Asunto: devolución al pueblo judío de los objetos sagrados del Templo retenidos en el Vaticano.

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda



Asunto: devolución al pueblo judío de los objetos sagrados del Templo retenidos en el Vaticano.En referencia a la respuesta del embajador Arzobispo Giuseppe Lazzarotto1. Casi 1944 años se encuentran los objetos del Templo judío de Jerusalén en los sótanos de Roma, para el pueblo judío se trata de un tesoro insondable.Dudo mucho que usted haya recibido personalmente mi carta anterior, que le fue enviada el 14.11.13. Tal vez fue archivada como los millones de cartas que usted recibe todos los años


BS"D Jerusalén. 22 de Av del año hebreo 5774 18.8.14 del calendario gregoriano A: El papa Francisco Status Civitatis Vaticanae Ciudad del Vaticano Roma C.P 00120

Asunto: devolución al pueblo judío de los objetos sagrados del Templo retenidos en el Vaticano.

En referencia a la respuesta del embajador Arzobispo Giuseppe Lazzarotto

1. Casi 1944 años se encuentran los objetos del Templo judío de Jerusalén en los sótanos de Roma, para el pueblo judío se trata de un tesoro insondable.

2. Dudo mucho que usted haya recibido personalmente mi carta anterior, que le fue enviada el 14.11.13. Tal vez fue archivada como los millones de cartas que usted recibe todos los años.

3. La mayoría de mis amistades y mis colegas rabinos se muestran escépticos respecto a la posibilidad de que salga algo bueno de esta carta, pero aun así, la fe y la esperanza son recursos a los que no debemos renunciar, por lo cual a pesar del pesimismo de mis amigos y colegas, decidí que este procedimiento tiene perspectivas de éxito y hago nuevamente el esfuerzo de enviarle la carta. Esta vez acudí a un traductor a fin de que usted pueda leer la carta en castellano, el idioma de su país natal, la Argentina. Espero que esto aumente la probabilidad de que usted me haga el honor de leer la carta, y abrigo esperanzas que tal vez nos sorprenda con buenas nuevas, a fin de no permitir el triunfo de la parte escéptica y pesimista.

4. Debido a que el asunto del cual se ocupa esta carta es de suma importancia pública e internacional, espero que los funcionarios administrativos que se ocupan de clasificar su correspondencia se la transmitan personalmente, y no la clasifiquen como una carta más de los millones que usted recibe de todo el mundo.

5. De la respuesta que recibí de parte de su embajador en Israel, Arzobispo Giuseppe Lazzarotto, deduzco que la Iglesia no llevó a cabo un examen serio sobre el asunto de mi carta, ya que esta le fue enviada el 14.11.13 y ya al día siguiente, el 15.11.13 fue redactada la respuesta, en un tono diplomático y lacónico. Por lo cual entiendo que no se realizó ninguna investigación sería respecto a las reclamaciones del pueblo judío.

6. El pueblo judío espera recibir un trato serio y una respuesta detallada y razonable sobre este tema y no puede aceptar una escueta respuesta de pocas líneas que intenta traspasar la responsabilidad a otros, que no cuentan con las llaves y con los mapas subterráneos de los sótanos del Vaticano.

7. Adjunto a esta carta varias pruebas de hechos históricos conocidos por el pueblo judío y también por parte del pueblo cristiano, y espero que su respuesta positiva respecto a la devolución de los objetos sagrados del Templo al pueblo judío, provoque un vuelco histórico.

8. Es conocida la regla que sostiene que todas los grandes organismos no ven con buenos ojos al cambio, prefieren mantener el estatus quo y no promover cambios en la manera de pensar, en especial la Iglesia, que no busca renovarse. Pero en vista de todos los cambios que usted logró llevar a cabo en la Iglesia, aún abrigo en mi corazón la esperanza de que el espíritu de cambio que usted trajo consigo se exprese también en este caso.

9. Estoy convencido de que después de descubrir el hecho que los tesoros del pueblo judío se encuentran en los sótanos ocultos del Vaticano – y también en el caso de no descubrirlo – permitirá la entrada de investigadores judíos a los sitios ocultos y ellos tal vez sepan descubrir los objetos pertenecientes al pueblo judío del botín de guerra que se llevó el general romano Tito (Tito Imperatore romano).

10. La decisión de devolver los objetos del Templo y también otros tesoros compuestos de bibliotecas enteras de libros antiguos - que fueron arrebatados por las iglesias en diferentes épocas de la desagradable historia de las relaciones judeo-cristianas, que incluyeron calumnias de crimen ritual, crueles asesinatos en masa en pogromos y más- nos llenaría de alegría. Una decisión de este tenor que incluya el traslado de los tesoros del pueblo judío desde los sótanos ocultos de Roma a manos del pueblo judío, provocaría un histórico cambio.


