Cañuela y Petaca

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Sub Sole (page 44 crop).jpg


CAÑUELA I PETACA


Mientras Petaca atisba desde la puerta, Cañuela, encaramado sobre la mesa, descuelga del muro el pesado i mohoso fusil.

Los alegres rayos del sol filtrándose por las mil rendijas del rancho esparcen en el interior de la vivienda unn claridad deslumbradora.

Ambas chicos están sólos esa manana. El viejo Pedro i su mujer, la anciana Rosalía, abuelos de Cañuela, salieron mui temprano en direccion al pueblo, despues de recomendar a su nieto la mayor circunspeccion durante su ausencia.

Cañuela, a pesar de sus débiles fuerzas -tiene nueve años, i su cuerpo es espigado i delgaducho- ha terminado felizmente la empresa de apoderarse del arma, i sentado cn el borde del lecho con el cañon entre las piernas, teniendo apoyada la culata en el suelo, examina el terrible instrumento con grave atencion i prolijidad. Sus cabellos rubios, desteñidos, i sus ojos claros de mirar impávido i cándido contrastan notablemente cen la cabellera renegrida e hirsuta i los ojillos oscuros i vivaces de Petaca, que dos anos mayor que su primo, de cuerpo bajo i rechoncho es la antítesis de Canuela a quien maneja i gobierna con despótica autoridad.

Aquel proyecto de cacería era entre ellos, desde tiempo atras, el objeto de citas i conciliábulos misteriosos; pero, siempre habian encontrado para llevarlo a cabo dificultades e inconvenientes insuperables. ¿Cómo proporcionarse pólvora, perdigones i fulminantes?

Por fin, una tarde, miéntras Cañuela vijilaba sobre las brasas del hogar la olla de la merienda, vió de improviso aparecer en el hueco de la puerta la furtiva i silenciosa figura de Petaca, quien, al enterarse de que los viejos no regresaban aun del pueblo, puso delante de los ojos asombrados de Cañuela un grueso saquete de pólvora para minas que tenia oculto debajo dc la tapa. La adquisicion del esplosivo era toda una historia que el héroe de ella no se cuidó de relatar, embobado en la contemplacion de aquella sustancia reluciente semejante a azabache pulimentado.

A una legua escasa del rancho habia una cantera que surtia de materiales de construccion a los pueblos vecinos. El padre de Petaca era el capataz de aquellas obras. Todas las mañanas estraia del depósito escavado en la pena viva la provision de pólvora para el dia. En valde el chico habia puesto en juego la travesura i sutileza de su injenio para apoderarse de uno de aquellos saquetes que, el viejo, tenia junto a si en la pequeña carpa, desde la cual dirijia los trabajos. Todas sus astucias i estratajemas habian fracasado lamentablemente ante los vijilantes ojos que observaban sus movimientos. Desesperado de conseguir su objeto, tentó, por fin, un medio heroico. Había observado que cuando un tiro estaba listo, dada la señal de peligro, los trabajadores, incluso el capataz, iban a guarecerse en un hueco abierto con ese propósito en el flanco de la montaña i no salian de ahí sino cuando se habia producido la esplosion. Una mañana, arrastrandose como una culebra, fué a ponerse en acecho cerca de la carpa. Mui pronto, tres golpes dados con un martillo en una barrena de acero, anunciaron que la mecha de un tiro acababa de ser encendida, i vió cómo su padre i los canteras corrían a ocultarse en la escavacion. Aquel era el momento propicio, i abalanzándose sobre los saquetes de pólvora se apoderó de uno, emprendime en seguida una veloz carrera, saltando como una cabra por encima de los montones de piedra que, en una gran estension, cubrían el declive de la montaña. Al producirse el estallido que hizo temblar el suelo bajo sus pies, enormes proyectiles lezumbaron en los oídos, rebotando a su derredor una furiosa granizada de pedriscos. Mas, ninguno le tocó, i cuando los canteras abandonaron su escondite, el estaba ya lejos oprimiendo contra el jadeante pecho su gloriosa conquista, henchida el alma de júbilo.

