La flor de los recuerdos (Cuba): 03

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda


SERENATA.[editar]

No la dejes perdida:
Que es el perfume
De la flor de mi vida
Que se consume.
Junto a ti paso,
Y de tu alma la dejo
Puesta en el vaso;

Y al salir de la mía,
Que sepas quiero
Que es flor de la hidalguía
De un caballero:
Que a ti se atreve,
Porque sabe que darla
Solo a ti debe.

De los revueltos mares
Crucé el espacio
Por traer mis cantares
A tu palacio.
De tus salones
No hagas cerrar las puertas
A mis canciones.

Mi pensamiento leve
Como una nube
Hasta el cielo se atreve
Y hasta ti sube.
Deja que aliento
Tome un punto a tus plantas
Mi pensamiento.

Insectillo estraviado
De loma en loma,
Al pasar a tu lado
Libé tu aroma:
Fue en mi osadía:
Mas fue ley de española
Galantería.

A saludarte amigo
Vine, y me alejo;
De tu amparo al abrigo
Mi libro dejo.
En él se encierra
La esencia de cuanto amo
Sobre la tierra.

Hallarás mis leyendas
Algo sombrías:
Siempre cosas horrendas
Cuento en las mías;
Mas lee mis cuentos,
Que, aunque negros, son humo
Mis pensamientos.

Y como el humo pasan
Rápidamente,
Golondrinas que rasan
La haz de una fuente.
Lee: los colores
De sus hojas son negros,
Pero son flores.

Consérvalas, señora,
Por si el destino
divide desde ahora
Nuestro camino.
Yo con mis rimas
Voy lejos, y tú partes
A opuestos climas.

¿Nos saldremos al paso?
Nunca, Señora.
Yo voy hacia el ocaso:
Tú hacia la aurora.
Si allá me pierdo,
En el libro de tu alma,
Dame un recuerdo.