Historia general del Reyno de Chile/Libro I/XXIV

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Nota: Se respeta la ortografía original de la época

CAPITULO XXIV.


Como éstos indios se casan con muchas mugeres y se descasan en cansándose de ellas. Dan los maridos el dote y compran las mugeres. Y el modo de celebrar las bodas, las borracheras y las fiestas públicas.


Dan los maridos el dote y compran las mugeres.—Venden la muger que es adúltera y piden paga por el adulterio.—Los hijos y los hermanos heredan las mugeres.—Es dicha tener muchas hijas porque con ellas tiene mucha hazienda y parentela.—Juntan las parentelas carneros y chicha para las borracheras.—Preparan el lugar, y tres dias antes ensayan los romances.—Paga a los poetas el que haze la fiesta con chicha.—El dote de las mugeres pagan los maridos a los padres y parientes.—Retoman los dones con chicha los parientes, en agradecimiento.—Casamientos que hazen sin gusto de los padres.—Desenojan a los padres con matarles una oveja de la tierra y dejársela en su casa muerta.—Diferentes fiestas públicas.—Borrachera de los hechizeros en que hazen muchas pruebas por arte mágica.—Borrachera de los boqui-buyes y sacerdotes en que matan muchas ovejas de la tierra.


Usaron estos indios de Chile desde sus principios el vender las hijas, y los hombres el comprarlas y dar el dote, no a las mismas mugeres, sino a sus Padres y a toda su parentela: con que viene a ser como una compra, pero no tan rigurosa que no le paguen tambien al marido, los Padres y los parientes, lo que da por ella, con otra correspondencia, entre ellos de mucha estima, que es la chicha, para beber, que es como la cerbeza o el vino. El que mas tiene y mas puede entre estos indios, tiene mas mugeres, sin que en esto haya mas límite ni estrechura que el de el caudal para comprarlas i las costillas para costearlas la primera vez, que una vez sacadas de la costilla no son ellas por si costosas, porque no gastan galas ni arreos, antes le son provechosas al marido, porque le sirven como esclavas y ellas le visten y le tegen y hazen todos los oficios domesticos. Lo ordinario es tener cuatro o seis mugeres, y los caciques mas principales y mas ricos a diez y a veinte, y su mayor grandeza la ponen en tener mas mugeres. Esto observan oy todos los indios de guerra, y los que dan la paz es con esa condicion, que ni los gobernadores ni los sacerdotes les han de quitar las mugeres, porque sobre eso volverán a tomar las armas. Y assi se les tolera, hasta que Dios dé mas fuerzas a las armas españolas, y a ellos les alumbre para que conozcan su engaño.

Con la facilidad que se casan deshazen tambien el contrato, que como fué de venta, en enfadándose la muger del marido, le dexa y se vuelve en casa de sus Padres y haze que le vuelvan la hazienda que les dió por ella: con que deshecho el contrato queda tambien deshecho el casamiento. Y tambien le suelen deshazer casándose con otro y volviendo el segundo marido al primero la hazienda y las pagas que les dió por la muger. Y lo mismo haze el marido, que en cansándose de una muger o en sintiendo en ella flaqueza alguna y que le ha hecho adulterio, no la mata, por no perder la hazienda que le costó, sino que se la vuelve a sus Padres o se la vende a otro para recobrar lo que le costó. Y en materia de adulterios, aunque se pican los celosos, les pica mas el interés, y no matan a la muger ni al adúltero por no perder la hazienda, sino que le obligan a que pague el adulterio, y en aviéndole satisfecho quedan amigos y comen y beben juntos.

