La limosna (Pérez)

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Luzbel
El Tesoro de la Juventud (1911)
El libro de la Poesía, Tomo 18
La limosna
 de Lázaro María Pérez

Nota: se ha conservado la ortografía original.

Lázaro María Pérez, poeta colombiano, ensalza en esta composición el noble goce de hacer el bien, socorriendo con mano generosa al indigente.


LA LIMOSNA

O

YE, hija mía: cuando el pobre toca

De puerta en puerta mendigando un pan,
Nos lo pide por Dios, y el Dios que invoca
Es el mismo que a todos pan nos da.

El Padre universal tiene un consuelo
Para todo dolor: y cada bien
Con que socorre al pobre, sube al cielo
Y en densa nube tórnase al caer.

Por eso es su caudal inagotable;
Por eso cada bien abate un mal;
Por eso encuentra pan el miserable,
Por eso el desvalido encuentra hogar.

También la caridad en su eficacia
Da una limosna y la reciben dos:
El que la pide, un pan que su hambre sacia;
El que la da, la bendición de Dios.

Y el aturdido mundo no percibe
Quién en esa limosna gana más,
Si el mendigo infeliz que la recibe
O la mano piadosa que la da.

Pero en este dilema no hay razones:
Calcular es lo mismo que sentir:
Si das pan y recibes bendiciones,
¿La dádiva mejor, no es para ti?

San Juan de Dios, que avaro perseguía,
Para ofrecerle pan, a la orfandad,
Al ponerlo en su mano le decía:
« ¡Gracias por la limosna que me das! »

No olvides, hija mía, la enseñanza
Que encierra el don munífico de Dios:
Si de fe se alimenta tu esperanza,
Busca en la caridad tu galardón.