Esa tarde, que era un jueves, quedó acordado que la cacería fuese el domingo siguiente, dia de que podian disponer a su antojo; pues, los abuelos, se ausentarian como de costumbre para llevar sus aves i hortalizas al mercado. Entretanto, habia que ocultar la pólvora. Muchos escondites fueron propuestos i desechados. Ninguno les parecia suficientemente seguro para tal tesoro. Cañuela propuso que se abriese un hoyo en un rincon del huerto i se la ocultase ahí, pero, su primo, lo disuadió oontándole que un muchacho, vecino suyo, habia hecho lo mismo con un saquete de aquellos, hallando días despues sólo la envoltura de papel. Todo el contenido se habia desecho con la humedad. Por consiguiente, habia que buscar un sitio bien seco. I, mientras trataban inútilmente de resolver aquel problema, el ganso de Cañuela, a quien, segun su primo, nunca se le ocurría nada de provecho, dijo, de pronto, señalando el fuego que ardia en mitad de la habitacion:

— ¡Enterrémosla en la ceniza!

Petaca lo contempló admirado, i por una rara escencian; pues, lo que proponía el rubillo le parecia siempre detestable, iba a aceptar aquella vez cuando la vista del fuego lo detuvo: ¿i si se prende? pensó. De repente brincó de júbilo. Habia encontrado la solucion buscada. En un instante ámbos chicos apartaron las brasas í cenizas del hogar i cavaron en medio del fogon un agujero de cuarenta centimetros de profundidad, dentro del cual, envuelto en un pañuelo de hierbas, colocaron el saquete de pólvora cubriéndole con la tierra estralda i volviendo a su sitio el fuego encima del que se puso nuevamente la desportillada cazuela de barro.

En media hora escasa todo quedó lindamente terminado, i Petaca se retiró prometiendo a su primo que los perdigones i los fulminantes estarian ántes del domingo en su poder.

Durante los dias que precedieron al señalado, Cañuela no cesó de pensar en la posibilidad de un estallido que, volcando la olla de la merienda, única consecuencia grave que se le ocurria, dejase a él i a sus abuelos sin cenar. I este siniestro pensamiento cobraba mas fuerza al ver a su abuela Rosalía inflar los carrillos i soplar con brio atizando el fuego bien ajena, por cierto, de que todo un Vesubio estaba ahi delante de sus narices, listo para hacer su inesperada i fulminante aparicion. Cuando esto sucedía, Cañuela se levantaba en puntillas i se deslizaba hácia la puerta mirando hácia atras de reojo i mascullando con aire inquieto:

— ¡Ahora si que revienta, caramba!

Pero no reventaba, i el chico fué tranquilizándose hasta desechar todo temor.

I cuando llegó el domingo i los viejos con su carga a cuesta hubieron desaparecido a lo lejos en el sendero de la montana, los rapaces radiantes de júbilo empezaron los preparativos para la espedicion. Petaca habia cumplido su palabra escamoteando a su padre una caja de fulminantcs, i, en cuanto a los perdigones, se les habia sustituido con gran ventaja i economía por pequeños guijarros recojidos en el lecho del arroyo.

Desenterrada la pólvora que ámbos encontraron, despues de palparla, perfectamente seca i calientita, i examinado prolíjamente el fusil del abuelo, tan venerable í vetusto como su dueño, no restaba mas que emprender la marcha hácia las lomas i los rastrojos, lo que efectuaron despues de asegurar conveníentemente la puerta del rancho. Adelante, con el fusil al hombro, iba Petaca, seguido de cerca por Cañuela, que llevaba en los ámplios bolsillos de sus calzones las municiones de guerra. Durante un momento disputaron acerca del camino que debian seguir. Cañuela era de opinion de descender a la quebrada i seguir hasta el valle, donde encontrarían bandadas de tencas i de zorzales; pero, su testarudo primo deseaba ir más bien a traves de los rastrojos, donde abundaban las loícas i las perdices, caza segun él mui superior a la otra i, como de costumbre, su decision fué la que prevaleció.

Petaca vestía una chaqueta, desecho de su padre, a la cual se le habia recortado las mangas i el contorno inferior a la altura de los bolsillos, los cuales quedaron. con este arreglo, eliminados. Cañuela no tenía chaqueta i cubríase el busto con una camisa; pero, en cambio, llevaba enfundadas las piernas en unos gruesos pantalones de daña, con enormes bolsillos que eran su orgullo i le servían, a la vez, de arca, de arsenal i de despensa.

Petaca, con el fusil al hombro, andaba i bufabn bajo el peso del descomunal armatoste. Irguiéndo su pequeña talla esforzábase por mantener un continente digno de un cazador, resistiendo con obstinacion las súplicas de su primo, que le rogabo le permitiese llevar, siquiera por un ratito, el precioso instrumento.

