Aquella vez en el lago

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda


AQUELLA VEZ EN EL LAGO


 La góndola volvía. Frente a frente
estábamos, en esa inolvidada
vieja tarde de otoño, purpurada
por la sangre del sol en el poniente.

 Y porque te mostrabas displicente
a tu mismo abandono abandonada,
se me antojó decir, sin decir nada,
lo que quiero ocultar inútilmente.

 Callaste, y como al agitar el rico
blasonado marfil de tu abanico
hubo una muda negación sencilla

 en la leve ironía de tu boca,
yo me quedé pensando en una loca
degollación de cisnes en la orilla.


◄  Anterior
Siguiente  ►