Gaceta del Salvador/Tomo 1/Número 3

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Gaceta del Gobierno Supremo del Estado del Salvador en la República de Centro-América (1847)
Número 3
GACETA
DEL GOBIERNO SUPREMO DEL ESTADO
Del Salvador,
EN LA REPUBLICA DE CENTRO-AMERICA.

T. 1.º} {N. 3.º

SAN SALVADOR, ABRIL 9 DE 1847.

Asamblea Lejislativa
[editar]

Alocucion

que dijo el Presidente del Cuerpo Lejislativo Lic. Enrique Hoyos, al cerrarse las sesiones ordinarias del corriente año.
[editar]

S. P. E.

 Hoi concluye sus trabajos el Cuerpo Lejislativo, y cada uno de los Representantes del pueblo vuelve á su hogar en la dulce persuacion de haber seguido el voto de su conciencia y no las inspiraciones de ninguna especie, en las resoluciones á que ha concurrido.

 Muchos son los asuntos que fueron sometidos al conociemiento de la presente Lejislatura; gravísimos algunos de ellos, se han tratado con aquella pausa y mesura que exijia el bien de los pueblos, único y predilecto objeto á que se han dedicado nuestras tareas.

 La cuestion que desde luego se presentaba con un carácter más grave por su novedad y conexiones, fué sin disputa alguna la del Reverendo Obispo Diocesano contra quien exhibió el Gobierno un proceso informativo, que la Lejislatura no ha podido menos de considerar con el más amargo sentimiento. Los hechos escandalosos que en él se refieren, las consecuencias dolorosas que fueron su resultado y el conflicto en que se han encontrado los poderes públicos para buscar un remedio á tantas demasias sin faltar al respeto debido á la dignidad episcopal, presentaban por cierto un conjunto de dificultades que la Asamblea procuró pesar con escrupulosa imparcialidad, y emitió por fin despues una madura y detenida discusion su decreto de 13 del corriente. No sólo se procuró en él ocurrir con la mayor moderacion á los males que el Ejecutivo presentaba como posibles, sino que tambien queda consignado de una manera determinada é inconcusa el derecho de tuicion que las supremas potestades civiles tienen y deben necesariamente tener sobre las personas eclesiásticas que no conformen sus acciones á los preceptos de la lei como obligatoria á todo ciudadano:—derecho imprescriptible inmanente con la soberania, que en ningun caso ni circunstancia puede considerarse privado de ejercerlo porque tal suposicion echaría por los fundamentos de la sociedad.

 Sin embargo, y en los términos compatibles con el derecho constitucional del Salvador, se ha conservado al estado eclesiástico aquella porcion de su fuero necesaria para su decoro y no contraria á la igualdad de derechos.

 Atendida que fué esta primera exijencia, la lejislatura volvió sus miradas hacia otros objetos de no menor importancia. El Estado reconocia una gruesa suma á que ascendia la parte de la deuda estranjera que le tocó pagar, cuyos intereses subiendo diariamente llegaban á una cantidad que no era dable solbentar anualmente con las rentas ordinarias, porque esto habría de producir un déficit que seguramente pusiera en apuros diarios al Gobierno. La contrata celebrada por el Ejecutivo con Mr. Wilson Jeffryes facilitaba un medio de redimir al Estado de tan enorme gravamen, y á esta sola consideracion se refirió la lejislatura al acordarle su aprobacion.

 Por otras causas de positiva utilidad se ratificó, aunque con lijerisimas modificaciones el privilegio concedido al dicho Jeffryes para esportar algunos cereales, azúcar, panela y algodon por los puertos del Pacífico. Cree la lejislatura que esta concesion aprovechará mucho á nuestra agricultura abriendo un nuevo camino á sus productos no esportados hasta la fecha.

 En la imposibilidad de dictar el nuevo arreglo que necesita la hacienda pública estableciendo de una manera clara, sencilla y uniforme los procedimientos en los juicios fiscales y concordar tantas tan oscuras y tan diversas leyes como se han emitido en este particular desde 840: así como la renovacion que de toda urjencia demandan el arancel de aduanas y la tarifa de derechos, la lejislatura creyó dar el lleno á sus obligaciones en esta parte autorizándoos competentemente para uno y otro objeto, con la sola limitacion de que no ha de alterarse lo mandado respecto de la creacion de la Intendencia jeneral decretada en 13 del corriente.

