Elementos de gramática castellana dispuestos para uso de la juventud/Parte primera. De la analogía. Capítulo Tercero. Del pronombre

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Elementos de gramática castellana dispuestos para uso de la juventud (1875) de D. Lorenzo Alemany
Parte primera. De la analogía. Capítulo Tercero. Del pronombre

CAPÍTULO TERCERO.


Del Pronombre.


 P. ¿Que es pronombre?

 R. Una palabra que se sustituye al nombre por no hacer fastidiosa su repeticion: v. gr. si hablando de Pedro se dice: él viene, le busco, éste es, las palabras el, le, este, son pronombres que se sustituyen al sustantivo Pedro.


 P. ¿Qué se deduce de esto?

 R. Que en rigor los pronombres no son sinó palabras de otra especie, llamados así siempre que hacen veces de nombres en el discurso: v. gr. en los ejemplos: los libros que tienes ― ¿quién es ese? ― es él, equivale á decir; los libros, los cuales libros tienes, ¿quien es ese hombre? - es el hombre tal. Donde se vé que las palabras los cuales, ese y el pasan á ser pronombres.
  P. ¿Que más se deduce?

 R. Que en los pronombres puede haber por lo mismo variacion de número y de género, si bien es verdad que no en todos se verifican estas variaciones, como se verá al tratar de cada clase en particular, por algunos relativos y los personoles no varían de género, pues como indican, principalmente estos, las personas que intervienen en el discurso, es indiferente que sean machos ó hembras [1].


 P. ¿En qué se dividen los pronombres?

 R. En personales, posesivos, demostrativos, relativos é indeterminados.


I.


DE LOS PRONOMBRES PERSONALES.


 P. ¿Qué son pronombres personales?

 R. Los que sostituyen á las personas que intervienen en el discurso; tales son: yo, mi, me, nosotros, nos, para las personas que hablan tú, ti, te, vosotros, os [2], para las personas á quienes se habla el, ella, ellos, ellos, le, la, lo, los, les, las, se, si para las personas ó cosas de que se habla.

 P. ¿Cómo distinguen los gramáticos á estas tres clases de personas?

 R. Llamando primera á la persona que habla, segunda á la persona á quien se habla, y tercera á la persona de quien se habla.


 P. ¿Cómo se usan las terminaciones yo, mi, me, nosotros, nos, de la primera persona?

 R. El singular yo, mí, me sirve para ambos géneros y se usa de la termmacion yo digo, yo leo; de la terminacion mi, siempre que le precede una proposicion: v, gr. para mi, contra mi; y de la terminacion me, como término ó complemento del verbo: v. gr. me han dicho, me enseñan.

 El plural varía de genero cuando es sujeto ó está precedido de preposicion: v, gr. nosotros hablamos, lo dicen por nosotros; y es invariable cuando sirve de complemento: V. gr. nos dicen, nos interrumpen.


 P. ¿Cómo se usan las terminaciones tú, ti, te, vosotros, os, de la segunda persona?

 R. Lo mismo que las de la primera, sustituyendo á yo, ti á mi, te á me, nosotros á vosotros, y os á nos: v. gr. se varían los ejemplos puestos para la primera persona en segunda de este modo: tú dices, tú lees; para ti, contra ti, te han dicho, te enseñan, vosotros hablais, lo dicen por vosotros, os dicen, os interrumpen.


 P. ¿Cómo se usan las terminaciones él, ella, ello, ellos ellas, le, la, lo, los, les, las, se yde la tercera persona?

 R. El, ella, ello [3], ellos, ellas, se usan como sujeto, y cuando les precede una proposicion: v. gr. él dice que es para ellas.

 Le, la, lo, los, les, las, se usan como complemento ó término v. gr. le amo, la visito, los enseñan, les digo, las encuentro.

 Se y si se usan cuando la accion es recíproca: v. gr. ellas se entienden, trabajan para sí.


II.


DE LOS PRONOMBRES POSESIVOS Y DEMOSTRATIVOS.


 P. ¿Qué son pronombres poseiívos?

 R. Los que sustituyen á nombres de objetos pertenecientes á uno ó muchos [4].

 P. ¿Cómo se usan los pronombres posesivos?

 R. Cuando el objeto pertenece á un solo individuo, se usan los pronombres el mio, la mia, los mios, las mias, para la primera persona: el tuyo, la tuya, los tuyos, las tuyas (de él ó de ella), para la tercera: v. gr. su madre y la tuya iban á buscar á la mia.