Los testimonios que tengo en mi poder:


Fuente Cita de la fuente Arco de Tito El Arco de Tito, existente hasta el día de hoy en Roma, contiene una prueba inapelable de la ostentación de Tito del robo de los tesoros del Templo del Pueblo judío

Talmud de Babilonia (fue compuesto unos 1700 años atrás) Tratado de Guetín, página 56 La Guemará cuenta sobre Tito: “Lo que hizo fue tomar el Gran Velo y lo hizo como un envoltorio y trajo todas las herramientas del Templo y las puso en su interior y las cargó a una embarcación para jactarse de ello en su ciudad, como dice Eclesiastés 8 párrafo 10: “Asimismo he visto a los inicuos sepultados con honra; más los que frecuentaban el lugar santo fueron luego puesto en olvido en la ciudad donde habían actuado con rectitud”.


Avot de Rabí Natan, 41) Los sabios cuentan donde se encuentran las herramientas del Templo: “Cinco cosas hechas y ocultas. Estas son. La Tienda del Encuentro y los utensilios en su interior, el Arca de la Alianza y las partes de las tablas de la ley, el maná y un frasco de aceite de unción. El báculo. La vara de Aarón de almendro y flores. La indumentaria sacerdotal y la indumentaria del sacerdote mesías. Pero el mortero de la Casa de Avtinus, la mesa, el candelabro, el velo y la diadema, aún están alojadas en Roma” Viajes de Benjamín De Tudela. Visitó Roma en el año 1165, en tiempos del papa Alejandro III Así escribe don Benjamín De Tudela en su libro de viajes: Desde allí hay seis jornadas de marcha hasta la ciudad de Roma, la capital, que es cabeza del reino de los cristianos. Allí hay unos doscientos judíos honorables que no pagan impuesto a nadie, y entre ellos hay servidores del Papa Alejandro, obispo mayor encargado de toda la cristiandad. Y allí viven varios sabios judíos como el Rabí Daniel, el Rabí Iejiel que es siervo del Papa y es un joven de buen aspecto, inteligente e instruido que entra y sale de la casa del Papa y es un funcionario en su casa y es nieto del Rabí Natán, quien escribió el libro Aruj y sus pirushim (interpretaciones). Y el Rabí Joav hijo del Rabí Salomón y el Rabí Menajem cabeza de la Yeshivá y el Rabí Iejiel Harar Batrashashiveri y el Rabí Canisán hijo del Rabí Shabtay z”l. Roma se divide en dos partes: el río Tíber divide la ciudad Roma por el medio, una parte está a su lado y la otra al otro. En la primera parte está la gran iglesia que llaman San Pedro de Roma; asimismo estaba allí el palacio de Julio César el Grande; y hay allí muchos edificios y construcciones, diferentes de todos los del mundo. Entre lo urbanizado y lo devastado hay veinticuatro millas. Hay allí ochenta palacios, de ochenta reyes que tuvo Roma, llamados emperadores. Desde el reinado de Trajano hasta el reinado de Pepino, padre de Carlo Magno, el que por vez primera conquistara España del dominio de los árabes. Allí, en las afueras de Roma está el palacio de Tito, a quien no quisieron recibir el Cónsul y sus trescientos consejeros por no haber cumplido sus mandatos y tomado Jerusalén sino al cabo de tres años, y ellos le habían ordenado dos años, y allí hay dos columnas de cobre hechas por el Rey Salomón de santa memoria, y en cada columna está grabada la inscripción שלמה בן דוד (Salomón hijo de David), y me contaron los judíos de Roma que cada año en el 9 del mes Av, de las columnas fluye el sudor como si fuera agua. Y allí hay una cueva donde Tito hijo de Vespasiano ocultó los implementos del Templo que trajo de Jerusalén.

Medalla del Vaticano del año 1590, en honor del nombramiento del Papa Urbano VII. En la moneda el Vaticano imprimió la imagen del candelabro del Templo. Rabino Guershon Henoj Leiner, líder de la comunidad jasídica de Izbica Radzin (1839-1891) En el año 1882 el rabino Guershon Leiner de Radzin, uno de los más importantes líderes espirituales judíos de Polonia, viajó a Nápoles a estudiar la técnica de preparación del color celeste utilizada para pintar las puntas del Talit (chaleco interior) que visten los judíos en cumplimiento con los mandamientos del altísimo. El Rabino Leiner visitó la ciudad del Vaticano y allí vio los implementos del Templo y el Gran Velo que se encontraba en el Templo, y así examinó el color celeste que había en el Templo. Estos acontecimientos tuvieron lugar 130 años atrás. El rabino principal de Libia, Isaac Jai Bucovza, visita el Vaticano en 1929 En el año 1929 el rabino principal de Libia, Isaac Jai Bucovza, se reunió con el Rey de Italia Vittorio Emanuele III durante la visita a Libia del rey. El soberano invitó al rabino a Italia a la boda de su hijo y le consiguió un permiso especial para visitar los sótanos del Vaticano, donde el rabino pudo ver con sus propios ojos los implementos del Templo.




