Canción del cautivo

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Canción del cautivo
de Francisco Martínez de la Rosa



Crura sonant ferro, red canit inter opus.
TIBULO


Así el cautivo entre cadenas canta.
LOPE DE VEGA

Mientras miraba 
Como peinaba 
La mar serena 
La leve arena 
De África altiva, 
Triscar festiva 
Vi una doncella 
Donosa y bella, 
El pie liviano, 
Breve la mano, 
Nevado el cuello, 
Rubio el cabello... 
Y olvidando mi pena, 
El peso no sentí de la cadena 
Tierno la miro, 
Triste suspiro 
Y susurrando 
Céfiro blando, 
El sordo ruido 
Lleva a su oído: 
Torna asustada 
La faz rosada; 
Mírame altiva; 
Húyeme esquiva; 
Seguirla intento, 
Fáltame aliento... 
Y al pie veloz enfrena 
El grave peso de la atroz cadena. 
¡Oh ilusión fiera! 
La imagen era 
De mi querido 
Dueño perdido, 
Que me fingía 
La fantasía; 
Y Amor me dice: 
«Sigue, infelice, 
Sigue su huella, 
Lograrás vella... 
Y Eco retumba: 
«Ni aun en la tumba; 
Que el hado te condena 
A morir con la bárbara cadena.» 
Canción, advierte 
Mi humilde suerte, 
Y al duro cielo 
No alces el vuelo: 
Tu ala rastrera 
Cruce ligera 
La mar salada; 
Busca a mi amada, 
Dile que vivo 
Triste y cautivo; 
Que el dulce canto 
Trocóse en llanto... 
Mas su nombre resuena 
Al ronco son de la fatal cadena.