 Cuando el objeto pertenece á dos ó mas individuos, se usan los pronombres el nuestro, la nuestra, los nuestros, las nuestras para la primera persona: el vuestro, la vuestra, los vuestros, las vuestras, para la segunda: el suyo, la suya, los suyos, las suyas (de ellos ó ellas), para la tercera: v. gr. nuestros libros son mas bonitos que los vuestros y los suyos.


 P. ¿Qué son pronombres demostrativos?

 R. Los que sustituyen á personas ó cosas señaladas determinadamente.


 P. ¿Cómo se usan los pronombres demostrativos?

 R. Cuando la persona ó cosa que se señala está cerca de quien habla, se usa de los pronombres este, esta, esto [5], estos, estas: v. gr. dame un libro, toma este.

 Cuando está cerca de quien escucha, se usa de los pronombres ese, esa, eso, esos, esas: v. gr. dame un libro, toma ese.

 Cuando está igualmente distante de quien habla y de quien escucha, se usa de los pronombres aquel, aquella, aquello, aquellos, aquellas: v. gr. dame un libro, toma aquel.


 P. ¿Que anomalías hay en estos pronombres?

 R. Que los pronombres este, esta, ese, eso, pierden la vocal final cuando se juntan con el pronombre indeterminado otro: v. gr. estotro, estotra, estotros, estotras, esotro, esotra, esotros, esotras.


III.


DE LOS PRONOMBRES RELATIVOS.


 P. ¿Que son pronombres relativos?

 R. Los que haciendo relacion á personas y cosas ya referidas, unen oracion con otra; tales son que, cual, quien y cuyo.


 P. ¿Cómo se usan los pronombres relativos?

 R. El relativo que se usa ya como sujeto, ya como complemento sin distincion de género ni número: v. gr. el niño que llora, la pluma que ves, los hombres que estudian.

Cual y quien no varían sinó de singular á plural: v. gr. mira aquella señora, ¿cuál?; toma tus libros, ¿cuáles?; han venido unas damas, ¿quién?

 Cuyo varía de género y número de este modo: cuyo, cuya, cuyos, cuyas, y siempre denota relacion de pertenencia: v. gr. el autor cuyos libros lees es español.


IV.


DE LOS PRONOMBRES INDETERMINADOS.


 P. ¿Qué son pronombres indeterminados?

 R. Los que sustituyen á personas y cosas desconocidas.


 P. ¿Qué hay que notar en estos pronombres?

 R. I. — Que unos solos se usan en singular como cada, uno y nadie: v. gr. nadie habla; adviértase que nadie no varía de género tampoco.

 II.- Que otros solo se usan en plural, como muchos, varios y todos [6]: v. gr. muchos quieren, pero todos callan.

 III.― Que otros varían de género y número, como uno, una, unos, unas, alguno, alguna, algunos, algunas; ninguno, ninguna, ningunos, ningunas [7].

 IV. Que otros varían solo de número, como cualquiera que, cualesquiera que; quien quiera que, quienes quiera que: v. gr. ¿que líbros quiere vd.? cualesquiera.

  1. Debe tenerse presente que en los pronombres, no hay tampoco declinaciones: pero los pronombres varían de significacion segun la palabra que les antecede: v. gr; el dinero con que cuento; esto es para los suyos; mira de quien te fias.
  2. El pronombre vos no se usa sinó en los tratamientos; principalmente hablando con Dios y los Santos.
  3. Ello y lo se usa hablando de una cosa que no se sabe á qué género pertenece: v. gr. ello es que me canso; ya no lo quiero.
  4. Debe aquí advertirse al principiante que no confunda estos pronombres con los adjetivos posesivos; pues cuando van estas palabras juntas con un sustantivo son adjetivos: v. gr. padre mío, hermana suya. Pero cuando estas palabras reemplazan al sustantivo, es decir, van solas en este caso son pronombres. v. gr. el mio, la tuya, la suya. Igual observacion debe hacerse en los pronombres demostrativos. Cuando se dice este hombre, aquella mujer, las palabras este y aquella, son artículos, cuando se dice no vinieron ni este ni aquella, las palabras este y aquella son pronombres.
  5. Los pronombres esto, eso, aquello no pertenecen á ningun género.
  6. Todo se usa en singular hablando colectivamente: v. gr. le enfada todo.
  7. El pronombre uno puede tambien emplearse á veces en lugar de un nombre femenino sin faltar á las reglas de la concordancia: v. gr. si una señora dijera: no gusto mas lujo porque uno tiene que arrelarse á las circunstancias, no diría mal: pues equivale á decir cada uno; esto es, lo mismo los hombres que las mujeres hemos de arreglarnos á las circunstancias.