Gaceta del Salvador/Tomo 1/Número 4

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Gaceta del Gobierno Supremo del Estado del Salvador en la República de Centro-América (1847)
Número 4
GACETA
DEL GOBIERNO SUPREMO DEL ESTADO
Del Salvador,
EN LA REPUBLICA DE CENTRO-AMERICA.

T. 1.º} {N. 4.º

SAN SALVADOR, ABRIL 16 DE 1847.

Oficial
[editar]

Ministerio de Relaciones y Gobernación del Supremo Gobierno del Estado del Salvador=El Sr. Presidente del Estado me ha dirijido el decreto que dice=El Presidente del Estado—Por cuanto: la Asamblea Jeneral del mismo ha decretado lo que sigue.

 La Cámara de Diputados del Estado del Salvador,

Considerando:

 1º Que el derecho de tuicion respecto á las personas eclesiásticas, es inherente al ejercicio de la soberania depositada en las supremas potestades civiles, que en ningún caso pueden considerarse privadas de el por ninguna ley, pacto ó convencion, sin que por el mismo hecho se consideráran tambien desnudas de la facultad y atribucion de mantener el orden y conserva las leyes: 2º que en virtud de tal derecho, y en uso lejítimo de la suprema inspeccion sobre todas las corporaciones y ciudadanos del Estado, los soberanos por costumbre inmemorial y por ek derecho de todos los pueblos han podido, para evitar trastornos y escándalos de gran trascendencia, estrañar de su territorio á los prelados y sacerdotes díscolos, que negando su obediencia á las leyes, perturban el orden público: 3º que el mismo derecho se halla espresamente consignado en el artículo 309 del Código Penal de este Estado, y no está, ni ha podido estar derogado en esta parte por ninguna lei posterior, como. que en ningun caso ni circuntancias pueden ententenderse revocadas aquellas regalias, atribuciones y derechos inmanentes con la soberania, necesarias é indespensables para su ejercicio é inalienables por tal motivo: 4º que para estos casos, la lei 2 tit. 1º libro 3º de la Novísima Recopilacion y real Cédula de 18 de Setiembre de 1766, han determinado la forma en que ha de seguirse el proceso informativo declarando el desafuero de los eclesiásticos cuando osaren inquietar los animos y turbar el orden, injiriéndose en negocios de Gobierno: 5º que usando de esta facultad, el Poder Ejecutivo del Estado mandó instruir proceso informativo contra el Reverendo Obispo Diocesano Dr. Jorge de Viteri, de que resultó haberse hecho culpable el prelado de muchas y diversas tentativas, y empresas contra el orden público, que han producido grande efusion de sangre, y pérdida de caudales, cuyo informativo tuvo á la vista esta Cámara con el más profundo dolor: 6º que correspondiendo al Sumo Pontífice Romano, conocer de las causas mayores de los Obispos, conforme lo establece el Concilio de Trento Capítulo 5º seccion 24 de Reformatione, le ha sido dirijido el proceso, conformándose este estado con las leyes de la Iglesia Romana, cuya relijion profesa; y absteniéndose por reverencia al espiscopado, de poner en práctica las leyes patrias que autorizan á este Gobierno y tribunales, para someter á su jurisdiccion á cualesquiera personas que se hagan delincuentes; y 7º que no debiendo esta iglesia carecer de un Pastor lejitimo que la gobierne, se hace necesario procurar con actividad la conclusion del asunto ante la Santa Sede; ha tenido á bien decretar y

Decreta.

 Art. 1º Se aprueba el acuerdo emitido en 29 de Julio último por el Poder Ejecutivo, prohibiendo volver al territorio del Estado al Reverendo Obispo Diocesano Dr. Jorge de Viteri por los motivos que lo obligaron á dictar esta medida.

 Art. 2º Siendo conveniente procurar que se acelere la conclusion de la causa en la Curia Romana, se autoriza competentemente al Poder Ejecutivo para que espida una legacion cerca de la Santa Sede con el objeto de que inste por el mas rápido curso de la causa, y haga en su caso las solicitudes convenientes, á efecto de que esta Santa Iglesia sea provista de un Pastor digno por sus virtudes de tan alta Dignidad.

 Art. 3º Queda así mismo autorizado el Poder Ejecutivo para hacer los gastos que demanda el cumplimiento de este decreto.

