Historia XII:Conflictos con los puritanos

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Capítulo 12 – Inglaterra desde 1603 a 1660
Conflictos con los puritanos
 de Charles Seignobos


La Iglesia de Inglaterra, desde los tiempos de Isabel, era obligatoria. Todos los ingleses debían asistir al culto y obedecer a los pastores y a los obispos. Se habían establecido penas contra los protestantes que se negaban a asistir al culto anglicano. Se les llamaba disidentes, o no-conformistas, porque no querían «conformarse» a los reglamentos de la Iglesia. Se les llamó también puritanos, porque querían, decían ellos, «purificar» la religión.

Los puritanos no se negaban a conformarse sino en cuestiones de forma. No querían que el pastor llevase sobrepelliz, ni que hubiera que arrodillarse para tomar la comunión, ni que la mesa de comunión fuera colocada al oriente como un altar. Todas estas formas católicas les parecían «idolatría». Protestaban también del poder de los obispos sobre los pastores, pedían una organización presbiteriana como en Escocia (véase capítulo V).

Ya a su advenimiento, Jacobo recibió una petición firmada por gran número de pastores disidentes (un millar, se decía). Fué llamada la «petición milenaria». Tuvo una conferencia con sus delegados, y se discutió durante dos días. En la discusión uno de ello pronunció las palabras «el obispo con su presbytery» (consejo de los ancianos). Jacobo no podía soportar a los presbiterianos, tuvo un acceso de cólera y puso a los delegados a la puerta, gritando: «El presbytery escocés concuerda con la monarquía como Dios con el diablo». Luego añadió. «Si es todo lo que tienen que decirme, les haré conformarse o los expulsaré».

Poco tiempo después, mandó redactar una declaración, que todos los eclesiásticos ingleses debían firmar so pena de ser destituídos. Dos mil, dícese, se negaron y hubieron de dejar el puesto.


Siguiente sección:
Lucha contra los católicos