Gaceta del Salvador/Tomo 1/Número 25

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
​Gaceta del Gobierno Supremo del Estado del Salvador en la República de Centro-América​ (1847)
Número 25

página 97

GACETA
DEL GOBIERNO SUPREMO DEL ESTADO
Del Salvador,
EN LA REPUBLICA DE CENTRO-AMERICA.

T. 1.º} {N. 25

SAN SALVADOR, SETIEMBRE 10 DE 1847.

Editorial.[editar]

EDITORIAL.

Despues de derrocada la tiranía que por mas de cinco años nos oprimiera con su cetro de hierro, todos creimos que cualquiera otra administracion sería bien acojida, al menos por la parte sensata del Estado. Mas esta ilusion se disipó, cuando apenas conseguida la paz, se ajitaron vivamente las pasiones y aparecieron dos partidos disputándose la eleccion de Presidente; sin embargo, la esperanza volvió á renacer cuando estos mismos partidos se avinieron adoptando un medio término, que dió por resultado la eleccion del acutal gobernante. Deseábamos y se vociferaba por todas partes, que debiamos escojer un ciudadano pacífico, propietario, con familia y sin odiosidades de partido: la opinion señaló como tal al acual Presidente, y en efecto reune las cualidades que entónces se juzgaron aparentes.—Este ciudadano hizo el sacrificio de su reposo, aceptó la presidencia y se dedicó con la mayor buena fé á desempeñar sus funciones, procurando, sino remediar en su totalidad los males públicos, al menso evitar que se repitiesen y mantener á todo trance la paz y el orden—Ha hecho esfuerzos para sostener el crédito del Estado en buen pié y para conseguir la mejora de todos los ramos administrativos, y sinembargo de todo, y de los ningunos males que ha causado, aquellas mismas personas que por afinidades, por simpatìas y por su propio interes debieran ser el sostén del Gobierno: aquellas personas para quien la paz es una urjente necesidad, son las primeras, lo decimos con sentimiento, que con la mayor acritud apodan, vituperan y difamana al que gobierna. Si esto hace la parte que se llama sensata de la sociedad ¿qué se deja á la ruda multitud? ¿Y se podrá de esta manera conservar la paz y fortificar al Gobierno para que haya orden? ¿habrá un ciudadano honrado que quiera hacerse cargo del poder para ser execrado á los pocos dias de mandar? ¡ah! y cuan incautos son los que tienen familias, teniendo bienes y arraigo en el pais desvirtuan el poder! Ellos abren un abismo en que tarde ó temprano serán sepultados. Ellos trazan el camino á la anarquía, y ellos mismos tendrán que deplorar sus funestas consecuencias.

El primer efecto de tales imprudencias es el de alejar á las personas honradas de los destinos, y que reusándolos éstas, se apoderen de la cosa pública, los primeros que tengan la impavidez ó desvergüenza de sufrir los improperios que quieran dirijírsele ó la resolucion de acallarlos abusando del poder.

Si por las instituciones democráticas está entre nosotros destituido el que gobierna de todo aquel aparato y prestijios con que los pueblos civilizados revisten al poder para conservarlo; por lo menso debia siquiera no envilecerse ni desprestijiar innecesariamente al que manda: los que tal conducta observan no conocen los verdaderos intereses y solo vienen á cubrir los ojos, cuando en fuerza de tales antecedentes se entroniza un malvado y los hace callar con la fuerza. Entónces [...]oca por el otro estremo: entónces los hombres que no pueden abandonar el pais, ni tienen el valor necesario para oponerse á la tiranía y sufrir su persecucion, cáen en el mayor envilecimiento; se prosternan y se arrastran ante el que manda halagándole sus pasiones y adivinándole hasta sus caprichos para no desagradarle, pendientes de su soberana voluntad, les otorgará una paz bajo las condiciones que quiera, y aunque en su corazon lo aborrezcan teinen que presentar ante el público un rostro alegre y satisfecho. Este es el mayor vilipendio que puede sufrir un ser racional. Nosotros llamados á esperimetnar estas vicisitudes en nuesro propio suelo, hemos tenido prácticas leccioens de estas verdades y su olvido puede traernos funestas consecuencias—Si cuando Malespin aterraba á esta poblacion y la tenia ya casi acostumbrada á su dominio, se nos hubiera dicho aque iba á caer y que en su lugar nos iban á mandar las personas que despues de Malespin nos han Gobernado ¡con cuánto regocijo habríamos acojido tal idea! ¡Cuánto sacrificio no hubiéramos hecho porque se realizára! Sin embargo, hemos conseguido mas de lo que deseábamos, nos han gobernado otros hombres de mui distinto temple y no les han faltado encarnizados enemigos, que vituperen con acritud sus actos: lo que nos demuestra una verdad mui importante, cual es, de que el mal no está en el que manda, sino en los que obedecen y que estos son los que conducen las cosas á los términos fatales que suelen tener y obligan á los que gobiernan á abandonar el puesto ó á saltar las barreras de la lei para conservarse: he aquí la anarquía procurada por nosotros mismos.

