Colección de poesías castellanas anteriores al siglo XV/Tomo I/Poema del Cid

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
POEMA DEL CID.


 Este poema historico en que se refieren las cosas de Don Rodrigo de Bivar, llamado el Cid Campeador, es acaso el mas antiguo que se conserva en la lengua castellana, y por eso debe ser el primero que entre en esta Coleccion. Leyendo las Fundaciones de San Benito de Fr. Prudencio de Sandoval, en la de Cardeña[1] encontré casualmente la primera noticia de él. Llamale versos barbaros y notables, diciendo que los guarda Bivar patria del Cid cerca de Burgos, con mucho cuidado. Pone para muestra los quatro primeros sin cuidar mucho de la puntualidad. Berganza tambien hace memoria de este poema en las Antiguedades de España,[2] y copia de el diez y seis versos en que se refiere como el Cid venció y prendió en el Pinar de Tebar à Don Ramon Berenguel, Conde de Barcelona.

 Estas noticias despertaron en mí gran curiosidad, y deseo de ver este poema; y por medio del Señor Don Eugenio de Llaguno, y Amirola ya citado, he logrado tenerle en mi poder el tiempo necesario para leerle y copiarle; lo que he hecho con la mas escrupulosa puntualidad.

 Es un tomo en 4. de pergamino, enquadernado en tabla forrada de cordovan ó badana negra à manera de breviario: tuvo dos manecillas aseguradas con cuero. Tiene al presente 74. hojas utiles, y le faltan algunas al principio y una à poco mas de la mitad: la qual se conoce fue cortada con tixera, pues el corte ha quedado en forma de sierra. Las planas tienen à veinte y cinco versos cada una, poco mas ò menos, y algunas están retocadas por mano poco diestra. La letra parece del siglo XIV. Tiene todo el codice 3700. versos, y pasaria de 4000. si no tuviera las faltas sobredichas. Al fin se hallan estos tres renglones, no separados como nota, sino à continuacion del ultimo verso:

Quien escribió este libro del' Dios paraiso: amen.
Per abbat le escribió en el mes de mayo
En era de mill e CC... XLV. años.

Per abbat que acaso fue algun Monge Benediƈtino, à no ser que abbat sea apellido, no parece fue el autor, sino el copiante deste libro. Porque en aquellos tiempos escribir se solia usar por copiar, y fer ò facer por componer. En la fecha se nota una raspadura despues de las dos CC. y el vacio que ha quedado es el que ocuparia otra C solamente. Acaso el copiante puso una C de mas, y luego la raspó. Acaso tambien puso una e conjuncion, pues se ve que parte de la fecha se expresa con letras; y luego vió que no era necesaria y la borró. Y acaso finalmente algun curioso raspó la una C por dar al codice mayor antiguedad y estimacion . Si la fecha verdadera de este codice es la que en él se representa, y corresponde al año 1207. en que parece fue copiado por Per Abbar', no solo la copia excede en antiguedad à las poesias de Don Gonzalo de Berceo, sino que acaso pertenecerá la poesia de este codice à la mitad del siglo XII.

 Como quiera que sea, no puede ponerse en duda la mucha antiguedad del codice, y mucho menos la de la poesia. Pues aun quendo la fecha represente la era de MCCCXLV. que corresponde al año de Christo de 1307. todos los demas accidentes del poema indican una antiguedad superior à la que representan las poesias de Don Gonzalo de Berceo, que floreció por los años de 1220. Estas estan todas compuestas en coplas de quetro versos Alexandrinos rimados de quetro en quetro; y asi el numero como la rima se observan con bastante puntualidad. Pero en el poema del Cid no se guarda numero fixo y determinado de silabas, ni regla cierta de asonantes ni consonantes, sin que por eso se puedan graduar de sueltos los versos de este poema. El poeta baxo un asonante solia hacer mas de cien versos seguidos, sin desechar los consonantes que le ocurrian; y muchas veces admitia versos que ni asonaban ni consonaban: otras veces se cansaba presto de un asonante y tomaba otro, &c. Los antiguos Franceses solian tambien, como dice Fauchet[3] seguir un consonante hasta agotarle, ò cansarse. Por otra parte los versos deste poema no pueden reducirse à ningun genero de los versos castellanos que conocemos: pues parece que el poeta no se embarazaba de poner dos ò tres silabas mas ò menos en el verso, segun lo pedia la sentencia. Todo esto indica no solo que el autor no era tan poeta como Berceo, sino que la poesia no estaba entonces tan cultivada. De semejantes versos parece que habló el Marqués de Santillana en su carta, quendo dixo que los Catalanes, y Valencianos escribieron primeramente en trovas rimadas que son pies ò bordones largos de silabas, è algunos consonaban, è otros non.

