Sonrojo comprometedor: 2

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Nota: En esta transcripción se ha respetado la ortografía original.


II

Y en tanto no aparece la plateada cigarrera, que se había hecho humo antes de convertirse en tal su contenido, pero nó en lo mismo el honrado joven, a quien se inculpaba su traspapelamiento, prendiendo un puro, echaremos el parrafito de bueyes perdidos; que tal parecerá recordar ese hermoso sentimiento de amor filial tan escaso ya, como los diamantes del Cabo en la lejana región que al fulgor de los cañonazos de la más poderosa de las naciones, la más pequeña aparece al mundo dando ejemplo de amor al terruño.

La antigua Roma, cabeza del mundo que deificaba toda virtud antes que los vicios le prostituyeran, levantó un templo á la Piedad en el mismo sitio de prisión, al través de cuyas rejas una joven madre prolongó la vida de su anciano padre, condenado á morir de hambre, sustentándole á sus pechos, en diarias visitas.

Escena en algo semejante dio origen á nuestra iglesia del mismo nombre (Calle Piedad) alzada sobre los ruinosos cuartos de otra hija que se sacrificó por su padre, donde hoy relumbra á la mayor altura ampulosa media naranja de templo que nunca terminará, según la profecía del ingeniero Canale, que pretendió enmendar la plana á su colega, el ilustrado señor Pellegrini.

Sin mencionar notables ejemplos que en el aniversario patrio piadosas damas de la Sociedad de Beneficencia presentan cada año dignos de premios al amor filial, recuerdan nuestras propias tradiciones el hijo que, loco de amor por su madre, vino desde Londres para darle el último abrazo, y encontrándola monja profesa, saltó las tapias de San Juan, bajo disfraz de acarreador de leña, se introdujo en el Convento, y al reconocerla de novicia á través del velo monjil, se desvaneció de ternura en los brazos maternales. También hemos recordado ese otro buen hijo, que al saber la desgracia de su padre, condenado al cadalso del que evadiera, recorrió toda la Argentina en su busca, para llevarle el consuelo de su cariño, perdiendo la razón al entrar por una puerta en la casa de la cual los remordimientos hacían huir al padre por la opuesta, sin poder resistir la presencia de hijo tan cariñoso.



◄  Anterior
Siguiente  ►