Libro de Buen Amor: 043C

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Aquí dise de cómo fue fablar con doña Endrina el arçipreste III
Pág. 043C de 112
Libro de Buen Amor Arcipreste de Hita


Esto yo no vos otorgo salvo la fabla de mano,
mi madre verná de misa, quiérome ir de aquí temprano,
non sospeche contra mí que ando con seso vano,
tiempo verná que podremos fablar vos et yo este verano.»

Fuese mi señora de la fabla su vía
desque yo fui naçido nunca vi mejor día,
solás tan plasentero et tan grande alegría
quiso me Dios bien guiar et la ventura mía.

Cuydados munchos me aquexan a que non fallo consejo,
si muncho usó la dueña con palabras de trebejo,
puede ser tanta la fama que saliría a conçejo:
así perdería la dueña que sería pesar sobejo.

Si la non digo non uso el amor se perderá,
si veye que la olvido, ella otro amará,
el amor con uso creçe, desusando menguará,
do la muger olvidares, ella te olvidará.

Do añadieres la leña creçe sin dubda el fuego,
si la leña se tirare el fuego menguará luego,
el amor et la bien querençia creçe con usar juego,
si la muger olvidares poco preçiará tu ruego.

Cuidados tan departidos créçenme de cada parte,
con pensamientos contrarios el mi coraçón se parte,
et a la mi muncha cuyta non sé consejo nin arte:
el amor do está firme todos los miedos departe.

Muchas veçes la ventura con su fuerza e poder
a muchos omes dexa su propósito faser:
por esto anda el mundo en levantar e en caer:
Dios e el trabajo grande pueden los fados vençer.

Ayuda la ventura al que bien quiere guiar,
et a muchos es contraria, puédeles mal estorbar,
el trabajo e el fado suélense acompañar;
pero sin Dios todo esto non puede aprovechar.

Pues que sin Dios non puede prestar cosa que sea,
Él guíe la mi obra, Él mi trabajo provea,
porque el mi coraçón vea lo que desea:
el que amén dixiere, lo que cobdiçia vea.

Hermano nin sobrino non quiero por ayuda,
quando aquel fuego viníe todo coraçón muda,
una a otro non guarda lealtat, nin la cuda,
amigança, deudo e sangre la muger lo muda.

El cuerdo con buen seso pensar deve las cosas
escoja las mejores et dexe las dañosas:
para mensagería personas sospechosas
nunca son a los omes buenas nin provechosas.

Busqué trotaconventos qual me mandó el Amor,
de todas las maestrías escogí la mejor,
Dios e la mi ventura que me fue guiador,
açerté en la tienda del sabio corredor.

Fallé una vieja qual avía menester,
artera e maestra e de mucho saber,
doña Venus por Pánfilo non pudo más faser
de quanto fiso aquésta por me faser plaser.

Era vieja buhona destas que venden joyas:
éstas echan el lazo, éstas cavan las foyas,
non hay tales maestras como éstas viejas troyas,
éstas dan la maçada: si as orejas, oyas.

Como lo an de uso estas tales buhonas,
andan de casa en casa vendiendo muchas donas,
non se reguardan d'ellas, están con las personas,
fasen con el mucho viento andar las ataonas.


ÍNDICE de la OBRA