Enciclopedia Chilena/Historia/21 de mayo de 1938, Sucesos del

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
ECH 354 36 - 21 de mayo de 1938, Sucesos del.djvu
Para ver el documento original completo, haga clic en la imagen.

Sucesos del 21 de mayo de 1938
Artículo de la Enciclopedia Chilena

Flag of Chile.svg

Este artículo es parte de la Enciclopedia Chilena, un proyecto realizado por la Biblioteca del Congreso Nacional de Chile entre 1948 y 1971.
Código identificatorio: ECH-354/36
Título: Sucesos del 21 de mayo de 1938
Categoría: Historia


SUCESOS DEL 21 DE MAYO DE 1938

Durante la ceremonia de apertura de las Sesiones Ordinarias del Congreso Nacional, en la oportunidad en que el Presidente Don Arturo Alessandri Palma daba lectura a su último Mensaje, el 21 de mayo de 1938 rindiendo cuenta de la marcha política y administrativa de la Nación, acontecieron sucesos que influyeron poderosamente en la situación política y electoral de la época.

A mediados del mes de abril de ese año 1938, el Frente Popular, en una magna convención, había proclamado a don Pedro Aguirre Cerda como candidato de las fuerzas de izquierda a la Presidencia de la República.

Pocos días después, el 26 de abril, una numerosa comitiva del Frente Popular solicitó audiencia al Presidente Alessandri a fin derrecabar algunas exigencias políticas, entre ellas la organización de un nuevo Ministerio que otorgara el máximo de garantías para el desarrollo de la campaña presidencial y del acto electoral a realizarse en octubre de 1938.

El Presidente, que había sido duramente atacado por las fuerzas de izquierda, exigió que para conversar sólo recibiría a dos o tres representantes autorizados, declarando que no aceptaba conferencias con grupos en que figuraban personas que lo habían injuriado.

Como muchos de los recurrentes eran parlamentarios, la actitud del Sr. Alessandri fué considerada como atentatoria a la dignidad del Poder Legislativo. Ello aglutinó, en férreo bloque, a los diputados y senadores de la oposición quienes hicieron una enérgica protesta al Presidente del Senado, don Miguel Cruchaga Tocornal, y se adoptaron acuerdos que significaron una franca y abierta lucha contra el Ejecutivo.

En este ambiente de inquietud política y en medio de una at mósfera de recelo, el Presidente Alessandri concurrió al Congreso Nacional, aquel 21 de mayo, a dar lectura al último Mensaje de su segunda Administración.

Cuando había llegado a la Mesa del Salón de Honor, y en los instantes en que era saludado por el Presidente del Senado, Sr. Cruchaga, se oyó una fuerte explosión en los jardines del Congreso, la que provocó la alarma en toda la concurrencia.

Se trataba de un petardo colocado en la copa de una de las palmeras con el deliberado propósito de que estallara en los momentos en que la comitiva presidencial pasara, a fin de que las ramas del árbol callesen sobre ella. El prolijo trabajo, que explotó tardíamente, había sido realizado por cuatro nacistas que, disfrazados de operarios simularon, el día antes, hacer las instalaciones necesarias para una transmisión radial del Mensaje.

Luego de abrir la Sesión el Presidente del Senado, el Diputado don Gabriel González Videla, que presidía el Partido Radical, pidió la palabra para protestar por la actitud del Sr. Alessandri de no haber recibido en audiencia a la comitiva del Frente Popular que, aparte de numerosos dirigentes, la integraban varios parlamentarios.

No alcanzó el Sr. González Videla a terminar su primera frase cuando airadas protestas, provocadas por los representantes de la Derecha, acallaron su voz.

El Presidente del Senado, haciendo sonar timbres y campanillas, logró restablecer la calma y ofrecer la palabra al Sr. Alessandri para que iniciara la lectura de su Mensaje.

Los parlamentarios de izquierda empezaron a abandonar la sala en demostración de descontento y el Diputado nacista don Jorge González von Marées, desde la mitad del pasillo central, disparó un tiro de su revólver hacia el techo del salón.

