalmente prácticas i no pueden considerarse comprendidas en la disposicion legal. Segun ésta los agrimensores, peritos de minas, boticarios, etc., no necesitan, en concepto del Gobierno, el grado de licenciado para ejercer sus profesiones; lo mas que podria exijirse a los primeros, teniendo en consideracion que sus estudios de ciencias son mucho mas estensos de los que la simple práctica de su profesion requiere, seria el grado de bachiller para no confundirla con otras puramente empíricas.

Las facultades han tomado tambien parte en los trabajos del Consejo. Para el reglamento de grados todas ellas presentaron sus proyectos respectivos, que sirvieron de base al que se ha dictado. Fuera de esto la de Humanidades se ha ocupado constantemente en trabajos de su instituto. Ella ha presentado al Gobierno la traduccion de un pequeño libro para las escuelas primarias, ha hecho reformas ortográficas que facilitan a los niños el aprendizaje en la lectura i escritura, i está discutiendo un proyecto de organizacion de escuelas i otros asuntos igualmente útiles.

Dependientes de las Facultades hai ciertos establecimientos literarios que pueden considerarse como parte de la Universidad: tales son la Academia de Ciencias Sagradas i la de Leyes. Para plantear la primera sólo se espera el reglamento que debe organizaría i en que actualmente se ocupa el Consejo. El objeto principal de esta institucion es fomentar en el clero el cultivo de las ciencias i letras sagradas, i preparar debidamente a los que se destinan a la carrera eclesiástica, ya ejercitándolos en la predicacion, ya adiestrándolos en las funciones pastorales.

La Academia de leyes tiene un fin análogo a la anterior, en órden a la profesion del foro. Para que mejor lo llene, el Gobierno cree necesario reformar sus estatutos, modificando las disposiciones que han dado lugar a abusos, e introduciendo otras que hagan sus ventajas mas efectivas i jenerales.

Anexo al cargo de decano de la facultad de medicina, está el Protomedicato, cuya importante majistratura, se halla en el dia reducida a cierto grado de nulidad. No hai reglas precisas que detallen sus atribuciones.

La policía médica que le corresponde, se ejerce discrecionalmente; i lo que todavía es peor, carece de los medios de hacer valer su autoridad.

En Santiago se notan ménos las desventajas de este órden de cosas por el intelijente esmero del que se halla a la cabeza del Protomedicato; pero en los demas pueblos, las boticas están jeneralmente administradas por individuos que no tienen los conocimientos necesarios; i la profesion de médico ejercida, casi siempre, por personas ignorantes, con grave perjuicio del público.

El Gobierno no ha podido mirar con indiferencia semejantes abusos, i con la mira de evitarlos, ha encomendado la formacion de un reglamento para el Protomedicato a una persona intelijente.

Despues de haber hablado al Congreso de los trabajos relativos a la Universidad, paso a tratar del Instituto Nacional. Nótase en este establecimiento un adelanto progresivo: consolídanse mas i mas los nuevos arreglos introducidos en él desde principios del año anterior.

La reforma de los estudios preparatorios, de que ántes he hablado a las Cámaras, parece que llenará dentro de poco las esperanzas que el Gobierno ha fundado en su ejecucion. Los primeros años de colejio no se destinan ya a estudios estériles i que sólo tienen valor en cuanto abren la puerta a las carreras profesionales: estudios variados i de aplicacion a todas las condiciones, son los primero ensayos de los jóvenes i si por cualesquiera circunstancia no siguieren una carrera profesional, no tendrán como ántes de ahora, que considerar como perdido el tiempo que han dedicado al estudio.

La enseñanza superior en el ramo de ciencias legales i políticas se adelanta i perfecciona. De las ciencias matemáticas sólo están ejercicio las clases relativas a los primeros ramos.

Los cursos de medicina han sufrido muchos retardos nacidos principalmente de haberse fijado en ellos un órden de sucesion, sin tomar en cuenta el número de profesores, ni las épocas en que debian admitirse nuevos alumnos; pero el Gobierno que está al cabo del oríjen de su retardo piensa removerlo en breve. El estudio de las ciencias físicas, que se ha hecho en el Instituto sólo con relacion a la medicina, ha recibido en el presente año mayor ensanche, con la planteacion de una clase de química aplicada a la mineralojía.

El cultivo de este último ramo está íntimamente ligado con los progresos de la industria minera, que el Gobierno considera como de suma importancia prestarle una atencion preferente. Con la mira de fomentado i ayudar a la industria nacional, el Gobierno se propone establecer en el Instituto i en el colejio de la Serena, un curso de estudios que habilite para obtener el título de ensayador, i otro en que se estudien los ramos necesarios para ejercer las funciones que la Ordenarza de minas encarga a los injenieros o peritos de este ramo. El ilustrado profesor de mineralojía en el Colejio de Coquimbo, ha suministrado al Gobierno las bases de estas medidas, i no pasará mucho tiempo sin que se hallen planteadas. Ellas abrirán una carrera a los jóvenes que se dedican al estudio de las ciencias físicas i llenará la urjente necesidad, que de personas instruidas en la materia, se nota en los distritos mineros.

Así como la enseñanza, se ha atendido a la mejora del réjimen interior i administración de los fondos en el Instituto.