 Dado en San Salvador, á 13 de Marzo de 1847.—L. Ayala, D. Presidente=L. Resuleu, D. Srio.—José Rovira, D. Srio.

 Cámara de Senadores: San Salvador, Marzo 16 de de 1847=Al poder ejecutivoJ. Norberto Moran, Senador, V. Presidente—Elías Delgado, Senador Srio=José María Castro, Senador Srio.

 Por tanto: Ejecútese—Lo tendrá entendido el Secretario de Relaciones y Gobernacion, y dispondrá se imprima, publique y circule—San Salvador, Marzo 17 de 1847=EUJENIO AGUILAR=Al Sr. Licenciado Francisco Dueñas.

 De orden suprema lo comunico á U. para que lo haga publicar y circular en el departamento de su mando.

 D—U—L—San salvador, Marzo 17 de 1847=Dueñas.

Hacienda.
[editar]

ESTADO que demuestra los ingresos, egresos y existencia que ha tenida esta Tesoreria jeneral en todo el mes de Marzo próximo pasado, cuyos ramos y separaciones son las siguientes.

Cargo.
6
Existencia del mes anterior.
862
6 Pasados por las Aduanas marítimas.
111
7 Por el 20 por ciento de introducciones por el Norte.
15
½
Alcabala interior al 4 por ciento.
1966
Producto del ramo de aguardiente
34
7 Id. del papel sellado.
48
Id. del impuesto del Tajo.
300
Enteros por contratas.
102
Rezagos y resultas de cuentas.
82
4 Arrendamiento de fincas.
1172
½
Masa común.
606
Préstamos voluntarios.
42
Depósitos.
6,054
¾
Suma
Data.
Viático y dietas de los DD. y SS.
435
Sueldos de los dependientes y sirvientes de las Cámaras
272
Presupuesto del S. G, ministros y dependientes
329
Id. de la Corte de Justicia y Asesor
39
Sueldos de Gobernador y dependientes
62
Id. de la Contaduría mayor de cuentas
91
6
Id. de la Tesorería jeneral y Juzgado de Hacienda
93
4
Id. de Jefes y oficiales
570
3
Id. del Director y oficiales de la imprenta
5
Haberes de la fuerza militar
972
Gastos militares
154
Id. estraordinarios del Gobierno
851
Id. de escritorio en todas las oficinas
50
4
Id. de impresiones
125
Devoluciones por préstamos
1.142
3
Pagos de créditos reconocidos
15
Montepío de viudas
11
4
Pension de inválidos
37
4
Devoluciones de depósitos
150
Masa común
56
2
Amortizacion de Bonos
663
Suma $.
6.158
5
Demostracion.
CARGO
6.054
¾
DATA
6.158
5
Diferencia contra la caja
104

 Segun se ve de la anterior demostracion, asciende el cargo á seis mil cincuenta y cuatro pesos tres cuartillos reales; y la data á seis mil ciento cincuenta y ocho pesos cinco reales, resultando de diferencia ciento cuatro pesos cuatro y un cuartillo reales—Tesorería jeneral del Estado: San Salvador, Abril 1.º de 1847=Isidro ViteriJosé M. Espinar.=V. B.—Pedro Rómulo Negrete.

 NOTA—En los ochocientos cincuenta y un pesos seis y cuartillo reales que aparecen invertidos en gastos estraordinarios del Gobierno, estan incluidos 300 pesos que se dieron para la composicion del barranco, 100 pesos remitidos al Comisionado cerca del Gobierno de Honduras, Sr. Rafael Reyes: 82 pesos en papel para las impresiones del Gobierno y consume de las oficinas:—docientos nueve pesos siete y un cuartillo reales en pagar alquileres e las casas que ocuparon las Cámaras lejislativas, la de la Corte Suprema e Justicia, y la que ocupó el Señor Obispo Diocesano: cuarenta y siete pesos suplidos á la renta de tabacos: cuarenta pesos á la Tesorería del alumbrado; y el resto en correos, trasladar el archivo federal, y otros gastos de la administracion.—Tesorerñia jeneral, fecha ut supra=Isidro Viteri.=José M. Espinar.

