Estancias

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
El Tesoro de la Juventud (1911)
El libro de la Poesía, Tomo 6
Estancias
 de Alfred de Musset


Nota: se ha conservado la ortografía original.

Traductor desconocido.


La palabra « estancias » quiere decir « estrofas », en este caso, esto es, grupos de versos, ordenados de un modo igual. El autor de éstas es Alfredo de Musset, gran poeta francés, que

nació en París el 11 de noviembre de 1810 y murió en la misma ciudad, el 1.° de mayo de 1857.


ESTANCIAS


M

E agrada ver en la vega

Junto al río que la riega,
O en el borde del camino,
Destacarse en mi paseo,
                           Cual trofeo.
Las cuatro aspas de un molino.

¡Y me agrada en el misterio
De un austero monasterio
Junto al castillo feudal,
Ver a la postrera luz
                 Una cruz
Y una pila bautismal!

Vosotras, hijas extrañas
De las más viejas montañas,
Ruinas de iglesias sombrías,
Monumentos que arrebatan
                         Y retratan
Mil tristezas y alegrías;

Si el tiempo os ha respetado,
Y el rayo no ha derrumbado
Vuestras naves macilentas,
¿De qué montes atrevidos.
                   Hoy perdidos,
Sois las blancas osamentas?

Agrádame en las alturas
Ver esas torres oscuras
De los relámpagos nidos.
Las escaleras de piedra.
                   Con la yedra
Entre sus pies carcomidos,

Que revolviendo en lo oscuro,
Y apoyándose en el muro
Junto a las ferradas rejas.
Forman el eco perdido
                      Del balido
Que le envían las ovejas.

Cuando el viento gime airado
Por el campo desolado
Y saquea la montaña,
Que con el otoño pierde
               Aquel verde
Con que el estío le baña.

¡Qué grato es en la espesura
Que se estremece y murmura.
Ver allá en el infinito
Las torres de la sombría
                      Abadía,
Como árboles de granito!

Ver en la austera fachada
De un convento, iluminada
Del sol por los resplandores.
Aquel rosetón calado,
                         Purpurado
Por los rayos tembladores.

Ver en los nichos oscuros
Del pórtico y de los muros
Los semblantes expresivos
De los santos que allí moran
                    Y que imploran
El perdón para los vivos.