Tiemblan las hojas, y mi alma tiembla

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Tiemblan las hojas, y mi alma tiembla de Rosalía de Castro
Nota: Poema publicado en el libro En las orillas del Sar (1909).


I

 Tiemblan las hojas, y mi alma tiembla,
  Pasó el verano...
Y para el pobre corazón mío,
Unos tras otros ¡pasaron tantos!

 Cuando en las noches tristes y largas
  Que están llegando
Brille la luna, ¡cuántos sepulcros
Que antes no ha visto verá a su paso!

 Cuando entre nubes hasta mi lecho
  Llegue su rayo,
¡Cuan tristemente los yermos fríos
De mi alma sola, no irá alumbrando!

II
 
 Pobre alma sola, no te entristezcas,
Deja que pasen, deja que lleguen
La primavera y el triste otoño,
Ora el estío y ora las nieves.

 Que no tan sólo para ti corren
  Horas y meses;
Todo contigo, seres y mundos,
De prisa marchan, todo envejece.

 Que hoy, mañana, antes y ahora,
  Lo mismo siempre,
Hombres y frutos, plantas y flores,
Vienen y vanse, nacen y mueren.

 Cuando te apene lo que atrás dejas.
  Recuerda siempre
Que es más dichoso quien de la vida
Mayor espacio corrido tiene.