Comunicado.
[editar]

Señores Editores de la Gaceta del Gobierno=Mui Sres. mios=El Supremo Gobierno dirijió á las Cámaras Lejislativas, en su última reunion ordinaria un proyecto sobre organizacion de milicias recomendando su adopcion por la importancia y necesidad de reglamentar el ejército del Estado; y no habiendo tenido tiempo el Cuerpo Lejislativo para que emitiese el reglamento concediendo el fuero de guerra.

 No es de ahora que se desea y se intenta dar un arreglo serio y estable al ejército del Estado, considerándolo como el principal apoyo de las leyes, del Gobierno y de la sociedad; pero se ha opuesto, por algunos, una resistencia caprichosa y absurda hija del fanatismo republicano—Los errores políticos nos conducen de un abismo á otro; nos vamos á las teorías, y despeñamos las cosas prácticas á pesar de lo que nos enseñe la esperiencia y la historia.

 El Gobierno dará el reglamento del ejército, lo sujetará á la aprobacion del Cuerpo Legislativo, y no es dificil que hombres preocupados aparezcan en la lejislatura, declamando contra el fuero, contra el soldado, contra el cañon, la pólvora y el plomo que asusta hiere y mata, arguyendo, que en un pueblo libre no deben haber soldados, distinciones y fueros porque la sabiduría de las leyes lo puede todo, y que ellos las decretarán, y ordenarán á los pueblos que las comprendan, obedescan y cumplan sopena de anarquizarse.

 Me propongo hacer ver á semejantes hombres, cuan importante es mantener tropas regladas en un Estado; y las distinciones, privilejios y recompensas que con tanta justicia prodigan al soldado en los paises mas ilustrados: quiero que oigan como han discurrido en el particular hombres y príncipes eminentemente ilustrados.

 Dígnense UU., pues, dar un lugar en sus columnas al discurso que acompaño, suscribiéndome de UU. mui atento y obediente servidor q. b. s. manos=Un Militar.

Discurso

sobre la necesidad de mantener milicias regladas, y su utilidad.
[editar]

 Las continuas disputas que se han sostenido sobre la preferencia de las armas y las letras, han terminado por lo comun en confesar reciprocamente sus partidarios, la necesidad de ambas en una nacion y que esta no podrá mantenerse sin el auxilio que le presta una y otra profesion.

 Las buenas leyes y su rigurosa observancia son el apoyo más seguro de la felicidad de las naciones; de tal suere, que sin ellas se destruiria á cada paso su existencia, apuestos todos al mayor desorden y calamidades: este es un axioma que no admite disputa, ni cabe en la imajinacion mas desareglada persuadirse de que sin una forma de lejislacion podria subsistir ningun Estado; pero tambien lo es que la fuerza es indispensable para hacer obedecer estas mismas leyes, para defender sus derechos y contener los insultos de los propios y estraños.

 En lo primero convienen generalmente todos, pero á lo segundo contradicen algunos, considerando inútiles y nocivos á las demas clases los fueros y privilejios que disfruta la milicia, mirándola como carga pesadísima del Estado que le ebruma y debilita, é inventando en su fantasía nuevas reformas. Para animar á los jovenes que sigan esta carrera, y que no se desalienten dejándose llevar de este torrente de opiniones, se esplicarán en este discurso la necesidad que en la actual Constitucion del Universo tiene una República de mantener tropas, la estimacion y privilejios que han merecido en toda edades; y la juristiccion y fueros de los militares.

 Si fuera posible la existencia de una República, en que fuesen enteramente desconocidas las pasiones y vicios que arrastran á los hombres á todo jénero de excesos, y en donde la equidad, el amor á sus semejantes y el respeto á las leyes fuesen la principal mira de sus habitantes; y llevando más adelante esta idea que la virtud de sus naturales se respetase de los estranjeros, inspirándoles cierta consideracion, de modo que no se atreviesen á alterar su Gobierno, ni perturbar su quietud con invasiones é insultos; serian ociosas y superfluas las armas en esta República: las máximas de la guerra y máquinas inventadas para la destruccion del jénero humano serian del todo ignoradas, y con justísima razon se reputarian por ciudadanos inútiles y perjudiciales los que quisieran dedicarse á la seguridad y defensa de un pueblo que gozaba de una paz tranquila, y que su virtud se la aseguraba eterna para con los propios y estraños.

 Una nacion establecida sobre estos sólidos fundamentos de perpetua felicidad, es imajinaria y fabulosa y apenas cabe en los términos de la posibilidad, si se atiende al vicio que desde sus principios contrajo nuestra naturaleza y se conserva en ella como inseparable, recibiendo heredadas todas las consecuencias de la culpa del primer hombre, que vemos renovarse cada momento.

