El colmenero divino/Loa

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Pieza
​El colmenero divino​ de Tirso de Molina
Loa
Auto

Loa

[Sale un gallardo MANCEBO
quien dice la] LOA
MANCEBO:

               Estábase recreando,
               antes del tiempo y los siglos,
               incomunicable Dios,
               sin lugar, sólo en sí mismo.
               Contemplábase ab eterno,
               cuyo pensamiento vivo,
               substancia en él, si accidente
               en lo humano intelectivo,
               fecundo siempre engendraba,
               siendo origen y principio
               de aquella especia, que expresa
               es su imagen, por ser su hijo.
               Enamorado de verse
               en su retrato Narciso,
               y al concipiente el concepto
               correspondiendo recíproco,
               producían un amor,
               como los dos, infinito,
               inagotable, perenne,
               que saliendo del abismo
               de la eterna voluntad,
               fuente siempre, siempre río,
               siempre se está produciendo,
               y siempre se queda el mismo.

MANCEBO:

               Así aquel acto absoluto,
               puro, esencial, indiviso,
               sólo se comunicaba
               al trisagio relativo
               de sí mismo comprehensión,
               deleitándose consigo,
               todo amor, deleite todo,
               todo gloria, todo alivio,
               hasta que llegó el decreto,
               que determinó ab inicio
               la voluntaria creación
               de este admirable prodigio.
               Entonces con un fiat solo
               produciendo lo finito,
               cielos, elementos, plantas,
               aves, brutos, mares, ríos,
               ángeles y hombres, cesó
               el sábado, que bendijo
               por día de su descanso,
               de su amoroso ejercicio.
               Vio las obras de sus dedos,
               comenzadas en domingo,
               y en el viernes consumadas;
               y en fe que se satisfizo
               de su fábrica curiosa,
               firmar de su mano quiso
               el Deus me fecit, en muestra
               de que era Dios quien las hizo.

MANCEBO:

               Viendo su sabiduría
               el ingenioso artificio
               de esta máquina universa,
               tanto a deleitarse vino
               con ella, que en fe de ser
               baraja, cuyos distinos
               manjares forman sus cartas,
               según el Rey Sabio, dijo,
               juega delante de Dios
               todo el tiempo sucesivo
               de su duración mudable,
               porque el estar con los hijos
               de los hombres le entretiene.
               ¡Oh, amor de Dios excesivo,
               cómo sabéis obligarnos
               a seros agradecidos!
               Comenzó el fuego aquel ángel,
               que en su primero principio
               fue viador, y en otro instante
               ocasionó su castigo.
               La carta de más valor,
               sin dar naipes, robar quiso,
               y mejorando de asiento,
               quitar de él a quien le hizo.
               Entráronle puntos tales,
               que soberbio y presumido
               imaginó dar un todo.

MANCEBO:

               ¡Qué bárbaro desatino!
               Entrar pretendió por rey
               triunfando; pero entendido
               que jugaba tretas falsas,
               Miguel, del cielo caudillo,
               la espada le atravesó,
               ganóle la baza y dijo:
               "¿Quién como Dios, rey de reyes?
               ¿Y tú, traidor, su ministro?
               Dióle un todo la humildad
               y al primer lance perdido,
               con cuantos a él se atuvieron
               bajó eterno a los abismos.
               Bien quisieran desquitarse,
               mas su natural maligno
               es incapaz de ganancia;
               y así intentan atrevidos,
               que el hombre pierda también,
               porque en el asiento rico,
               que su soberbia perdió,
               no suceda engrandecido.
               Para esto con tretas falsas,
               tahur aleve y fingido,
               a todos convida al juego,
               y envida restos de vicios.

MANCEBO:

               Hizo Dios que Adán fuese hombre,
               y vióle tan prevenido
               el tahur de buenas cartas
               que no quedó en el circuito
               de la baraja, figura
               que debajo su dominio
               no le ofreciese la polla,
               la original gracia digo.
               Sólo un manjar le faltaba
               que por decreto y edicto
               de Dios, dueño del tablero,
               quedó Dios exento en el paraíso.
               "Por ése he de derribarle,
               --el tahur rebelde dijo--,
               ganaréle si acometo
               por el más flaco portillo."
               Vio a la mujer, convidóla
               a jugar, cuando el marido
               estaba ausente, y perdió;
               pero no me maravillo,
               que mujeres que se emplean
               en juegos siempre nocivos
               a su sexo, de ordinario
               pierden gracia y ganan vicios.
               Prometiéronse ayudar
               uno a otro; y cuando vino
               Adán, a su persuasión
               jugó del palo prohibido.

