Gramática de la Lengua Castellana: 1.08

De Wikisource, la biblioteca libre.
Saltar a: navegación, buscar


Gramática de la Lengua Castellana
Parte I: Del número, propiedad, y oficio de las palabras
Capítulo VIII: Del adverbio

de Real Academia Española


Artículo I: De su definicion y division.

ADVERBIO es una palabra que se junta al verbo para modificar y determinar su significacion, como: es tarde: come bien: duerme mal: en cuyas expresiones los adverbios tarde, bien, mal, modifican y determinan respectivamente la significacion de los verbos ser, comer, dormir.

Es propiedad del adverbio juntarse con el verbo expreso ó suplido, como lo denota su mismo nombre, que quiere decir junto al verbo. Quando se ve con otras partes de la oracion, no es porque va con ellas, sino con algun verbo que hay ántes ó debe suplirse: v. g. en esta cláusula: el hombre naturalmente bueno es fácil de engañar por los malos: aquel adverbio naturalmente no va con hombre, ni con bueno, sino con el verbo ser, que debe suplirse en esta forma: el hombre (que es) naturalmente bueno.

Los adverbios se dividen en simples y compuestos: simples son los que constan de una voz sola, sin tener agregada otra ninguna parte de la oracion, como son los siguientes:

Mas, menos, lexos, cerca, dentro, fuera, mucho, poco, bien, mal, tarde, temprano, quando, entónces, siempre, nunca, donde, arriba, abaxo, aquí, allí, acá, acullá, sí, no, así, peor, mejor.

Compuestos son los que se componen de dos ó mas partes de la oracion.

De estos hay algunos que se usan como una sola voz complexa: v. g. amas, demas, ademas, amenos, asícomo, asímismo, adonde, sino, enfin, enhorabuena, enhoramala, buenamente, y todos los acabados en mente, como: sabiamente, facilmente.

Otros se usan disueltos, esto es, separadas las partes de la oracion de que se componen, y suelen llamarse modos adverbiales, como:

de, ó desde: ahí, aquí, allí, acá, allá, acullá.
hácia, ó hasta: ahí, aquí, allí, acá, allá, acullá.
para, ó por: ahí, aquí, allí, acá, allá, acullá.

De donde, desde donde, en donde, por donde, para donde, hácia donde, hasta donde, de lexos, de cerca, de repente, de veras, de valde, por ventura, por arriba, por abaxo, á sabiendas, á hurtadillas, á diestro y siniestro, á roso y velloso.


Artículo II: De varias clases de adverbios.

Subdivídense los adverbios en varias clases segun la diferente significacion que tienen.

Los que denotan donde se hace, ó sucede lo que significan los verbos con que se juntan, se llaman adverbios de lugar: v. g.

ahí.
aquí.
allí.
acá.
acullá.
cerca.
lexos.
donde.
adonde.
dentro.
fuera.
arriba.
abaxo.
delante.
detras.
encima.
debaxo.


Los que sirven para manifestar quando se hace ó sucede aquello que significan los verbos á que se juntan, se llaman adverbios de tiempo, como:

hoy.
ayer.
mañana.
ahora.
luego.
tarde.
temprano.
presto.
pronto.
siempre.
nunca.
jamas.

Los que denotan como se hacen ó suceden las cosas que significan los verbos, se llaman adverbios de modo: v. g. bien, mal, así, quedo, recio, despacio, alto, baxo, buenamente, malamente, y los mas de los acabados en mente.

Otros hay de cantidad, como los siguientes: mucho, poco, muy, harto, bastante.

Otros de comparacion, como: mas, menos, peor, mejor.

Otros de órden, como: primeramente, últimamente, ántes, despues.


Otros de afirmacion, como: sí, cierto, ciertamente, verdaderamente, indubitablemente.

Otros de negacion, como: no.

Otros de duda, como: acaso, quizá.