 De aquí dimanan la disoluciom, el libertinaje, el homicidio el robo y otros execrables delitos que continuamente perturban la sociedad: de aquí aquel desasosiego que nos causa la felicidad real ó aparente del prójimo, que es el manantial de las discordias: de aquí el desenfrenado deseo de adquirir y dominar con violencia, que ha hecho conocer á los hombres la necesidad de buscar asilos seguros, inventando los medios de una natural defensa, y de ofender cuando aquella no basta; y de aquí finalmente resultan cuantos crímenes se cometen.

 Siendo, pues, este universal desorden que se advierte en los político y moral, hijo de una inclinacion propensa al mal íntimamente unida á nuestra naturaleza, ¿habrá acaso quien se persuada que sea esta capaz de abandonar sin repugnancia esta propension, á no ser forzada de una sabia lejislacion á cargo de zelosos majistrados que hagan respetar las leyes? ¿Se creerá que pueden los hombres obrar con la rectitud debida sino por el temor de la pena? ¿Que los príncipes mantengan la posesion de sus tronos y la paz de sus dominios sin ejércitos que los hagan respetables, y que sus súbditos gozen libremente de los bienes, sino al abrigo de los que continuamente vijilan para su conservación? No es posible esperar otra cosa á vista de la constante esperencia confirmada con repetidos ejemplos de iniquidad en todas edades y tiempos, que publican las historias jenerales y particulares de cada nacion desde la antigüedad mas remota.

 En esta pintura de las inclinaciones humanas, se encierra el verdadero orijen de las sociedades civiles y del poder soberano, por que no teniendo el hombre por sí fuerza para repeler las injurias de muchos, y estando continuamente espueso á nuevos insultos, le convencieron la necesidad de unirse con otros para armarse de comun acuerdo contra aquellos, que por sus exesos y ambicion conspiraban contra su vida ó contra su libertad; y siendo esta conservacion tan natural en todo viviente, es mui cierto que la misma naturaleza, nos ha dictado desde su creacion la union en sociedades bajo ciertos pactos y convenciones dirijidas todas á forzosamente el poder soberano, depositándolo unas en manos de muchos, y otras en las de uno solo, á cuyo imperio y cuidado estubiese la justicia conmutativa y distributiva, castigando a los que infrinjiesen los pactos y convenciones que son las leyes de toda sociedad y premiando á los que estimulados de su gloria y amor se distinguiesen en su servicio.

 Este es el orijen de las naciones: examinemos ahora las obligaciones de los que las gobiernan respecto á sus súbditos, y de ellas mismas, y del sistema actual que siguen los soberanos en Europa para desempeñarlas, deduciremos forzosamente la necesidad de mantener ejércitos en todo tiempo.

 Al Gobierno toca la promulgacion de las leyes: á su cuidado pertenece que sean justas, equitativas, claras, sin ambigüedad ni contradiccion, útiles, acomodadas al estado y al carácter de los pueblos, y capaces de arreglar y terminar brevemente las diferencias que mas comunmente se susciten entre ellos: á su soberania toca velar incesantemente sobre su ejecucion, y castigar á los contraventores segun la gravedad del hecho y la intencion ó grado de malicia de los culpados, sin que haya diferencia entre los pequeños y pobres, y entre los grandes y poderosos: su autoridad y poder debe libertar á los primeros de todo insulto y opresion, y supplir la fuerza que les falta para resistirles, que es el primer objeto de las sociedades civiles y del poder soberano—Claro es, que por si solo no puede desempeñar estas funciones públicas que son peculiares de la soberania; pero delega (digámoslo así) aquella parte que juzga necesaria en los ministros, Gobernadores, y Tribunales de justicia que la ejercen y dispensa con arreglo á las leyes en su nombre. La inspeccion sobre el cumplimiento y fidelidad de cada uno es propia sin embargo en todo tiempo del Gobierno, asi como su eleccion y el examen de la providad, desinteres, intelijencia y conducta de los que elije: no es pequeño cargo á la verdad, porque de estas cualidades dependen la observancia de las leyes, la igualdad en la administracion de justicia, la posesion tranquila de lo que cada uno tiene lejítimamente, la paz interior de los pueblos, el respeto á los que gobiernan, la conformidad en pagar los impuestos para ocurrir á las urjencias de la nacion en paz y en guerra; y en fin el sosiego universal y particular de toda la sociedad civil y de cada uno de sus miembros.

