Aparición

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Aparición de José Alcalá Galiano
Nota: En esta transcripción se ha respetado la ortografía original. Publicado en la Revista de España: Tomo I.


APARICIÓN.


La luna estaba en la mitad del cielo,
 Y al ver su dulce faz,
Hallé, olvidando mi incesante anhelo,
 Un momento de paz;

____


Apareciste llena de hermosura,
 De gracia y juventud,
Y aquella paz de mística dulzura
 Tornóse en inquietud.

____


Las lucientes estrellas contemplaba,
 Y en aquel resplandor
Los lejanos destellos vislumbraba
 De otro mundo mejor;

____


Pero al ver tu mirada que destella
 Un rayo celestial,
Ví que es mejor que la mejor estrella
 Tu rostro sin igual.

____


Miraba el azulado firmamento,
 Y ansié volar allí,
Rompiendo la prision que al pensamiento

 Tiene sujeto aquí;

Miré tu rostro, y de la inmensa altura
        Bajé á mi corazón,
Y al verle encadenado á tu hermosura
        Bendije mi prision.


La noche en su silencio y con su calma
        Adormeció mi sér,
Y al mecerse tranquila, olvidó el alma
        Su eterno padecer;


Una sola mirada de tus ojos
        Del sueño me sacó,
Y una sonrisa de tus labios rojos
        De amor me estremeció.


La quietud con su mágico misterio
        Me hacia meditar;
Oí tu voz de irresistible imperio
        Y prorumpí á llorar.


Léjos de las miserias de la vida,
        De los astros en pos,
Mi mente, con delirio, iba perdida
        Allí buscando un Dios.


Y cuando más ansioso le buscaba
        Aparecer te ví,
Y la faz de aquel Dios que no encontraba
        Ví reflejarse en tí.

Más allá de los mundos celestiales
        Que caminando van,
Un cielo de venturas inmortales
        Buscaba con afan;


Y al mirarte brillar en mi presencia
        Ví que tú eres mi bien,
Tu hermosura la luz de mi existencia
        Y tu amor el Eden.


Yo preguntaba á la region vacía:
        ¿Qué es la felicidad?
Y el silencio fatal no respondia
        De aquella inmensidad;


De la pregunta inútil fatigado
        De interrogar dejé,
Volví los ojos, te sentí á mi lado,
        Y la respuesta hallé.


Las estrellas, la luna, el firmamento
        ¿Qué me importan á mí,
Cuando toda su dicha el pensamiento
        Encuentra solo en tí?


En tí, luna de amor que al alma mia
        Da eterna claridad,
Estrella misteriosa que me guia
        Por esta soledad;

Vision de mis ensueños ideales,
        Sonrisa en mi dolor,
Fuente pura de anhelos inmortales
        De inextinguible amor.


Cielo de mis sublimes esperanzas,
        Region de mi ideal,
Iris de mis brevísimas bonanzas
        Y alivio de mi mal.


A mi atrevida voz no respondia
        La muda creacion,
Y dió respuesta á la pregunta mia
        Tu hermosa aparicion.


Despareciste, y al dormido viento
        Interrogando yo,
«¿Seré feliz?» le dije, y con lamento
        El viento dijo: ¡no!....


José Alcalá Galiano.