Veros de almíbar y de miel rosada

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda


Disculpa la humildad del estilo con la diversión de alguna pena


Veros de almíbar y de miel rosada
Amor me pide siempre que me topa;
y dame acíbar en la dulce copa
de un partido clavel, gloria penada.

Yo cantaré con lira destemplada,
oh sirena bellísima de Europa!,
tu enfaldo ilustre, tu jabón, tu ropa,
del patrio río en su cristal bañada.

Quien no me entiende como yo me entiendo
sepa, dejando lo Aristarco aparte,
que del profano vulgo me defiendo.

Bien fuera justo del flamenco Marte
cantar las iras, pero yo pretendo
templar tristezas despreciando el arte.