 Toda tropa auxiliar del Gobierno es una milicia desarmada, á la que si no obedecen y veneran los súbditos, cede su resistencia en desprecio del poder soberano: todo se convierte en confusion, y titubea la nacion en donde no está radicada la sumision. ¿Y cómo el Gobierno y sus ministros podrán contar con ella en todo acontecimiento sin un cuerpo de tropas?—(S. C.)


Agricultura
[editar]

 Señores editores de la Gaceta del Supremo Gobierno del Estado del Salvador=Mui Sres. mios=Sin embargo de haberse publicado, pocos meses hace por la prensa, bajo la firma del finado Sr. Licenciado Manuel Aguilar una memoria sobre el sistema de cultivo y beneficio á la planta y fruto del café, que está en práctica en el Estado de Costarrica, no me parece inoficioso que en la espresada Gaceta recientemente publicada bajo la direccion de UU. aparezca sobre el mismo objeto, una nueva instruccion circunstanciada, que á mas de llenar muchos vacios, que la citada memoria padece, ampliará nociones á los aplicados á dicho cultivo, para ejecutarlo como mas les convenga: estractado de las observaciones practicadas de los naturalistas acreditados Mres. Villelé y Netoux.

 Daré principio á la instruccion de cultivo y beneficio del café con la parte histórica, que ofrece este apreciado fruto, y se concluirá demostrando las diversas maneras, que en razon de temperaturas, clase de terrenos y demás circunstancias se requieren para el buen éxito del cultivo.

 No se sabe aun el orijen del uso del café tomado en infusion, ni quien hizo semejante descubrimiento. Unos dicen que fué un abad, que advirtió el efecto anti narcótico que causaba en una manada de cabros, que lo comian, y quiso hacer el ensayo en los monjes de su convento con el objeto de mantenerlos vijilantes durante los oficios nocturnos de su instituto. Segun refieren otros, fué debido el descubrimiento á un Mufi que deseando exceder en devocion á los Dervis mas fervorosos fué el primero en usar el café á fin de precaverse del sueño, y orar sin interrupcion mas dilatado espacio de la noche.

 Sea cual fuese el orijen del uso del café, él se ha elevado á tal grado de estimacion, que puede numerarse entre los objetos de primera necesidad.

 Los naturalistas distinguen muchas especies de cafetales; pero hasta ahora no se ha cultivado en grande, mas que una sola, y esta es la nominada café arábigo.

 Esta plannta hoi tan celebrada y apetecida, era desconocida dos y medio sigles hace entre nosotros, y en casi toda la Europa. Ella parece ser orijinaria de la alta Etiopia, de donde se dice fue trasportada á la Arabia feliz. Hace muchos años que es cultivada en el Yémen, y el café que allí se cosecha, llega á Europa con el nombre de café de Moka.

 En el dia las potencias de Europa, y con especialidad los holandeses, los franceses é ingleses, han establecido y poseen considerables plantíos principalmente en las islas de Java, Ceilán, Suriman, la Cayena, en las Antillas, y en las islas de Francia llamadas la reunion. Mas por desgracia, yá fuese la influencia del clima, ó yá la del cultivo nada apropósito, ó reunidas ámbas circunstancias, no han producido dichos plantíos, sino una calidad de café mui inferior al cosechado en el Yemen.

 La jeneralidad del uso al café ha estumulado á la industria á inventar los medios de hacerlo mas agradable al paladar; así como su grandioso consumo, y carestía han dispertado la economia y el fraude para suplir sus faltas. Muchos arbítrios se han inventado para sostituir el café en Europa, para hacer menos dispendioso su gasto. Hará cosa de 40 años, que á un sirviente de un gran personaje de Paris le ocurrió tostar bellotas de encino, y pulverizadas las mezclaba con el café que había servido á su amo; cuyo misto lo vendia á menos precio del corriente, y con semejante fraude hizo regular fortuna.—Su trampa fué al fin descubierta, perdió el sirviente la ganga, y sus compradores buscaron otros medios de satisfacer su ansiedad al café con menos detrimento de su bolsillo mezclando á dicho café cevada y centeno tambien tostados.