De inmediato entraron oficiales y tropa de carabineros, acompanados de agentes de investigaciones, quienes redujeron, haciendo uso de sus bastones, al Diputado González von Marées e hicieron salir, también a golpes, a los Diputados señores Gabriel González Videla, Justi niano Sotomayor Pérez-Cotapos y Fernando Maira Castellón, con la intención de llevarlos detenidos pero, por las contusiones recibidas, debieron conducirlos a la Asistencia Pública de donde salieron en libertad tan pronto estuvieron en condiciones de trasladarse a sus domicilios,

E1 Presidente Alessandri Palma continuó y terminó la lectura del Mensaje abandonando el Salón de Honor en la forma habitual y con todos los protocolos de rigor.

La conmoción que produjeron los episodios del 21 de mayo fué intensa. La Derecha y los sectores gobiernistas sostuvieron que el Diputado von Marées había pretendido atentar contra la vida del Jefe del Estado y los representantes de Izquierda presentaron una doble acusación contra el Ministro del Interior, Sr. Salas Romo, por allanamiento del recinto del Congreso con la fuerza pública y por desconocimiento del fuero parlamentario.

La ceremonia de apertura de Sesiones se había realizado en día sábado y el lunes 23 de mayo se inició, en ambas ramas legislativas, un acalorado debate destinado a puntualizar la forma en que se habían desarrollado los hechos.

El Diputado radical Raúl Morales Beltramí declaró que la actitud y permanencia del Ministro Sr. Salas Romo en el Gabinete constituía una declaración de guerra y que mientras estuviera frente a su cargo no podría haber paz ni tranquilidad en el país.

Más graves y amenazadoras fueron las expresiones del Diputado nacista González von Marées quien dijo que su partido estaba dispuesto a imponer sus ideales, que eran de izquierda, "por la razón o la fuerza, con la ley o en contra de la ley, e incluso, si las circunstancias lo exigen, con el derramamiento de sangre de los que se opongan a estos altos designios..." Fué una advertencia y presagio de los sucesos del 5 de septiembre de 1938.

Cuatro sesiones destinó la Cámara, a principios de junio, para discutir las acusaciones constitucionales contra el Ministro del Interior. La primera, sobre el ingreso de la fuerza pública al recinto del Congreso, fué rechazada por 71 votos contra 63 y la segunda, re lativa al desconocimiento del fuero Parlamentario, lo fué por 72 votos contra 70.

Las argumentaciones en contra o en defensa del Sr. Ministro se diluían en medio de polémicas sobresaltadas que llevaron los ánimos y el apasionamiento político a límites peligrosos. Las opiniones quedaron divididas en dos fuertes grupos entre los cuales surgió una barrera insalvable la cual se mantuvo hasta la elección presidencial de octubre de ese año.

Ni siquiera medió el más leve espíritu conciliador y los dos bandos irreconciliables que quebraron la ciudadanía hicieron dificilísimos y angustiosos los últimos meses de la Administración Alessandri Palma, en que vivió amenazado de conspiraciones y revueltas que cristalizaron en los trágicos sucesos del 5 de septiembre de 1938 los cuales se analizan en artículo especial.

Sin lugar a dudas, estos acontecimientos fueron determinantes en la coesión opositora en contra de la candidatura presidencial del Sr. Gustavo Ross Santa María, ex-Ministro de Hacienda del Sr. Alessandri y en quien veían un continuador de su Administración que la momentánea exacerbación de los espíritus impedía apreciar con la debida objetividad.

El Frente Popular, y su lieder don Pedro Aguirre Cerda, capitalizaron así el apoyo de sectores que no militaban en su combinación de partidos lo que hizo posible el histórico triunfo electoral de las clases proletarias el 25 de octubre de 1938.


Bibliografía: Diarios: "El Mercurio", "La Hora", "El D. Ilustrado", "La Nación".

Revistas: "Hoy", "Ercilla".
Sesiones Ordinarias Cámara de Diputados y Senado, mayo, junio y julio de 1938.

H.R.P./