A fines de Diciembre del año anterior, se dictó un nuevo reglamento sobre uno i otro objeto, y ya han empezado a palparse sus ventajas.

La administracion de los fondos que ha estado por largo tiempo sin regla alguna, se ha sometido en el reglamento mencionado a reglas precisas que aseguran un activo i fiel manejo.

Pero las Cámaras deben estar persuadidas que tales providencias no llenan de ninguna manera las principales necesidades del Instituto. Una de estas se llenará con la construccion de una nueva casa que no tenga los graves inconvenientes de la actual, con los fondos que el Consejo ha votado con este objeto.

Dificultades suscitadas por los padres franciscanos hnn impedido dar principio a la obra.

Otra de las necesidades sobre que he llamado la atencion del Congreso, es el aumento de las escasas rentas de que gozan los profesores.

A fin de que el profesorado sea una carrera, i se consiga la permanencia de los profesores, tan necesaria para el adelantamiento de las ciencias, es indispensable que las rentas sean tales que permitan tomar la enseñanza como ocupacion principal.

Hace titmpo que el Gobierno ha pensado sobre esta materia. En mi memoria anterior anuncié al Congreso que habia encargado a una persona intelijente, la formacion de un plan de sueldos para los profesores del Instituto; pero dicho plan no satisfizo las miras del Gobierno. Ultimamente se ha confiado la formacion de un nuevo proyecto al Consejo de la Universidad. El aumento de dotaciones exigirá indudablemente que se asigne mayor suma al Instituto; i confio en que el Congreso no se negará a decretar los fondos necesarios para efectuarlo.

Los colejios de provincia han tenido una part mui principal en los desvelos del Gobierno. Escuelas primarias en que sólo se aprende las primeras nociones, i jeneralmente con mucha imperfeccion, no ministran la instruccion competente a esa porcion considerable de la sociedad, que por su posicion, es llamada a influir de un modo notable en bien del pais: es necesario proporcionarles medios de instruccion mas estensos; estos medios son los colejios. Aunque establecidos ya en varios pueblos de la República, están léjos de llenar su objeto, aunque aquellos que por su antigüedad, sus mayores recursos i la ventaja de su situacion, como los de Concepcion i la Serena, se hallan en circunstancias mas felices.

En el último, como ya he dicho otras veces, prospera el cultivo da las ciencias físicas, principalmente la mineralojía, merced al saber i asidua contraccion del profesor del ramo; pero el resto de la enseñanza se halla mas o ménos como en los otros colejios de provincia.

Tiempo hace que el Gobierno piensa sistemar estos establecimientos i someterlos a un arreglo uniforme (en cuanto al objeto que debe ponerse en la enseñanza) i acomodado a los recursos i demas circustancias locales; pero le ha retraido la falta de conocimientos exactos a su verdadero estado, de la estension de sus necesidades i de otros pormenores que es indispensable tener a la vista, para emprender semejante obra.

Sin embargo, los perniciosos efectos que el desórden en los estudios podria traer, arraigando a hábitos i prácticas, que hicieren despues mas difícil la reforma, i la necesidad cada vez mas urjente, de sustituir a la esterilidad de la enseñanza que en ellos se dá por lo jeneral, una instruccion mas útil i de mas aplicacion a la vida, determinaron últimamente a comisionar al Rector del Instituto Nacional, para que practicase una visita en los de Talca, Maule i Concepcion, e introdujese las reformas que juzgase convenientes. Esperimentado en la direccion de un colejio, e instruido en todas las mejoras que la enseñanza ha recibido en el establecimiento que dirije, el comisionado reunió las circunstancias necesarias para desempeñar con acierto su encargo.

Sus trabajos han recaído principalmente sobre los estudios, el réjimen i la disciplina. A los tres colejios arriba indicados ha dejado un plan de estudio uniformes, salvo pequeñas modificaciones i que está en armonía con el que se sigue en el Instituto Nacional i con las disposiciones de la Universidad relativas a los primeros grados en las facultades de filosofía i humanidades i de ciencias, matemáticas i física. De manera que los jóvenes que a ella concurren no sólo adquirirán una instruccion liberal bastante completa, sino que tambien podrán optar a los grados universitarios, que son la puerta de las mas importantes profesiones científicas.

Por lo que toca a réjímen i disciplina, ha dejado al colejio de Cauquénes un reglamento i con respecto a los otros dos, ha suministrado al Gobierno, todos los datos necesarios para mejorarlos en este ramo.

La cortedad de las rentas de que gozan los profesores de estos colejios, es quizas el mayor obstáculo, que se presenta para mejorar la enseñanza; pero no es difícil de allanar como a primera vista parece.

La mayor parte de los ramos que en ellos deben enseñarse, son puramente elementales, i podrian reunirse en un profesor no sólo sin inconveniente, sino con ventaja; i de este modo i proporcionando las dotaciones a la importancia del ramo o ramos que se enseñaren, se lograria mejorar los sueldos con mui pocos fondos mas de los que actualmente poseen algunos de dichos establecimientos.

El comisionado que ha palpado estos inconvenientes, ha indicado al Gobierno la necesidad de señalar la dotacion de empleados de cada colejio i los sueldos de que deben gozar; por tanto para evitar la creacion de clases hasta cierto punto inútiles, como la multiplicacion de profesores, centraría a la economía i a la enseñanza.