 El Cuerpo Lejislativo después de considerar el estado jeneral de las rentas públicas que se le dirijió por el Ministerio de hacienda, vió con satifaccion que ellas bastan para las exijencias de la administracion; y solo desea sean manejadas con la más estricta economia y vijilancia: lo cual conceptúa dificil de lograr si la inspeccion de la hacienda ha de estar sometida únicamente al ministerio de este ramo, que encargado al propio tiempo de los departamentos de guerra, justicia y negocios eclesiásticos, se halla en absoluta imposibilidad de dar su atencion esclusiva á la direccion de la hacienda pública. Y he aquí porque se creó la dicha Intendencia jeneral. El Poder Lejislativo espera de vuestro zelo que pondreis en ejecucion cuanto ántes se pueda. lo ordenado en dichas leyes. Y para mientras esto se verifica quedan ya dictadas varias resoluciones en las dudas sobre intelijencia de puntos oscuros que han sido consultados por la Suprema Corte de Justicia y por el Ministerio de hacienda.

 Fueron así mismo prontamente atendidas las insinuaciones del Ejecutivo en cuanto á la necesidad que se esperimentaba de acceder á la exijencia de algunos particulares respecto del reconocimiento y calificacion de créditos no pagados en años anteriores y de los contraidos en las últimas ajitaciones de 846, y con tal objeto se emitió la lei de 15 del mes corriente estableciendo nuevas juntas de crédito público. En esta disposicion se consignó un artículo que pene al tesoro público á cubierto de las maniobras de la codicia, pues que no deviéndose hacer ningun pago sin previo informe de la Contaduría mayor de cuentas, es visto que no se repetirá otra vez el doble cobro de una misma cantidad que es tan posible bajo el actual sistema de calificaciones.

 Pero como el reconocimiento de la nueva deuda, aumentará considerablemente la circulacion de bonos, se requeria alguna medida que acelerase su amortizacion, y con tal fin se emitió el decreto del 1.º del corriente, designando los ramos que se consignan á ella. En dicha disposicion se observará que si bien ratifica y confirma varias clausuras de la lei de 9 Marzo de 846, sin embargo ha sistemado de un modo tan fácil y poco dispendioso los juicios sobre denuncias y mesuras de terrenos que no huirán ya los particulares de presentar ante los tribunales sus solicitudes á este respecto, sabedores como lo están ahora, de que en caso de no lograr su propósito, no serán al menos molestados ni estafados.

 Habiéndose dictado para la mejora de la hacienda las medidas que he bosquejado, únicas que por ahora permite el estado poco ventajoso en que no encontramos á este respecto, era natural que la lejislatura consagrase sus tareas por algunos dias á la produccion agrícola, fuente perpetua é inagotable de verdadera y sólida riqueza en un país como el nuestro, en que la madre naturaleza derrama por donde quiera á manos llenas y casi espontaneamente sus preciosos dones; mientras que no negará á los hombres de estas comarcas, un injenio claro, laboriosidad, economia, constancia é industria. La agricultura pues, y la industria fábril merecian una especial mirada; mas de la imposibilidad de prestarles una eficaz proteccion á causa de la penuria del tesoro, el Cuerpo Lejislativo con el mayor sentimiento se limitó á estimular uno y otro ramo con algunos privilejios, y á este propósito se espidieron dos leyes, una haciendo ciertas concesiones que mejoren la condicion del agricultor, principalmente en los ramos de café y cacao que tantas y tan seguras ventajas prometen al productor; y otra bajando á una cuarta parte los derechos de la seda, caña y de los hilos (madejon) blanco y encarnado que sirven de primeras materias á los fabricantes de rebozos y otras telas del pais, no estendiéndose esta gracia al hilo azul y al morado, porque ambos colores se obtienen perfectos en los tínacos de esta Capital. Calculando que el Estado deje de percibir en sus aduanas por las tres cuartas partes de derechos rebajados unos seis ú ocho mil pesos, se piensa con fundamento que la baratura de las primeras materias junto con lass demas franquicias concedidas hará producir veinticinco mil rebozos mas, que valuados por un mínimum á ocho reales, da una diferencia de diez y siete á diez y nueve mil pesos en favor de los fabricantes.