MANCEBO:

               Perdióse la polla; y él
               de suerte quedó fallido,
               que no paró el desgraciado
               hasta perder los vestidos.
               Picado y desnudo Adán,
               los ojos abrió al sentido,
               el bien y el mal conociendo;
               éste presente, aquél ido.
               Sintió a la justicia en casa,
               y, acusándole el delito,
               buscó en la culpa sagrado
               y escondióle el árbol mismo
               en que pecó. En la opinión
               que afirman fueron los higos
               el manjar que le vedaron,
               causa de tanto castigo.
               Averiguó el juez la causa,
               y, verificando indicios,
               con la baraja en las manos
               le cogió. ¿Qué más testigos?
               Respondieron a los cargos
               uno y otro, mas tan tibios
               que cuando el juez no los viera,
               bastara sólo el oírlos.
               Sentenciólos a destierro
               perpetuo del paraíso,
               pena común en la corte
               contra los juegos prohibidos.

MANCEBO:

               Y no contento con esto,
               ropas de pieles les dio,
               con que cubiertos sacaron
               los primeros sambenitos.
               ¡Qué de daños causa el juego!
               Primero el hombre servido,
               reverenciado de todos,
               general su señorío,
               ya rústico, ya pechero,
               al tosco azadón asido,
               comiendo pan de sudor,
               bebiendo llanto en suspiros.
               Ninguno desde aquel tiempo,
               osó ser hombre atrevido,
               que la gracia no perdiese,
               cuando menos, al principio.
               Verdad es que restauraban
               su pérdida los antiguos,
               cuando la circuncisión
               atravesaba el cuchillo;
               pero costábales sangre,
               penitencias, sacrificios,
               y, cuando mucho, ganaban
               la seguridad del limbo.
               Perdió Caín envidioso
               el alma, con el martirio
               del santo proto-inocente,
               perdióse el mundo en abismos
               de inundaciones mortales,
               reservando en el asilo
               del arca, nave primera,
               limitados individuos.

MANCEBO:

               Perdió Esaú el mayorazgo,
               perdióse en el mar Egipto,
               perdió, idólatra Israel
               el reino en sus doce tribus.
               Con tanta pérdida estaba
               triste el mundo y oprimido,
               ufano el tahur blasfemo,
               lejos el bien, no el peligro.
               Tuvo lástima el Amor
               de que a su hermano adoptivo
               tan mal el fuego tratase;
               volver por entrambos quiso;
               salió del padre, quedando
               en él, y quien in principio
               erat verbum, ya siendo hombre,
               a ser Verbum caro vino.
               Hecho hombre, Dios en efecto,
               creyó el común enemigo,
               como a los demás ganarle;
               tretas y engaños previno.
               Pero no salió con ellas,
               pues casi recién nacido,
               tres reyes juntos le entraron,
               a pesar del cuarto impío.
               Tantos hace para el juego
               Herodes vil, y deshizo
               tantos tantos en pedazos,
               que es su número infinito;
               mas no salió con ganancia,
               porque huyendo Dios a Egipto,
               él por grande se perdió
               y ellos ganaron por chicos.

MANCEBO:

               Ganó Simeón dichoso
               tanto, aunque en años prolijos,
               que dio a la iglesia en barato
               el nunc dimitis, que dijo.
               De pérdida vi que andaban
               María y José benditos,
               si puede perder a Dios
               quien siempre le trae consigo,
               mas desquitáronse presto,
               restaurando regocijos,
               cuando maestro le hallaron
               de viejos, puesto que niño.
               Desafióle a jugar
               al desierto el fementido
               tahur, tanteando piedras,
               y, aceptando el desafío,
               en tres envites de falso,
               que se atrevió a hacer, vencido
               y rematado se fue
               a su oscuro domicilio.
               Vendió un jugador tramposo,
               que se atrevió como amigo
               a entrar también en docena
               un agnus dei de oro fino
               todo esmaltado de blanco
               y encarnado, de artificio
               tan excelente, que en él
               puso el aurífice primo
               divina iluminación
               entre viriles de vidrio
               humanos, que transparentes,
               mostraban que era divino.

MANCEBO:

               Vendióle por treinta reales
               al usurero judío,
               --que fue cargo de conciencia--
               y después, de arrepentido
               aunque mal, perdió de modo
               que a despedazarse vino
               para daño suyo eterno
               y bien de los peregrinos.
               Mateo, que tablajero
               barajaba humanos libros
               y, jugando siempre mal,
               de asiento estaba en el vicio
               a una voz de la justicia
               el juego puso en olvido,
               llegando a ser secretario
               de quien antes fue enemigo.
               Rematada Magdalena,
               vino a ganar apellido
               de pública pecadora;
               mas volviendo en su jüicio,
               supo que estaba en la mesa
               del leproso Simón, Cristo,
               donde alcanzó de barato
               perdón y amor excesivo;
               lo que perdió por los oros,
               que en él se pierden los ricos,
               supo ganar por la copa
               del ungüento, que a Dios vivo
               pronosticó injusta muerte,
               y en fe de tanto prodigio
               con la copa, fino bote,
               quedar retratada quiso.