Otras muchas indicaciones de menor importancia se han hecho al Gobierno, por el mismo individuo, i de que no creo necesario instruir a las Cámaras.

Por los informes recibidos acerca de los tres colejios mencionados, el de Talca que apénas cuenta un año de existencia es el que se encuentra en mejor estado. Favorecido por un local espacioso i bastante cómodo para los alumnos que lo concurren, por la circunstancia de tener internos i libres de antiguas practicas que embarazan la introduccion de nuevos arreglos, es el que mas fundadas esperanzas inspira. La cortedad de los fondos del de Cauquénes, obligará a contenerse dentro de estrechos límites por algun tiempo; pero mucho debe prometerse de la actividad con que en aquella provincia se promueve todo jénero de mejoras. Miéntras que el de Concepcion no tenga una casa en que recibir internos, no podrá introducirse en él un réjimen mas constante; i esta consideracion ha hecho pensar al Gobierno en la pronta ejecucion de una obra tan necesaria, para la cual hai sobrados fondos i un local espacioso que puede adquirirse.

Estender i mejorar la instruccion primaria ha sido uno de los objetos a que el Gobierno se ha contraído con mas empeño de algun tiempo a esta parte. Como la formacion de maestros es de la mayor importancia de este ramo, fundó en 1842 la Escuela Normal que empieza a producir sus buenos efectos proporcionando preceptores suficientemente instruidos i adiestrados para la enseñanza. Los pocos alumnos que han salido de ellas a dirijir escuelas primarias en las provincias, cortribuirán en uniformar los métodos, a introducir arreglos en los establecimientos de la misma clase i allanar en gran parte los obstáculos que retardan la ilustracion de las masas.

Destinados los alumnos de la Escuela Normal a la consecucion de tan laudable objeto, se ha procurado no sólo instruirlos, sino tambien i con mayor esmero formarles el corazon, pero a decir verdad, a pesar del ilustrado celo del director, los resultados no han correspondido sobre este punto a los deseos del Gobierno. La dificultad de observar la conducta de los educandos fuera de las horas de asistencia al establecimiento ha ocasionado la desmoralizacion de muchos de ellos; i por consecuencia frecuentes espulsiones, porque en esta materia se ha procedido con toda la estrictez que se requiere. Para evitar la repeticion de este mal, que se ha logrado estinguir en fuerza del mas asiduo empeño, es preciso reducir a los alumnos a pupilaje i someterlos a una inspeccion constante, a un método de vida capaz de arraigar hábitos de moralidad; el Gobierno se ocupa en plantear el establecimiento bajo este nuevo réjimen.

Por lo demas, los medios que el Gobierno tiene a su disposicion son imperfectos i de corto número. Raros son los individuos de capacidad que se dedican a la enseñanza i mas raros todavía los que la abrazan con vocacion, i que, penetrados de la importancia de su cargo, se consagran a desempeñarlo animados de verdadero celo i con el entusiasmo i ardor que inspira la conciencia de lo útil i patriótico de la obra que se emprende, preparando por la educacion el porvenir de las nuevas jeneraciones.

Sólo existe uno que otro libro que pueda adoptarse en las escuelas primarias, i los demas objetos que en ellas son necesarios, apénas están al alcance de un corto número en uno que otro pueblo de segundo órden. Pocos son los lugares en que hai un local público para la escuela, i entre éstos, raro es el que tiene una sala bastante capaz i apropiada a su objeto. Sin maestros idóneos, sin útiles, sin local acomodado, es de admitar que nuestras escuelas no se hallen en estado mas lamentable todavía.

Por desgracia todas estas necesidades requieren tiempo para ser satisfechas i aunque el Gobierno se ha empeñado en preparar los elementos necesarios fundando a Escuela Normal, promoviendo la publicacion de algunos libros i la construccion de casas de escuelas, debemos resignamos por ahora a mejoras parciales. Aun estas no surten el efecto que debieron, por la indolencia i poco celo de los padres de familia que dejan la instruccion abandonada a la esclusiva direccion de los preceptores, los cuales pocas veces merecen tan alta confianza.

Para que las escuelas prosperen es indispensable una inspeccion constante que haga útiles indicaciones a los maestros i los estimule i aliente al mejor desempeño de sus deberes. Las autoridades que el Consejo de la Universidad establece en cada pueblo i a las cuales incumbe velar sobre los establecimientos de educacion e impartir las órdenes e instrucciones que con relacion a ellas se les trasmitan, suplirían en parte esa inercia de los padres de familia; aunque si éstos no toman verdadero interes por la instruccion i no se penetran de su importancia i la fomentan, la accion de los inspectores i juntas de educacion, no alcanzará a remover los estorbos con que tendrá que luchar.

Con la mira de adquirir conocimiento mas cabal del estado de las escuelas en el Sur de la República, i de que se introdujesen en ellas algunas mejoras, encargó el Gobierno al comisionado para visitar los colejios de Talca, Maule i Concepcion, que practicase una visita, en cuanto le fuese posible, en las establecidas en dichas provincias i en los pueblos de la de Colchagua por donde debia hacerse su viaje. Los informes de esta visita fuera de las indicaciones útiles que contiene, han instruido al Gobierno de pormenores que de otro modo siempre habria ignorado i que le servían en su propósito de mejorar las escuelas.