Para remediar este mal han tenido los lejisladores que acudir á otro, cual es el de limitar el periodo del Presidente á dos años. Mal á la verdad gravísimo, porque nos espone á las inquietudes de una repetida eleccion, las mas veces turbulenta: porque nos espone al noviciado de algun hombre buscado por los partidos y talvez poco instruido en los negocios; porque nos espone á la veriedad de sistema en el jiro de la cosa pública y porque si es un buen gobernante nos priva de sus servicios. Sinembargo, esta disposicion no solo es útil entre nosotros, sino necesaria y de vital interes, mientras no tengamos costumbre de gobernarnos y de obedecer.—Es necesaria, porque por mas honrado ó virtuoso que sea el que manda, al segundo año ya es aborrecido: ya está despretijiado: ya está sin accion y es menester que deje el puesto: es necesaria porque la opinion tiene un canal por donde salir y el pueblo, la novedad y el embelezo de la eleccion de un nuevo mandatario que lo distrae: es necesaria porque los partidos siendo corto el periodo, fácilmente se avienen y conforman: es necesaria porque los aspirantes viven siemrpe con la esperanza de que les llegue su turno y no se deciden á adoptar las vías de hecho cuando peude solicitárseles el acceso por las de derecho; pero siempre confesaremos que es un mal, que solo puede tolerarse por evietar otros mayores y que este mal proviene de nuestra versatilidad é inquietuda.

Es necesario tambien convenir, en que el optimismo en materias de gobierno, es tan perjudicial, como lo son todas las pasiones exaltadas.—El optimismo consiste en querer que todas las cosas lleven el sello de su última perfeccion. Este don solo es dado al Ser Supremo: solo este es perfecto y está exento de debilidades; pero el hombre es frájil y no puede con justiica exijírsele esa suma perfeccion en sus obras. Así pues, los que quieren que un gobernante no cometa faltas, quieren un imposible, y buscando este imposible, causan trastornos talvez involuntariamente. Nosotros, amigos siempre del orden, y decididos entusiastas por la paz, haremos de vez en cuando á nuestros lecotres del Estado algunas de estas indicaciones: sin dirijirnos á ningun individuo ni á ningun partido.

Confesarémos que todo gobernante puede hacer males y que por lo mismo nuestras exijencias deben limitarse á procurarnos el que los haga menos, y que el optimista que buscando la suma perfeccion en los Gobiernos, indispone los ánimos y relaja la obediencia de los gobernados, es tan dañoso á la paz como aquel que por cálculo procura el trastorno.


Sonsonate[editar]

Señores EE. de la Gaceta Oficial del Supremo Gobierno del Estado.

Por acuerdo de esta municipalidad me tomo la confianza de suplicar á UU. se sirvan insertar en un pequeño hueco del apreciable y luminoso periódico que dignamente redactan, la disposición siguiente.

„La Municipalidad de Sonsonate animada de los mejores sentimientos en favor de la ADORADA LIBERTAD que adquirimos y conservamos los Centro-americanos á costa de tanta sangre, tantos sacrificios y privaciones de toda clase, trata de solemnizar la funcion del memorable QUINCE DE SETIEMBRE, lo mejor y mas decente posible, á cuyo fin ha dispuesto entre otras cosas, formar en la plaza mayor de esta ciudad un aparato lucido y alegórico que figure los cinco volcanes de Centro America, salvas de artillería de cien tiros, que se diga la Misa acostumbrada, y se cante el Te Deum con solemnidad: un decente paseo de todo el vecindario en la víspera y otro en el propio dia: invitar á los pueblos del distrito y hacer cuanto mas contribuya al rango y pompa dignos del ANIVERSARIO DE NUESTRA GLORIOSA INDEPENDENCIA.”