El adverbio puede estar en la oracion sin régimen, esto es, sin otra palabra despues de sí, y en esto se diferencia de la preposicion, que requiere despues de sí algun nombre, pronombre, ó verbo que perfeccione el sentido: v. g. quando decimos: el caballo corre bien: el adverbio bien no pide despues de sí otra palabra para formar sentido cabal; pero si en lugar del adverbio se usa de una preposicion diciendo: el caballo corre por, queda imperfecto el sentido, y es necesario que la preposicion por tenga su régimen, esto es, otra palabra que denote el parage por donde corre, como: corre por el prado, por el campo.

No por esto se debe entender que los adverbios no puedan tener algunas veces su régimen mediante preposicion, porque se dice: Fulano habló ántes de tiempo: se sentó despues de su compañero; pero debe entenderse, que el régimen no es forzoso como en las preposiciones, pues se dice: Fulano habló ántes: su compañero habló despues.


Artículo III: Advertencias particulares sobre el uso de algunos adverbios.

JAMÁS.

Este adverbio se usa algunas veces por lo mismo que nunca, y así se dice: jamas vi tal cosa: jamas lo pensara; pero comunmente se usa con los adverbios nunca ó siempre para darles mas viveza: v. g. nunca jamas lo haré: siempre jamas me acordaré. Y aun quando se usa solo, es necesario suplir alguna partícula negativa, porque su valor natural es el que corresponde á su origen latino jam magis que vale ya mas; y así necesita recibir de otra parte la significacion negativa, pues lo mismo es decir: jamas lo haré, que si se dixese: no lo haré jamas, ó no lo haré ya mas.

NUNCA.

Este adverbio niega absolutamente todo tiempo, y da mas fuerza á la negacion quando se junta con el adverbio jamas, como queda dicho en el párrafo anterior.

NO.

Este adverbio algunas veces no dice negacion, sino ántes bien sirve para avivar la afirmacion como se ve en estos exemplos de oraciones comparativas: mejor es el trabajo que no la ociosidad: mas quiero ayunar que no enfermar: en cuyas oraciones y otras semejantes se puede omitir el adverbio no, y queda el mismo sentido; pero suele ponerse para dar mayor fuerza á lo que se afirma.

Dos adverbios negativos, ó dos voces que expresan negacion, niegan mas en castellano, y así se dice: no quiero nada: no hay ninguno: no sabe nadie. Los que no conocen esta propiedad de nuestra lengua, y están persuadidos con error á que dos negaciones afirman, procuran escusarlas; y si les preguntan: quien está ahí? ó quien ha venido? responden: no hay alguno, ó no ha venido alguno: debiendo decir ninguno. Lo que puede hacerse con buen uso para escusar las dos negaciones es omitir el adverbio no, y poner la otra negacion ántes del verbo: v.g. estas expresiones: nada quiero: ninguno hay: nadie sabe: nunca diré: tienen el mismo valor que las siguientes: no quiero nada: no hay ninguno: no sabe nadie: no diré nunca.

MAS, Y MENOS.

Estos adverbios, ademas de ir con sus verbos, se juntan con adjetivos positivos, y sirven para expresiones comparativas, como: el maestro es mas docto que el discípulo: los niños son menos prudentes que los ancianos. Alguna vez se juntan con sustantivos, como quando se dice: Fulano es mas hombre, ó menos hombre que Fulano: la hija es mas muger, ó menos muger que su madre.

Tambien se juntan con verbos sin poner nombre sustantivo ni adjetivo, como quando decimos: mas es hacer que decir: menos es decir que hacer: mas vale tarde que nunca.

Júntanse tambien con otros adverbios, y así se dice: vive menos mal: canta menos bien: oye mas atentamente. Y con modos adverbiales, como: se empeñó mas ó menos de veras.

MUY.

Este adverbio junto con adjetivos positivos y algun verbo, sirve para expresar por rodeo el grado superlativo, y así decimos: es muy santo, por lo mismo que santísimo: muy docto, por lo mismo que doctísimo: muy prudente, por lo mismo que prudentísimo. Alguna vez se junta con sustantivos, como quando se dice: Fulano es muy hombre: muy maestro: muy doctor.

Tambien se junta con otros adverbios, como: muy bien: muy mal: muy santamente. Y con modos adverbiales, como: muy de veras: muy de prisa: muy de corazon: muy de mala gana: muy por encima.

DONDE, Y QUANDO.