Ellos continúan lo que acabo de esponer al Congreso sobre el estado de la instruccion pública, pero al mismo tiempo presentan a los preceptores como mui dispuestos a recibir intrucciones i aceptar reformas. No hai pues en estos apego a práctica o sistema, no habrá por consiguiente graves obstáculos para la adopcion de nuevos métodos ni para la planteacion de nuevo réjimen.

En nuestras circunstancias debemos contar como una ventaja esa buena disposicion. Segun el comisionado, mas se deja de hacer porque no se sabe que por falta de voluntad i si las cuales fueran inspeccionadas regularmente por personas intelijentes, no tendríamos tanto que esperar para colocar la mayor parte bajo un buen pié.

Mas de treinta escuelas se han planteado en el período de que doi cuenta i para varias de ellas se ha echado mano, como ántes he dicho, de algunos de los mas aprovechados alumnos de la Escuela Normal. Muchos han recibido auxilios, para proporcionarse muebles i demas útiles, i a todas las provincias se han enviado en cantidad o proporcional los pocos libros de instruccion primaria que ha podido imprimir el Gobierno. Tambien se han adquirido recientemente muestras de escritura con el mismo objeto.

El dibujo lineal principia ya a enseñarse en una que otra escuela de las que se hallan dirijidas por los alumnos de la Normal, así como sucederá pronto con otros ramos que en el día no forman parte de la instruccion primaria; pero que se da a los que se dedican a hacer estudios especiales para abrazar la carrera de preceptores.

Entre las escuelas planteadas, una sesta parte está destinada a mujeres.

El descuido i poco interes con que se ha mirado la educacion de las niñas, fuera de envolver una desigualdad injusta, es mas pernicioso de lo que talvez se imajina.

La ignorancia de las madres, estravia el juicio de los niños, ahoga su entendimiento con preocupaciones absurdas, i hace despues infructuosos los esfuerzos de la educacion. Instruirla es atacar en su oríjen muchos males i trabajar directamente por la educacion de los hombres.

Estas consideraciones han hecho pensar al Gobierno en plantear por lo ménos en cada capital de departamento una escuela de mujeres, pero la dificultad de encontrar maestras a propósito sólo han permitido realizar este pensamiento en uno que otro punto.

No basta desarrollar la intelijencia de los ciudadanos con las escuelas primarias, es preciso desarrollar tambien i aumentar sus medios de bienestar.

El cultivo del espíritu hace nacer necesidades ántes desconocidas; i si en la misma proporcion no se ofrecen recursos para satisfacerlas, habremos hecho un presente funesto a los que instruimos.

Con tal proceder,, hasta se multiplican los impulsos que inducen al crímen.

Para salvar estos inconvenientes, es preciso que la instruccion primaria, siga una instruccion de aplicacion que proporcione medios de subsistencia a los que la adquieran.

Dificultades se presentan, sin duda, para la creacion de establecimientos de esta clase, por la falta de hombres aptos para dirijirlos i porque multiplicados como seria preciso, consumirían fondos considerables, reclamados tambien por otras muchas necesidades.

Sin embargo, como aquellos son imperiosamente exijidos por la conveniencia pública i cada día con mas urjencia, el Gobierno trata de crear en Santiago una Escuela de Artes i Oficios, que a mas de llenar su objeto principal, puede suministrar con el tiempo maestros idóneos para plantear en toda la República escuelas del mismo jénero.

Mirada ésta con relacion a la instruccion, ejercerá una influencia saludable sobre la moralidad del pueblo i los progresos de la civilizacion; mirada con relacion al bien material del país, sus ventajas para las clases trabajadoras, i por consecuencia, para la sociedad entera, son incalculables.

El Congreso concurrirá a esta obra, dando su aprobacion a la partida señalada para ella en el presupuesto.

La Biblioteca Nacional aumentada con nuevas obras i el Museo enriquecido con varios objetos, en especial con los remitidos recientemente de Europa, por el naturalista a quien debe su existencia, se ponen cada día en mejor estado para servir a la difusion de las luces en el país.

Ha llegado a Santiago la primera entrega de la Historia Natural i Civil de Chile que publica en Paris el mismo naturalista.

El Gobierno se ha suscrito a esta obra, con cuatrocientos ejemplares i ha adelantado seis mil pesos para los primeros gastos. Apreciando como es debido el celo de don Claudio Gay, parece equitativo premiar sus desvelos, abonándole el sueldo de que disfrutaba en Chile. Sus ocupaciones actualmente son del mismo jénero, tienden al mismo objeto i por lo mismo debe considerársele como empleado en el servicio del pais.

Santiago, Setiembre 16 de 1844. Manuel Montt.


Núm. 205[editar]

A consecuencia de la solicitud de doña Mercedes Rodríguez, que con sus antecedentes remito a V.E., el Senado ha tenido a bien aprobar el siguiente

PROYECTO DE LEI:

Artículo único. Se concede a doña Mercedes Rodríguez, viuda del Ministro de la Corte Suprema de Justicia don Vicente Aguirre, una pension de veinticinco pesos mensuales.