 Y si con cuidado se observa el lenguage y estilo deste poema, sus voces, sus frases, y la sencillez y venerable rusticidad con que se explicaba el poeta, tambien se hallaran en él indicios de mayor antiguedad que en las poesias de Berceo, como se notará en el diccionario que se pondrá al fin, en muchas voces, que se conoce empezaban entonces à formarse del latin. Todo esto me hace congeturar que el poema del Cid se compuso à la mitad, ò poco mas, del siglo XII. acaso medio siglo despues de la muerte del heroe cuyas hazañas se celebran, Y no pudiendo ponerse excepcion à la fama publica, y tradicion que entonces se con servaba de los gloriosos hechos del Cid; es preciso dar asenso à los principales que de él se refieren, aunque se descarten muchas vulgaridades que se inventaron despues, à que dieron fundamento tantos hechos grandes, y verdaderos. El poema de que se habla bastaria para à creditarlos por su mucha antiguedad, aun quendo no los acreditaran las historias y la tradicion no interrumpida de tantos años.

 Por muchos versos de este poema se ve claramente la pronunciacion que daban en aquellos tiempos à muchas voces que en los de Berceo ya se pronunciaban de otra manera. Y asi se ve con mucha frecuencia que las voces muerte, fuerte, luen, nues, fuent, &c. son asonantes de Carrion, Campeador, amor, Sol &c. en las queles no solo el diptongo ue se convertia siempre en o, sino que la ultima silaba ò vocal se suprimia à veces en la escritura, à veces en la pronunciacion. Mas claramente se nota esta supresion de la ultima silaba ò vocal en otras voces de otro asonante: como Calvàri (calvario) partes, sangre, alguandre, padre, madre, sabe, alaudare, que en una larga continuacion de asonantes los hallamos que asuenan con mar, voluntad &c. en las queles se observaba una pronunciacion francesa ò lemosina: à no ser que las voces mar, voluntad, y otras semejantes se pronunciasen mare, voluntade, como dexamos con geturado en el num. 169. de nuestras Notas.

 Como hay una Cronica que trata de las cosas del Cid, como historia particular de este heroe, y no consta de su antiguedad, aunque está en castellano antiguo; podria dudarse si el autor de ella que se ignora todavia, tuvo presente el poema del Cid, ò si este se sacó de dicha Cronica. Esta se guarda manuscrita en el Monasterio de San Pedro de Cardeña; y el año de 1552. Fr. Juan de Velorado Abad de dicho Monasterio la imprimió por comision del Infante Don Fernando que despues fue Emperador: y se reimprimió el año de 1593. ambas veces en folio. Este Religioso pudo haber nos instruido sobre las calidades del codice para hacer juicio de su antiguedad; pero en recompensa de este beneficio se contentó con des figurar los nombres propios de muchos lugares, que ciertamente no estarian en el manuscrito como los vemos en el impreso. Por exemplo: Ceruer' por Teruer', Espinas de Dan, por Spinar ò Espinar de Can, Farza è Cetrua por Fariza y Cetina, Pinares por Fenares, y asi otros muchos que se hallan bien en el poema. Al fin de dicha Cronica hay una larga genealogia del Cid, muy posterior a ella; pero no se advierte quien la escribió, ni si estaba unida à la Cronica, ni de donde se sacó.