MANCEBO:

               Pedro de puro confiado,
               entre bárbaros ministros,
               jugando se perjuró,
               que el jurar siempre fue amigo
               del juego, y perdió la polla,
               por otra polla, que vino
               a tentarle la paciencia;
               pero cantóle al oído
               el gallo y enmendó el juego
               a puro llanto y suspiro,
               ganando hasta la tiara
               del imperio pontificio.
               Así andaba el juego entonces,
               cuando el humano divino
               reponiendo por el hombre
               cuanto perdió su delito,
               en la mesa de la cruz
               compró con precio infinito
               las cartas de su ganancia;
               tripuló al pueblo rabino,
               y al gentílico, admitiendo
               con la copa del bautismo,
               y el basto bastó a ganar
               cuanto el hombre había perdido.
               Triunfó entonces de la muerte
               y el demonio, y luego dijo:
               "Yo me gano. Sirvan todos,
               que puesto que yo redimo
               sin otra ayuda, decreto
               que ayudándose a sí mismo
               el hombre, con buenas cartas
               coopere también conmigo.

MANCEBO:

               Vale infinito mi sangre;
               pero aunque no necesito
               de compañeros, intento
               que se ayuden mis amigos."
               En prueba de esta verdad
               dijo el célebre Agustino:
               "Quien sin ti te redimió
               omnipotente y benigno,
               no te salvará sin ti."
               Cirineo sea testigo
               que ayudándolo a la cruz
               fue de este misterio tipo.
               Perdido Dimas estaba,
               pero en un momento vino,
               conociendo a Dios el juego,
               a ganarle el paraíso.
               Jugaba a su diestro lado,
               vio en las cartas que era Cristo
               su gracia, el envite o polla,
               llevósela de codillo.
               Tras el consumatum est
               quedó el juego conclüido,
               porque anocheciendo el sol
               de día asombró a Dionisio.
               Barato dio su ganancia,
               a su Padre dio su espíritu
               por madre a Juan a su Madre,
               perdón a sus enemigos,
               sacramentos a su iglesia,
               libertad a los del limbo,
               su cuerpo al sepulcro santo,
               tesoro a muertos y vivos.

MANCEBO:

               Y para que si viere
               el hombre otra vez perdido,
               tenga resto con que torne
               sobre sí, quedarse quiso
               sobre la tabla del juego
               sacrosanto e infinito
               de aquel incrüento altar,
               donde oculto y escondido
               nuestras pérdidas restaure.
               Allí es hombre aunque es divino,
               carta blanca en accidentes.
               Si fue figura lo antiguo,
               allí está lo figurado.
               Llega, hombre, al resto excesivo,
               triunfen virtudes y amor,
               descarta cartas de vicios.
               Aquí el bueno ganará,
               quedando el malo perdido,
               que aquí malillas no valen,
               antes aumentan peligros.
               Pues Dios por ti se hizo hombre,
               procura reconocido
               ganar con su sangre el juego.
               Quedarás dichoso y rico.

Canta la MÚSICA

               "Que llamaba la tórtola madre
               al esposo dulcísimo suyo
               con el pico, las alas, las plumas
               y con arrullos, y con arrullos”.

MANCEBO:

               Dulce esposo mío,
               que entre copos puros
               de nieve y de plata,
               con la fe te escucho;
               tu tórtola ausente,
               sin deleites tuyos,
               ni estima contentos,
               ni alivia disgustos.
               Ven, esposo caro,
               do de rayos puros,
               regalo del cielo
               remedio del mundo.
 
               Que llamaba la tórtola madre
               al esposo dulcísimo suyo
               con el pico, las alas, las plumas
               y con arrullos, y con arrullos.

MANCEBO:

                  En los accidentes
               de es pan oscuro,
               que está sin sustancia
               gozarte procuro.
               No me desampares
               que, si amor es yugo,
               quiero, amado dueño,
               que nos ate un nudo.
               Muérome sin verte,
               vivo si te gusto,
               lloro si te pierdo,
               canto si te escucho.
 
               Que llamaba la tórtola madre
               al esposo dulcísimo suyo
               con el pico, las alas, las plumas
               y con arrullos, y con arrullos.
             
[FIN DE LA LOA]