 En Liegue pais de la Béljica se mezcla el café con la raiz de la chicoria: esta invencion ha sido casi jeneralmente adoptada en muchas partes de la Europa, y de consiguiente la raiz de chicoria abrió á Liegue un nuevo ramo de comercio. En Flandes se cultiva tambien el Altramuz á que le dan el nombre de café, tomando igualmente tostados y molidos sus granos, puesto en infusion como se hace con el café.

 El uso del café se tiene por un conveniente tónico para las indijestiones: se considera tambien aparente para correjir la demasiada obesidad de las personas, y las que son de naturaleza flemática, y para los males de cabeza; mas algunos créen que la mezcla de leche al café no produce buenos efectos suponiendo que relaja el esómago. Por las razones espresadas; los habitantes de las colonias toman café cuatro veces al menos todos los dias.

 Poco antes de la emancipacion de la Isla Santo Domingo, solo la parte francesa, que en ella habia, esportaba de cuatrocientos á quininetos millones de libras de café; y si juzgamos como es debido los adelantos de las colonias en la presente época, tanto en este ramo como en otros muchos de que son susceptibles, no solo las pertenecientes á los franceses sino las Inglesas, Dinamarquezas, Olandesas y Españolas; quizá no es calculablea la esportacion del indicado fruto en la actual época.=S. C.

Fundiciones de Fierro
[editar]

 Parecerá á muchos una paradoja el decir, que la agricultura en sus mejoras, y la industria en todo su desarollo, tienen una poderosa palanca en las minas de fierro de Metapan. Mas diremos: el Gobierno debe protejerlas con singular preferencia, y procurar todo su progreso y mejores utilidades.

 Sabemos que uno de los propietarios de injenio de fierro de Metapam, que es el Sr. Luna, ha entrado en la empresa de las fundiciones, costeando la planteacion de ella, con intelijentes de la Béljica.

 Las minas de fiero no han merecido hasta hoi otro pricilejio que librarlas del pago de quintos por un decreto de la A. N. C. en 1824. Les faltan privilejios y aun premios á las fundiciones de obras necesarias. Entre estas contamos, los arados de fierro, los cilindros para esprimir tanta simiente oleosa que poseemos, como el Chian, el Tambor de Higuerillo, el Tempate, ó Piñon de Berbería, y otras. Las mñaquinas pequeñas y de ruedas de sierra para desmotar y acerrar maderas. Los molinos de pulberizar cortezas para el curtido de los cueros para cuya industria tiene tanto elemento el Estado. Ni se crea que este ramo vale poca cosa. Mc Culloc en su diccionario comercial le dá el tercer lugar en los valores de produccion de Inglaterra. El Estado esportando los cueros al pelo, pierde cuatro quintos de su valor, que es el que calcula al lcuero curtido, es decir que si al pelo valen los cueros treinta mil pesos, curtidos valen ciento cincuenta mil.

 No solo la agricultura é industria sacarian gran partido de las fundiciones, sino tambien nuestros puertos, con repuestos de anclotes, cadenas, clavos, y demas útiles para buques desabilitados.

 Aun sin la fundicion, nuestro fierro es tan maleable como el de la India, y tendria buena salida en las repúblicas del Sur, privilegiando su esportacion.

 Algunos dirán, que seria conveniente prohibir el fierro, y obras hechas del estranjero. Convendrá, si las fundiciones se efectúan, aunque segun los buenos economistas el sistema prohibitivo, es el último recurso de lo que impropiamente se llama gobierno protector. La esclusiva vendrá naturalmente, cuando conozcamos y aprovechemos de nuestras ventajas.

Comunicado
[editar]

Señores Editores

 For forms of goberments let the fools contest

 The best administer'd is the best.

 De gobiernos los necios disputen con calor;

 Si es bien administrado, ese será mejor.

 POPE, Ensayo sobre el hombre,

 Mui señores mios: El mismo motivo que impelió al autor del folleto publicado en esta capital con fecha de 2 de Julio del año proximo pasado contra el escrito del Sr. Gutierrez Estrada, sobre monarquia en Mejico, suplicándoles á ustedes lo publicasen, y exitando su franqueza y jenerosidad, ese mismo me impele á mi, para suplicar á ustedes, se sirvan insertar este corto papel, si es que vale algo en el concepto de ustedes.

