Las cabras y los chivos (Samaniego)

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Las cabras y los chivos (Samaniego)
de Félix María Samaniego



Desde antaño en el mundo
Reina el vano deseo 
De parecer iguales
A los grandes señores los plebeyos. 
Las Cabras alcanzaron
Que Júpiter excelso 
Les diese barba larga 
Para su autoridad y su respeto. 
Indignados los Chivos
De que su privilegio
Se extendiese a las Cabras,
Lampiñas con razón en aquel tiempo, 
Sucedió la discordia
Y los amargos celos 
A la paz octaviana 
Con que fue gobernado el barbón pueblo. 
Júpiter dijo entonces,
Acudiendo al remedio:
«¿Qué importa que las Cabras 
Disfruten un adorno propio vuestro 
Si es mayor ignominia
De su vano deseo, 
Siempre que no igualaren 
En fuerzas y valor a vuestro cuerpo?» 



El mérito aparente
Es digno de desprecio; 
La virtud solamente
Es del hombre el ornato verdadero.