Dios guarde a V.E. —Santiago, Setiembre 17 de 1844. —D.J. Benavente. —Francisco Bello, Pro Secretario. —A S.E. el Presidente de la Cámara de Diputados.


Núm 206[editar]

A consecuencia de la solicitud de don Francisco Solano Pérez, que con sus antecedentes remito a V.E., la Cámara de Senadores ha acordado lo siguiente:

Artículo único. Se declara que la gratificacion que se asignó a don Francisco Solano Pérez, como director de las escuelas dominicales, por decreto de 2 de Diciembre de 1840, es compatible con el sueldo que percibía el mismo don Francisco Solano, como oficial primero de la Intendencia de Santiago.

Dios guarde a V.E. —Santiago, Setiembre 17 de 1844. —D.J. Benavente. —Francisco Bello, Pro Secretario. A S.E. el Presidente de la Cámara de Diputados.


Núm. 207[editar]

La Cámara de Senadores ha adoptado sin alteracion alguna el proyecto de decreto en que se aprueba el nombramiento hecho por la Junta de la Caja de Crédito Público, designando para oficial primero de dicha oficina a don Antonio María Prieto.

Devuelvo los antecedentes.

Dios guarde a V.E. —Santiago, Setiembre 27 de 1844. —D. J. Benavente. —Francisco Bello, Pro-Secretario. —A S.E. el Presidente de la Cámara de Diputados.


Núm. 208[editar]

El Congreso Nacional ha prestado su aprobacion al nombramiento que esa Junta tuvo a bien hacer en la persona de don Antonio María Prieto para oficial primero de la Caja de Crédito Público por renuncia de don Felipe Antonio Prieto; i con esta fecha se ha puesto en conocimiento de S.E. el Vice-Presidente de la República.

Lo que comunico a V.S. para su intelijencia.

Dios guarde a V.E. —Santiago, Setiembre 13 de 1844. Ramon Renjifo, Diputado Secretario. —Al Presidente del Crédito Público.


Núm. 209[editar]

Con fecha 19 de Agosto último, la Junta de Administracion de la Caja de Crédito Público, comunicó al Cuerpo Lejislativo el nombramiento de oficial primero de aquel establecimiento, que ha hecho en la persona de don Antonio María Prieto i el Congreso Nacional le ha prestado su aprobacion, acordando el siguiente

PROYECTO DE LEI:

Artículo único. —Se aprueba el nombramiento hecho por la Junta de Administracion de la Caja del Crédito Público, de oficial primero de dicha oficina en la persona de don Antonio María Prieto, con el sueldo de mil pesos de su dotacion.

Dios guarde a V.E. —Santiago, Setiembre 28 de 1844. —Francisco Antonio Pinto., Presidente. Ramon Renjifo, Diputado-Secretario. —A S.E. el Vice Presidente de la República.


Núm. 210[1][editar]

La pintura que hace la memoria de este ramo importante de la administracion i en nuestro país tan influyente en la suerte de sus habitantes, no es halagüeña. Escasean los Ministros para el Culto i allí donde sus servicios son mas imperiosamente demandados, allí es donde o no existen o existen en un pequeño e insignificante número, o están desunidos o en disidencia con sus superiores. La pintura que la memoria hace del estado de la iglesia chilena es desconsoladora.

La educacion del claustro no corresponde ni a la altura de la mision del clero ni a su antiguo esplendor. Las misiones para infieles presentan un aspecto poco lisonjero. El número de párrocos no corresponde con el de las greis que en el estado de nuestra sociedad todo lo esperan i en realidad todo deben esperarlo de sus pastores.

¿Qué medidas propone el ministerio para atacar este mal hoi grande ya, pero que nos amenaza con funestos resultados para el porvenir?

Veamos: él se propone atender a los establecimientos encargados de suministrar servidores a la Iglesia, aumentando su número i dotando a cada diócesis con un Seminario; se propone obtener una reforma en la educacion claustrar en la que ya ha tomado la iniciativa la órden de San Agustin; se dispone a establecer negociaciones directas con la Santa Sede i, últimamente, ha mandado venir de Europa relijiosos jesuítas que presten el servicio de las misiones fronterizas del sur, permitiéndoseles que vivan en el pais con arreglo a sus constituciones pero sin formar comunidad.

Las primeras medidas propuestas atacan el mal en su oríjen i pueden ser fecundas en buenos resultados; la última es un remedio de circunstancias sin frutos para el porvenir; es un aumento en la grande obra de difundir las verdades evanjélicas que mañana nos faltará, dejándonos en la misma situacion en que hoi nos vemos.

En cuanto al mejor servicio del culto i de las necesidades relijiosas de los ortodoxos habitantes de nuestras campañas, con el fin de obtenerlo, se procede a la division de las parroquias i a la asignacion directa por el tesoro público de los emolumentos de los párrocos.

El clero superabunda en la capital i en las principales ciudades, falta casi siempre en la campaña, i el que está dedicado a llenar los destinos eclesiásticos en ésta, no corresponde en lo mas mínimo a la elevacion de su ministerio ni al puesto que le está señalado en el altar, en el púlpito, en la mesa de sus hijos espirituales, al lado del lecho del moribundo.

