Historia X:Conquista de Alsacia

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Capítulo 10 – Restauración católica en Austria
Conquista de Alsacia​
 de Charles Seignobos


Bernardo de Sajonia-Weimar fué rechazado hasta Suiza (1637), los suecos hasta Pomerania. Pero Bernardo aprovechó el invierno, durante el cual estaban suspendidas las operaciones, entró en campaña de improviso, sorprendió al ejército imperial cerca del Rin y le derrotó.

Luego ocupó la Alsacia, de donde quería ser príncipe (1638). Sus soldados vivieron en ella sobre el país, que quedó arruinado y despoblado. Subsistió mucho tiempo el recuerdo de los destrozos producidos por los suecos en Alsacia. Se les llamaba todavía «suecos» porque Bernardo estaba al servicio del soberano de Suecia; pero eran aventureros de todas las naciones, lo mismo que ocurría en los demás ejércitos.

Bernardo murió pronto, dejando a sus soldados dueños de Alsacia. Richelieu compró aquel ejército por cuenta de Francia. Prometió pagar a los soldados y dar tierras a los oficiales. El ejército pasó al servicio del rey de Francia, que fué dueño de Alsacia (1639).

Al mismo tiempo, Francia y Suecia se pusieron de acuerdo para que sus ejércitos maniobraran de concierto. El ejército francés había de pasar el Rin y la Selva Negra para llegar a la llanura de Danubio. El ejército sueco, viniendo del Norte, había de invadir Boheia. Los dos se juntarían en el Danubio para caer sobre Viena (1638).

Fué preciso esperar varios años antes de poder ejecutar este proyecto. Un general sueco, Baner, atravesó en pleno invierno toda Alemania. Contaba pasar el Danubio por encima del hielo, pero se desheló el río de pronto. Baner, que era muy borracho, murió de la bebida, y su ejército se desorganizó (1641).

Otro general sueco, Torstenson, restableció el orden. Aun cuando enfermo y obligado a hacerse conducir en litera, maniobraba tan rápidamente que llegó hasta Moravia. Pero el rey de Dinamarca, envidioso de los éxitos de los suecos, se alió con el emperador, y el ejército sueco se vió obligado a interrumpir la guerra para ir a rechazar al ejército danés (1643).