 Mui largo seria continuar puntializando otras varias disposiciones análogas aunque menos importantes que se han espedido: por tanto y en obsequio de la verdad pasaré a tocar otros ramos de la administracion.

 En el de justicia han ocurrido algunas novedades desagradables que por fin obligaron al Cuerpo Lejislativo á tomar un medio término; y aunque con la mayor excitacion se resolvió á reformar por la lei de 8 del corriente, el artículo 46 de la Carta fundamental, y á proveer desde luego á la eleccion del Tribunal de Justicia bajo la nueva planta, conservando sin embargo á aquellos de los Majistrados á quienes sus particulares circunstancias permiten continuar prestando sus servicios en esta Capital.

 Las insinuaciones del Ejecutivo relativamente á la organizacion y disciplina de las milicias fueron acojidas con aprecio, pero no habiendo podido ser considerado en su totalidad el proyecto presentado, por falta de tiempo, es os autoriza completamente en decreto de 13 de Marzo para llevar al cabo tan útil y necesario trabajo. Los Representantes del pueblo esperan que sabreis conciliar la estricta guarda de la disciplina militar, con las garantias consignadas al ciudadano en la Constitucion.

 Remediadas estas principales necesidades, la presente lejislatura habia creido, sin embargo, que el voto de sus comitentes quedaba burlado si no hubiera dictado alguna medida grandiosa respecto de un asunto vital, importantísimo, é indispensable:—hablo de la Nacionalidad.

 Disuelto hace algunos años el vínculo que unia á los Estados de Centro-América, se han desgraciado constantemente cuantos esfuerzos se hicieran para adunar otra vez estas partes que á fuerza de considerarse como estrañas, han creado realmente algunos intereses heterojéneos. Pronto el Salvador en todas las épocas á concurrir con sus votos y con su poder á cuantos proyectos de reorganizacion se presentaran, fué siempre el último que abandonó el campo, y que no desmayando de lograr por fin algun dia ver á Centro-América reaparecer en el mundo, levantándose de sus propias cenizas como el ave fabulosa de Arabia, ha llamado sin cesar á sus hermanos para formar un nuevo pacto sin pedir nada para sí, y mas bien, dispuesto a ceder cuanto su decoro y su existencia permitieran lícitamente.

 Todo ha sido en vano: las desgracias y las dificultades que produce esta acefalía alarmante no prometen tener fin si no se procura con nuevos esfuerzos reanudar el disuelto vínculo.

 Nicaragua tomó en esta vez la iniciativa. El Salvador fué dócil á aquel impulso imperioso y su lejislatura no vaciló en responder á tan saludable invitacion convocando por su parte una Asamblea Nacional Constituyente y mandando elejir sus Diputados.

 En concepto de los Representantes en estas Cámaras, se ha dado un gran paso hacia el bien. Si él surte todos sus efectos, la gloria será para el pueblo heroico que nos confió sus poderes; si por el contrario, él produjere algunos resultados desagradables, nuestra es la responsabilidad: nosotros soportaremos cuanto pueda sobrevenirnos descansando en la pureza de nuestras intenciones y en la vehemencia de nuestros deseos por la prosperidad, paz y engrandecimiento de nuestros hermanos los Centro-americanos.

 Despues que la Lejislatura cumplió con los deberes principales á que es llamada, quiso coronar sus trabajos, haciendo uso del derecho de gracia que le dan las leyes: ha salvado la vida á tres desgraciados próximos á subir al patíbulo y dictó por último su decreto de amnistia que abre las puertas del Salvador á muchos infelices que lloraban sus estravios en lejanas tierras, mojando, en lágrimas, el pan amargo de la emigracion y del destierro. No permiten las circunstancias hacer estensivo á todos el goze de esta gracia como la Asamblea hubiera deseado hacerlo; mas para remediar en la posible esta restriccion, encomienda á vuestra prudencia ampliar en caso que lo juzgueis oportuno el efecto benéfico de aquella disposicion.

 Para esto y para cuanto mas conduzca la bien de la paz á la seguridad del Estado y á la conservacion de las leyes, os quedan facultades bastantes y detalladas, de que habreis de usar con tanta circunspeccion y mesura como que teneis que que responder ante el Cuerpo lejislativo del año venidero.

