La ninfa del cielo/Acto III

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Escena III
Pág. 081 de 123
La Ninfa del cielo Acto III Tirso de Molina


Sale NINFA sola
NINFA:

               Humanos desengaños,
               hacedme solamente compañía,
               y vosotros, engaños
               del mundo, allá os quedad desde este día;
               basta lo que dormidos
               a la verdad tuvistes mis sentidos.
               Como culebra quiero
               para otra nueva vida renovarme,
               donde clemencia espero,
               si acierto de una vez a desnudarme
               del hábito que ha hecho
               la vil costumbre de mi ingrato pecho.
Vase quitando las armas, el ristre y bonete, y valos
colgando de las ramas, de algún clavo a propósito
               Quedad por estos pobos,
               bárbaros instrumentos de la muerte,
               de insultos y de robos,
               que con el dueño de la misma suerte
               merecistes castigo
               a no tener el cielo por amigo;
               a cuya hermosa cara
               los vergonzosos ojos alzo apenas,
               viendo que, aunque me ampara,
               tantas ofensas de crueldades llenas
               contra él he cometido,
               a quien piedad de tantas culpas pido.
               Valad, plumas, al viento,
               galas del loco abril de mis antojos,
               y las del pensamiento
               sirvan para traer agua a mis ojos;
               y queden los cabellos
               para esconderse mi vergüenza en ellos.
               Monte, en lo más espeso
               de tus obscuras lóbregas moradas,
               a un huésped nuevo, a un preso
               recibe entre las ramas intrincadas
               del laberinto tuyo,
               que en ti, a Dios me presento y restituyo.
               Arrugadas cortezas
               sean mis colgaduras de damascos;
               sírvanme tus malezas
               platos de hierba en mesas de peñascos,
               y denme, entre esos troncos,
               canta de campo tus silvestres troncos.
               Perdóname,entretanto.
               que tu soledad santa reverencio,
               si violare con llanto
               y debidos suspiros tu silencio.


La ninfa del cielo de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III