Hijos de la primavera

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Hijos de la primavera (1888) de Edith Matilda Thomas
traducción de Wikisource
ilustración de Maud Humphrey
Children of spring pg 1.jpg


HIJOS DE LA PRIMAVERA


CON ILUSTRACIONES EN COLORES
Y UNA TINTA POR


MAUD HUMPHREY



VERSOS DE

EDITH M. THOMAS



Tiny folk of wintry days pg 5.jpg



NUEVA YORK

Derechos de Autor, 1888, de

Frederick A. Stokes & Brother
1888
Children of spring pg 5.jpg
Marzo y el Sauce.


Si me preguntan por qué me reía así,

Yo te digo de verdad.—Hace una hora,

Mientras jugaba en la ribera del arroyo de plata,

Rompí una rama del Sauce elegante.


  Oh ho! fue divertido oir y ver

   Cómo se preocupó y se enfureció, y me regañó.

    Llamó al Viento—con el Viento vino luz—

      Y juntos me golpearon a izquierda y derecha.


Pero todos sus golpes y todo su látigos

Sólo me hicieron cosquillas en la mejillas, con sus puntas lanudas;

Le pareció que me dolió—pero sabes, no lo hizo,—

Y es por eso que estoy riendo tanto!

Edith M. Thomas.


Children of spring pg 9.jpg
Abril el Tramposo.


No me preguntes por qué los cielos de abril

 Cada hora que muestran algún clima nuevo;

No me preguntes por qué los ojos de abril

 Se llenan de lágrimas y sonrisas juntas.


Dulce Abril, pero Abril astuto —

 ¡Confía en el a tu riesgo!

Aunque los campos estén llenos flores,

 Te puede enviar una fría helada.


Si te pones una sombrilla,

 Te saludará con una tormenta de granizo;

Si te pones un impermeable,

 ¡Te dará un buen clima!

Edith M. Thomas.


Children of spring pg 13.jpg
En el Huerto.


Bajo el árbol de huerto en flor,

 Oigo la mujercita de mayo

Cantando, "¿Por qué no se quedan conmigo,

 Queridas flores, por qué no se quedan?

Yo te amo de verdad, por toda mi vida,"

 Promete la mujercita de mayo.


    Entonces me parece oír el suspiro de las flores.

    "Cariño, no puede ser;

   Tu hermano septiembre por aquí y allá

    Buscará manzanas bajo este árbol:


   Todas nuestras flores se deben marchitar y caer,

    ¡O nunca habrán manzanas!"

Edith M. Thomas.