 No abogo por la monarquía ¿ni qué adelanta la monarquía con mi defensa? Con ella, y sin ella, se quedarán las monarquias, monarquias, las federaciones, federaciones, y las repúblicas centrales, repúblicas centrales. A lo que voi es á la verdad, siendo gracioso, que nos ocupemos del gobierno de otros pueblos, cuando nosotros no tenemos ninguno.

 El papel del Sr. Gutierrez Estrada, que hace seis años que vió la luz pública, descanza yá en el lecho del olvido. Lo ví, y confieso que lo lei, mui mui por encima, como me sucede con todo papel largo, y cuyo fin es arreglar gobiernos. Podrá haber dicho el Sr. Gutierrez muchos dislates, como los dijo Hobbes, aburrido de los prolongados desórdenes de inglaterra su patria; pero sí digo que su Refutador, no ha estado en Mejico, para conocer á fondo toda la fuerza de la tendencia de la opinion de aquella basta República, en la época en que escribió el Sr. Gutierrez, ni menos tiene por qué decir, que conoce tambien á fondo, todo el ser moral, político y económico de aquel gran pueblo. Sabemos por Humboldt de su gran riqueza pública en globo, y de su privada sabemos, que consiste la mayor parte en minas, siendo su cuño el mas floreciente del mundo.

 Ante todo, es menester decir dos cosas, una que ha dicho un gran autor francés, y otra que ha dicho un gran autor alemán.

 Mentesquieu en su espíritu de las leyes Libros 3º Cap 6º despues de esplicar todo lo que es el gobierno republicano, y lo que fué entre los

 El otro es Chiller, que en su discurso sobre las lejislaciones de Licurgo y de Solón, después de enumerar lo malo, y lo bueno de la del pri

 Se quiere que Méjico, á fuerza imite á los norte americanos, y que sea república, y federal, porque entre nosotros los hispano-americanos,

 El federalista no hay duda que nos desea gran bien; pero entre los deseos, y el conseguirlos, están todas las penas de la vida, y los males de los pueblos.

 El norte americano conocía antes de hacerse independiente, toda la táctica, todo el lenguaje, y todos los correctivos de la libertad, y si se pu

 El norte-americano, al hacerse independiente, no conocía mas capital, que su terreno para su algodon, su tabaco, su brea, sus pinos, su pota

 Ni solo perdió á Roma la grande desigualdad de su riqueza privada, que fué ya mucha, cuando aun no habia conquistado, todo lo que conquistó, su riqueza pública la dañó en sumo grado. El Senado arrendaba las rentas al orden eqüestre, y la ambicion de éste, dió lugar á mil disgustos, y de que tanto se queja Cicerón. Por su codicia cedía á las minas su dominacion, lo que fué mas pronunciado en tiempo de César y Pompeyo.

 ¿Y nosotros siendo in acta la porcion mas pobre de las secciones de América, ¿cómo es se dirá que no tenemos Gobiernos? Se puede decir en un rasgo, porque en nada estabamos preparados para el sistema federal, porque su adopcion fué como sorpresa y puro ejemplo.


Remitido
[editar]

La Ciencia Infusa

 En los tiempos antiguos Salomon supo, sin estudiar, todo lo que quiso saber, y si él no fué un gran astrónomo ó un gran médico, sino fué un Bacon, un Lineo ó un Bentham, fué porque no quiso; pues que teniendo la ciencia infusa, con solo querer saber una materia, podia dar lecciones de ella.

 Pero aquel fué un favor particular del Sr. y con el reyezuelo de Palestina, desapareció para no volverse á ver, tal prodijio. Para saber es necesario estudiar y afanarse, y solo los necios creyeron un tiempo en Centro-América que puede haber sabios á nativitate y que cualquiera puede ser juez, dar leyes ó mandar el ejército

 Nadie ha pensado nunca que se pueden fabricar zapatos ó levantar paredes, sin haber aprendido y practicado mas ó me

 Los artesanos solametne ejecutan trabajos mecánicos, los sábios piensan y escriben. Si el relojero compone ó fabrica

 Si los pobres artesanos no pueden tener ciencia infusa, porque la ciencia infusa no puede entrar por las manos, parece evidente aun á los mas incrédulos que el escritor público no puede enseñar al pueblo principios luminosos sin haber leido a Constant y á Macarel: que el abogado no puede emitir un dictámen en derecho, sin haber aprendido las leyes y estudiado á los tratadistas; y que el jefe de artillería no puede correr con la maestranza sin haberse despestañado sobre Vallejo y Morla.

