La flor de los recuerdos (México): 16

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
I.
La flor de los recuerdos (México) de José Zorrilla
Correspondencia al Sr. D.J. M. Torres-Caicedo
II.


A LA SEÑORITA

BOLIVIA DE FRANCISCO MARTIN.


Imitacion de una Kásida Arabe.

Dió el cielo á la crïatura
Tres flores: la juventud,
La esperanza y la hermosura;
La inocencia es su frescura,
Su perfume la virtud.

Bolivia, tu álbum es un espejo:
Quien en él firma se mira en él;
Mas su imágen queda el reflejo
Sobre su luna perpétuo y fiel.
¿La mia quieres? Yo te la dejo
Sobre el haz blanca de este papel
Bajo la forma de un buen consejo
Util y dulce como la miel.

Como las flores la crïatura
Rica de aromas y de hermosura
Crece y ostenta su juventud:
Como á las flores el sol las trueca,
Su cáliz aja, su tallo seca,
Y caen en mústia decrepitud:
Mas mientra el tiempo la flor consume,
Nos vivifica con su perfume
Y átomos puros da de salud.

La mujer crece como las flores,
Fresca, lozana,
Rica en colores,
Mostrando ufana
Su juventud:
Pasa como ellas y se consume;
Pero tras ella deja el perfume
Vital y eterno de la virtud.
¿Sabes empero, Bolivia hermosa,
En qué las flores lleva ventaja
La mujer pura, la virtuosa,
Flor de las flores la mas preciosa,
Cuya semilla del cielo vino,
Y en los jardines de Edén florece.
Flor perfumada de olor divino
Que nunca al aire se desvanece,
Flor de almo orígen y excelsitud?
En que á las flores el sol las aja,
Su tallo dobla, su olor rebaja,
Y caen en mústia decrepitud;
Mas la memoria de la dichosa
Mujer sencilla, fiel, virtuosa,
Flor siempre viva, perpétua, hermosa,
Estrella fija y esplendorosa,
No tiene ocaso ni senectud;
Cuando al sepulcro su cuerpo baja
De su sepulcro bajo la losa
Es cuando el ámbar de su memoria,
Su luz, su gloria
Se desarrollan en plenitud.
Raiz eterna prende en su fosa
Como en chinesco tazón la rosa;
Capullo fresco la es la mortaja,
Y mas vivífica, mas aromosa
Su esencia exala de su atahúd.

Flores con alma sois las mujeres:
Mas las que vanas con su hermosura
Del mundo fútil en los placeres
Su gloria cifran y su ventura
Son margaritas faltas de olor;
Las que constantes y cuidadosas
En sus costumbres puras, sencillas,
Miran atentas á sus deberes,
Hijas humildes, fieles esposas,
Madres amantes y pïadosas,
Son azucenas siempre olorosas
De cuyo cáliz rico en semillas
Queda en la tierra gérmen y olor.

Bolivia hermosa, flor que temprana
Tu tallo elevas gentil y ufana,
Tus hojas abres fresca y lozana,
Rica en colores y en juventud,
Hoy que á su oriente tu vida asoma,
Gérmen fragante y esencias toma,
Conserva siempre puro el aroma
Vital y eterno de la virtud.

¡Adiós, Bolivia! De tí me alejo:
Versos me pides: yo te los dejo
Sobre el haz pura de este papel;
Mas como tu álbum es un espejo,
Y quien le firma de su reflejo
Deja la imágen grabada en él,
Cuando mis versos á solas leas,
Cuando en su luna mi imágen veas,
Como tu espejo quiero que creas
Que soy tu amigo sincero y fiel.
Crece y arraiga, Bolivia hermosa:
Crece, flor pura, fresca y pomposa,
Gala y ornato de tu verjel:
Mas ten presente mi buen consejo,
Y tu existencia será dichosa,
Y tu memoria será un reflejo
De luz celeste y esplendorosa;
Será fragante como la rosa
Y será dulce corno la miel.

Sábelo por tu ventura:
Tres flores son juventud,
Esperanza y hermosura:
La inocencia es su frescura,
Su perfume es la virtud.