Al inferir á UU. señores, esta molestia les suplico se dignen obsequiar los deseos de dicha Corporacion municipal, y aceptar juntamente mi aprecio y consideraciones como su mas atento y S. S.

Sonsonate Agosto 31 de 1847.—Fulgencio Choto.D. Monje, Srio.


Sres. Editores de la Gaceta del Supremo Gobierno del Estado.[editar]

Artículo sobre música[editar]

Sres. Editores de la Gaceta.

Habiendo visto con satisfaccion en el número 23 de su periódico, un artículo sobre la profesion á que tengo el honor de pertenecer, me propuse escribir, y me tomo la confianza de remitir á UU. el siguiente que trata de música en lenguaje mas comun que tecnico para no fastidiar. Al hacerlo rindo á UU. las gracias por el modo con que se me ha favorecido anteriormente en la interesante é ilustrada Gaceta que UU. redactan.

Música y armonia.—Estas dos palabras tiene cada una en el arte de la música dos significados. La primera comprende una pieza de música que se puede oir sin ver y música llámase tambien la solfa con que las piezas se escriben. La armonia comprende el acompañamiento de acordes perfectos y falsos con que se adorna una pieza por lo cual nos gusta; y armonia llámase tambien la composicion ó cuadratura de las frases armónicas de donde resulta la ciencia de los acordes ó armonia. Bajo armonia y melodía consideran muchos á la música; mas un músico teórico-práctico, hace distincion entre la sonoridad y la teoría.

Melodía.—La melodía no pertenece en su totalidad á la inspiracion del compositor, porque en ese caso cualquier aficionado y todo el que entendiese de composicion, haria piezas á cada rato. La invencion de una melodía es únicamente parto del compositor (cuando éste no es plajiario) pero aquella tiene tambien reglas quizá tan exijentes como las de la armonia, por lo que no se debe pensar en que la melodía tal cual se oye en los cantos populares no tiene otra regla que la fantasía. El jenio mas libre y orijinal tiene que sujetarse y ceder. La melodía es en la apariencia una cosa que todo el mundo fácilmente puede apreciar; sinembargo, se hacen los juicios mas erróneos acerca de ella. Hablando filarmónicamente no hai caso en que deje de haber melodía en una pieza de música. Los poco intelijentes y los ignorantes creen que la melodía es el retozo animado de un violin ó voz aguda que canta, sin pensar en que aquella puede transportarse al bajo ó voz grave, á cualquiera de las intermedias ó mantenerse sobre los acordes en un simple tono.

Composicion.—Para componer se necesita precisamente de la melodía, sin ella, sin haber formado antes un plan ó tema, un compositor no puede acomodar sus acordes. para la composicion de la armonia ó lleno de una pieza de música, hai reglas inalterables demostradas por los hábiles italianos, franceses y españoles con toda la sabiduria que su basta complicacion exije y por ellas conocemos hasta la mas escondida postura ó acorde: desuerte que teniendo presente todo lo que contiene lo que llamamos una pieza de música, se deberia hacer justicia hasta la composicion mas mediana.

Poética de la música.—Por la poética de la música nos podremos convencer que ni es un arte de imitacion ni una lengua, sino el arte de conmover. En su oríjen se creyó que los pájaros podian suministrar con su canto la espresion porque se estaba en el error de que la música era solo para satisfacer al oído. Despues que se le ha encontrado mas verdad y que se toca ya en lo positivo, se piensa con mas fundamento. Un escritor moderno europeo ha dicho: „cuando se dice que la música espresa los afectos del alma, no se pretende decir que sea capaz de esplicar lo que esperimenta tal ó cual sujeto; pero hace mas aun, conmueve al auditorio, hace nacer á su gusto inspiraciones de tristeza ó alegria y ejerce en él una especie de fuerza magnética por cuyo medio le pone en relacion con los seres sensibles y esteriores. La música pues, no es solamente un arte de espresion, si que tambien el de conmover. Mientras no conmueve, no espresa y esto es en lo que se distingue de las lenguas que no pueden esresar, mas que para el espíritu.” Cuando se unen la música y la poesía prestándose mútuamente su dulzura para obrar sobre nuestra alma, sentimos una grande emocion no pudiendo pronunciarnos por alguna de las dos; sinembargo, siguiendo á la poesía es mui facil abandonar el camino cuando el seductivo canto de la música nos llama y reclama enterametne nuestra atencion, porque la música que conmueve espresa situaciones, no palabras; ella es suceptible de imitar el movimiento de las olas, la tempestad & y en la parte vocal y dramática por lo mismo se le dá en el dia, la mayor importancia. La poesía produce su primer efecto en el espíritu para conmover despues al corazon. La pintura casua su efecto, mirando un lienzo pintado. Nada de esto tiene la música y no necesitamos de verla para sentir su poderoso efecto.