El rol del cura de campaña es mas importante mil veces que el del cura de ciudad; rol magnífico, rol de honor i de piedad evanjélica, rol enteramente idéntico al de los tiempos gloriosos de la Iglesia.

En nuestros campos el cura puede ser el representante del progreso i alcanzar sus palabras de amor i de piedad donde no puede llegar la autoridad de la lei ni todo el despotismo de la tierra. El cura anima las almas de unos seres que de antemano le prestan una rendida obediencia, i ¿cuánto no puede hacerse en un terreno tan bien preparado? Sin embargo, en estos bellos tiempos de egoismo, raro es quien se preste a sembrarlo, i entre éstos hai quienes lo hacen con un descuido, una indiferencia estoica, mui poco edificante.

El oro es el supremo bien a que se aspira, el curato es una hacienda i la venta de los oficios consoladores de la relijion les quita su mérito divino.

Desde hoi mas será otra cosa merced a la renta directa i fija que al cura le señala el Fisco. Ya no quedará insepulto el cadáver del padre, miéntras disputan los hijos por el precio de su entierro. Ya no se pleitará sobre la distancia que haya viajado el cura en cumplimiento de su ministerio para determinar segun ella, lo que corresponda. Ya nadie morirá como un moro en el desierto, sólo porque no ha tenido como traer cerca de su lecho los socorros evanjélicos personificados en el cura.

La medida de rentar los curas es por sí sola capaz de formar el crédito de un ministerio, tal es su grandísima importancia, tal su influencia en las fibras mas íntimas de nuestra sociedad.

Al hablar de ministro del altar i de lo augusto de su ministerio, es imposible olvidarse del misionero de Magallánes, del padre frai Domingo Pasolini.

La voz de ese sacerdote desde el último confín austral del continente americano, allí rodeado de salvajes, salvaje el mar, salvaje la naturaleza toda, salvaje los hombres, tiene un sonido ntiguo i santo que complace i edifica. Rara vez hemos insertado documento alguno con mas placer que la nota de este relijioso a su prelado en Castro.

Estarnos persuadidos que el Gobierno de la República mira i mirará siempre con la mas grande solicitud los trabajos i la persona de aquel eclesiástico.

El representa allí el elemento mas poderoso de civilizacion, i por lo mismo los deberes que a él le están impuestos son demasiado grandes para gravitar sobre los hombros de un sólo hombre; es preciso, pues que le acompañen otros que sean celosos, incansables i mui fervorosos propagadores de la fe. Un eclesiástico malo en Magallánes seria tan funesto que quizas comprometería la existencia de nuestra naciente colonia.

La legacion a Roma es mirada con particular interes por el señor Ministro, nosotros a este respecto no miramos las cosas de igual modo, nada vemos que no pueda obtenerse en Roma aun sin la idea de un Ministro cerca de Su Santidad; nada vemos en lo mismo que se propone conseguir que merezca costear una legacion a Roma.


====Núm. 211[2]====
Memoria del señor Ministro de Justicia Culto e Instrucion Pública.
Instruccion Pública.

Sin instruccion pública, sin educacion popular es en vano que pensemos en patria i libertad.

Los grandes pensamientos que estos hombres representan, ni serán comprendidos por el pueblo ni serán nunca otra cosa que dos palabras sin aplicacion, sin eco, i las mas veces mal aplicadas, torcidas en provecho de los malos para producir la anarquía i la esclavitud; sin esa instruccion que elevando a los hombres a la clase de ciudadanos útiles, los convierte en buenos servidores de la patria i en baluarte de la libertad.

La instruccion pública encierra pues para nosotros todo nuestro porvenir; allí en ese departamento jermira poique allí sólo puede jermiese órden mas perfecto a que anhelamos, i que en vano se pido a los hombres de hoi. Hoi somos mejores que ayer, mañana seremos mejores que hoi; i ese órden de mejora i perfectibilidad uniforme en todo el mundo, que marca la llegada de cada jeneracion i que las revoluciones del tiempo traen consigo, es el único capaz de cambiar gradualmente la capacidad i las ideas de todo un pueblo.

La jeneracion que hoi trabaja, será seguida mañana de la que hoi se prepara al trabajo; entre estas dos jeneraciones hai un hombre que representa un poder encargado de ligarlas a ámbas i de trasmitir a la que nace las nociones de la que muere, i que legan al morir la suma de ideas representadas por el mundo. Este hombre, ese poder, es el señor Ministro Montt, es el departamento de instruccion pública a cuya cabeza él se presenta.

Un hombre no podrá nunca estancar, hacer parar el progreso; pero un hombre en ciertas situacion jodia desviarlo, entorpecerlo, no hai brazo humano que pueda hacer recular al progreso representado en cada jeneracion que se sucede; pero sí hai quien pueda pervertirlo i detenerlo temporalmente. De aquí pues la importancia del Ministro de Instruccion Publica, de aquí su influencia en el porvenir de los pueblos.

Todos los demas Ministros son cual mas, cual ménos, dueños del presente, siembran i recojen en corto intervalo; al de instruccion pública se le ofrece un porvenir remoto, que quizas no verá, como único provecho de sus tareas silenciosas. Ingrata es pero mui grande en resultados la mision del Ministro de Instruccion Pública i en jeneral la de todos los que se dedican a la áspera ocupacion de la enseñanza; pero esto mismo servirá para convencernos del lugar importante que él ocupa en el gobierno del pais.