Estos adverbios sirven para preguntar: v. g. donde está? quando viene?

Tambien se usan afirmativamente: donde está tu dinero está tu corazon: quando venga que avise.

Ambos adverbios se anteponen á los verbos para formar sentido. Si alguna vez se posponen sin que se siga verbo expreso, es en preguntas, porque se entiende en la respuesta que se da ó se calla: v. g. es verdad que estaba, pero donde? es verdad que vino, pero quando?

Adverbios acabados en mente.

Estos adverbios denotan por lo comun el modo de la accion ó significacion de los verbos con que se juntan, como: diestramente, discretamente, neciamente, aunque algunas veces expresan el órden ó el tiempo, como: primeramente, últimamente: la afirmacion, como: ciertamente.

No se forman, como algunos han creido, de los adverbios latinos terminados en enter: v. g. prudenter, diligenter, sino de dos voces latinas, que son un adjetivo, y el ablativo mente, como: prudente mente, diligente mente. Nosotros tomamos el adjetivo que corresponde en la terminacion femenina quando es de dos terminaciones, y quando es de solo una nos servimos de ella sin ninguna variacion, y en ambos casos añadimos el ablativo latino mente, formando en una sola voz los adverbios: sabiamente, cuerdamente, prudentemente, felizmente, atrozmente.

Como estos adverbios acabados en mente son muchos, y su repeticion entera y seguida seria molesta, permite y aun pide nuestra lengua que quando hay necesidad de poner dos, tres, ó mas juntos, se escuse la terminacion mente en el primero ó primeros, y se ponga solo en el último: v. g. Ciceron habló sabia y eloqüentemente: Cesar escribió clara, oportuna, y concisamente.

Muchos adjetivos se usan en terminacion masculina como adverbios, y se conoce fácilmente observando con que parte de la oracion se juntan: si con sustantivos, son adjetivos: si con verbos, son adverbios: v. g. diciendo: es dia claro, no se puede dudar que claro es adjetivo de dia; pero si se dice, que fulano habló claro, oscuro, baxo, alto &c. se distingue que estas voces no son adjetivos, sino adverbios que se juntan con el verbo hablar, y valen lo mismo que decir que habló con claridad ó claramente, con oscuridad ú oscuramente, en voz baxa ó alta.

Peor y mejor son adjetivos quando decimos: peor es la medicina que la enfermedad; ó: mejor es la virtud que la riqueza; porque aquí los adjetivos peor y mejor expresan comparativamente la calidad de dos nombres sustantivos; pero si decimos: peor ó mejor habla que escribe, son adverbios estas dos voces peor y mejor, porque modifican y determinan, tambien por comparacion, la peoria ó mejoria de dos acciones ó significaciones expresadas por los verbos hablar y escribir.

Mucho y poco son adverbios quando decimos: mucho corre: poco anda; pero son adjetivos quando se dice: fulano tiene mucho dinero y poco gusto.

Esta advertencia es trascendental á otras voces que teniendo una misma figura, tienen diferente significacion, segun su colocacion ó sentido. Quando se dice que el niño no conoce el bien que le hacen: aquella palabra bien es nombre sustantivo; pero si se dice, que el niño aprende bien, ó estudia bien, es un adverbio que va con el verbo aprender, ó estudiar.

Esta voz enhorabuena compuesta de preposicion, de nombre sustantivo, y de adjetivo, es adverbio quando decimos: sea enhorabuena; y es sustantivo quando decimos: vamos á dar la enhorabuena á fulano.

Los mismos adverbios entre sí suelen pertenecer á diferentes clases. Luego y despues son adverbios de tiempo, diciendo: luego vendrá: despues iré; y son adverbios de lugar, y aun de órden quando decimos: primero estaba sentado el Presidente: despues el Decano: luego un Diputado.

Estas diferencias y otras semejantes se conocen bastantemente por el sentido; y así, por no causar confusion, no se han repetido en las clases estos adverbios ambiguos, y van colocados en la que tienen mas uso.


Gramática de la Lengua Castellana de Real Academia Española

Introducción - Prólogo
Parte I : I - II - III - IV - V - VI - VII - VIII - IX - X - XI - XII
Parte II: I - II - III