Las mugeres, como son hazienda propria de el marido y que las ha comprado, no quedan libres en muriendo él, sino que se las deja por herencia al hijo mayor y él las tiene por sus mugeres, y reservando a la madre, las demas le sirven para el talamo y en los officios domesticos. Y si alguna no quiere hazer vida con él, ha de ser rescatándose y volviendo lo que le costó a su Padre. Y si el que muere no tiene hijos, hereda las mugeres el hermano o el pariente mas cercano, y quando haze testamento se junta toda la parentela y de palabra haze las mandas, y a cada uno dexa alguna cosa, repartiendo las mugeres, los ganados, las tierras, las armas, los caballos, y assi de las demas alaxas. Entre los españoles es el mas pobre el que tiene mas hixas, porque en dotarlas se le consume la hazienda; pero entre estos indios es al contrario, que el que tiene mas hijas es mas rico y se tiene por mas dichoso, porque como le pagan las hijas, con ellas adquiere mas hazienda y se ennoblece mas, porque emparienta por medio de las hixas con mas. Y es entre ellos gran nobleza el tener grande parentela y el entrar con grande acompañamiento de parientes en una borrachera y fiesta publica.

Las borracheras y fiestas publicas de estos indios son de ordinario por causa de algunos casamientos, que por ser de caciques o de otros indios muy emparentados, se celebran con mas festexo y concurso general. Para estas borracheras convoca el novio a toda su parentela, que le ayude a festexarla, y todos sus parientes le llevan ovejas, carneros, bacas y ovejas de la tierra, que son las de mayor estima, diferentes de las de Castilla, porque son mayores, de un cuello muy largo y de la figura de un camello. Los Padres de la novia convidan tambien a todos sus parientes y amigos para que les ayuden en aquella fiesta y se hallen en ella. Y a todos los obligan a que lleben cantidad de tinajones y botijas de chicha, que es el vino y el regocixo de todas las fiestas. Para el dia señalado preparan en el lugar de la borrachera unos tablados y bancos en que bailan, y al rededor de sus casas, y divisiones para aloxarse y guardar la chicha y los carneros, y tres dias antes hazen el ensaye de la fiesta y cantan los romances y los tonos, tomándolos de memoria y ensayando la musica con mucha chicha, que es como otra borrachera pequeña, porque el cacique que haze la fiesta paga entonces a los poetas los romances que han hecho, y por cada uno les da a diez botijas de chicha y un carnero. Y en cada borrachera sacan ocho o diez romances nuevos en que alaban al que la haze. Y si es para el entierro de algun diffunto o para sus honras, hazen lo mismo. Y assi para otros intentos.

Llegado el dia de la borrachera, concurren de todas partes a la fiesta, hombres y mugeres, viexos y niños, y hasta los coxos y los enfermos se animan y van, aunque sea arrastrando. El cacique o novio que haze la fiesta entra primero acompañado de todos sus parientes, que lleban de diestro sus carneros y ovejas de la tierra, todos vestidos de gala y con el adorno de sus llancas y piedras preciosas de su estimacion. Tras ellos entran los parientes de sus mugeres con sus familias y grande acompañamiento y aparato de carneros, aves, pescados y otras cosas para la fiesta. Y puestos en orden, reciven la parentela de la novia, que viene tambien con mucho adorno y grande reposteria de botijas y tinajas de chicha. Salúdanse los unos a los otros con grandes muestras de amor y offrécense los dones. El marido da a los padres y parientes de la novia todos los carneros, bacas y ovejas de la tierra que él y sus parientes han traido, y muchas mantas y camisetas, que todo se cuenta por dote y por paga de la muger, y de ello se tiene siempre mucha cuenta y razon, para que se entienda como pagó la muger cumplidamente y que no se la puedan quitar en ningun tiempo ni darle en cara de que fué un pobreton que no tubo con que pagar la muger a sus padres y a sus parientes: que todos participan aquel dia de la hazienda, que son las ovejas y carneros, y a cada uno le mata las que le an de tocar y se las dexa alli tendidas a los pies, y a la novia y a su madre las cubren de mantas y camisetas, que es la paga y el dote que se da a la madre de la novia por la crianza de la hija, todo lo qual reparten la madre y la hija entre sus parientes para que todos tengan ......[1] e interes en la hija; que las hijas entre estos indios no son costosas, sino provechosas a los padres.

