Domado ya el Oriente, Saladino

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Domado ya el Oriente, Saladino
de Diego Hurtado de Mendoza

Nota: En esta transcripción se ha respetado la ortografía original.


 
Domado ya el Oriente, Saladino,
Desplegando las bárbaras banderas
Por la orilla del Nilo, le convino
Asentar su real en las riberas.

Lenguas le rodeaban lisonjeras,
Compaña que á los reyes de contino
Sola sigue en las burlas y en las veras,
Loándoles el bueno y mal camino.

Contaban el Egipto sojuzgado,
Francia rota y el mar Rojo en cadena
Mostrábanle su ejército y poder.

Respondióles: «Aquí se puede ver
Dónde acabó su gloria, en esta arena,
El gran Pompeo, muerto y no enterrado.»