Hijos del verano

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Hijos del verano (1888) de Edith Matilda Thomas
traducción de Wikisource
ilustración de Maud Humphrey
Children of summer pg 1.jpg


HIJOS DEL VERANO


CON ILUSTRACIONES EN COLORES

Y UNA TINTA POR


MAUD HUMPHREY



VERSOS DE

EDITH M. THOMAS



Tiny folk of wintry days pg 5.jpg



NUEVA YORK

Derechos de Autor, 1888, de

Frederick A. Stokes & Brother

1888
Children of summer pg 5.jpg
La Margarita.


   ¿Qué ve la margarita ,

    En la brisa de que pasa en la pradera?

   Ve arriba el amplio azul del cielo

    Y pequeños grupos de nubes cruzando.


¿Qué ve la margarita,

 Al ver alrededor de la soleada pradera?

Ve la persecución de mariposas,

 Y los pequeños mosquitos bailando.


     ¿Qué ve la margarita,

      Abajo, en los matorrales de hierba?

     Saltamontes verdes y marrones,

      Y los ágiles grillos, negros como el carbón.


     Ve nidos de tordos

      Que nadie más puede descubrir,

     Y la madre ave empollando,

      Con la hierba flotando sobre ella.

Edith M. Thomas.


Children of summer pg 9.jpg
Julio y la abeja.


   Julio llega con canto y risa,

    Con tréboles en flor en sus manos;

   Las abejas los siguen zumbando,—

    Chaqueta marrón con bandas amarillas.


     "He estado en todo el campo ,

      Norte y sur y el este y el oeste;

     Y soy un juez de tréboles,

      ¡Usted, Julio, ha encontrado lo mejor!


     "Renunciaré a dar todos mis placeres de miel

      Que hay en los campos y jardines,

     Si compartirás los tesoros robados,

      ¡En tus delicadas bandas, Julio!"


"¡Ho señor! usted se preocupa y se queja;

 (¡Su nombre es abeja quejumbrosa!)

Pero si alguna vez usted se queja

 ¡Lo que usted me pida, yo haré!"

Edith M. Thomas.


Children of summer pg 13.jpg
El Lirio de agua.


El lirio de agua tiene un corazón de oro,

Pero sin embargo, esconde un secreto que nunca dijo;

La libélula lo podría contar, si quisiera;

¡La alondra también ha entendido!


 A ella le encanta el sol ardiente, le encanta el sombra:

 Su misterio solitario me da un poco de miedo:

 Cuando mis ansiosas manos llegan a ella,

 Se aleja flotando,—¡un viaje de hadas!


  Lo único que sé, antes del florecer del lirio,

  Debe dormir mucho tiempo en tinieblas mojadas;

  Y cuando muere, inclina su cabeza encantadora

  ¡Abajo, bajo el sombreado lecho del río!

Edith M. Thomas.