Conocido esto, veámos qué es lo que ha hecho i qué nos anuncia la Memoria con que da cuenta al Congreso de sus trabajos de todo un año.

La enseñanza se divide hoi en tres clases: 1.º enseñanza dada por el Estado; 2.º enseñanza relijiosa; 3.º La enseñanza que resulta del ejemplo i del contacto de los hombres, bien sea en la familia bien sea en la sociedad.

Cuando así comprendemos la enseñanza es claro que la consideramos en sus dos aspectos, la educacion i la instruccion. La primera entre nosotros ni es uniforme ni es regularizada por el Estado, es dejada esclusivamente al hogar paterno i limitada adonde él llega. El padre es el árbitro, i el único en que nuestro imperfecto sistema actual puede serlo, del cultivo de las facultades morales de nuestros conciudadanos, i sin desconocer su autoridad i su aptitud muchas veces para guiar la educacion de su hijo, no podemos desconocer que la autoridad i vijilancia paterna no es bastante para la educacion del hombre, que mil afecciones, mil errores pueden darle jiro funesto, que necesita en fin del ausilio de una autoridad que a la par de instruir, eduque, i uniforme i sistematice la educacion popular única que puede hacer fructífera la instruccion popular: ¿qué decimos? la única que puede hacer que esta no sea muchas veces perniciosa.

La enseñanza relijiosa ha sido comprendida recientemente entre los ramos de educacion de nuestros colejios de Santiago, i entre ellos, el Liceo le ha dispensado una atencion especial. Tambien el señor Ministro ha tocado el vacío que la ausencia de ella dejaba i los malos resultados que esto ha traido a la educacion eclesiástica.

En cuanto a la enseñanza dada por el Estado algo se hace i algo se adelanta siempre en mejorar su calidad i estender sus efectos. Pero hasta el establecimiento de la Escuela Normal i de la Universidad los ensayos parciales, sin uniformidad de sistema, sin unidad de accion, eran incompletos i no podian producir por consiguiente otra cosa que resultados igualmente imperfectos.

La Universidad, pues, está llamada a ejercer una influencia inmensa en la educacion; es una palanca poderosa en provecho del pais, i con razon es mirada por el Ministro con predileccion, podemos decir con amor.

Nuestra Universidad cuenta un año de existencia, i no le ha faltado en este corto espacio de tiempo quien la ataque, quien desconozca su autoridad i sus derechos, quien critique alguna de sus formas. Esto es si se quiere natural, pero no es justo. Hai en nosotros la funestísima manía de querer nivelar nuestros ensayos, no dire mos con las obras acabadas del otro hemisferio, que esto no seria tan malo, pero con lo que conciben de mas perfecto en el órden social i político los hombres que están a la vanguardia de las ciencias. Nada hai ni cercano a la perfeccion en nuestra jóven patria, pobre nacida de ayer; nada ni sus hombres ni sus cosas, i sin embargo todo es perfectible i quizás mas perfectible para nosotros, que para los envejecidos pueblos que son nuestros mayores; pero Chile no está en el caso de derribar para construir, mui al contrario, se haya en el caso de dar consistencia a todo para seguir adelante su obra.

Aplicando estas ideas al caso que nos ocupa, debemos por patriotismo sostener con todas nuestras fuerzas a nuestra Universidad, sostenerla tal cual es; darle consistencia i jamas minarla desconociendo, ni aun indirectamente, su gran poder, o su autoridad. Debemos reverenciarla mas que por lo que en si es por lo que ella representa por lo que ella está llamada a ser.

El derecho de presidir a la educacion de la juventud es una atribucion normal del Estado, incontestable i fundada en la naturaleza misma de nuestras instituciones. La educacion entregada a la anarquía seria el mas activo de los disolventes, del mismo modo que una educacion prudentemente organizada, seria siempre el mejor medio de inspirar al pueblo el sentimiento democrático i de solidaridad nacional que ha de salvarlo. "Es mui sabido que si la Francia es hoi uno de los paises en que el instituto de la igualdad está mejor establecido, ella debe este beneficio a la unidad de la enseñanza i a las i sanas doctrinas que han sido profesadas i obseradas hace un siglo en el seno de su Universidad.

La cuestion de la enseñanza es vasta i fecunda; ella se ha ajitado recientemente en Francia i se ajita aun, combatiendo en la lucha de principios el mui elástico de la libertad. Debemos a nuestros lectores una cuenta exacta del estado i la forma que hoi presenta esa cuestion importante, i la daremos así que nos desembaracemos un tanto de otros asuntos que nos ocupan con preferencia. Pero en jeneral i en órden a la enseñanza, la libertad es repelida como un presente funesto, adverso mas bien que favorable, al principio democrático. "Lo que quiere la democracia", dice un hombre cuyas opiniones liberales quizá puedan considerarse estremas; "lo que quiere la democracia es un réjimen de educacion nacional que no de privilejios individuales que dé forma a todas las intelijencias segun la medida de su desenvolvimiento, que sin sacrificar la unidad del fin, acepte la diversidad de aptitudes; lo que quiere la democracia, es la iniciacion comun de todos los espíritus a los mismos deberes, a los mismos derechos, es decir, la constitucion del órden político sobre el órden moral. Luego ¿a quién podrá confiar mejor la democracia la realizacion de este programa, sino a una corporacion vijilada, protejida, gobernada por el poder ejecutivo? I cuando esta corporacion existe cuando sólo se necesita introducir en ella algunas reformas para ponerla en aptitud de realizar cuanto podria esperarse de ella ¿por qué desacreditarla, por qué pretender amenazarla, por qué sacrificarla a estériles preocupaciones?