Recevidos todos estos dones con muchas cortesias y agradecimientos, y enterado el dote a los padres y parientes, corresponden luego ellos por via de agradecimiento con la chicha, que no es genero que entra en cuenta de paga, sino que se da por via de correspondencia para alegria de la fiesta. Y a todos los que han trahido dones les dan a seis, a ocho y a diez botixas de chicha a cada uno. Y acabados estos cumplimientos se sientan a beber y comer, y andan los brindis, y en cargando bien la romana, se lebantan a bailar y cantar al son de sus tambores, flautas y otros instrumentos. Y assi se están de dia y de noche hasta que se acaba la chicha, que si ay para cuatro o seis dias que beber, no se apartan hasta ver el fondo de las tinaxas. En estas fiestas y casamientos se conciertan otros muchos, porque como bailan hombres con mugeres y las doncellas tienen suelta para quanto quieren, se conciertan facilmente y se casan, a vezes con gusto de sus padres y a vezes sin él.

Pero tiene esta differencia el casamiento que se haze sin gusto de los padres de la novia y sin saberlo ellos: que si es con persona igual y con marido que tiene hazienda para pagarla, lo dan por bien hecho; mas quando es con indio pobre y que no ha de tener para dar el dote conforme a la calidad de la novia y la muchedumbre de los parientes, se la procuran quitar y estorvan el casamiento, aunque le deba a la hija la flor de la virginidad, que mirando al interes que tendrán en casarla con otro mas rico, le dejan esa de barato. Y si ella da en que no se quiere casar con otro o él la esconde de modo que no puedan dar con ella, se muestran muy sentidos los padres, y con buscar hazienda que darles para el dote, los aplaca, y la primera diligencia es, para ganarlos la voluntad, el ir con una oveja de la tierra a la casa de los padres de la novia y matarla allí y dexársela muerta, dándoles a entender que no le falta hazienda con que pagar el dote, pues mata aquella oveja de la tierra, que es de tanta estima, para ganarlos la voluntad. La qual oveja es fuerza recevirla y uso assentado el desenoxarse y llamar luego a sus parientes y repartirla entre ellos, diziéndoles que tengan a bien el casamiento de su hija con aquel indio, que aunque él no se la dió, ellos se concertaron, y no es tan pobre que no dejará de acudir a sus obligaciones y de enterar el dote acostumbrado; y buena señal es el aver comenzado a pagar la muger con aquella ovexa de la tierra, que es la cosa que ellos mas estiman. Y assi que les ha llamado para darles parte de el casamiento y de la paga, y repartiéndola entre todos, vienen en que se haga el casamiento y llaman a los novios, y con chicha se hazen las amistades y los conciertos y se traza el dia de la boda y la fiesta que ha de aver en ella, que es una borrachera solemne de cuatro o seis dias, como la referida.

Ne tienen fiestas publicas estos indios de toros, cañas, comedias, ni las que se hazian en los antiguos anfiteatros: que todas las fiestas en que no se come, bebe y baila la tienen por fria y por disparatada. Todos sus regocijos y fiestas publicas se enderezan a comer, beber y bailar, juntándose las parentelas, como dige, y trayendo todos con que hazer la costa, unos la comida y otros la bebida. Y los Toquis generales o los caciques mas principales suelen convocar la tierra para estas fiestas, y en unas tienen, demas de los bailes, sus entremeses, en que sacan figuras differentes, y en otras truecan los trages hombres y mugeres. A otras fiestas convocan, que llaman Guicha-boqui, en que ponen un árbol en medio del cerco y de él pendientes cuatro maromas adornadas con lana de differentes colores de que están assidos para bailar todos los parientes de el que haze la fiesta, que como es el señor de la tierra haze reseña de toda la gente noble que ay en ella. Y la reseña es que solos ellos bailen assidos a la soga de la mano, sin que toque a ella otra persona que no sea de la nobleza. Y sobre el árbol, que siempre es el canelo para todas las fiestas, se pone el hijo del cacique o Toqui general que haze la fiesta desnudo de medio cuerpo arriba y muy adornado de llancas y piedras, el qual cuenta toda la gente noble y les haze un grande razonamiento desde lo alto, refiriendo las personas principales que han muerto de su linage en aquellos años passados y dando el parabien a los parientes de que estén vivos, para ornamento de su Patria y estirpe.