 En esta Cronica se cita varias veces à Don Lucas de Tui, y con mucha frecuencia al Arzobispo Don Rodrigo. Y habiendo estos Prelados florecido à la mitad del siglo XIII. se infiere que la Cronica del Cid se escribió ó à fines de dicho siglo, ò acaso en el siguiente. El M. Sarmiento[4] cree que estará añadida; y à la verdad no hay otro medio de ajustar que sea anterior à dichos Prelados historiadores; pero este es un camino muy ancho para dar por tierra con todas las notas cronologicas que se hallen en escritos de antiguedad desconocida. En quento à lo que se dice vulgarmente, que dos Moros criados del Cid convertidos à nuestra Religion la escribieron en lengua arabiga, y luego se traduxo al castellano en que hoy se lee, digo que tiene olor de hablilla; y asi como no hay fundamento para adoptarla, tampoco le hay para impugnarla. En la misma Cronica[5] se lee que Abenalfange hizo en Arabigo una historia de las cosas del Rey Bucar, del Cid, y de Valencia. Acaso de esta noticia se ha originado la voz susodicha; y por eso se dice que la mentira es hija de algo. V. Berganz. Antigued, tom. 1. pag. 390.

 Todo esto lo he dicho para probar que la Cronica es posterior al poema; y por el cotejo que he hecho de gran parte de las dos obras, me he convencido de que el autor de la Cronica tuvo presente el poema, siguiendole puntualmente en mucha parte de los hechos, y muchas veces copiando las mismas expresiones y frases, y, aun guardando los mismos asonantes. Sirvan de exemplo los pasages siguientes. En el Vers. 585. dice el poeta: coio Salon ayuso la su seña alzada. La Cronica, cap. 96, Entonces comenzaronse à ir à Ayllon ayuso la su seña alzada. El editor de la Cronica leyó Ayllon por Salon que es un rio. Tambien leyó mal cap. 95, Pinares arriva, por Fenares arriva, como dice el poeta V. 550. hablando del rio Henares. En el V. 599. dice el poeta: ya se nos va la ganancia: la Cronica cap. 96. vasenos la ganancia. V. 680. De Castiella la gentil exidos somos aca. Cron. cap. 98. dice lo mismo. V. 760. dice el Cid à Minaya: Cavalgad Minaya, vos sodes el mi diestro brazo: Cron. cap. 99. Cavalgad amigo, ca vos sodes el mi diestro brazo. Otros muchos exemplos pudiera alegar, si no juzgara que bastan los propuestos. Tambien hace à mi favor el que en el poema una de las espadas del Cid siempre es llamada Tizon, que es verdadera palabra castellana; y en la Croninica siempre se lee Tizona que no es voz de nuestra lengua; lo qual indica que quando se escribió la Cronica, ya el vulgo habia corrompido su verdadero nombre, creyendo que como era espada, se debia llamar Tizona. Si como fue espada hubiera sido alfange, el vulgo no huviera corrompido su nombre verdadero.

 Al fin de la citada Cronica dice el autor que el Cid habla à los que van à ver su sepultura en estos terminos:

Cid Ruy Diez so que yago aqui encerrado:
E vencí al Rey Bucar con treinta è seis Reys da Paganos:

Estos treinta è seis Reys, los veinte è dos murieron en el campo:
Vencilos sobre Valencia desque yo muerto encima do mi cavallo:
Con esta son setenta è dos batallas que yo venci en el campo:
Gané a Colada è à Tizona, por ende Dios sea loado. Amen.

Estos son seis versos de epitafio que no creo se pusiesen en la sepultura del Cid: y son hechos à imitacion de los del peoma; pero el ediƈtor no debió de conocer que eran versos, pues en la Cronica se hallan impresos como prosa.

 Volviendo ahora à hablar del poema, parece que está dividido en dos cantares; pues en el Vers. 2280. dice el poeta:

Las coplas deste cantar aquis van acabando:
El criador nos vala con todos los. sos Sanƈtos.

