A la ribera de la mar sentada

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

A la ribera de la mar sentada
de Diego Hurtado de Mendoza

Nota: En esta transcripción se ha respetado la ortografía original.


 
A la ribera de la mar sentada,
Sobre el sepulcro de Ayax Telamon,
La Fortaleza estaba despechada,
Moviendo contra Grecia indignacion.

Los cabellos de hierro y la acerada
Veste rompia al llanto y turbacion;
La gente se alteró, y aunque espantada,
Quiso della entender su alteracion.

Respondió, vuelto el rostro á los troyanos:
«Aun por haceros Grecia mayor mengua,
Contra Ayax por Ulises sentenció.

Desposeyendo aquellas fuertes manos,
Y entregando á la vil y flaca lengua
Las armas con que Aquiles os venció.»