El vulgo y la música.—No son las delicadezas de las bellas artes las que conmueven al vulgo, pues que sol ola parte material de ellas le llama la atencion por un momento v. g. En un cuadro, un demonio pintado con ferosidad y adornado de colores chillantes fija toda su atencion, aunque en el mismo cuadro al lado se halle una linda imájen en que se recrea su autor y que los verdaderos conocedores del mérito no acabarian nunca de admirar. En la música, el golpe de orquesta, por el ruido le llama la atencion y las canciones y piezas de baile porque se acercan á su gusto, si decirse puede, sin educacion muscial, oyendo con indiferencia los pasos elicados en que la pluma del autor se detuvo para trazarlos con acierto y elegancia.

Conclusion.—Es preciso observar que hai en las artes varios grados de ignorancia: el mas raro y que no tiene remedio es cierta repugnancia que algunos sienten hácia ellas. Tambien las que nacen y se mantienen lejos de las poblaciones numerosas y los que habitando en las ciduades apesar del contacto que tienen y que les produce ciertos goces no reparan en sus bellezas. De ahí es que los juicios de cada parcialidad sean contradictorios y que apesar de su inexactitud ó imperfeccion se pronuncien decididametne segun su sentir, sin tener ninguna capacidad de hacerlo. De la misma manera se piensa con respecto á las demas ciencias que tienen en cierto modo contacto con le vulgo tal como la medicina y la abogacia sobre lo cual comunmente se oye decir: si el médico no hubiera seguido tal ó cual método curativo N. no se hubiera meurto. Si el abogado no hubiera presentado tal ó cual escrito en el pleito no se hubiera perdido. Este modo de juzgar sobre lo que no se entiede, se hace estensivo á toda clase de personas y con mucha mas razon se creen autorizados para hacerlo sobre las artes que por desgracia, se ven por el vulgo con indiferencia; no obstante ellas caminan siempre á pasos ajigantados y no será, no, el juicio eróneo del vulgo el que las haga retroceder de su marcha, ellas con su ciencia y sus bellezas han hecho conocer en todas épocas que son interesantes, ùtiles y honoríficas para el pais que las cultiva.

J. E. A.


Esterior.[editar]

España.[editar]

Real decreto.[editar]

Noticias Varias[editar]

Noticia Biografica de Daniel O'Connell[editar]

Bando[editar]

 MARCOS IDIGORAS, Alcalde 1º Constitucional de esta Corte al vecindario manifiesta: que aproximándose el aniversario del fausto dia quince de Setiembre, en que el territorio que comprendía la llamada Capitanía jeneral de Guatemala y despues Centro-América, se emancipó del Gobierno Español, debe ser celebrado en grato recuerdo, ha dispuesto, por acuerdo de la Municipalidad;

 Excitar á los vecinos para que los dias catorce y quince del corriente mes, pongan coritnas en las ventanas y puertas y en las noches iluminaciones desde un poco despues del toque de oracion.

 Publíquese por bando, y fíjese en los lugares públicos.

 Dado en la ciudad de S. Salvador á 9 de Setiembre de 1847.

Marcos Idigoras. 

Variedades[editar]

Aviso.[editar]

 SE VENDEN O ARRIENDAN las haciendas Santa Tereza, San Cayetano, Jivoa y San Francisco el Pedregal, contigüas á Santiago Nonualco y de exelentes condiciones para la elaboracion del añil y aun para la crianza. Aunque la primera está arrendada al Sr. José María Contreras, la contrata está al vencerse, y debe entregarla en noviembre del presente año. Está autorizado para tratar en cualquiera de los dos sentidos en esta ciudad.

Yanuario Blanco. 

Otro[editar]

Se vende la casa y tereno del Sr. Miguel Mariona sito en la calle de San Estevan á la par de la Merced, por ejecucion que se sigue en el juzgado de 1ª instancia de esta capital, á donde puede ocurrir quien quisiera hacerle postura.