Ley Moyano de Instrucción Pública de 1857: 09

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

SECCIÓN PRIMERA

TÍTULO QUINTO: De los libros de texto
Pág. 09 de 33
Ley Moyano de Instrucción Pública de 1857


Artículo 86 Todas las asignaturas de la primera y segunda enseñanza, las de las carreras profesionales y superiores y las de las facultades hasta el grado de Licenciado, se estudiarán por libros de texto: estos libros serán señalados en listas que el Gobierno publicará cada tres años.


Artículo 87 La Doctrina cristiana se estudiará por el Catecismo que señale el Prelado de la diócesis.


Artículo 88 La Gramática y Ortografía de la Academia Española serán texto obligatorio y único para estas materias en la enseñanza pública.


Artículo 89 Se señalarán libros de texto para ejercicios de lectura en la primera enseñanza. El Gobierno cuidará de que en las Escuelas se adopten, además de aquellos que sean propios para formar el corazón de los niños, inspirándoles sanas máximas religiosas y morales, otros que los familiaricen con los conocimientos científicos e industriales más sencillos y de más general aplicación a los usos de la vida; teniendo en cuenta las circunstancias particulares de cada localidad.


Artículo 90 En las demás materias de la primera enseñanza no pasará de seis el número de obras de texto que se señalen para cada asignatura, ni de tres el de las que se aprueben para las asignaturas de segunda enseñanza o Instrucción superior y profesional.


Artículo 91 Para proveer de obras de texto aquellas asignaturas en que no las haya a propósito, el Gobierno abrirá concursos, o atenderá por otro medio a las necesidades de la enseñanza, oyendo siempre al Real Consejo de Instrucción pública.


Artículo 92 Las obras que traten de Religión y Moral no podrán señalarse de texto sin previa declaración de la Autoridad eclesiástica, de que nada contienen contra la pureza de la Doctrina ortodoxa.


Artículo 93 De los libros que el Gobierno se propusiere señalar para ejercicios de lectura en la primera enseñanza, se dará conocimiento a la Autoridad eclesiástica con la anticipación conveniente.