Sombras chinescas

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Rojeces de Marte de Emilio Bobadilla
Nota: En esta transcripción se ha respetado la ortografía original.



SOMBRAS CHINESCAS[editar]


Va cayendo la tarde sobre el triste villorrio;
al cañón la campana de vísperas sucede
y en la calma sedante suena un clarín de pronto
que pone en convulsiva dispersión a la gente.

El bosque, de petróleo rociado, arde de súbito;
en compactas falanges, aullando como lobos,
surgen de sus trincheras recónditas, los unos
y con la bayoneta les reciben los otros.

La lucha cuerpo a cuerpo, sin piedad, en el bosque,
que ha llenado de sangre la hierba inofensiva,
se ha calmado: ni un grito, ni un insulto se oyen;

los odios ya saciados, en la mímica escena,
al través de las llamas, en la noche sombría,
espectrales siluetas crispadas se menean.


Bayona, Noviembre 1914.