¿No parece que las palabras que arriba copiamos se hubiesen escrito para Chile? Pues bien, esa corporacion en Francia, como aquí, esa corporacion a la que ha entregado el gobierno de nuestro pais un poder que no creia seguro sólo en sus manos en la Universidad; i el monopolio que ella debe ejercer, i que por todo derecho ella ejerce sobre la educacion i la instruccion, léjos de ser combatido, debe ser fortificado i estendido.

Miremos, pues, a nuestra Universidad como la joya preciosa de nuestro porvenir; rodeémosla de todo el prestijio posible; i por ahora para robustecerla, respétemosla, si es posible suponer este caso, hasta en sus disparates.

La Universidad ha sido, pues, de utilidad en el año que ha pasado; su influencia se ha sentido en todos los ramos de la instruccion pública; i algunas de sus facultades han dejado ver el fruto de sus tareas.

El Ministro propone establecer autoridades, universitarias en cada pueblo de la República, que estenderán su accion considerablemente.

El Instituto Nacional ha sido el objeto de reformas importantes que van consolidándose; i en la de la Serena se anuncia un curso de química i mineralojía destinado a abrir una carrera a los habitantes de nuestros distritos mineros, i a iniciarlos en la esplotacion científica de nuestros veneros de riqueza. Sin embargo, el Ministro al anunciar cuanto se ha hecho en favor del Instituto, manifiesta que nunca podrán obtenerse los fines que se tienen en vista, miéntras no se llene la primera de sus necesidades en la construccion de la nueva casa, a que ya se ha dado principio.

La medida propuesta de aumentar la renta de los profesores es la única capaz de llamar al profesorado las capacidades, la contraccion i el celo; i de darle todo ese grado de respetabilidad que le es indispensable. Sólo así tendremos profesores que hagan de la enseñanza la honrosa carrera de su vida, i que busquen en ella un lugar distinguido.

La Escuela Normal que tan tempranos i buenos frutos ha dado ya, tambien va a sufrir reformas saludables que sometan a una inspeccion constante a sus alumnos, sujetándolos a un método de vida capaz de arraigar en ellos hábitos de moralidad.

Mas de treinta escuelas se han planteado en el año i sus profesores han salido de los bancos de la Escuela Normal. De estos treinta una sesta parte ha sido destinada a la instruccion del bello sexo, bella planta descuidada por nosotros i que sin embargo hace circular su savia por lo mas íntimo de nuestra sociedad.

La enseñanza industrial no ha sido pasada por alto en la memoria; ni podemos considerar como una promesa estéril la que envuelve el siguiente período que de ella copiamos, porque en realidad es remarcable.

"No basta desarrollar la intelijencia de los ciudadanos con las escuelas primarias, es preciso desarrollar tambien o aumentar sus medios de bienestar. El cultivo del espíritu hace nacer necesidades ántes desconocidas; i si en la misma proporcion no se ofrecen recursos para satisfacerlas habremos hecho un presente funesto a los que instruimos. Ccn tal proceder hasta se multiplican los impulsos que inducen al crímen. Para salvar estos inconvenientes es preciso que a la instruccion primaria siga una instruccion de aplicacion, que proporcione medios de subsistir a los que la adquieren. Dificultades se presentan sin duda para la creacion de establecimientos de esta clase, por la falta de hombres aptos para dirijirlos i porque multiplicados como seria preciso, consumirían fondos considerables, reclamados tambien por otras muchas necesidades. Sin embargo, como aquellos son imperiosamente exijidos por la conveniencia pública, i cada dia con mas urjencia, el Gobierno trata de crear una Escuela de Artes i Oficios, que a mas de llenar su objeto principal, pueda suministrar maestros idóneos para plantear en toda la República escuelas del mismo jénero. Mirada ésta con relacion a la instruccion, ejercerá una influencia saludable sobre la moralidad del pueblo i los progresos de la civilizacion: mirada con relacion al bien material del pais sus ventajas para la clase trabajadora, i por consecuencia para la sociedad entera, son incalculables."

Por lo demas, lo repetimos, el fruto de las tareas de un Ministro de Instruccion Pública, entre nosotros mas que en otras partes, no es de aquellos que se ven i se saborean en un año ni en dos, ni en muchos: él vendrá envuelto quizá imperceptiblemente, en el manto misterioso del tiempo. Frutos estemporáneos ni son buenos ni los queremos.


  1. Este artículo ha sido tomado de El Mercurio de Valparaiso de 11 de Octubre de 1844, núm. 4,946. —(Nota del Recopilador).
  2. Este artículo ha sitio tomada de El Mercurio de Valparaiso del 14 de Octubre de 1844, Núm. 4,949. —(Nota del Recopilador.)