Demandas y solicitudes:

Recibir respuestas serias y claras sobre este asunto y no evasivas.

1. ¿Se encuentra en vuestras manos el candelabro del Templo judío? 2. ¿Se encuentra en vuestras manos el antiguo velo del Templo? 3. ¿Guardan ciertos tesoros que pertenecen al pueblo judío? 4. ¿Guardan literatura judía antigua? 5. ¿Guardan algún libro de la Torá judía? 6. ¿Guardan el mortero del Templo? Se trata de un mortero utilizado para machacar especias destinadas a servir de polvo de incienso en el Templo. En la Guemará se destaca que era “el mortero de la Casa de Avtinas” que se encuentra en Roma según el testimonio del Rabino Eleazar Ben Iosef. 7. ¿Guardan uno de los utensilios sagrados que el sumo sacerdote vestía en la frente y en el cual está escrito: קדש לה' , El rabino Eleazar Ben Iosef, que vivió hace 1800 años atrás, prestó testimonio de haber visto la diadema del sumo sacerdote en Roma durante su visita al rey romano y así lo atestigua en el Talmud babilónico. 8. ¿Pueden confirmar que alrededor del año 1929 visitó los sótanos del Vaticano el rabino principal de Libia, Isaac Jai Bucovza, durante la boda de uno los hijos del rey de Italia Vittorio Emanuele III, y que el rey solicitó al papa Pio XI ver los implementos del Templo alojados en los sótanos del Vaticano y de este modo el rabino Bucovza entró y observó los utensilios en los sótanos secretos debajo de la ciudad del Vaticano (este testimonio aparece en el libro “Comentario de Esther” del rabino Moshé David Ben Nisim Hadad, rabino de la ciudad Nabeul en Túnez y en el libro “Lev Iamim”. 9. ¿Pueden confirmar que el Vaticano acuña medallas y monedas oficiales en las cuales se suele estampar imágenes de tesoros de la ciudad y que para el nombramiento del para Urbano VII en 1590 fue acuñada una moneda con la imagen del candelabro del Templo? 10. ¿Guardan ustedes una antigua edición de los libros de Maimónides? 11. ¿Guardan ustedes libros judíos que fueron robados durante los pogromos que sufrieron los judíos en la Eda Media? 12. Si ustedes afirman que no existe en el Vaticano ningún objeto perteneciente al pueblo judío, ¿podrían explicar cómo estos objetos desaparecieron de la ciudad? Ya que no cabe duda que en el pasado habéis guardado los objetos.

Atentamente y con la esperanza de un cambio verdadero en la actitud del Vaticano hacia el pueblo judío.

Rabino Yonatan Shtencel


Adjunto una lista parcial de los objetos que sabemos se encuentran en los sótanos del Vaticano

Nombre del objeto que Tito llevó consigo a Roma Imagen ilustrativa de los implementos del Templo, hoy en día ocultos en los sótanos del Vaticano El candelabro El candelabro del Templo (la imagen es una réplica). Según lo que sabemos el candelabro original contaba con un base de tres pies y no una sola base cono en la imagen.

Altura del candelabro: Existe una polémica entre nuestros sabios respecto a la altura correcta del candelabro. Hay dos posibilidades:

• 108 cm • 176 cm La imagen es una réplica con fines ilustrativos solamente Mesa de panes

Componentes: • Madera de acacia • Revestimiento de oro

Tamaño: • Ancho: 50 cm • Longitud: 100 cm • Altura: 70 cm La imagen es una réplica con fines ilustrativos solamente El gran velo

Tamaño • Alrededor de 500 cm de longitud por 500 cm Color: • Celeste, púrpura y blanco

La imagen es una réplica con fines ilustrativos solamente Dos columnas de cobre del Templo En las columnas está grabada la inscripción: שלמה בן דוד Diadema

Descripción: Una pieza de oro puro de dos dedos de ancho Las letras destacan hacia el exterior Sobre la pieza de oro la inscripción: קדש להשם

Mortero

Descripción Se trata de un utensilio para machacar especias destinadas a la preparación de incienso en el Templo