Libro de Buen Amor: 044D

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Enxiemplo de la abutarda y de la golondrina IV
Pág. 044D de 112
Libro de Buen Amor Arcipreste de Hita


Pues que la mi señora con otro fue casada,
la vida de este mundo yo non la preçio nada,
mi vida e mi muerte ésta es señalada,
pues que aver non la puedo, mi muerte es llegada.

Dis': «Loco ¿qué avedes que tanto vos quejades?
por ese quejo vano nada non ganades,
temprad con el buen seso el pesar que ayades,
alimpiat vuestras lágrimas, pensat qué fagades.

Grandes artes demuestra el mucho menester,
pensando los peligros podedes estorçer,
quiçá el grand trabajo puede vos acorrer,
Dios e el uso grande fasen los fados volver.»

Yo le dixe: «¿Quál arte, quál trabajo, quál sentido
sanará golpe tan grande de tal dolor venido?
Pues a la mi señora cras le darán marido,
toda la mi esperança pereçe, e só perdido.

Fasta que su marido pueble el çementerio,
non casaría conmigo, ca sería adulterio;
en nada es tornado todo el mi laçerio,
veo el daño grande, et demás el haçerio.»

Dixo la buena vieja: «En hora muy chiquilla
sana dolor muy grand', e sale grand' postilla,
después de las muchas luvias viene buen' orilla,
en pos de los grandes nublos grand' sol e sombrilla.

Viene salud e vida después de grand' dolençia,
vienen muchos plaseres después de la tristençia,
conortadvos, amigo, et tened buena creençia,
cerca son vuestros gosos de la vuestra querençia.

Doña Endrina es vuestra, e fará mi mandado,
non quiere ella casarse con otro ome nado,
todo el su deseo en vos está firmado,
si mucho la amades, más vos tiene amado.»

Señora madre vieja, ¿qué me desides agora?
Fasedes como madre, quando el moçuelo llora,
que le dise falagos, porque calle esa hora,
por eso me desides, que es mía mi señora.

Ansí fasedes, madre, vos a mí por ventura,
porque pierda tristesa, dolor e amargura,
porque tome conorte, e porque aya folgura,
¿desídesme joguetes, o fabládesme en cordura?»

Estonçe dixo la vieja: «Ansí al amador,
»como al ave que sale de manos del aszor,
»en todo logar tiene, que está el caçador,
que la quiere levar siempre tiene temor.

Creed que verdat digo, e ansí lo fallaredes,
si verdat le dixistes, e amor le avedes,
ella verdat me dixo, quiere lo que vos queredes,
perdet esa tristesa, que vos lo probaredes.

La fin muchas de veses non puede recudir
con el comienço suyo, nin se puede seguir;
el curso de los fados non puede omen desir,
sólo Dios e non otro sabe, qué es por venir.

Estorva grandes fechos pequeña ocasión,
desesperar el omen es perder coraçón,
el grand' trabajo cumple quantos deseos son,
muchas veses allega riquesa a montón.

Todo nuestro trabajo et nuestra esperança
está en aventura, está en la balança,
por buen comienzo espera omen la buena andança,
a veses viene la cosa, pero faga tardança.»


ÍNDICE de la OBRA