Durante la primera etapa, Cañuela, lleno de ardor cinejético, queria se hiciese fuego sobre todo vicho viviente, no perdonando ni a los enjambres de mosquitos que zumbaban en el aire. A cada instante sonaba su discreto: ¡Psh, psh! llamando la atencion de su compañero i, cuando éste se detenia interrogándole con sus chispeantes ojos, le señalaba, apuntando con la diestra, un mísero chincol que daba saltitos entre la yerba. Ante aquella caza ruin encojiase desdeñosamente de hombros el moreno Nemrod i proseguia su marcha triunfal a traves de las lomas, encorvado bajo el fusil cuyo enmohecido cañon sobresalia. al apoyar la culata en el suelo, una cuarta por encima de su cabeza.

Por fin, el descontentadizo cazador vió delante de si una pieza digna de los honores de un tiro. Una loica macho, cuya roja pechuga parecia una herida recien abierta, lanzaba su alegre canto sobre una cerca de ramas. Los chicos se echaron a tierra i empezaron a arrastrarse como reptiles por la maleza. El ave observaba sus movimientos con tranquilidad i no dió señales de inquietud sino cuando estaban a cuatro pasos de distancia. Abrió, entónces, las alas i fué a pasarse sobre la yerba a cincuenta metros de aquel sitio. Desde ese momento empezó una cacería loca a traves de los rastrojos. Cuando despues de grandes rodeos i de infinitas precauciones Petaca lograba aproximarse lo bastante i empezaba a enfilar el arma, el pájaro volaba e iba a lanzar su grito, que parecia de burla i desafío, un centenar de pasos mas allá. Como si se propusiese poner a prueba la constancia de sus enemigos, ora salvabn un matorral o una barranca de difícil acceso, pero siempre a la vista de sus infatigables perseguidnres, quienes, despues de algunas horas de este jimnástico ejercicio, estaban bañados en sudor, llenos de arañazos i con las ropas hecho una criba; mas no se desanimaban i proseguian la caza con salvaje ardor.

Por última, el ave, cansada de tan insistente persecusion, se elevó en los aires i, salvando una profunda quebrada, desapareció en el boscaje de la vertiente opuesta.

Cañuela i Petaca que con las greñas sobre los ojos, caminaban a gatas a lo largo de un surco, se enderezaron consultándose con la mirada, i luego, sin cambiar una sola palabra, siguieron adelante resueltos a morir de cansancio ánte que renunciar a una pieza tan magnifica. Cuando, despues de atravesar la quebrada, rendidos de fatiga, se encontraron otra vez en las lomas, lo primero que divisaron fué la fujitiva, que posada en un pequeno arbusto, estaba destrozando con su recio pico los tallos tiernos de la planta. Verla i caer ámbos de bruoes sobre la yerba fué todo uno, Petaca, con los ojos encandilados, fijos en el ave, empezó a arrastrarse con el vientre en el suelo remolcando con la diestra penosamente el fusil. Apenas respiraba, poniendo toda su alma en aquel silencioso deslizamiento. A cuatro metros del árbol se detuvo í reuniendo todas sus exhaustas fuerzas, se echó, la escapeta a la cara. Pero, en el instante en que se aprestaba a tirar del gatillo Cañuela, que lo habia seguido sin que él se apercibiera, le gritó de improvíso con su vocesilla de clarín, aguda i penetrante:

— ¡Espera, que no está cargada, hombre!

La loica ajitó las alas i se perdió como una flecha en el horizante.

Petaca se alzó de un brinco, i precipitándose sobre el rubillo lo molió a golpes i mojicones. ¡Que bestia i qué bruto era! lr a espantar la caza en el preciso instante en que iba a caer infaliblemente muerta. ¡Tan bien habia hecho la puntería!

I cuando Cañuela entre sollozos balbuceó:

— ¡Porque te dije que no estaba cargada...!

A lo cual el morenillo contestó iracundo, con los brazos en jarras, clavando en su primo los ojos llameantes de cólera:

— ¿Por qué no esperaste que saliese el tiro?

Cañúela cesó de sollozar, súbitamente, i enjugándose los ojos con el reves de la mano, miró a Petaca, embobado, con la boca abierta. ¡Cuán merecidos eran los mojicones! ¿Cómo no se le ocurrió cosa tan sencilla? No, habia que rendirse a la evidencia. Era un ganso, nada mas que un ganso.