Hazen tambien los hechizeros sus fiestas publicas a que concurre toda la tierra, assi por bailar, beber y cantar, como por ver cosas prodigiosas y marabillas que hazen por arte magica y con ayuda de el demonio, que en estas fiestas le atrahen con sus invocaciones y se les aparece sobre el ramo de canelo en figura de un paxarito. Y luego salen de sí todos los hechizeros, porque entra el demonio en ellos, y dan saltos y carreras, moviéndose de unas partes en otras, sin poner los pies en el suelo, bailando sobre el fuego los pies descalzos, tragándose tizones ardiendo y arrojando en el fuego, los vestidos, sin recevir en si ni en los vestidos lesion ninguna. Y de esta suerte hazen otras marabillas aparentes, sacándole a uno los ojos, cortándole a otro las narizes, quitándole a este las llancas que trahe colgadas al pecho, al otro las orexas, y assi de otras burlas y juegos que hazen aparentemente y por arte del diablo, con que tienen abobada la gente y suspensa con tales pruebas, como entre nosotros los que juegan de manos, que hazen cosas que parece que si no es por arte de el diablo no las pueden hazer. Pero en ellos es fuerza de artificio y de ingenio, y en estos indios es arte magica y artificio de el demonio para acreditar a los ministros los hechizeros.

La fiesta mas solemne es la que hazen los Boquibuyes, que son los sacerdotes de el Demonio, para salir de su encerramiento y dexar el habito, que para ella no solo convidan a los parientes que les traigan chicha y carne, sino a los amigos de muy lexos que no tienen obligacion a estas cargas les obligan a que les traigan ovexas de la tierra, que son las mas estimadas, y aunque en otras borracheras no las suelen matar, sino una o otra por el aprecio que de ellas hazen, pero en esta borrachera matan todas las que traben los Cullas, que assi llaman a estos amigos. Y ay grande fiesta y baile, que dura diez y doze dias. Y al culla que le traxo la ovexa de la tierra le lleba despues en agradecimiento una grande reposteria de chicha y el corazon de la ovexa cozido en un plato, y brindándole con la chicha le da el corazon, y como reliquia y comida de grande precio le reparte en pedacitos muy pequeños entre todos los parientes. Y por la estima que hazen de la ovexa de la tierra, en estas borracheras, aunque comen la carne de las bacas, ovejas y carneros de Castilla, que matan en grande abundancia y los reparten, sin estimacion, no comen la carne de la ovexa de la tierra, sino que la parte que a cada uno le cabe la guarda y la lleba a su casa, y haziéndola soguitas, la seca al humo y la guarda como una cosa de grande aprecio para regalar algun huesped de importancia y para occassiones de mucho empeño y obligacion. Y por esta causa, para celebrar las pazes o publicar la guerra es el instrumento principal la ovexa de la tierra [2].


  1. Inintelijible.
  2. No será difícil al lector trazar el oríjen del charqui a estas soguillas de carne de llama o chilihueque (que éste era el nombre de aquel útil animal del Perú en Chile), i como consecuencia el del charquican. En breve veremos la procedencia araucana del locro i de otros guisos nacionales. En cuanto a la chanfaina, es de oríjen arjentino, o mas propiamente cuyano, cuando Cuyo era Chile.