Luego empieza con alguna separacion, aunque en el primer verso sigue el asonante de los versos antecedentes, y en el segundo le muda, acaso para denotar que el segundo cantar, ò segunda parte es continuacion de la primera. Seria muy conveniente que se hallara otro codice antiguo deste poema para completarle y cotejarle.

 El año de 1596. hallandose en Burgos por el mes de Enero un tal Juan Ruyz de Ulibarri y Leyva, sacó una mala copia de este codice, la qual he leido y cotejado con su original. Tenia ya este entonces las mismas faltas de hojas que tiene ahora; y Ulibarri las aumentó en su copia, omitiendo por descuido muchos versos, emendando algunas voces que no entendió, y errando otras que no supo leer. Y no reparando en la raspadura de la fecha, copió la era de 1245 como cosa en que no habia duda. En fin sacó una copia de ninguna estimacion, como lo suelen ser las que despues de hechas no se cotejan con sus originales, mayormente si son de letra y cosas antiguas.

 Por lo que toca al artificio de este Romance, no hay que buscar en él muchas imagenes poeticas, mitologia, ni pensamientos brillantes; aunque sugeto à cierto metro, todo es historico, todo sencillez y naturalidad. No seria tan agradable à los amantes de nuestra antiguedad, si no reynaran en él estas venerables prendas de rusticidad, que asi nos representan las costumbres de aquellos tiempos, y las maneras de explicarse aquellos Infanzones de luenga è bellida barba, que no parece sino que los estamos viendo y escuchando. Sin embargo hay en este poema ironias finas, dichos agudos, refranes y sentencias proverbiales que no dexarán de agradar à los que las entiendan: sobre todo reyna en él un cierto ayre de verdad que hace muy creible quanto en él se refiere de una gran parte de los hechos del Heroe. Y no le falta su merito para graduarse de poema epico, asi por la calidad del metro, como por el heroe y demas personages y hazañas de que en el se trata, conforme à las condiciones que pide Horacio para el verso heroico en su Arte poetica:

Res gestæ Regumque, Ducumque & tristia bella.

Tiene tambien su utilidad para el conocimiento de nuestra topografia, y para el de muchos nombres de lugares que se han desfigurado. Por estar el codice defeƈtuoso al principio, en que à caso habria alguna invocacion, y tal vez el nombre del poeta, empieza por el destierro que el Rey Don Alonso VI. intimó por los años de 1076. al Cid Campeador, movido por los emulos y enemigos de este heroe, como lo indican los versos 9. y 267. Habiendo salido de Bivar su patria, pasó por Burgos, y despues de haber conseguido muchas viƈtorias, fue admitido en la gracia del Soberano, à quien tanto, habia servido peleando contra Moros antes y despues de su destierro.





1 De los sos oios tan fuerte mientre lorando
Tornaba la cabeza e estabalos catando :
Vio puertas abiertas euzos sin cañados,
Alcandaras vacias sin pielles e sin mantos,
5 E sin falcones e sin adtores mudados.
Sospiró mio Cid ca mucho avie grandes cuidados:
Fabló mio Cid bien e tan mesurado :
Grado a tí Señor Padre que estás en alto :
Esto me han buelto mios Enemigos malos :
10 Alli piensan de aguijar, alli sueltan las riendas:
A la exida de Vivar ovieron la Corneia diestra,
E entrando a Burgos ovieron la siniestra.
Mezió mio Cid los ombros e engrameó la tiesta :
Albrizias Alvar Fanezca echados somos de tierra :
15 Mio Cid Ruy Diaz por Burgos entraba,
En su compaña LX. pendones lebaba
Exienlo ver mugieres e várones,
Burgeses e Burgesas por las finiestras son puestas,
Plorando de los oios, tanto avien el dolor,
De las sus bocas todos dician una razon:
20 Dios que buen Vasalo si oviese buen Señor!
Convidarle yen de grado mas ninguno non osaba:
El Rey Don Alfonso tanto avie la grand' saña.
Antes de la noche en Burgos del entró su carta,
Con grand' recabdo e fuerte mientre sellada:
25 Que a mio Cid Ruy Diaz que nadi nol' diessen posada,
E aquel que gela diese sopiese vera palabra
Que perderie los averes e mas los oios de la cara,
E aun demas los cuerpos e las almas.
Grande duelo avien las yentes christianas:
30 Ascondense de mio Cid ca nol' osan decir nada.