 Entretanto, y al cerrar sus trabajos la augusta representacion del PUEBLO SOBERANO DEL SALVADOR, justo es que os tribute una muestra de su gratitud por vuestros desvelos y afanes en obsequio de la paz. Yo como el órgano de tales sentimientos os aseguro de ellos. Recibid los, benemérito Presidente en este acto solemne así como el testimonio mas sincero de la benevolencia y consideracion que os protestan los representantes, quienes vueltos á la vida privada, y en el seno de la tranquilidad doméstica, dirijirán al cienlo los mas fervientes votos por que os dé acierto, constancia y felicidad.

HE DICHO

El Presidente del Estado Contestó.
[editar]

A. J.

 Terminado el período que la lei ha señalado á los trabajos lejislativos, la augusta representacion del pueblo salvadoreño cierra hoi sus sesiones ordinarias—Sus dignos miembros, al volver al seno doméstico, y á la vida privada, llevan en recompensa de sus asiduas tareas, la noble satisfaccion de haber hecho en favor de sus comitentes, cuanto ha cabido en su poder—En medio de la paz en que marcha actualmente el Estado, y en el pleno goce de una libertad ilimitada, los SS. RR. no se han visto precisados á recibir otras inspiraciones que las que sujiere á un funcionario, la lei, el honor y la conciencia. Sus deliberaciones son el fruto esclusivo del convencimiento, sin que en ellas tenga parte la maléfica influencia del halago, ó la amenaza del poder, resortes, que en otras épocas, se han empleado con suceso—El Gobierno se honra, y se complace en la conviccion de haber dado á la representacion del Estado todo el grado de seguridad y libertad que garantiza los actos de los cuerpos deliberantes. Quiere el Cielo, SS., premiear debidamente vuestras virtudes cívicas, y recompensar, con profusion los relevantes servicios que acabais de hacer al Estado.

 Graves realmente, y de alta trascendencia han sido los asuntos sometidos al conocimiento de la presente Lejislatura—Su naturaleza exijia las meditaciones profundas de un espíritu circunspecto, y el valor republicano que caracteriza al Salvadoreño, para arrostrar, y vencer las dificultades que embarazaban las resoluciones que imperiosamente demanda la razon, y la justicia—Pero la prudencia y mesura con que el Cuerpo Lejislativo manejó tales asuntos, ha podido conciliar, el respeto á la lei, con las circunstancias actuales en que el país se encuentra.

 Los diferentes decretos emitidos en el presente periódo, y de los que el Sr. Presidente de esta A. J. acaba de hacer la correspondiente recapitulacion, remediarán, en mucha parte, las necesidades más urjentes del Estado, facilitando el curso de los negocios de mayor vitalidad. El Ejecutivo protesta, en este acto solemne, que será fiel y estricto en darles su puntual cumplimiento. Así mismo que solo usará de las facultades estraordinarias con que el S. P. L. le deja investido, en el inesperado caso de verse precisado á impedir las maquinaciones de los que intenten alterar el orden público en el interior, ó sostener con la dignidad de un Gobierno republicano los sagrados derechos del Estado.—

HE DICHO.


Negocios Eclesiassicos
[editar]

Febrero 12 de 1847=Illmo. Sr. Arzobispo del Estado de Guatemala.

 Por el documento que en cópia certificada tengo el honor de acompañar á V. S. I. se impondrá de que habiendo ocurrido el Sr. Provisor D. Manuel María Zeceña al Sr. Obispo Viteri, pidiéndole ampleacion de sus facultades para el mejor servicio espiritual de esta diocesi, no solo no accedió á tan justa solicitud, sino que antes bien restrinjió las que había emitído, poniendo condiciones para el uso que deba hacerse de ellas. Esta coonducta obligó al Supremo Gobierno á negarle el pase á la providencia del Sr. Obispo y me ha dado orden de dirijirme á V. S. I. splicándole tenga la dignación de suplir la negligencia del Diocesano, concediendo al Sr. Provisor Zeceña las facultades necesarias para acudir á las necesidades espirituales de esta Diocesi, puesto que ya se objeto y se ha negado y no ser justo que los fieles padezcan solamente porque no se quiere facultar á un Provisor tan digno como el Sr. Zeceña.

 Aprovecho esta oportunidad, Ilmo. Sr., para protestarle que soi con todo afecto su muy atento y seguro servidor.—D. U. L.=Francisco Dueñas.

