La Eneida (Graciliano Afonso)/Libro XII

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
La Eneida (1853) de Virgilio
traducida en endecasílabo por Graciliano Afonso


La Eneida.


LIBRO XII.


Turno al ver los Latinos consternados,
Deshecho su valor y atrevimiento,
Y á cumplir se le estrecha sus promesas,
Y que fijos en él tienen, y atentos,
Todos los ojos; la ansia de venganza
Que le inflama y anima, un valor nuevo
Le presta. Tal se viera en la llanura
Del África abrasada un leon fiero,
Al que los cazadores han herido
Profundamente, mas que ya dispuesto
Al combate, con gozo sacudiera
Su espesa cabellera, y rompe al medio
El dardo que le aqueja, y ruge y abre
Sus fáuces que la sangre están vertiendo.
Tal en su ardor el Rútulo se muestra;
En el furor en que se abrasa el pecho,

Página:La Eneida de Virgilio.djvu/475 Página:La Eneida de Virgilio.djvu/476 Página:La Eneida de Virgilio.djvu/477 Página:La Eneida de Virgilio.djvu/478 Página:La Eneida de Virgilio.djvu/479 Página:La Eneida de Virgilio.djvu/480 Página:La Eneida de Virgilio.djvu/481 Página:La Eneida de Virgilio.djvu/482 Página:La Eneida de Virgilio.djvu/483 Página:La Eneida de Virgilio.djvu/484 Página:La Eneida de Virgilio.djvu/485 Página:La Eneida de Virgilio.djvu/486 Página:La Eneida de Virgilio.djvu/487 Página:La Eneida de Virgilio.djvu/488 Página:La Eneida de Virgilio.djvu/489 Página:La Eneida de Virgilio.djvu/490 Página:La Eneida de Virgilio.djvu/491 Página:La Eneida de Virgilio.djvu/492 Página:La Eneida de Virgilio.djvu/493 Página:La Eneida de Virgilio.djvu/494 Página:La Eneida de Virgilio.djvu/495 Página:La Eneida de Virgilio.djvu/496 Página:La Eneida de Virgilio.djvu/497 Página:La Eneida de Virgilio.djvu/498 Página:La Eneida de Virgilio.djvu/499 Página:La Eneida de Virgilio.djvu/500 Página:La Eneida de Virgilio.djvu/501 Página:La Eneida de Virgilio.djvu/502 Página:La Eneida de Virgilio.djvu/503 Página:La Eneida de Virgilio.djvu/504 Página:La Eneida de Virgilio.djvu/505 Página:La Eneida de Virgilio.djvu/506 Página:La Eneida de Virgilio.djvu/507 Página:La Eneida de Virgilio.djvu/508 Página:La Eneida de Virgilio.djvu/509 Página:La Eneida de Virgilio.djvu/510 Página:La Eneida de Virgilio.djvu/511 Página:La Eneida de Virgilio.djvu/512 Página:La Eneida de Virgilio.djvu/513 Página:La Eneida de Virgilio.djvu/514 Página:La Eneida de Virgilio.djvu/515 Página:La Eneida de Virgilio.djvu/516 Página:La Eneida de Virgilio.djvu/517 Página:La Eneida de Virgilio.djvu/518 Página:La Eneida de Virgilio.djvu/519 Página:La Eneida de Virgilio.djvu/520 Página:La Eneida de Virgilio.djvu/521 Página:La Eneida de Virgilio.djvu/522

«Adelante no lleves.» Pero Eneas,
Aunque fiero en las armas, revolviendo
Sus ojos de furor, detuvo el brazo,
Y el golpe suspendió del cruel acero.
Empezaba á dudar y con las súplicas
Sentir de compasion el movimiento;
Cuando descubre que en su espalda luce
El tahalí de Palas el guerrero,
Del jóven Palas á quien Turno diera
Muerte y le deja en el sangriento suelo,
Y victorioso viste sus depojos.
Con los ojos devora aquel trofeo
Eneas, y su cólera se enciende,
Su espiritu se ciega, y dice ardiendo:
—«¡Que! tú te has de salvar de estas mis manos,
«De mi amigo despojos te cubriendo?
«Palas sí, Palas él solo te hiere,
«Tu barbarie castiga.» Asi diciendo,
De furor poseido, le sepulta
La espada aguda en el temblante seno.
El frio de la muerte le domina,
Y su alma indignada vá al Averno.



FIN.