Campeador adelinó à su posada,
Asi como legó a la puerta falóla bien cerrada
Por miedo del Rey Alfonso que asilo avie parado:
Que si non la quebrantas por fuerza, que nongela abriese nadi.
35 Los de mio Cid à altas voces laman:
Los de dentro non les querien tornar palabra:
Aguiio mio Cid, à la puerta se legaba,
Sacó el pie del estribera, una feridal' daba:
Non se abre la puerta, ca bien era cerrada.
40 Una niña de nuef años à oio se paraba:
Ya Campeador, en buen ora cinxiestes espada.
El Rey lo ha vedado, à noch del entró su carta
Con grant recabdo è fuerte mientre sellada:
Non vos osariemos abrir nin coger por nada,
45 Si non, perderiemos los averes è las casas,
E demas los oios de las caras.
Cid en el nuestro mal vos non ganades nada:
Mas el Criador vos vala con todas sus virtudes sanƈtas.
Esto la niña dixo, è tornos' pora su casa.
50 Ya lo vee el Cid que del Rey non avie gracia:
Partiós' de la puerta por Burgos aguijaba:
Legó à Sanƈta Maria, luego descavalgaba:
Fincó los ynoios, de corazon rogaba.
La oracion fecha luego cavalgaba:
55 Salió por la puerta, è en Arlanzon posaba,
Cabo esa Villa en la Glera posaba.
Fincaba la tienda è luego descavalgaba.
Mio Cid Rui Diaz, el que en buen ora cinxó espada,
Posó en la Glera quando nol' coge nadi en casa,

60 Derredor dél una buena compaña.
Alli posó mio Cid como si fuese en montaña:
Vedada lan comprar dentro en Burgos la casa,
De todas cosas quantas son de vianda
Non le osarien vender al menos dinarada.
65 Martin Antolinez, el Burgales complido
A mio Cid è à los suyos abastoles de pan è de vino:
Non lo compra, ca él se lo avie consigo,
De todo conducho bien los ovo bastidos:
Pagos' mio Cid el Campeador è todos los otros que van à so servicio.
70 Fabló Martin Antolinez, odredes lo que ha dicho:
Ya Campeador, en buen ora fuestes nacido,
Esta noch ygamos è vaymos nos al matino,
Ca acusado seré por lo que vos he servido,
En yra del Rey Alfonso yo seré metido;
75 Mas si convusco escapo sano ò vivo,
Aun cerca ò tarde el Rey quererme ha por amigo;
Si non, quanto dexo non lo precio un figo.
Fabló mio Cid el que en buen ora cinxó espada:
Martin Antolinez, sodes ardida Lanza,
80 Si yo vivo, doblar vos he la soldada,
Espeso he el oro è toda la plata;
Bien lo vedes que yo no trayo aver,
E huevos me serie para toda mi compana:
Ferlo he amidos, de grado non abrie nada:
85 Con vuestro consego bastir quiero dos archas:
Yncamoslas d'arena, ca bien serán pesadas,
Cubiertas de guadalmecí è bien enclaveadas:

Los guadamecís bermeios è los clavos bien dorados.
Por Rachel è Vidas vayades me privado.
90 Entrando en Burgos me vedaron comprar, è él Rey me ha ayrado,
Non puedo traer el aver, ca mucho es pesado:
Empeñargelo he por lo que fuere guisado.
De noche lo lieben que non lo vean Christianos:
Vealo el Criador con todos los sos Sanƈtos:
95 Yo mas non puedo, è amidos lo fago.
Martin Antolinez non lo detardaba,
Por Rachel è Vidas apriesa demandaba,
Pasó por Burgos, al Castiello entraba:
Por Rachel è Vidas apriesa demandaba.
100 Rachel è Vidas en uno estaban amos
En quenta de sus averes de los que havien ganados.
Legó Martin Antolinez aguisa de membrado.
O sodes, Rachel è Vidas, los mios amigos caros?
En poridad fablar querria con armos.
105 No lo detardan todos tres se apartaron,
Rachel è Vidas amos me dat las manos
Que non me descubrades à Moros nin à Christianos:
Por siempre vos faré ricos que non seades menguados
El Campeador por las parias fue entrado:
110 Grandes averes príso è mucho sobeianos,
Retobo dellos quanto que fue algo:
Por en vino à aquesto porque fue acusado;
Tiene dos arcas lennas de oro esmerado:
Ya lo vedes que el Rey le ba ayrado,

115 Dexado ha heredades è casas è palacios:
Aquelas non las puede lebar, si non serien ventadas,
El Campeador dexarlas ha en vuestra mano,
E prestalde de aver lo que sea guisado:
Prended las archas è metedlas en vuestro salvo
120 Con grand' jura meted y las fes amos
Que non las catedes en todo aqueste año.
Rachel è Vidas seyense conseiando:
Nos huebos avemos en todo de ganar algo:
Bien lo sabemos que él algo ganó.
125 Quando à tierra de Moros entró, que gran aver sacó!
Non duerme sin sospecha qui aver tiene monedado.
Estas archas prendamos las amas:
En logar las metamos que non sean ventadas.
Mas decidnos del Cid de que será pagado
130 O qué ganancia nos dará por todo aqueste año?
Respuso Martin Antolinez à gûisa de membrado:
Mio Cid querrá lo que sea aguisado:
Pedirvos ha poco por dexar su aver en salvo;
Acongensele omes de todas partes menguados,
135 Ha menester seiscientos marcos.
Dixo Rachel è Vidas: dargelos de grado:
Ya vedes que entra la noch, el Cid es presurado,
Huebos avemos que nos dedes los marcos.
Dixo Rachel è Vidas: non se face asi el mercado
140 Sinon primero prendiendo è despues dando.
Dixo Martin Antolinez: yo deso me pago:
Amos todos tred al Campeador contado,

E nos vos ayudaremos que asi es aguisado,
Por aducir las archas è meterlas en vuestro salvo,
145 Que non lo sepan Moros nin Christianos.
Dixo Rachel è Vidas: nos desto nos pagamos;
Las archas aduchas, prendet seiscientos marcos.
Martin Antolinez cavalgó privado
Con Rachel è Vidas de voluntad è de grado.
150 Non viene à la Puent, ca por el agua ha pasado,
Que gelo non ventasen de Burgos ome nado.
Afevoslos à la tienda del Campeador contado:
Asi como entraron al Cid besaronle las manos.
Sonrrisos mio Cid, estabalos fablando:
155 Ya don Rachel è Vidas avedes me olvidado:
Ya me exco de tierra, ca del Rey so ayrado,
A lo quem' semeia, de lo mio avredes algo,
Mientra que vivades non seredes menguados
Don Rachel è Vidas à mio Cid besaronle las manos.
160 Martin Antolinez el pleyto ha parado
Que sobre aquellas archas darle ien seiscientos marchos,
E bien gelas guardarien fasta cabo del año,
Ca asil' dieran la fé è gelo avien jurado,
Que si antes las catasen que fuesen perjurados,
165 Non les diese mio Cid de la ganancia un dinero malo.
Dixo Martin Antolinez: cargen las archas privado.
Lebaldas, Rachel è Vidas, ponedlas en vuestro salvo:
Yo yré convusco que adugamos los marcos:

Ca à mover ha mio Cid ante que cante el Gallo:
170 Al cargar de las archas veriedes gozo tanto:
Non las podien poner ensomo, mager eran esforzados.
Gradanse Rachel è Vidas con averes monedados:
Ca mientra que visquiesen refechos eran amos.
Rachel à mio Cid la manol'va besar:
175 Ya Campeador en buen ora cinxiestes espada.
De Castiella vos ydes pora las yentes estranas:
Asi es vuestra ventura, grandes son vuestras ganancias:
Una piel bermeia morisca è ondrada,
Cid, beso vuestra mano, en don que la yo aya.
180 Plaz'me, dixo el Cid, d'aqui sea mandada;
Si vos l'aduxier dalla, sinon contalda sobre las arcas.
En medio del Palacio tendieron un'almofalla,
Sobrella una sabana de ranzal è muy blanca.
A todo el primer colpe trescientos marcos de plata echaron.
185 Notólos Don Martino, sin peso los tomaba.
Los otros trecientos en oro gelos pagaba.
Cinco escuderos tiene Don Martino, à todos los cargaba.
Quando esto ovo fecho, odredes lo que fablaba:
Ya Don Rachel è Vidas, en vuestra mano son las arcas:
190 Yo que esto vos gané, bien merecia calzas.
Entre Rachel è Vidas aparte yxieron amos:
Demosle buen don, ca él nos lo ha buscado.
Martin Antolinez un Burgales contado,
Vos lo merecedes, darvos queremos buen dado

195 De que fagades calzas è rica piel è buen manto.
Damosvos en don à vos treinta marchos,
Merecernos lo hedes, ca esto es aguisado:
Atorgarnos hedes esto que avemos parado.
Gradeciolo Don Martino, è recibió los marchos :
200 Grado exir de la possada è espidios' de amos.
Exido es de Burgos è Arlanzon ha pasado:
Vino por la tienda del que en buen ora násco,
Recibiólo el Cid abiertos amos los brazos:
Venides Martin Antolinez el mio fiel vasallo,
205 Aun vea el die que de mi ayades algo.
Vengo, Campeador, con todo buen recabdo:
Vos seiscientos è yo treinta he ganados.
Mandad coger la tienda è vayamos privado:
En San Pero de Cardena y nos cante el Gallo,
210 Veremos vuestra mugier membrada fija d'algo,
Mesuraremos la posada y quitaremos el Reynado.
Mucho es huebos, ca cerca viene el plazo.
Estas palabras dichas la tienda es cogida,
Mio Cid è sus compañas cavalgan tan ayna,
215 La cara del caballo tornó à Sanƈta Maria,
Alzó su mano diestra, la cara se sanƈtigua:
A ti lo agradezco, Dios, que cielo è tierra guias:
Valanme tus virtudes, gloriosa Sanƈta Maria:
D'aqui quito Castiella, pues que el Rey he en yra:
220 Non se si entraré y mas en todos los mios dias.
Vuestra virtud me vala, Gloriosa, en mi exida,
E me ayude; ella me acorra de noche è de dia.

Si vos asi lo ficieredes è la ventura me fuere complida,
Mando al vuestro altar buenas donas è ricas:
225 Estó yo en debdo que faga y cantar mill Misas.
Spidios' el Caboso de cuer è de voluntad:
Sueltan las riendas è piensan de aguijar.
Dixo Martin Antolinez: veré à la mugier à todo mio solaz:
Castigarlos he como avran à far.
230 Si el Rey me lo quisiere tomar, à mi non minchal:
Ante seré convusco que el Sol quiera rayar,
Tornabas Martin Antolinez à Burgos, è mio Cid aguijar,
Pora San Pero de Cardena quanto pudo à espolear
Con estos Caballeros quel' sirven à so sabor.
235 Apriessa cantan los Gallos è quieren quebrar albores,
Quando legó à San Pero el buen Campeador,
El Abbat Don Sancho Christiano del Criador,
Rezaba los Matynes à buelta de los albores.
Y estaba Doña Ximena con cinco Duenas de pro
240 Rogando à San Pero è al Criador:
Tu que à todos guias val à mio Cid el Campeador.
Lamaba à la puerta, y sopieron el mandado.
Dios que alegre fue el Abbat Don Sancho
Con lumbres è con candelas al corral dieron salto:

Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/320 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/321 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/322 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/323 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/324 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/325 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/326 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/327 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/328 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/329 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/330 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/331 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/332 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/333 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/334 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/335 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/336 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/337 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/338 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/339 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/340 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/341 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/342 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/343 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/344 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/345 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/346 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/347 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/348 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/349 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/350 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/351 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/352 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/353 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/354 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/355 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/356 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/357 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/358 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/359 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/360 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/361 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/362 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/363 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/364 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/365 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/366 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/367 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/368 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/369 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/370 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/371 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/372 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/373 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/374 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/375 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/376 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/377 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/378 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/379 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/380 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/381 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/382 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/383 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/384 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/385 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/386 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/387 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/388 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/389 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/390 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/391 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/392 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/393 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/394 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/395 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/396 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/397 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/398 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/399 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/400 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/401 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/402 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/403 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/404 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/405 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/406 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/407 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/408 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/409 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/410 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/411 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/412 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/413 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/414 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/415 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/416 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/417 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/418 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/419 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/420 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/421 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/422 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/423 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/424 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/425 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/426 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/427 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/428 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/429 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/430 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/431 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/432 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/433 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/434 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/435 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/436 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/437 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/438 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/439 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/440 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/441 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/442 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/443 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/444 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/445 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/446 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/447 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/448 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/449 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/450 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/451

Grant es la biltanza de Infantes de Carrion.
Qui buena Dueña escarnece è la dexa despues,
Atal le contezca ò siquier peor.
Dexemonos de pleytos de Infantes de Carrion:
3720 De lo que han preso mucho han mal sabor.
Fablemos nos daqueste que en buen ora nació.
Grandes son los gozos en Valencia la maior
Porque tan ondrados fueron los del Campeador.
Prísos' à la barba Ruy Diaz so Señor:
3725 Grado al Rey del Cielo, mis fijas vengadas son.
Agora las hayan quitas heredades de Carrion:
Sin verguenza las casaré ò aqui pese ò aqui non.
Andidieron en pleytos los de Navarra è de Aragon:
Ovieron su aiunta con Alfono el de Leon:
3730 Ficieron sus casamientos con Don' Elvira è con Doña Sol.
Los primeros fueron grandes, mas aquestos son miiores.
A maior ondra las casa que lo que primero fue.
Ved qual ondra crece al que en buen ora nació,
Quando Señoras son sus fijas de Navarra è de Aragon.
3735 Hoy los Reyes de España sos parientes son.
A todas alcanza ondra por el que en buen ora nació.
Pasado es deste sieglo el dia de Cinquesma[a]

De Christus haya perdon.
Asi fagamos nos todos justos è pecadores.
3740 Estas son las nuevas de Mio Cid el Campeador.
En este logar se acaba esta razon.
Quien escribió este Libro del Dios Parayso. Amen.
Per Abbat le escribió en el mes de Maio[b]
En era de mill è C.C......XLV. años.



  1. Acerca del año en que murió el Cid hay varias opiniones. En este poema solo se señala el dia, que fue el de Cinquesma, ò Pentecostes. La mas fundada opinion es que murió el año de 1099. Este año cayó la Pascua à 10. de Abril, y la Cincuesma à 29. de Mayo. Parece pues que murió el Cid à 29. de Mayo de 1099.
  2. Este verso denota que Per Abbat copió este libro en el mes de Mayo, no que le compuso. El componerle pedia mas de un mes, el escribirle ò copiarle no tanto. Vease lo que queda dicho sobre esto al principio de este poema.


NOTA.


 Quando un corchete abraza dos versos en este poema, entiendase que los dos eran una sola linea en el original; pero en los numeros y uso del indice deben reputarse por un solo verso.


FIN DEL POEMA DEL CID.




  1. Pag. 41.
  2. Tom. 1. pag. 399. y 449.
  3. Pag. 554.
  4. Memor, num. 545.
  5. Cap. 282.