El fin del pavo

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Cien sonetos
Sonetos varios

de Manuel del Palacio

Nota: En esta transcripción se ha respetado la ortografía original.


EL FIN DEL PAVO.[editar]


¡Pasó! De su hermosura sólo queda
Un pálido recuerdo en la cocina;
Allí su pluma está rizada y fina
Con la que veces mil hizo la rueda.

Su piel rosada y tersa cual la seda
Muy pronto rasgará mano asesina:
¿Por qué no fué al nacer ave dañina
Del bosque secular en la arboleda?

Mártir de sus domésticos deberes
Él al capricho bárbaro se inmola
Del más feroz y torpe de los seres.

Yo ceñiré á su sien una aureola;
Lector, ¿lo dudas? ¿Convencerte quieres?
Regálamelo asado, á la española.


Madrid, 1866.


◄  Anterior
Siguiente  ►