Elementos de economía política: 03

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda


Parte primera : Producción de la riqueza.[editar]

Sección I : Nociones elementales y análisis de la producción.[editar]

Capítulo I : Nociones preliminares.[editar]

    • I. Definición de la Economía política y de la riqueza.
    • II. Nociones elementales sobre la utilidad y el valor.
    • III. Nociones elementales sobre los cambios y la moneda.

§. I. Definición de la Economía política y de la riqueza.[editar]

1. LA ECONOMÍA SOCIAL O CIENCIA SOCIAL considera las leyes que presiden al desarrollo de las sociedades humanas e investiga los medios de hacer a éstas felices y poderosas; comprendo sobre todo, entre otras ciencias morales y políticas, la ECONOMÍA POLÍTICA o simplemente la ECONOMÍA, es decir, la ciencia de la riqueza, cuyo objeto es determinar de qué modo se produce y debe producirse la riqueza, y cómo se reparte y consume en el interés de la sociedad entera[1].
2. Que entiendo por riqueza, riquezas o bienes, todo lo que sirve para satisfacer nuestras necesidades y nuestros placeres materiales o morales.
Hay dos clases de riquezas: las riquezas naturales y las riquezas artificiales o sociales. (J. B. Say.)
3. La naturaleza da gratuitamente y con profusión las riquezas naturales: el aire, la luz, el agua, la fuerza expansiva del vapor, etc.
4. Las riquezas artificiales o sociales son el fruto de una reunión de medios que no son gratuitos, y se obtienen con trabajos, economías y sacrificios; tales son, por ejemplo, los alimentos, los vestidos, las casas, etc. Para disfrutar de estas cosas, necesitamos haberlas creado u obtenido cambiándolas por otros bienes.
Aunque la riqueza producida no debe ocupar exclusivamente la atención del economista, constituye, no obstante, el objeto principal de la ciencia.
5. El goce y la posesión exclusivos de estas riquezas artificiales o producidas constituyen el derecho de propiedad reconocido y garantido por la sociedad.
Las tierras cultivables, que son riquezas naturales, se comprenden en las riquezas sociales, porque ciertos hombres se las han apropiado con exclusión de todos los demás; lo mismo sucede con un manantial, un salto o una corriente de agua, que pueden servir para algo. Parece, a primera vista, que el derecho del propietario es una injusticia; pero la experiencia de los pueblos demuestra que un terreno, por ejemplo, convertido en propiedad, suministra, aun a los mismos a quienes no pertenece, más medios de subsistencia que los que proporcionaría si careciese de dueño, o a lo menos de poseedor.

  1. Algunos escritores suelen emplear la expresión economía social como sinónima de economía política.