La armonia entre los chica se restableció bien pronto. Tendidos a la sombra de un árbol descansaron un rato para reponerse de la fatiga que los abrumaba. Petaca, pasado ya el acceso de furor, reflexionaba i casi se arrepentía de su dureza porque, a la verdad, matar un pájaro con una escopeta descargada no le parecia ya tan claro i evidente, por mui bien que se hiciese la puntería. Pero, como confesar su torpeza habria sido dar la razon al idiota del primillo, se guardó calladamente sus reflexiones para si. Hubiera dado con gusto el cartucho de ainamita que tenia allá en el rancho, oculto debajo debajo de la cama por haber matado la maldita laica, que tanto los habia hecho padecer. ¡Si al salir hubiesen cargado el arma! Pero aun era tiempo de reparar omision tan capital, i, poniéndose en pié, llamó a Cañuela para que le ayudase en la grave i delicada operacion, de la cual ámbos tenian solo nociones vagas i confusas, pues no habian tenido aun oportunidad de ver cómo se cargaba una escopeta.

I, mientras Cañuela, encaminado en un tronco para dominar la estremidad del fusil que su primo mantiene en posicion vertical, espera órdenes baqueta en mano, surjió la primera dificultad. ¿Qué se echaba primero? ¿La pólvora o los guijarros?

Petaca, aunque bastante perplejo, se inclinan a creer que la pólvora, e iba a resolver la cuestion en este sentido, cuando CanueIa, saliendo de su mutismo, espresó tímidamente la misma idea.

El espíritu de intransijente contradiccion de Petaca contra todo lo que provenía de su primo, se reveló esta vez como siempre. Bastaba que el rubillo propusiese algo para que él hiciese inmediatamente lo contrario. ¡I con qué despreciativo énfasis se burló de la ocurrencia! Se necesitaba ser mas borríco que un buei para pensar tal despropósito. Si la pólvora iba primero habia forzosamente que echar encima los guijarros. ¿I por donde salia entónccs el tiro? Nada, al reves habia que proceder. Carmela, que no resollaba, temeroso que una respuesta suya acarrease sobre sus costillas razones mas contundentes, vació en el canon del arma una respetable cantidad de piedrecillas sobre las cuales echó, enseguida, dos gruesos puñados de pólvora. Un manojo de pasto seco sirvió de taco i con la colocacion del fulminante, que Petaca efectuó sin dificultad, quedó el fusil listo para lanzar su mortífera descarga. Púsoselo al hombro el intrépido morenillo i echó a andar seguido de su camarada, escndriñando ávidamente el horizonte en busca de una víctima. Los pájaros abundaban, pero emprendian el vuelo apénas la estremidad del fusil amenazaba derribarles de su pedestal en el ramaje. Ninguno tenía la cortesía de permanecer quietecito mientras el cazador hacia i rectificaba una i mil veces la puntería. Por último, un ímpertérrito chincol tuvo la complacencia, en tanto se alisaba las plumas sobre una rama, de esperar el fin de tan estranas i complicadas manipulaciones. Mientras Petaca, que habia apoyado el fusil en un tronco, apuntaba arrodillado en la yerba, Cañuela, prudentemente colocado a su espalda, esperaba, con las manos en los oídos, el ruido del disparo que se le antojaba formidable, idea que asaltó tambien al andar recordando los tiros que oyera esplotar en la cantera i, por un momento, vaciló sin resolverse a tirar del gatillo; pero, el pensamiento de que su primo podia burlarse de su cobardía, lo hizo volver la cabeza, cerrar los ojos i oprimir el disparador. Grande fué su sorpresa al oir en vez del estruendo que esperaba, un chasquido agudo i seco, pero que nada tenia de emocionante. Parece mentira, pensó, que un escopetazo suene tan poco. I su primera mirada fué para el ave, i no viéndola en la rama, lanzó un grito de júbilo i se precipitó adelante seguro de encontrarla en el suelo, patas arriba.

