Historia III:Primera vuelta al mundo

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda



Cristóbal Colón contaba llegar a la India por el Atlántico, pero América le había impedido el paso. Cuando se hubo visto que América era un continente nuevo, se pensó en rodearla para avanzar hasta la India.

Un hidalgo portugués criado en la corte del rey, Magallanes (Malgalhaes), que había pasado varios años en la India, había concebido la idea de buscar un camino por el Oeste, para llegar a las Molucas, las islas de las especias. De vuelto a Lisboa y nombrado escudero del rey tuvo motivos para quejarse de su señor, abandonó Portugal y se naturalizó en España. Ofreció a Carlos V, rey de España, ir a descubrir las Molucas.

A pesar de las envidias de los españoles, Carlos V encargó a Magallanes del mando de una expedición. Le concedió en recompensa el título de virrey, y, caso de descubrir más de seis islas, el derecho de elegir dos, le prometió el quinto de los beneficios de su viaje y la vigésima parte de las rentas de los países que descubriera.

Magallanes partió con cinco navíos y 250 hombres, españoles, franceses y flamencos. No había manifestado su plan, para no asustar a los tripulantes. La expedición pasó por el Brasil, luego bordeó la costa de América del Sur. Llegado el invierno se detuvo, durante cinco meses, en una costa donde encontró indios de gran estatura, cubiertos con pieles de animales y armados con arcos. Fueron llamados patagones.


HyA-Capítulo 3.03.jpg


Los tripulantes habrían querido volverse. Magallanes dijo que no faltaban víveres y que moriría antes que dar la vuelta. Los capitanes de los barcos, que eran españoles, descontentos de obedecer a un portugués, tramaron un complot para matar a Magallanes. Pero éste los mandó prender.

Pasado el invierno, la expedición partió de nuevo. Al cabo de dos meses, siempre bordeando la costa hacia el Sur, a pesar de los vientos furiosos, la expedición llegó a un desfiladero estrecho entre montañas altas y cubiertas de nueve. Fué lo que se llamó estrecho de Magallanes.

En doce días la expedición atravesó el estrecho, por el que hoy día ya no se aventuran los barcos de vela, y penetró en el océano que Magallanes denominó Pacífico (noviembre de 1520). Se alejó inmediatamente de la costa y emprendió rumbo al Noroeste, empujado por un viento regular. Permaneció en el mar tres meses y veinte días. La tripulación ya no tenía para comer más que galleta convertida en polvo por los gusanos y corrompida por la orina de los ratones; no había más que agua podrida, por lo que casi todos los marineros fueron atacados de escorbuto y murieron 19 de esta enfermedad.

Se llegó por fin a unas islas pequeñas habitadas por salvajes, las islas Marianas, luego al archipiélago de las Filipinas, donde se encontraron pueblos malayos. En un combate con los indígenas Magallanes fué muerto. La expedición llegó a las Molucas. Los portugueses acababan de arribar a ellas y retuvieron prisioneros a los tripulantes de uno de los barcos.

Volvióse a partir en dirección al cabo de Buena Esperanza, manteniéndose al Sur de los parajes por donde navegaban los portugueses. Cuando se llegó por último a las islas de Cabo Verde, hubo buen cuidado de no decir de dónde se venía [1]. Ya no quedaba más que un barco, y hacía agua. Volvió a España tres años después de la salida, no llevando más que 18 hombres (1522). Era la vez primera que se había dado la vuelta al mundo.


  1. Al llegar a las islas de Cabo Verde, los españoles quedaron muy sorprendidos de oir decir que era jueves, porque habían llevado exactamente cuenta de los días desde el momento de la partida y creían estar en miércoles. Se comprendió más tarde que la expedición, habiendo dado vuelta al mundo en sentido contrario al movimiento de rotación de la tierra, se había retrasado un día.
Siguiente sección:
Conquista de Méjico