Contestacion
[editar]

Gobierno Metropolitano de Santiago de Guamala=Sr. Secretario de relaciones del Supremo Gobierno del Estado del Salvador=Guatemala, Marzo 5 de 1847.

 El Sr. Provisor y Vicario jeneral de esa Diocesi Br. Manuel María Zeceña en carta que me dirijió con fecha 18 de Febrero último, me participa por estenso lo mismo que US. habia puesto en mi noticia por su apreciable de 12 del propio mes, en orden á las restricciones con que el Exmo. é Illm. Sr. Vitero estendió el nombramiento de Vicario á favor del nominado Sr. Zeceña, añadiéndome los inconvenientes que de aquí resultarian y los conflictos y didas que con este motivo ajitan su ánimo. De esa comunicacion unida á los antecedentes mandé dar vista al Ministerio Fiscal, quien examinado, el negocio por todos sus apsectos, concluye su pedimento en la forma siguiente.

 "Y en debido acatamiento á lo ordenado por los sagrados Cánones, y á lo enseñado por tan venerables doctores, el Promontor que suscribe reproduciendo en todas sus partes, sus anteriores pedimientos de 1º y 28 de diciembre último, con los cuales V. S. Illma. ha sido mui servido conformarse por sus superiores decretos de 3 y 23 de aquel mes; pide tambien por conclusion:—Que pues ni estas superiores providencias á las cuales han acompañado en copia los propios pedimentos, ni las demas comunicaciones ya oficiales y ya particulares, dirijidas por V. S. Il. han alcanzado á remediar la gravísima y urjentísima necesidad de que se trata, no obstante que el Exmo. á Illmo. Sr. Obispo de San Salvador por su contestacion de 9 de Enero ante prócimo se manifestó convencido y persuadido de las razones que V. S. I. ha fundado, y aun le dió espresivas gracias por el interes que ha tomado en favor de su Diocesi se sirva V. S. I. declarar: 1º que así por la limitacion de las facultades conferidas al Sr. Zeceña, como por la cortapisa contenida en la resolucion de aquel Prelado de 25 de Enero ya citada; no se ha llenado el objeto á que terminan las providencias de esta superioridad: 2º que para que se llenen, está S. E. en el caso y en el estrecho deber no solo de alzar esta cortapisa y conferir á su Vicario jeneral todas las facultades ordinarias y estraordinarias sin limitacion ni reservacion alguna, sino ademas de no dilatarla un momento por la urjencia de la causa pública de la Iglesia; y V. S. I. en el deber no menos estrecho de exijírselo por última vez encargándole la conciencia para descargo de la suya propia, por los funestos males que de lo contrario se seguirán indudablemente; añadiéndole que en el inesperado caso de no prestarse á tan justa como indispensable medida, V. S. I. como Prelado Metropolitano dictará las providencias oportunas con toda la brevedad que el asunto demanda—Esto pide el Promotor pero V. S. I. resolverá como siempre, lo más acertado=Guatemala Febrero 27 de 1847=OrtizUrruela

 En consecuencia con la misma fecha 27 del mes próximo pasado, provei el auto que á la letra dice así.

 "Visto con los antecedentes: hágase en todo como dice el Promotor Fiscla, y con insercion literal de su pedimiento, diríjase al Exmo. é Illmo. Sr. Obispo de San Salvador el oficio que corresponde y con la de lo conducente al Sr. su Vicario jeneral y al Supremo Gobierno de aquel Estado."

 Y para su intelijencia tengo el honor de ponerlo en conocimiento de US. protestándole los respetos de su atento servidor y capellán=Francisco, Arzobispo de Guatemala.

ARTICULO NECROLOJICO.
[editar]

Consagrado á la muerte del Jeneral Rivas.

 El ilustre salvadoreño Enrique Rivas fué uno de los mas distinguidos hijos de la República. Nacido en humilde esfera, fue elevado por su mérito y sus servicios desde las filas hasta el jeneralato.—Dotado de talentos naturales y de todas las prendas que caracterizan al gran capitan, añádida á la instruccion del oficial de estado mayor, la pericia del Jeneral en jefe, la intrepidez del soldado. Si su superioridad y su valor excitaban la admiracion en el campo de batalla, su jenerosidad en la victoria seducia á sus contrarios mismos. Ameno en sus modales, irreprochable en su conducta privada, amigo del retiro y orgulloso de subsistir, cual los guerreros de la antigua Roma, con el trabajo de sus manos en la paz, nunca aduló al poder ni promovió la revolucion. Jamas aspiró al influjo ó los emolumentos de los empleos públicos, ni le lisonjeaba sino el honor de ser fiel al Gobierno que empleaba su espada, sino la gloria de defender en los peligros á su patria.

