Conde Lucanor:Ejemplo 41

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Conde Lucanor - Ejemplo XLI


Exemplo XLIº - De lo que contesçió a un rey de Córdova quel’dizían Alhaquem[editar]

Un día fablava el conde Lucanor con Patronio, su consegero, en esta guisa:

-Patronio, vós sabedes que yo só muy grand caçador et he fecho muchas caças nuevas que nunca fizo otro omne. Et aun he fecho et eñadido en las piuelas et en los capiellos algunas cosas muy aprovechosas que nunca fueron fechas. Et agora, los que quieren dezir mal de mí fablan en manera de escarnio, et cuando loan al Cid Roy Díaz o al conde Ferrant Gonzáles de cuantas lides vençieron o al sancto et bien aventurado rey don Ferrando de cuantas buenas conquistas fizo, loan a mí diziendo que fiz muy buen fecho porque añadí aquello en los capiellos et en las pihuelas. Et porque yo entiendo que este alabamiento más se me toma en denuesto que en alavamiento, ruégovos que me consejedes en qué manera faré porque non me escarnezcan por la buena obra que fiz.

-Señor conde Lucanor -dixo Patronio-, para que vós sepades lo que vos más cumpliría de fazer en esto, plazerme ía que sopiéssedes lo que contesçió a un moro que fue rey de Córdova.

Et el conde le preguntó cómo fuera aquello.

-Señor conde -dixo Patronio-, en Córdova ovo un rey que avía nombre Alhaquim.

Como quier que mantenía assaz bien su regno, non se travajava de fazer otra cosa onrada nin de grand fama de las que suelen et deven fazer los buenos reys; ca non tan solamente son los reys tenidos de guardar sus regnos, mas los que buenos quieren seer, conviene que tales obras fagan porque con derecho acresçienten su regno et fagan en guisa que en su vida sean muy loados de las gentes, et después de su muerte finquen buenas fazañas de las buenas obras que ellos ovieren fechas. Et este rey non se trabajava desto, sinon de comer et folgar et estar en su casa viçioso.

Et acaesçió que estando un día folgando, que tañían ante’l un estrumento de que se pagaran mucho los moros, que a nombre albogón. Et el rey paró mientes et entendió que non fazía tan buen son como era menester, et tomó el albogón et añadió en él un forado en la parte de yuso en derecho de los otros forados, et dende adelante faze el albogón muy mejor son que fasta entonçe fazía.

Et como quier que aquello era buen fecho para en aquella cosa, porque non era tan grand fecho como convinía de fazer a rey, las gentes, en manera de escarnio, començaron aquel fecho a loar et dizían cuando loavan a alguno: «V.a. he de ziat Alhaquim», que quiere dezir: «Éste es el añadimiento del rey Alhaquem.»

Et esta palabra fue sonada tanto por la tierra fasta que la ovo de oír el rey, et preguntó por qué dezían las gentes esta palabra. Et como quier que gelo quisieran encobrir, tanto los afincó, que gelo ovieron a dezir.

Et desque él esto oyó, tomó ende grand pesar, pero como era muy buen rey, non quiso fazer mal en los que dizían esta palabra, mas puso en su coraçón de fazer otro añadimiento de que por fuerça oviessen las gentes a loar el su fecho.

Entonçe, porque la mezquita de Córdoba non era acabada, añadió en ella aquel rey toda la labor que ý menguava et acabóla.

Ésta es la mayor et más complida et más noble mezquita que los moros avían en España, et loado a Dios, es agora eglesia et llámanla Sancta María de Córdova, et ofreçióla el sancto rey don Ferrando a Sancta María cuando ganó a Córdova de los moros.

Et desque aquel rey ovo acabada la mezquita et fecho aquel tan buen añadimiento, dixo que pues fasta entonçe lo loavan escarniçiéndolo del añadimiento que fiziera en el albogón, que tenía que de allí adellante lo avían a loar con razón del añadimiento que fiziera en la mezquita de Córdova. Et fue depués muy loado. Et el loamiento que fasta estonçe le fazían escarniçiéndolo, fincó depués por loor; et oy en día dizen los moros cuando quieren loar algún buen fecho: «Éste es el añadimiento de Alhaquem».

Et vós, señor conde, si tomades pesar o cuidades que vos loan por vos escarnecer del añadimiento que fiziestes en los capiellos et en las pihuelas et en las otras cosas de caça que vos fiziestes, guisad de fazer algunos fechos grandes et buenos et nobles, cuales pertenesçen de fazer a los grandes omnes. Et por fuerça las gentes avrán de loar los vuestros buenos fechos, assí como loan agora por escarnio el añadimiento que fiziestes en las cosas de la caça.

El conde tovo éste por buen consejo, et fízolo assí, et fallóse ende muy bien.

Et porque don Johan entendió que éste era buen enxiemplo, fízolo escrivir en este libro et fizo estos viessos que dizen assí:


Si algún bien fizieres
que muy grande non fuere,
faz grandes si pudieres,
que el bien nunca muere.


Et la istoria deste enxiemplo es ésta que se sigue: