Como aquella otra

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda


COMO AQUELLA OTRA.


 Sí, vecina: te puedes dar la mano,
esa mano que un día fuera hermosa,
con aquella otra eterna silenciosa
«que se cansara de aguardar en vano.

 Tú también, como ella, acaso fuiste
la bondadosa amante, la primera,
de un estudiante pobre, aquel que era
un poco chacotón y un poco triste.

 O no faltó el muchacho periodista
que allá en tus buenos tiempos de modista
en ocios melancólicos te amó

 y que una fría noche ya lejana,
te dijo, como siempre: «Hasta mañana»...
pero que no volvió.


◄  Anterior
Siguiente  ►