 Pasaron en el mundo los tiempos en que se quemaba incienso á la ignorancia desvergonzada. Es necesario no ponernos ya mas en ridiculo los Centro americanos. Procuremos, pues, educacion á la juventud.—El no haberla fomentado con debido empeño, y eficacia, es lo que tiene al pais reducido á la nulidad.

 Tiénelo igualmente el haber tratado sin el debido aprecio á las personas instruidas, y por esto no viven aquí muchos hijos instruidos del Estado. Sin hombres idoneos para los diversos ramos de la administracion, ¿qué podrá hacerse para el bien de nuestra patria?

I. G. 

Costumbres.

IV
[editar]

 Pasando pocas noches ha, delante de un café tentóme á entrar en él la iluminacion, no menos que el agradable olor que despedía. Sentéme y miéntras que reclinado sobre una mesa observaba los movimientos de los parroquianos, llamáronme la atencion dos jóvenes, ó mas bien niños (pues no tendrian arriba de diez y seis años cada uno) vestidos rigurosamente á la moda: casacas azúles de paño superfino, estrechamente abotonadas sobre (avergüenzome de decirlo) un par de corsées, de manera que no se veia una arruga, si bien parecían tan apretados, que no podian circular la sangre y la respiracion. Pantalones de casimir, botas de charol, relojes con cadena de oro y corbatas tan estrechas que parecian ahogarlos. Mirélos con lástima y sentimiento: lástima de su inútil y descuidada educacion y sentimiento por las ilusiones de sus padres. A poco diéronme nuevos motivos para lamentar la locura y la disipacion del siglo y la imprevision y peligroso mimo de sus familias. Sentáronse á una mesa, encendieron el uno un cigarro y el otro un puro, golpearon con los bastones (pues los llevaban) sobre la mesa y cuando llegó á servirlos un criado, pidieron dos botellas de vino. Minetras que bebian y fumaban, su conversacion era cual podia ser la de dos hombres corrompidos, que en ella mezclaban ajos y juramentos.

 ¿Qué escena para una sociedad moral y qué ejemplo para la nueva jeneracion!...... ¿Y á quién culpar, á niños que nada saben del mundo, cuyos conocimientos son limitados y cuyos principios no están fijos todavía, ó padres ó tutores en quienes debia esperarse prudencia y discrecion?

 Ahora treinta años no se creía en libertad un niño, fuese para vestirse, gastar dinero, ó participar de las diversiones, sino hasta que llegaba á cierta edad. En aquellos tiempos se conocia el valor del dinero, puesto que á los niños no se les daba sino una friolera. Entónces se les obligaba á seguir sus estudios ó sus ocupaciones mecánicas, y se creia que debian obediencia á sus padres ó maestros hasta los veinte y tantos años. El dia de hoy, desgraciadamente, apénas pueden hablar y andar, cuando ya se apoderan de los modales y el traje de los hombres: hacen todo lo que los grandes; y antes de adquirir un peso, gastan cientos.

 Los resultados de esto son que la juventud se inicia así desde temprano en el despilfarro, las locuras, los peligros y la ruina que trae consigo la disipacion y la independencia; y agotando sus recursos, destruyen su constitucion, hacen ilusorias las esperanzas de sus padres y arruinan las de la sociedad y de su patria. Córrase la vista en las reuniones y ls diversiones públicas, y se verá siempre una multitud de jóvenes, elegantemente vestidos, con dinero en el bolsillo y dispuestos á gastarlo en cafées, en mujeres ó en el juego.... en vez de estar sobre sus libros ú ocupaciones diarias, vijilados con antencion y castigados con prontitud por sus padres y tutores.


Variedades
[editar]

Aviso
[editar]

 El Sr. Pedro Falla ha sido examinado en derechos por una terna doble de Abogados y aprobados por unanimidad de votos. En consecuencia ha sido recibido de tal Abogado y en este concepto ofrece sus servicios á los Sres. Jueces y demas personas que gusten ocuparlo, quienes podrán ocurrir á la casa habitacion del Sr. Lic. D. Francisco Dueñas, donde actualmente tiene abierto su bufete.