Elementos de economía política: 04

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda


Capítulo I : Nociones preliminares.[editar]

    • I. Definición de la Economía política y de la riqueza.
    • II. Nociones elementales sobre la utilidad y el valor.
    • III. Nociones elementales sobre los cambios y la moneda.


§. II. Nociones elementales de la utilidad y del valor.[editar]

6. Las riquezas se aprecian, se miden, por medio de su valor.
7. Lo que constituye ante todo el valor de las cosas es su utilidad; y las cosas son útiles cuando sirven para satisfacer nuestras necesidades o nuestros placeres.
8. La utilidad, fuente primera del valor, puede ser directa e indirecta. Es directa cuando estriba en la posibilidad de una aplicación inmediata de las cosas a la satisfacción de nuestras necesidades; tal es el valor de un pan para el hombre que tiene necesidad de comer. La utilidad es indirecta en las cosas que no son más que un medio de proporcionarnos lo que sirve para satisfacer necesidades que ellas por sí mismas no pueden satisfacer. Un hombre posee dos pedazos de pan; con el uno sacia su hambre, y ésta es la utilidad directa; con el otro adquiere en cambio un líquido para apagar su sed, y ésta es la utilidad indirecta.
9. Adam Smith ha denominado valor en uso o valor usual al que procede de la utilidad directa, al que satisface inmediatamente nuestras necesidades; y valor en cambio al que procede de la segunda, o sea al que nos proporciona, por medio del trueque, las cosas que satisfacen inmediatamente nuestras necesidades.
10. El valor no es, pues, más que la expresión de una relación entre nuestras necesidades y las cosas que constituyen la riqueza; así, valor y riqueza, sin ser sinónimos, son dos expresiones necesariamente correlativas.
11. En todas las riquezas naturales o productos que satisfacen nuestras necesidades, M. Rossi distingue: 1.º, las cosas que no tienen más que el valor en uso: el aire, por ejemplo, es útil, pero no se vende; 2.º, las cosas que tienen el valor en uso y el valor en cambio, como la mayor parte de los productos; 3.º, las que, después de haber estado dotadas de valor en uso y de valor en cambio, pierden de nuevo la calidad de cosas cambiables para conservar exclusivamente su valor en uso; tales son, en general, los objetos de nuestro consumo.
12. Una circunstancia que da más valor en cambio a una cosa que lo tiene también en uso, es la de producirse de un modo limitado, o lo que es lo mismo, la de no estar a disposición de todo el mundo. El aire es útil, pero no tiene valor en cambio o cambiable, porque cada cual lo respira en general según sus necesidades. El agua del Sena, en París, está también a la disposición de todo el mundo; pero como es preciso ir a buscarla, y hacer para esto un sacrificio o tomarse un trabajo, la mayor parte de los vecinos consienten en pagarla: el agua tiene, pues, en París, un valor en cambio. Tenía un valor natural, como el aire; el aguador le ha dado una utilidad, o más bien, un valor nuevo, el valor en cambio. Por esto J. B. Say reconoce dos utilidades, la utilidad natural y la utilidad dada.
13. De lo dicho se deduce que el valor tiene dos orígenes: 1.º, la utilidad de las cosas; 2.º, la dificultad mayor o menor de obtenerlas; y podemos decir con Genovesi: «Las únicas cosas que no tienen valor son aquéllas que no satisfacen nuestras necesidades, o las que, aunque las satisfagan, abundan tanto que nadie absolutamente carece de ellas.»


Capítulo I - II