 Indexible en el servicio, se hacia idolatrar á un tiempo del oficial y del soldado; y jamas permitia la mas pequeña agresion de los militares sobre las pacíficas poblaciones. Sin transacciones por los transgresores de las leyes y de la consideracion debida á la autoridad civil, él oponía siempre todo el rigor de la disciplina, para conservar ilesa la honra del veterano. Modesto en el trato privado, feliz en las tranquilas habitudes de su vida, no se conocía el temple de su carácter sino en los nublados de la revolucion, ni las cualidades de su alma sino en la ansiedad y los apuros de la causa pública.

 ¡Atleta de la Libertad! Tú fuiste el soldado de la Patria y la honra de tus conciudadanos. Tu espada sin mancha fué en los peligros la ejida del Salvador y el auxiliar de los patriotas. Si: el primero en la lid por las instituciones libres, el ma constante en las fatigas de la campaña por la Ley y los Derechos, jamás manchaste los galones con que la Patria agradecida decorara el uniforme de uno de sus más beneméritos hijos.

 La revolucion te condujo al destrierro, y en él sufriste con serenidad las privaciones. ¡Ah! en la espatriacion acabaste tu temprana vida, victima del delirio civil y tus huesos deseanzan en lejana y estraña tierra, lejos de tu familia y de los tuyos!

 ¡Heroico Centro-americano, reposa en paz! Desde la mansion celeste de los que supieron llenar con honor sus deberes sociales en el mundo, convierte tus miradas hacia tu patria, y préstanos tu aliento para elevarnos á la altura de la Civilizacion y la Libertad—Recibe, entre tanto, el tributo de los libres: que el inmarcesible laurel del patriotismo corone tu sepulcro, y el eco de tu gloria ahogue el jemido de tu familia y tus amigos......



ESTERIOR
[editar]

MEJICO
[editar]

 Un estraordinario

 La fuerte

 Lo único

 En el

 No he

 Reciba V. E.

 Dios y


 Cuando alcanzaba

 El Gobierno

 Otro pronunciamiento

(De la Gaceta Oficial de Guatemala N.º 60)


ORGANIZACION CIVIL DE LAS
[editar]

Provincias mejicanas ocupadas por los Estados—Unidos.

 El Jeneral

 La organizacion

 Las Leyes

 ,,La guerra

 ,,Con arreglo


LA CONFISCACION DE CRACOVIA.
[editar]

 La destruccion

 Entre otros

 La Democracia

 Postrer fragmento

 ¡Este fragmento...... acaba

 Al pabellon

 Ya la

 El recordar,

 Seria para

 La Democracia

 Juzgo que

 Que ellos

 "¡Os damos

 Que la

 ¡Demócratas de

 Firmado por

 Le Franco Americain de New York.

COSTUMBRES
[editar]

III

 Un injenioso

 Los atractivos


 Hasta aquí

 La razon,


Antiguedades
[editar]