Cañuela, que viera al chincol alejarse tranquilamente, no se atrevió a desengañarle; i fué tal el calor con que su primo le ponderó la precision del disparo, de cómo vió volar las plumas por el aire i caer de las ramas el pájaro despachurrado que, olvidándose de lo que habia visto, concluyó, tambíen, por creer a pié juntillas en la muerte del ave, buscándola ámbos con ahinco entre la maleza hasta que, cansados de la inutilidad de la pesquiza, la abandonaron, desalentados. Pero, ámbos habian olido la pólvora i su belicoso entusiasmo aumentó considerablemente , convirtiéndose en una sed de esterminio i destruccion que nada podia calmar. Cargaron rápidamente el fusil i, perdido el miedo al arma, se entregaron con ardor a aquella imaginaria matanza. El débil estallido del fulminante mantenía aquella ilusion, í aunque ámbos notaran al principio con estrañeza el poquísimo humo que echaba aquella pólvora, terminaron por no acordarse de aquel insignificante detalle.

Solo una contrariedad anublaba su alegria. No podian cobrar una sola pieza a pesar de que Petaca jurabn i perjuraba haberla visto caer requetemuerta i desplumada, casi, por la metralla de los guijarros. Mas, en su interior, empezaba a creer seriamente, recordando como las flechas torcidas describen una curva i se desvian del blanco, de que la dichosa pólvora estuviera altura. Prometióse, entonces, no cerrar los ojos ni volver la cabeza al tiempo de disparar para ver de que parte se ladeaba el tiro; mas, un contratiempo inesperado le privó de hacer esta esperiencia. Canada, que acababa de meter un grueso puñado de guijarros en el canon, esclamó de repente desde el tronco en que estaba encaramado, con tono de alarma:

— ¡Se acabó la escopeta!

Petaca miró el fusil que tenia entre las manos i luego a su primo, lleno de sorpresa, sin comprender lo que aquellas palabras significaban. El rubillo le sentó entónces la boca del canon, por la que asomabo parte del último taco. Inclinó el arma para palpar la abertura con los dedos i se convenció de que no habia medio de meter ahí un grano mas de pólvora o de lo que fuese. Su entrecejo se frunció. Empezaba a adivinar por qué el armatoste había aumentado tan notablemente de peso. Se volvió hácia el rancho, al que se habian ido acercando a medida que avanzaba la tarde, i reflexionó acerca de las probables consecuencias de aquel suceso, decidiendo, despues de un rato, emprender la retirada i dejar a Cañuela la gloria de salir a su sabor del atolladero. Demasiado conocía el jenio del abuelo para ponerse a su alcance. Pero su fecunda imaginacion ideó otro plan que le pareció tan magnífico que, desechando la huida proyectada, se plantó delante de su primo, el cual, mui inquieto, le habia observado hasta ahí sin atreverse al abrir la boca, i le habló con animacion de algo que debía ser mui insólito, porque Cañuela, con lágrimas cn los ojos, se resistia secundarle. Pero, como siempre, concluyó por someterse i ámbos se pusieron afanosamente a reunir hojas i ramas secas, amontonándolas en el suelo. Cuando creyeron habia bastante, Cañuela sacó de sus insondables bolsillos una caja de fosfatos e incendió la pira. Apenas las llamas se elevaron un poco, Petaca cojió el fusil i lo acostó sobre la hoguera, retirándose, en seguida, los dos, para contemplar a la distancia los progresos del fuego. Trascurrieron algunos minutos i ya Petaca iba a acercarse nuevamente, para añadir mas combustible, cuando un estampldo formidable los ensordeció. La hoguerá fué dispersada a los cuatro vientos, i siniestros silbidos sumaron el aire. Cuando pasada la impresion del tremendo susto ámbos se miraron. Petaca estaba tan pálido como su primo, pero su naturaleza enérjica hizo que se recobrase bien pronto, encaminándose al sitio de la esplosion, el cual estaba tan limpio como si le hubiesen rastrillado. Por mas que miró no encontró vestijos del fusil. Cañuela, que lo habia seguido llorando a lágrima viva, se detuvo de pronto petríficado por el terror! En lo alto de la loma, a treinta pasos de dístancia se destacaba la alta silueta del abuelo avanzando a grandes zancadas. Parecía poseído de una terrible colera. Jesticulaba a grandes voces, con la diestra en alto, blandiendo un tízon humeante que tenia una semejanza estraordinaria con una caja de escopeta. Petaca, que habia visto, al mismo tiempo que su primo, la aparicion, echó a correr por el declive de la loma, golpeándose los muslos con las palmas de las manos, i silbando al mismo tiempo su aire favorito. Miéntras corría, examinaba el terreno, pensando que así como el abuelo habia encontrado la caja del arma, él podía mui bien hallar, a su vez, el cañon o un pedacito siquiera con el cual se fabricada un trabuco para hacer salvas i matar pidenes en la laguna.