 Don Carlos por la divina clemencia, Emperador siempre Augusto, Rei de Alemania: doña Joana su madre y el mismo don Carlos, por la misma gracia Reyes de Castilla, de Leon, de Aragon, de las dos Cecilias, de Jerusalem, de Navarra, de Galicia, de Mayorcas, de Sevilla, de Cerdeña, de Córdova, de Corsega, de Murcia, de Jaem, de los Algartes, de Algecira, de Gibraltar, de las islas de Canaria, de las Indias Islas y tierra firme, del Mar Océano: Condes e Flandes é de Tiroles. Por cuanto somos informados que en la provincia de Custlaclan, hai un pueblo que llaman Villa de San Salvador, el cual diz que está en sitio y tierra fertil y abundosa, y donde acude mucha jente Spañoles é Indios comarcanos, y decat mdo esto tenemos voluntad que dicho pueblo se ennoblezca, y otros pobladores se animen á ír á vivir á él, y porque de hai nos lo suplicaros por suxte al de Oliveros y Hernand Mendez de sot mayor, es nuestra merced, y mandamos que agora é de aqui adelante se llama é intitule Cibdad, é que goze de las preminencias, prerogatica é inmunidades que puede y debe gozar por ser Cibdad, y encargamos, al Illmo. Príncipe D. Felipe, nuestro mui caro y mui amado nieto é hijo é mandamos á los Infantes, Duquez, Prelados, Marquezes, Condes, Ricos ómes, Maestres de las órdenes, Poores, Comendadores, y Subcomendadores, Alcaides de los castillos y casas fuertes y llanas, y á los de nuestro consejo, Presidentes é Oidores de las nuestras audiencias é á los de nuestra casa é Corte Real Cancillería, Alcaldes Alguaciles, veinte é cuatro Rejidores, Caballeros, Escuderos, Oficiales, y omes buenos e todas las cibdades, villas y lugares ansí de estos mis Reinos é señoríos como de las nuestras indias, Islas y tierra firme é Mar Océano, que guarden é cumplan é hagan guardar é cumplirlo en esta nuestra cédula contenida, y contra el tenor y forma de ello no vallan ni pasen, ni consientan ír ni pasar en manera alguna sopena de nuestra merced é de veinte mil maravedis para la nuestra Cámara.

 Dado en la Ciudad de Guadalajara á los 27 dias del mes de Setiembre de 1546.

Yo el Rei.

 Yo Juan de Cámaras Secretario de sus Cesáreas y católicas Majestades, lo prevengo por mandato de su Alteza.


Variedades[editar]

Variedades

Poesia Orijinal.
Un Centro—americano al Papa PIO 9º

 ¡Quien la celeste melodiosa Lira
Del Cantor de los Mártires tubiera,
O el sácro Númen que su vos inspira
Y escucha absorta humanidad entera!
Del Astro que hoi aparecer se mira
La bienechora luz cantar pudiera
Yo, triste cisne del remoto suelo
Dó el indio mora en ignorancia y duelo.

 Mas ya que niega á mi instrumento rudo
Sus dulces cuerdas el divino apolo.
El hondo eco de mi afecto mudo
Resuene al menos de uno al otro polo:
¡Rei de la cristiandad, yo te saludo!
Mi sincero entusiasmo ofrezco solo
Al apostol de paz, grande y sublime,
Al tierno Padre de horfandad que jime.

 Léjos del sólio donde tú te sientas
El vano Fausto, el ostentoso Beato,
En tu cándida frente solo ostentas
Humilde sencillez por rico ornato.
Tú al desgraciado con tu voz alientas,
Porque á tu alma solamente es grato
Estender una mano protectora
Para enjugar el llanto del que llora.

 Millares de cautivos que jemisteis
Entre prisioneros lúgubres y oscuras,
Responded á mi voz, ¿Cuándo volvisteis
Del doméstico hogar á las dulzuras
Madres, hijas, esposos que sufristeis
Tantas zozobras, penas y amarguras,
¿Cuándo calmaron, cuando? Cuando al trono
Ascendió de la iglesia Pio nono.

 Láncese audaz el bárbaro guerrero
Tras el fantasma de una falsa gloria,
Para legar en su hálito postrero
Una sangrienta pájina á la historia.
Que tú de la virtud por el sendero
Harás eterna y grata tu memoria,
Pues ya embalsama al Orbe desde Roma
De tu beneficencia el suave aroma.

 Tu mision comprendiste anjel del cielo,
Esa mision de caridad y paz,
Que el hombre Dios ejerció en el suelo,
Y se refleja en tu apacible faz.
De la infelice humanidad el duelo
En tí su bálsamo halla y su solaz;
Y hasta el mismo incrédulo al mirarte
Besará de la cruz el estandarte.

 ¡Salud, salud á tí, celeste Faro,
Que del mar del vivir ronco y brabío,
Muestras al hombre el puerto y el amparo!
¡Salud, salud á tí, sublime Pio!
Tus excelsas virtudes, Nuncio caro,
No es digno de cantar el Estro mio;
Pero el amor del alma que te admira
Llévete el eco de mi tosca Lira.

Ciudad -Real, Febrero 12 de 1847.

Imprenta del Estado.